Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Proveniente de Latinoamérica, esta planta posee una capacidad edulcorante entre 30 y 45 veces superior al del la sacarosa y, con el beneplácito de la UE y la OMS, ya que no se han comprobado efectos adversos, comienza a asentarse como una alternativa más saludable a los edulcorantes artificiales

Qué es la estevia. Es mejor que el edulcorante artificial

El azúcar fue sustituido hace años, sobre todo en las personas que sufrían sobrepeso o problemas similares, por los productos edulcorantes, en especial la sacarina, aunque también el aspartamo o el ciclamato. Ahora pueden ser éstos los que se vean reemplazados por la llamada stevia o estevia. Esta planta de origen latinoamericano (México y el centro y el sur del continente) tiene una capacidad edulcorante entre 30 y 45 veces mayor que la de la sacarosa (el principal componente del azúcar) y comienza a asentarse como alternativa a los productos edulcorantes, cuyo consumo prolongado ha resultado tener efectos adversos.

Este grupo de arbustos y hierbas fue estudiado por primera vez por el médico y botánico Petrus Jacobus Stevus, y de ahí que este género de plantas se denominara con el término latinizado de ‘stevia’.

Esta planta, que tradicionalmente se ha empleado para endulzar alimentos y bebidas en distintos países, hace su aparición en el mundo occidental como respuesta al esfuerzo por ofrecer un producto natural para azucarar y que, además, endulce igual que sus homólogos. En 2006 fue la Organización Mundial de la Salud (OMS) la que dio la luz verde a su entrada en el mercado y, hace dos años, fue la propia Unión Europea (UE), a través de la EFSA -la máxima autoridad europea en Seguridad Alimentaria- la que concedió el correspondiente permiso.

A pesar de existir una cierta polémica, lo cierto es que, a día de hoy, las autoridades sanitarias y alimentarias no han podido comprobar ningún efecto adverso en su consumo, aunque éste pueda llegar a ser prolongado. La estevia ha demostrado su eficacia para endulzar los alimentos sin necesidad de aumentar las calorías o provocar una reacción glucémica, es decir que sería apto para pacientes con diabetes. Además, algunos estudios apuntan a que también podría tener efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anticancerígenos. Otras investigaciones médicas efectuadas en determinadas especies de la estevia han demostrado sus posibles beneficios en el tratamiento de la obesidad y la hipertensión arterial por su efecto vasodilatador y diurético.

Asimismo, la estevia, que no altera el sabor del alimento que endulza, aporta hierro, fósforo, fibra, calcio, potasio, zinc, vitaminas A y C.

Por otra parte, tiene la ventaja de que, al revés que el azúcar, no fomenta el desarrollo de caries dentales.

La ingesta media admitida de estevia por los especialistas es de cuatro miligramos por kilo de peso corporal y día. Estas hojas pueden ser consumidas de distinta manera: frescas, en infusión o como ingrediente dentro de la comida. La estevia tiene un dulzor más ligero al principio de su degustación, pero también posee un sabor de duración más larga que el que deja el azúcar común. No obstante, algunos de los extractos de la estevia pueden tener un cierto retoque amargo.

En España puede adquirirse a través de Internet, en tiendas especializadas, en herbolarios o en grandes superficies y centros de marcas más conocidas y accesibles como Mercadona.

 

Además de los deportes relacionados con la nieve o el hielo, también existen otras modalidades indoor, en especial los gimnasios, así como disciplinas interestacionales que se pueden seguir practicando con las prendas de abrigo correctas

Deportes de invierno II

Las condiciones climatológicas adversas -sean las bajas temperaturas, el viento o las precipitaciones en sus diversas formas- no tienen por qué ser un impedimento para seguir haciendo deporte. Para aquellos que quieran seguir teniendo el tiempo como excusa para quedarse en casa en invierno, practicando el tan poco saludable sedentarismo, ofrecemos variadas posibilidades. Hay para todos los gustos, forma física, edad e, incluso, capacidad adquisitiva.

En primer lugar, es preciso hacer referencia a los deportes de invierno propiamente dichos. Si bien es cierto que, en España, por razones meteorológicas evidentes, no han tenido el mismo desarrollo que en otras zonas, sí existe una afición considerable y una amplia oferta. Así, la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI) ampara e impulsa las siguientes modalidades:

    • Esquí alpino.

    • Esquí de fondo.

    • Biatlhon (esquí de fondo y tiro con carabina).

    • Esquí artístico.

    • Snowboard.

    • Musingh (trineo con perros).

    • Telemark (combina descenso, carrera fondo y una prueba de salto con esquís).

La RFEDI también apoya y promueve otros deportes que se practican sobre hielo:

    • Hockey.

    • Patinaje artístico.

