Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

La piel, un órgano esencial para el mantenimiento de un cuerpo sano, está formada por tres capas funcionales: hipodermis, dermis y epidermis. Las tres están estrechamente relacionadas y, en su conjunto, dotan a este órgano de un importante número de propiedades y funciones. Como el resto de estructuras vivas que constituyen el cuerpo humano, se ve sometida de forma natural a un proceso continuo de regeneración.

Exfoliantes caseros

La exfoliación, peeling o scrub en sus denominaciones anglosajonas, es una práctica cosmética que consiste en la destrucción (limitada y controlada) y posterior eliminación de las células de la epidermis mediante la aplicación de un preparado tópico.

A continuación os muestro algunas ideas para crear exfoliantes caseros:

  • Café: Agrega un poco de café a una crema limpiadora. Humedece el rostro y aplicación movimientos circulares. Lave con agua tibia.
  • Exfoliante a base de leche y avena: Mezcla bien 2 cucharadas de leche en polvo, media taza de avena molida y una cucharadita de maicena. Agrega agua poco a poco hasta formar una pastita. Déjala reposar la mezcla por un minuto. Aplica la mezcla en el rostro y aclara con agua
  • Exfoliante de granola: Haz una pasta con media taza de granola mezclada con un poco de agua caliente. Humedece el rostro y aplícala en el cutis con movimientos circulares y aclara con agua
  • Azúcar y limón para exfoliar la piel: Pon dos cucharadas de azúcar en una taza y agréguele el jugo de medio limón. Después de lavarse la cara, con el rostro aún húmedo, aplica la mezcla en la cara con movimientos circulares. Deja actuar por 5 minutos y lave con agua tibia.
  • Exfoliante de linaza y miel: Para mantener los codos y las rodillas suaves y bellas mezcla 1 taza de miel con 1/2 vaso de agua tibia. Agrega 25 gramos de linaza y revuelve hasta tener una pastita. Pon la pasta en el frigorífico durante tres horas. Frota los codos y las rodillas con la pasta y déjela actuar por tres minutos y aclara con agua.
  • Suero de leche y sal: Mezcla suero de leche (buttermilk) con sal de mesa hasta tener una pastita. Humedece el rostro y aplica la mezcla con movimientos circulares. Este exfoliante natural os ayudará a reducir poros abiertos
  • Exfoliar la piel con miel y avena: Mezcla un cuarto de taza de avena con una cucharadita de miel. Después de lavarte la cara, con el rostro todavía húmedo, aplica la mezcla y déjela actuar por 15 minutos, para terminar aclara con agua tibia.
  • Exfoliante natural de azúcar y aceite de oliva: Mezcle 1/4 de taza de azúcar con 3 cucharadas de aceite de oliva. Aplícalo en todo el cuerpo con un masaje circular mientras te bañas.
  • Exfoliante de escaramujo: Este exfoliante es especial para quitar las patas de gallo. Se echa una cucharada de escaramujos secos (rosehips) en 1/2 taza de agua hirviendo. Se deja reposar por 15 minutos y se deja enfriar. Se aplica la infusión sobre las patas de gallo con los dedos y se deja 3 minutos. Se quita con una telita húmeda.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Morguefile

Fuente: Mis Remedios Caseros

El ácido hialurónico se ha convertido en uno de los principales componentes del arsenal químico contra el envejecimiento de la piel. Además de permitir retoques exprés de última hora, también es uno de los mejores aliados para la hidratación. El ácido hialurónico se puede utilizar individualmente o bien en múltiples productos de cosmética que lo utilizan como ingrediente principal.

Ácido hialurónico: más que nunca, en invierno

El citado ácido es un ácido que se encuentra de forma natural en nuestra piel y permite que esa piel sea elástica ya que permite que las fibras de colágeno y elastina nos “sostengan” la cara. También ayuda a mantener la hidratación de la piel y tiene la capacidad de absorber hasta 1.000 veces su peso en agua.

Es en invierno, con las bajas temperaturas y los cambios bruscos de temperatura entre el exterior y el interior de las construcciones cuando más sensible está nuestra piel y más necesario es el ácido hialurónico. Las agresiones a la piel se centran específicamente en invierno en desequilibrios del pH que producen deshidratación, sequedad, falta de elasticidad y pérdida de luminosidad.

