Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

En Otoño nuestro organismo sufre muchos cambios brusco de temperatura, tenemos más estrés que durante el verano y la vuelta a la rutina debilita nuestras defensas y nuestro estado de ánimo.  Por eso, queremos darte ocho consejos para evitar los temibles resfriados otoñales y para que pases un otoño de lo más saludable:

habitos saludables

  1. Come sano: En otoño es recomendable comer comidas calientes. Evita las comidas crudas ya que tu cuerpo tiene que hacer un esfuerzo extra para calentarse y esas comidas no son las más recomendables. Toma sopa, arroz, miel, guisos elaborados, etc. Y sobre todo, tomes lo que tomes hazlo sentado, tranquilo y caliente.
  2. Usa ropa de entretiempo: Si va a hacer sol o vas a entrar y salir de la calle es mejor que uses ropa de entretiempo fácil de quitar y poner para evitar que tu cuerpo tenga que hacer un esfuerzo extra para calentarte cuando estés fuera y sudar para enfriarte cuando estés en interiores o bajo el sol.
  3. En casa, calefacción suave: Aunque aún es pronto para poner la calefacción, es verdad que existen casas más frías que otras y que requieren de la calefacción para tener la temperatura óptima. Sin embargo, empieza con una calefacción suave de entre 19 y 21º. Si aun así tienes frío, abrígate. No es bueno tener la calefacción a temperaturas demasiado altas.
  4. ¡No dejes de hacer ejercicio!: Aunque haga frío, llueva y no tengas ganas de salir de casa, hay que hacer el esfuerzo y seguir con una actividad física saludable: además de mantener una musculatura sana segregarás endorfinas, que alejarán el estrés del día, dormirás mejor y te evitarán caer en astenias y depresiones otoñales.
  5. Toma Vitamina C: No dejes de tomar Vitamina C para fortalecer tus defensas que podrás encontrar en el perejil, las judías verdes, el brócoli y por supuesto las naranjas, el limón, etc.
  6. Y Vitamina D:Conforme bajan las horas de luz y salimos menos de casa por el frío nuestro cuerpo tiene menos contacto con la luz del sol. Lo ideal es tomar el sol al menos 5 minutos todos los días. Sin embargo, como los días de sol son cada vez menos, compensaremos esta falta de vitamina D con el pescado o las setas por ejemplo.

Si quieres estar informado síguenos en   http://www.facebook.com/nectarseguros

 

Proveniente de Latinoamérica, esta planta posee una capacidad edulcorante entre 30 y 45 veces superior al del la sacarosa y, con el beneplácito de la UE y la OMS, ya que no se han comprobado efectos adversos, comienza a asentarse como una alternativa más saludable a los edulcorantes artificiales

Qué es la estevia. Es mejor que el edulcorante artificial

El azúcar fue sustituido hace años, sobre todo en las personas que sufrían sobrepeso o problemas similares, por los productos edulcorantes, en especial la sacarina, aunque también el aspartamo o el ciclamato. Ahora pueden ser éstos los que se vean reemplazados por la llamada stevia o estevia. Esta planta de origen latinoamericano (México y el centro y el sur del continente) tiene una capacidad edulcorante entre 30 y 45 veces mayor que la de la sacarosa (el principal componente del azúcar) y comienza a asentarse como alternativa a los productos edulcorantes, cuyo consumo prolongado ha resultado tener efectos adversos.

Este grupo de arbustos y hierbas fue estudiado por primera vez por el médico y botánico Petrus Jacobus Stevus, y de ahí que este género de plantas se denominara con el término latinizado de ‘stevia’.

Esta planta, que tradicionalmente se ha empleado para endulzar alimentos y bebidas en distintos países, hace su aparición en el mundo occidental como respuesta al esfuerzo por ofrecer un producto natural para azucarar y que, además, endulce igual que sus homólogos. En 2006 fue la Organización Mundial de la Salud (OMS) la que dio la luz verde a su entrada en el mercado y, hace dos años, fue la propia Unión Europea (UE), a través de la EFSA -la máxima autoridad europea en Seguridad Alimentaria- la que concedió el correspondiente permiso.