    • Curling (deporte similar a la petanca en el que, tras efectuar el lanzamiento de una piedra de granito por un pasillo de hielo hacia un blanco, los otros miembros del equipo provistos de cepillos, acompañan a cada piedra actuando sobre la superficie de hielo para facilitar su avance o variar su dirección, pero siempre sin tocar la piedra. Los puntos se otorgan en función de la cercanía de estas piedras a la diana marcada en el centro al final del pasillo).

Además, existen numerosas posibilidades para realizar indoor. De hecho, hay casi tantas como las que se pueden realizar al aire libre: atletismo, fútbol, baloncesto, tenis y otros deportes de raqueta (paddle, ping-pong, squash…), natación, disciplinas relaciones con el frontón, balonmano, voleibol, escalada, esgrima, etc.

En este punto se debe hacer una mención especial a los gimnasios, que en el fondo no dejan de ser un conjunto de ejercicios que se ejecutan generalmente bajo cubierto. Bicicleta estática (incluyendo el popular spinning), correr sobre cinta, deportes de contacto, levantamiento de pesas, ejercicios con aparatos, yoga, baile, etc.

Finalmente, en función de la zona en la que uno viva y las condiciones climatológicas con las que tenga que convivir, se pueden seguir realizando actividades deportivas al aire libre: ciclismo, correr, patinar, andar, etc. En este sentido, hay que recomendar que, en muchas ocasiones, es mejor pasar un poco de frío al principio del ejercicio para que luego no sobren prendas. Además, éstas deben estar adecuadas a la lluvia (chubasqueros finos), al viento (cortavientos) o al frío (ropa de abrigo).

En definitiva, si realmente se quiere hacer deporte, no hay excusa: existen opciones para todos los perfiles. ¿Cuál es vuestra preferida?

 

El número de niños con sobrepeso en los países desarrollados ha aumentado dramáticamente en los últimos años. El sobrepeso es más frecuente en las niñas que en los niños y en los preescolares mayores (edades 4-5) que los más jóvenes (edades 2-3).

Como prevenir la obesidad infantil

La obesidad aumenta aún más a medida que los niños crecen. Para niños de 6 a 11 años, al menos uno de cada cinco niños tiene sobrepeso. En las últimas dos décadas, este número se ha incrementado en más de un 50 por ciento y el número de niños obesos se ha duplicado.

Para la mayoría de los niños, el sobrepeso es el resultado de malos hábitos alimenticios (demasiadas calorías) y muy poca actividad física. Dado que estos hábitos se establecen en la primera infancia, los esfuerzos para prevenir la obesidad deben comenzar temprano.

Los padres y cuidadores pueden ayudar a prevenir la obesidad infantil ofreciendo comidas y bocadillos saludables, actividad física diaria y una correcta educación nutricional. El aumento de la actividad física reduce el riesgo para la salud y ayuda a controlar el peso. La educación nutricional ayuda a los niños a desarrollar  conciencia de una buena nutrición y unos buenos hábitos alimenticios saludables para toda la vida.

Los niños pueden ser alentados a adoptar hábitos alimenticios saludables y estar activos físicamente, siempre y cuando los padres pongan en marcha algunas estrategias:

  • Centrarse en un buen estado de salud. Enseñar y modelar actitudes sanas y positivas hacia la comida y la actividad física sin hacer hincapié en el peso corporal.
  • Centrarse en la familia. No coloque a los niños con sobrepeso en la diana. Involucre a toda la familia, y así trabajar para cambiar gradualmente la actividad física de la familia y los hábitos alimentarios.
  • Establecer comidas diarias “obligadas” y comer juntos con tanta frecuencia como sea posible. Preparar una amplia variedad de alimentos saludables  sobre la base de la pirámide de alimentos para los niños pequeños. Determinar qué tipo de alimentos se ofrecen y cuándo, y dejar que el niño decida cuándo y cuánto comer.
  • Planifique porciones razonables. Usa la Guía Pirámide de Alimentos para Niños Pequeños como referencia.

Las estrategias más importantes para la prevención de la obesidad son: comportamientos saludables, actividad física regular y un menor sedentario (como ver televisión y juegos de ordenador). Estas estrategias de prevención son parte de un estilo de vida saludable que debe desarrollarse durante la primera infancia

Imagenes: Galería Flickr  DenaliNPS

En países donde los niños y niñas suelen comer en el colegio o la escuela, como los Estados Unidos, desde hace años se sabe que cuando los niños comen mucho fuera de casa las posibilidades de ser obesos aumentan. En los últimos 30 años en Estados Unidos la obesidad infantil se ha triplicado alcanzando ya al 18% de los niños norteamericanos.

nectar02102012a

Un reciente estudio dirigido por Jennifer Poti muestra bien a las claras que los niños norteamericanos consumen muchas más calorías de las que realmente necesitan para su actividad diaria. La mayor parte de esas calorías provienen de comidas que hacen fuera de casa.

