Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Combatir el colesterol tras los excesos navideños se convierte para muchos en una prioridad y, aunque siempre hay que contar la ayuda de un profesional, una dieta sana y equilibrada puede ser de gran ayuda.

¿Qué dieta es la más indicada para combatir el colesterol?

Para que nuestra dieta anti-colesterol sea efectiva tienen que abundar los alimentos ricos en fibra. Harinas integrales, legumbres, frutas y verduras… todos ellos nos ayudan a eliminar las grasas, mejoran la digestión y además están llenos de pectinas, una sustancia neutra enemiga del colesterol.

frutas-verduras

Otros viejos conocidos de la lucha contra el colesterol son los ácidos grasos Omega 3, presentes en el aceite de oliva, el salmón o el atún, y los fitoesteroles, que nos ayudan a proteger nuestro sistema cardiovascular, éstos podemos encontrarlos, sobre todo, en vegetales de hoja verde (espinacas, acelgas…).

appetizer-2802_1920

 

Pero ¿Es suficiente con incluir estos alimentos en nuestra dieta? Lamentablemente no, también es importante eliminar ciertos alimentos, muy procesados y ricos en grasa y azúcar, como los helados, embutidos, fritos y salsas.

hamburguesa-patatas

Recuerda consultar a tu médico antes de comenzar cualquier dieta, una vez la tengamos clara solo nos queda una cosa… ¡Seguirla!

Los ácidos grasos omega 3 están compuestos por grasas que nuestro cuerpo no puede sintetizar de a partir de otros nutrientes y son unos compuestos grasos que son esenciales para la vida. Debido a que son imprescindibles para nuestro organismo es necesario que se encuentren diariamente en nuestra dieta. Los ácidos grasos omega 3 se encuentra fundamentalmente en los pescados azules y en los aceites vegetales.

nectar19032011b

Si los ácidos grasos omega 3 son imprescindibles en la dieta lo son más en el caso de las mujeres embarazadas y en aquellas personas que tienen altos niveles de triglicéridos en la sangre. Otro grupo que necesita altos aportes de omega tres son los deportistas profesionales de casi cualquier disciplina.

El omega 3 también se encuentra en los moluscos, crustáceos y frutos secos. De este último grupo de alimentos estos ácidos esenciales tienen altas concentraciones en las nueces. Consumir alimentos ricos en Omega 3 conseguirá que tengamos un mejor perfil de lípidos en sangre, la regulación de la tensión arterial y mejorar el desempeño del sistema inmune.

Una época del año ideal para aumentar el consumo de Omega 3 es el verano ya que es una época del año en la cual normalmente aumenta el consumo de productos de la mar. De entre todas las especies marinas es la sardina en la cual podemos encontrar los mayores aportes de estos ácidos grasos.

Definimos como dieta mediterránea aquella que es habitual en los países de la cuenca de dicho mar, como puedan ser España o Italia. La base de esa dieta son los cereales, los frutos secos, granos, pescado.

nectar21102010b

Las ventajas de la dieta mediterránea son muchos: está comprobado que aumenta la longevida de las personas, puede prevenir una buena cantidad de enfermedades y reduce la presión arterial.

La dieta mediterránea es rica en antioxidantes que unidos a los ácidos grasos como pueda ser el Omega 3 sirve de protección contra ciertas afecciones como el asma, la rinitis y diversos tipos de alergias.

La dieta mediterránea está comprobado que reduce la presión arterial gracias al consumo de aceites naturales, nueces y chocolate. Los componentes de estos alimentos tiene la función de ser antioxidantes y vasodilatardores. La dieta mediterránea también recomendable para personas hipertensas.

Hay que recordar aquí que la hipertensión es una de las primeras causas de problemas cardiacos. No en vano se le llama la muerte silenciosa por qué va minando el sistema cardiaco sin avisar de que lo hace.

La dieta mediterránea también ha demostrado mediante investigaciones que alarga la vida. En un estudio que hizo un seguimiento a hombres y mujeres de 50 a 71 años que fueron alimentados con dieta mediterránea presentaban una menor tasa de mortalidad en comparación con individuos de la misma franja de edad que tenía otro tipo de dietas.

Por último también ha sido demostrado mediante investigaciones que mejora la calidad de vida de los paciente que sufren Alzheimer e incluso que llega a retardar los devastadores efectos de la enfermedad.

El Atún, cuyo nombre científico es Thunnus Thynnus es un pez de sangre fría y gran tamaño y que tiene como característica que la mayor parte del mismo es aprovechable para la alimentación humana. A nivel mundial – en cuanto a consumo – es uno de los preferidos y con él se pueden preparar sabrosos platos, además de ser fuente de salud.

tuna

Otro de los rasgos del atún es que su consumo como alimento es posible de las más diversas formas: fresco, crudo, en conserva. La presentación más habitual es en conserva. La conservación normalmente se lleva a cabo en aceite de oliva, aceite vegetal, salmuera o agua. De los diversos tipos de atún que se pueden encontrar en los mares tenemos el atún rojo y el atún blanco.

Internacionalmente el atún rojo es una de las variedades que más aprecio tiene en las cocinas de medio mundo. Este atún rojo, crudo, es uno de los protagonistas de la cocina japonesa en dónde con él se preparan sabrosos platos de sushi y sashimi, idóneos ahora que llega el verano.

En algunas zonas de España el atún es conocido como Ternera de Mar ya que su carne tiene una gran cantidad de ácidos grasos omega 3. Este omega 3 es vital para el buen funcionamiento cardiovascular, neural y de las articulaciones. Los ácidos grasos permiten prevenir la trombosis y la arterioesclerosis.

Otro de los beneficios del consumo de atún se encuentra en la mejora de las funciones cerebrales en personas adultas y permite prevenir el riesgo de demencias en los adultos mayores.