A pesar de existir una cierta polémica, lo cierto es que, a día de hoy, las autoridades sanitarias y alimentarias no han podido comprobar ningún efecto adverso en su consumo, aunque éste pueda llegar a ser prolongado. La estevia ha demostrado su eficacia para endulzar los alimentos sin necesidad de aumentar las calorías o provocar una reacción glucémica, es decir que sería apto para pacientes con diabetes. Además, algunos estudios apuntan a que también podría tener efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anticancerígenos. Otras investigaciones médicas efectuadas en determinadas especies de la estevia han demostrado sus posibles beneficios en el tratamiento de la obesidad y la hipertensión arterial por su efecto vasodilatador y diurético.

Asimismo, la estevia, que no altera el sabor del alimento que endulza, aporta hierro, fósforo, fibra, calcio, potasio, zinc, vitaminas A y C.

Por otra parte, tiene la ventaja de que, al revés que el azúcar, no fomenta el desarrollo de caries dentales.

La ingesta media admitida de estevia por los especialistas es de cuatro miligramos por kilo de peso corporal y día. Estas hojas pueden ser consumidas de distinta manera: frescas, en infusión o como ingrediente dentro de la comida. La estevia tiene un dulzor más ligero al principio de su degustación, pero también posee un sabor de duración más larga que el que deja el azúcar común. No obstante, algunos de los extractos de la estevia pueden tener un cierto retoque amargo.

En España puede adquirirse a través de Internet, en tiendas especializadas, en herbolarios o en grandes superficies y centros de marcas más conocidas y accesibles como Mercadona.

 

Aunque depende del nivel de consumo y de las condiciones médicas del individuo receptor, el café es cardioprotector, antidiabético y ayuda a prevenir enfermedades degenerativas; pero, al tiempo, afecta a los sistemas nervioso y digestivo, crea adicción y puede aumentar el colesterol

Pros y contras del café

El café es una de las bebidas más consumidas y populares del mundo. Tiene tantas variedades y formas de prepararlo casi como el número de teorías que se han expuesto sobre él. A veces, en contra; otras, a favor. Para algunos es casi una religión, para otros, por el contrario, es una bebida que hay que eliminar de la dieta.Tanto se ha escrito sobre el café, tanto se ha dicho y tal cantidad de estudios se han elaborado sobre él, que en ocasiones resulta complicado distinguir qué es real y científicamente probado de lo que no es, de los análisis basados en intereses comerciales.cambiar ese párrafo En las próximas líneas intentaremos arrojar algo de luz sobre el asunto teniendo en cuenta diferentes fuentes y variados estudios médicos, institucionales, académicos y de consumo.

Obviamente, como la mayoría de las cosas en la vida, la bondad o maldad del efecto del café dependerá de la moderación en el consumo (hasta el agua en cantidades exageradas puede llegar a ser perniciosa para el cuerpo humano), así como de las condiciones particulares de cada individuo.

Entre los beneficios del café, en primer lugar cabe destacar uno de los más obvios: puede ayudar a mantener el nivel de actividad en todos los sentidos, pero como se ha señalado en el párrafo anterior, esta ayuda extra puede convertirse en una desventaja por exceso de nerviosismo o aceleración. Veamos las siguientes ventajas de forma más concreta:

  1. Cardioprotector. Varios estudios realizados en EE.UU. y Finlandia indican a todas luces que cuanto mayor sea el consumo de café, mayor será la tendencia de disminución de la diabetes de tipo II.

  2. Rendimiento cognitivo. El tiempo de reacción para escoger opción en test que miden diferentes capacidades se ve rebajado.

  3. Reducción del riesgo de padecer Alzheimer, Parkinson y gota. Exhaustivos estudios efectuados en EEUU y Canadá han demostrado que el consumo de café ayuda a prevenir estas enfermedades.

  4. Analgésico. El café incrementa la eficacia de los analgésicos, sobre todo la que tienen los medicamentos que actúan contra el dolor de cabeza.

  5. Antineoplásico. Se ha demostrado que reduce la aparición de cálculos biliares y enfermedades en la vesícula biliar en hombres.