Llegada a una edad, la piel, como el resto de los sistemas corporales, comienzan a tener un funcionamiento deficiente y la cantidad de ácido hialurónico que la piel genera naturalmente desciende. De este modo el utilizar productos cosméticos que contienen ese ácido es más que conveniente si lo que queremos es tener una piel joven, sana e hidratada.

Fuente | Yahoo!

Imagen | Flickr(Victor Bezrukov)

El cambio de estación, del verano al otoño puede tener efectos devastadores en la piel y el cabello si no somos capaces de preparar nuestra piel y nuestro cabello para unas condiciones ambientales mucho más frías y con habituales inclemencias meteorológicas. Las bajas temperaturas y la lluvia pueden dañar nuestra piel y nuestro cabello. Para evitar problemas no esta demás tener a mano una serie de consejos.

nectar01102012c

Durante el otoño y el invierno la piel se hace mucho más frágil y seca sobre todo provocado porque el aire en otoño es más seco y deshidrata nuestra piel. Para evitar esa deshidratación hay que hidratar la piel tanto con productos hidratantes como con la ingesta habitual de agua y una dieta rica en verduras y frutas. Para esta época del año es conveniente tratar la piel con cremas hidratantes que tengan una base de aceites.

Además es necesario tratar la piel con exfoliantes y más tipos de artículos de belleza. Para la piel en esta estación del año es mejor las duchas que los baños y que el agua no esté demasiado caliente ya que las altas temperaturas no hacen más que debilitar la piel y eliminar su lubricación natural.

El cabello también es necesario que se cuide especialmente en otoño. A la hora de secar el cabello es mejor dejar que se seque naturalmente que aplicarle el aire caliente de un secador. El secador lo único que va a lograr es eliminar los nutrientes del cabello y acabar con su brillo natural. Por otro lado también hay que tener en cuenta que los cuidados del cabello van a depender de cómo sea este: rizado, lacio u ondulado.

Hidratar nuestra piel diariamente es vital ya que la misma está sometida a agresiones constantes como la contaminación, los rayos del sol o los consumos de tabaco y alcohol. En los casos más extremos la piel puede verse sometida a graves carencias de vitaminas y minerales lo que va a provocar directamente arrugas, flaccidez e incluso la aparición de manchas.

nectar10072012

La hidratación de la piel tiene que ser diaria de manera que además de lucir en las mejores condiciones este sana. La manera de mantener la piel adecuadamente hidratada pasa por una alimentación balanceada y el uso de productos de hidratación natural. No está demás que para mantener hidratada la piel hay que utilizar productos de calidad.

Si tenemos la piel correctamente hidratada permitirá que la piel este siempre fresca y en el caso de nuestro rostro el mismo este relajado. La hidratación de la piel se puede hacer de dos maneras fundamentales: desde el interior y desde el exterior. En el exterior lo que se impone es el uso de cremas hidratantes y desde el interior es tan sencillo como tener una dieta adecuada y beber la suficiente agua.

A hora de beber agua no está demás coger el hábito de beber más de 8 vasos de agua diariamente. A pesar de que la hidratación de la piel se puede llevar a cabo de otras maneras, la mejor manera y más directa de hidratar la piel es ingiriendo líquidos, que como el agua no tienen ningún tipo de carga calórica

Ahora que ya hemos entrado en la primavera y está a punto de entrar el verano una de las actividades de esta época es acudir al solárium de manera que podamos broncearnos al sol. Aunque es una actividad muy habitual entre la población broncearse, ya sea de una manera natural o artificial es necesario hacerlo con las debidas precauciones.

En caso de que el bronceado se realice de manera artificial en cabina hay que saber que las cabinas nunca pueden ser utilizadas por menores, embarazas, personas con síntomas de insolación o quemaduras. Por otro lado ese método de bronceado tampoco es conveniente que sea usado por personas que hayan sufrido algún proceso de cáncer de piel o que tenga familiares que han sufrido esa dolencia.