La directora del estudio subraya que la mayor parte de los niños comen un número de calorías constantes cuando comen en casa pero el problema proviene en que cada año que pasa son más las calorías que los niños adquieren fuera del hogar. Poti evaluó los datos de cuatro encuestas nacionales que habían utilizado como espacio muestral a 29.000 niños entre los 2 y los 18 años y realizadas entre los años 1977 y 2006.

Cada año que pasaba los niños comían un promedio diario de 179 calorías fuera del hogar y la franja de edad donde el aumento de calorías era mayor era el grupo de niños de 2 a 6 años. Mientras que en el año 1977 las calorías consumidas fuera del hogar eran el 23,4%, en el año 2006 era el 33,9%. Otro estudios también demuestran que es el menú escolar el que está provocando el aumento de la obesidad entre los escolares norteamericanos.

El consumo excesivo de golosinas es vox populi que no es el mejor alimento para los niños en desarrollo. A pesar de ello es evidente que los niños y niñas pequeños son el mejor caldo de cultivo para el consumo de estos productos que ya de entrada tienen unos niveles excesivos de azúcar que además de caries pueden provocar un amplio espectro de problemas.

nectar07112011b

La mayor parte de las veces el etiquetado de las golosinas deja mucho que desear e inclusive ciertos productos, como pueden ser las gelatinas, fueron quitadas de la circulación por la propia Unión Europea después de que se relatasen situaciones de asfixia en los más pequeños después de haber ingerido trozos de gelatina demasiado grandes para su ingestión.

Otro de los efectos que están demostrados que provocan las golosinas en niños es la hiperactividad. Al menos eso es lo que refrenda un estudio llevado a cabo en el Reino Unido en la prestigiosa revista médica The Lancet. El estudio demuestra que para hacer las golosinas más atractivas para los niños se utilizan colorantes y conservantes - E102, E110, E122, E124, E129 y E211 – que finalmente provocan hiperactividad.

La obesidad ligada a consumo excesivo de azúcares y calorías que pueden presentarse en los dulces y golosinas ni lo mencionamos por ser algo absolutamente obvio. En Estados Unidos es tal la relación entre obesidad infantil que en los colegios públicos de muchos Estados se ha prohibido terminantemente la venta de bollería industrial y golosinas.

Debido a lo comentado el consumo de golosinas en niños tiene que estar controlado en todo momento ya que tras unos colores llamativos y un sabor agradable se pueden encontrar graves problemas para la salud que pueden acabar condicionando el normal desarrollo de los niños y niñas.

Desayunar, además de salir de casa sin el debido aporte energético para encarar un nuevo día por lo que refrendan varias investigaciones también es sumamente perjudicial para nuestra salud. Parece demostrado que las personas que no desayunan habitualmente son más proclives a fumar, beber alcohol y no hacer el suficiente ejercicio.

Estos datos han aparecido reflejados en el European Journal of Clinical Investigation que afirma, con datos contrastables, que no desayunar está íntimamente relacionado con el sobre peso. La obesidad provendría de aquellas personas que no desayunan en sus domicilios tienen la costumbre de comer a media mañana chocolatinas o bollos con los cuales saciar el hambre.

La investigación ha tenido como espacio muestral 5.500 padres y adolescentes a los cuales se les pasó un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios en el desayuno, preguntando cosas como si desayunaban o como lo hacían. También se recabó información sobre su peso y sus hábitos de ingesta de alcohol.

Los resultados de la investigación arrojaron ciertos datos que correlacionaban: no realizar la primera comida del día incita a los malos hábitos como es la ingestión de drogas como el alcohol, la marihuana o el tabaco. Además el estudio refrendó que los malos hábitos alimentarios suelen ser heredados de los padres.

Uno de los primeros motivos por los cuales los hijos tienden a saltarse el desayuno es que aprenden viendo que sus progenitores apenas ingieren un café o café con leche como desayuno. Al menos eso es lo que ha descubierto un estudio que se ha llevado a cabo en la Universidad de Helsinki.

Las grasas saturadas, desde su generalización, se han convertido en un grave problema para la salud. Estas grasas saturadas son el origen de una buena cantidad de enfermedades cardiovasculares y de hipercolesterolemia, sobrepeso y obesidad. Denominamos grasas saturadas a todas aquellas que provienen del reino animal con excepción de las grasas que podemos encontrar en el pescado, que habitualmente son insaturadas y saludables para el organismo.

El adjetivo saturado proviene de la composición de cada uno de sus átomos de carbono se encuentra unida al número máximo de átomos de hidrógeno. Esto lo podemos encontrar en diversos alimentos y preparados como pueda ser la manteca, la nata, el sebo o la piel de las de aves.