  6. Laxante y diurético.

Mientras, en lo que se refiere a efectos negativos, es preciso mencionar los siguientes:

    1. Sistema nervioso. Puede alterarlo causando insomnio, taquicardias, jaquecas e irritabilidad.

    2. Sistema digestivo. El café puede provocar diarrea, vómitos, náuseas o úlceras gástricas, entre otras dolencias, en determinadas personas.

    3. Adicción. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha llegado a probar el síndrome de abstinencia en consumidores habituales de café.

    4. Enfermedades coronarias y presión de la sangre. El café posee un efecto hipertensor y se desaconseja su consumo a los pacientes afectados por graves desórdenes cardiovasculares o crónicos.

    5. Colesterol. El cafestol, que únicamente aparece en el café no filtrado, es el agente alimenticio elevador del colesterol más potente conocido.

    6. Embarazo y menopausia. El café eleva los síntomas del síndrome premenstrual y puede reducir la fertilidad en mujeres. También puede haber riesgos para el feto si una mujer embarazada bebe 1,5 litros al día o más.

 

Repartir la ingesta de alimentos en cantidades menores y más frecuentes facilita la digestión (evitando los efectos de una asimilación pesada y prolongada) y actúa contra los estados repentinos de fatiga, las cefaleas y las bajadas de glucosa. También regula el impulso del apetito y, al llegar con menos hambre a las comidas principales, previene contra el sobrepeso

Digital StillCamera

El debate sobre las ventajas de hacer cinco comidas al día, en vez de tres, está superado. Al menos entre los dietistas y los nutricionistas: existe un amplio consenso entre estos profesionales en lo que se refiere a este régimen. Siempre, por supuesto, que no se trate de ingerir la misma cantidad de alimentos en cada una de las comidas que en las tres principales. Es decir, que la base de esta dieta consiste en repartir mejor la comida, no en tomar más. La clave está en consumir raciones más pequeñas y de manera más frecuente.

Así, aquella máxima de “desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo” es también válida para este caso. Es decir, que la primera ingesta de alimentos de la jornada sea fuerte, que la segunda sea moderada y que la última sea ligera. A estas tres comidas, las llamadas principales, habría que añadir un tentempié a media mañana y otro a media tarde. Los expertos recomiendan que este refrigerio sea saludable, es decir, que contenga pocas calorías, así como una cantidad atenuada de azúcares, grasas o sal.

De esta manera se formaría la llamada dieta de las cinco comidas. Con ella se buscan distintos objetivos. En primer lugar, evitar los típicos efectos de una digestión fatigosa y prolongada (somnolencia, sensación de pesadez, cansancio, etc.), ya que esa reorganización de las comidas facilita al organismo una asimilación ligera y rápida. Además, esta dieta atempera los estados de ansiedad, nervios o cansancio que pueden surgir entre el tiempo -especialmente si es largo- que hay entre las comidas principales: las cefaleas, las bajadas de glucosa o los estados repentinos de fatiga. Finalmente, la denominada dieta de las cinco comidas también regula el impulso instintivo del apetito y, al llegar con menos hambre a las comidas principales, previene contra el sobrepeso.

Uno de los grandes argumentos de los defensores de esta opción es el hecho de que tanto dietistas como nutricionistas suelen ‘recetarla’ a muchos de sus pacientes que sufren exceso de peso.

Por otra parte, los expertos advierten de que es fundamental no excederse en ninguna de las comidas, pero también remarcan la importancia de no saltarse ninguna de ellas. Tiene que haber una regularidad.

Este tipo de régimen puede ser muy recomendable para deportistas, puesto que que, dada su intensa actividad, queman la energía con facilidad y celeridad.

En cualquier caso, lo importante en cualquier régimen alimenticio es que haya un reparto lógico entre cada una de las comidas, que el contenido de las mismas sea variado, equilibrado y saludable.

La dieta de las cinco comidas es sólo una posibilidad, que puede ser más o menos válida en función de la edad, las condiciones físicas, el ritmo de vida y la actividad física y mental de cada persona.  Así, por ejemplo, un deportista no tiene las mismas necesidades que una persona con sobrepeso. Será partiendo de esos parámetros, y de otras particularidades individuales, como podrá establecerse el régimen alimenticio más conveniente.