Otro elemento ha tener en cuenta es que la piel tiene una limitada capacidad de adaptación

al sol y que dicha adaptación depende del tipo de piel que se tenga, siendo las pieles oscuras las que menos sufren con el sol de primavera y verano. Por lo tanto no está demás descubrir que tipo de piel tenemos: fototipo I y II es de tipo muy claro, la de fototipo III y IV es una piel más oscura y las del fototipo V es un tipo de pigmentación que lograr un gran bronceado con poca exposición al sol.

Por otro lado antes de tomar los rayos UVA en cabina necesario tener la piel completamente limpia sin ningún rastro de maquillaje ni de perfume. Tampoco está demás proteger los ojos con lentes especiales que habitualmente ofrecen a los clientes para su uso en los centros de bronceado.

Uno de los debates recurrentes sobre la fruta es si esta se debe comer con piel o sin piel. Muchas veces se defiende que cuando pelamos la fruta para comerla estamos perdiendo los nutrientes que se encuentran en la piel aunque por otro lado la pelar la fruta nos evitamos el comer los pesticidas que se utilizan para mantener los cultivos libres de plagas.

Las frutas son excepcionales reservorios de minerales, azúcares y otros compuestos necesarios para la vida. La fruta también es rica en vitaminas y en fibra. Los nutrientes los podemos encontrar tanto en la pulpa como en la piel de los frutos. En la piel también vamos a encontrar fibra no soluble y bastantes vitaminas. Es cierto que cuando comemos la fruta pelada muchos de los nutrientes que ella acumula se pierden.

La piel es con mucho la parte de la fruta que mayor concentración de fibra tiene. La fibra es básica para la dieta debido a que gracias a la fibra tiene una enorme cantidad de propiedades beneficiosas para la salud. La piel de la fruta es también un potenciador de la saciedad y es un ingrediente necesario para el nacimiento y mantenimiento de la flora intestinal.

Cuando, por ejemplo, pelamos una manzana estamos perdiendo el 11% de la fibra que posee esa pieza de fruta y en el caso de las peras la pérdida llega hasta el 34%. Como regla general en todas las frutas hay que intentar quitar la menor cantidad de piel posible ya que perder la piel blanca del fruto es perder una gran cantidad de fibra.

El pH de la piel es el grado de acidez de la misma y viene determinada por la cantidad de iones de hidrógeno que se encuentran en la epidermis. Mientras que el pH del agua es el 7, cuanto menor número de iones de hidrógeno haya más ácida será la sustancia y si son mayores de 7 más alcalina será.

En la piel, entre la epidermis y la dermis nos encontramos con el denominado manto ácido que habitualmente suele tener un ligero nivel ácido superior a 5,5 de pH que es el grado normal que tiene la piel. Gracias a la hipodermis la piel se lubrica y está protegida de bacterias y de la irritación.

Aunque el ideal de pH en la piel es el 5.5, esta medida suele variar en una horquilla que se encuentra entre el 4,5 y el 5,9.Tras una ducha o lavado de la piel el nivel de pH tarda en recuperarse unas dos horas. El nivel de acidez de la piel también varía por género, siendo en las mujeres del 5 y en los hombres de 4.8. Además el pH también varía en dependencia directa de la zona del cuerpo donde se mida. Hay una menor acidez en las axilas y entre los dedos.

Además la edad también hace variar los valores de acidez / alcalinidad de al piel. Desde el nacimiento a la pubertad y en al vejez los valores del pH de la piel son mucho más alcalinos que en otras etapas de la vida. Excesivos niveles de alcalinidad y de acidez también puede producir determinadas enfermedades en la piel: cuando la piel es demasiado alcalina se puede producir dermatitis y prurito.

Uno de los principales problemas que acabamos desarrollando todos es la dificultad existente a la hora de humedecer esa zona. Sin embargo, con los conocimientos necesarios, todos podemos tener unos codos con una piel en buenas condiciones. Una manera de tener una piel cuidad en los codos se puede conseguir mediante exfoliación.