De cualquier modo el consumo de grasas, ya sean estas saturadas o insaturadas, debe estar regulado en todo momento para poder mantener un peso adecuado y evitar caer en algún grado de obesidad o sobrepeso que finalmente no hacen sino aumentar la posibilidad de padecer en el futuro determinadas dolencias, como pueden ser la diabetes o el cáncer.

El consumo de grasas siempre debe estar medido, ya que los seres humanos tenemos una tendencia casi natural a la hora de consumir grasas, ya que tienen un efecto de saciedad que no tiene por ejemplo los hidratos de carbono. Además las grasas sirven como energía de reserva ya que estas, las grasas, no se gastan sino como último recurso.

Una correcta ingesta de grasas no debe superar el 25 o el 30% del total de calorías ingeridas y de estas menos del 7% es conveniente que sean saturadas. En una dieta tipo de 2.000 calorías no se debe ingerir más de 65 calorías de grasa.

En los países desarrollados la obesidad se está convirtiendo en una auténtica pandemia, lo cual no deja de ser paradójico cuando en muchas partes del planeta millones de seres humanos se encuentran abocados a una hambruna permanente. De cualquier modo lo más preocupante de todo es que la obesidad está llegando hasta a niños y niñas de corta edad.

La obesidad, salvo casos excepcionales, es algo que se va larvando durante muchos años, por así decirlo se aprende a ser obeso. Una de las mejores maneras de prevenir la obesidad infantil es enseñar al niño a alimentarse bien. Desde los primeros años hay que acostumbrarlos a darles los alimentos adecuados.

Una vez que se haya eliminado la leche materna, se empezarán con papillas y posteriormente con menús equilibrados. Una dieta equilibrada para un infante consiste en que el niño pruebe de todo un poco, que tenga una alimentación variada y completa.

El Ministerio de Sanidad ha editado un decálogo en el cual lo primero que refrenda es que la obesidad no es algo accidental y que es prevenible si se toman en cuenta ciertas sugerencias entre las cuales se encuentra el que los niños tengan una dieta equilibrada. Cuantos más alimentos se introduzcan en la dieta mayor posibilidad tenemos que el niño tenga una alimentación equilibrada.

Para un niño, quizás no para un adulto, la base de su alimentación tiene que estar formada por cereales, patatas y legumbres. Los hidratos de carbono tendrán que suponer entre el 50 y el 60% de la ingesta de las calorías de la dieta.

En estos momentos la acupuntura se está convirtiendo en uno de los métodos más usados para lograr adelgazar. Todavía, sin embargo, no hay evidencias científicas que avalen que la acupuntura sirve realmente para adelgazar, aunque si se ha descubierto que hace disminuir el apetito.

La opinión común más aceptada es que utilizar la acupuntura para adelgazar es efectivo si se utiliza como complemento de otros métodos, como puedan ser hacer dieta. Lo que no se puede afirmar es que la acupuntura sea la panacea o tenga efectos milagrosos para evitar el exceso de peso.

Lo que sí está demostrado es que clavando las agujas de acupuntura en determinadas zonas del cuerpo se segregan endorfinas que como todos sabemos producen que se calme el organismo. Indirectamente por tanto también estamos actuando contra la obesidad, ya que está demostrado que muchas personas obesas ingieren más alimentos en momentos de estrés o ansiedad.

Además las endorfinas también afectan a la secreción de hormonas en nuestro organismo por lo que utilizando la acupuntura se puede lograr un equilibrio entre el metabolismo y la voluntad a la hora de ingerir alimentos de una manera pautada y controlada.

Los profesionales de la acupuntura, ante la llegada a su consulta de un paciente que tiene problemas de obesidad y quiere adelgazar lo primero que harán será una entrevista personal al paciente para determinar cuál es la causa de la obesidad, para posteriormente llevar a cabo las sesiones de acupuntura que sean necesarias.

La obesidad es una realidad en los niños de hoy. Las dietas desequilibradas están generando una generación de niños obesos. Con el fin de mejorar la alimentación y la salud de los más jóvenes es necesario concienciarse de esta situación y seguir una serie de consejos:

1. Los niños tienen que tomar conciencia de la importancia de tener unos hábitos saludables, sobre todo en lo relacionado con las comidas. Para ello es fundamental educarlos desde pequeños sobre nutrición y comida sana.

2. Para que los niños coman sano y mantengan estos hábitos saludables hay que evitar premiarlos por su buena conducta y no obligarles a tomar unos hábitos determinados que les generen rechazo. Es necesario explicarles los riesgos reales de llevar una dieta desequilibrada y convencerles de las ventajas de la comida sana.

Leer el resto de la entrada