Para ello nada mejor que aprovechar la ducha de primera hora de la mañana para frotarse los codos con una esponja exfoliante. Es conveniente que la esponja sea de fibra natural o bien un guante de masaje. Una correcta exfoliación consigue eliminar la piel muerta. Es conveniente realizar la exfoliación de los codos con mucho cuidado para no provocarnos daños en la piel.

La hidratación también es una buena medida para tener una piel magnífica en los codos. Lo más socorrido es hidratar la piel de los codos con crema hidratante. Este tratamiento hay que hacerlo entre una y dos veces al día. Para la hidratación también se pueden utilizar crema de manos.

Los tratamientos naturales también suelen ser beneficiosos para la piel de los codos. Uno de ellos consiste en utilizar un limón que se cortará por la mitad y se pasará por la piel de los codos. El ácido cítrico del limón es un exfoliante natural y permite la limpieza y blanqueamiento de las manchas oscuras que pueden aparecer en dicha zona.

Después de ese tratamiento no está demás utilizar crema hidratante sobre la piel de los codos recientemente exfoliada. Como en otras partes del cuerpo siempre hay que hidratar después de una exfoliación.

Ahora que estamos a las puertas de verano una excesiva exposición de la piel al astro rey nos puede producir una gran cantidad de problemas en nuestra dermis, entre ellos que la misma se reseque. Aquí os mostramos unos sencillos consejos de cómo tomar el sol para evitar los problemas asociados a los baños de sol, sobre todo si nuestra piel es sensible.

nectar28042011a

Para evitar problemas cutáneos lo primero es realizar una exposición controlada al sol. Hay que evitar en la medida de lo posible tomar el sol en las franjas horarias de mayor luminosidad. Hay que tener en cuenta que cuanto más alto está el sol sus rayos proyectan calor con mayor fuerza. Habitualmente la franja horaria dónde los rayos del sol son más potentes se encuentre entre las 10:00 y las 16:00 horas.

Otro consejo para evitar generar una piel reseca por exposición al sol consiste en utilizar protector solar. Los protectores solares se encuentran segmentados atendiendo al tipo de piel, por lo que deberemos coger aquel protector solar que más adecuado sea para nuestra piel. En cuanto al tipo de producto los hay en diferentes formatos: leche hidratante, spray, crema.

A la hora de administrarnos un protector solar tenemos que tener en cuenta que los rayos UV inciden en nuestra piel independientemente de si el día está nublado o soleado. Estos rayos sobrepasan de cualquier forma las capas altas de la atmósfera e inciden sobre el globo terráqueo.

Dejar de fumar tiene muchos beneficios para el organismo. Proponiéndoselo es relativamente fácil abandonar esta adicción y una de las ventajas más evidentes la tendremos en nuestra piel que se verá, entre otras cosas, rejuvenecida. A las pocas horas de abandonar el cigarrillo notaremos que nuestra piel tiene otra consistencia, mucho más brillo y empieza a denotar salud.

Los beneficios para la piel de abandonar el tabaco se encuentra avalado por múltiples estudios científicos. Uno de ellos, de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica ha logrado descubrir que estos beneficios para la epidermis provienen del hecho que la piel empieza a estar más hidratada.

El tabaco es uno de los factores más importantes a la hora de explicar el envejecimiento de la piel y tiene mucha incidencia en la aparición de factores de envejecimiento y de arrugas en la piel y en otras partes del cuerpo. Además del desgaste dérmico el tabaco también provoca otros efectos perniciosos en el organismo.

Por tanto abandonar el tabaco trae como consecuencia tener una piel con un factor adecuado de hidratación que permitirá que esta luzca de más vital, más brillante y con un mejor aspecto general. Dejar de fumar también evitará el efecto que sobre la piel tienen los radicales libres y disminuirá la oxidación que se ve acrecentada por el consumo de nicotina.

Por otra parte, y aunque no sea el objeto de este post, también conviene hablar de que abandonar el tabaco consigue que a los cinco años de haber abandonado esa adicción la posibilidad de sufrir un ataque cardiaco se equilibra con aquellas personas que no fuman. Pasados 10 años de haber abandonado los cigarrillos se reduce 1/3 la posibilidad de sufrir un cáncer de pulmón.