Debemos en primer lugar recordar que el concepto de las cinco piezas de fruta y verduras diarias no es algo que surge de manera espontánea, se trató en su momento de una campaña creada por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que venía a dar respuesta a una situación declarada de bajo consumo de hortalizas y frutas y en la que se plantea la necesidad de la ingesta diaria de al menos 400 gramos diarios en conjunto.

4293311808_17d2985df1

Y aquí está uno de los errores más comunes a la hora de interpretar esta práctica alimentaria; no resulta estrictamente necesario la ingesta de cinco piezas de fruta, de lo que se trata es de alcanzar un mínimo de consumo diario entre fruta y verdura, en el que por ejemplo, tomar tres piezas de fruta, e incorporar algo de verdura tanto en la comida como la cena (desde ensaladas hasta la presencia de las verduras y hortalizas en platos más elaborados) es suficiente.

Se trata de un hábito saludable desde todos los puntos de vista y para todas las edades, es decir, una costumbre que debiera aplicarse al ámbito general de la familia y en la medida de lo posible no ser descuidado.

Algunos de los beneficios más evidentes de este consumo de cinco piezas de fruta y verduras diarias son los siguientes;

-          La contribución a una buena hidratación gracias a su contenido de agua, que a la vez va a facilitar el hecho de toxinas.

-          Los antioxidantes, presentes en cantidades pequeñas pero determinantes en estos productos, contribuyen a la protección ante enfermedades tan problemáticas como el cáncer, las enfermedades degenerativas o cardiovasculares.

-          En frutas y verduras vamos a encontrar prácticamente el único grupo de alimentos emisor de vitamina C, se trata como sabemos de la vitamina un importante (no se entiende este párrafo)para nuestro cuerpo a nivel funcional, y por ello, resulta interesante que dentro deseas cinco piezas de fruta y verdura, diariamente incluyamos al menos una que presente mayor presencia de vitamina C aún.

-          Estamos por otro lado ante un grupo de alimentos que apenas poseen grasa. De hecho, su presencia es prácticamente inapreciable salvo en casos muy concretos, y, por otro lado, la alta presencia de fibra debe considerarse otro elemento beneficioso gracias al efecto de regulación intestinal, contribuyendo también a la prevención de trastornos como puede ser la obesidad o la diabetes.

Por último, y a la hora de su consumo, dos recomendaciones importantes:

Debemos tener en cuenta que el mayor contenido de vitaminas en las frutas se encuentra bajo la piel de las mismas, además, buena parte del contenido de fibra se va a reducir al pelarlas, por tanto, en caso de pelar las frutas debemos procurar que no sea de manera muy profunda.

Por otro lado también debemos recordar que la mayor parte de la fibra presente en las verduras y hortalizas va a desaparecer en el proceso de triturado de los purés.

Foto de Flickr por Sanutri, alimentación para tu bebe

¿Existe una relación directa entre la lactancia y un mayor nivel de inteligencia? Diferentes investigaciones sugieren que la leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para no limitar ni retrasar el desarrollo intelectual de los niños.

Un estudio demuestra que la lactancia materna mejora el desarrollo cerebral de los bebés

La lactancia materna mejora el desarrollo cerebral de los niños. De hecho, aquellos que fueron amamantados tienen un coeficiente intelectual mayor, según algunos estudios. Es importante recordar que las cifras de mejora del coeficiente intelectual en los pequeños se refieren a promedios que representa a cientos de personas, y no al efecto que la lactancia materna pueda tener sobre un niño de forma particular.

Los estudios han demostrado que los niños que son amamantados obtienen mejores calificaciones en  el colegio, incluso teniendo en cuenta otros factores que influyen en el rendimiento escolar. Las diferencias intelectuales entre los niños amamantados y aquellos que fueron alimentados con leche de fórmula se suelen atribuir a la mayor participación  e interacción asociada con la lactancia materna y al hecho de que de que las madres que amamantaron estaban mejor educadas y más centradas en el niños.

En la actualidad, existen evidencias de cómo los nutrientes que contienen la leche materna aumentan las capacidades intelectuales de los niños. Uno de los ingredientes clave en la leche materna es el ácido graso DHA (ácido docosahexaenoico). El DHA es esencial para el crecimiento, desarrollo y mantenimiento del tejido cerebral. El tejido cerebral analizado en diferentes estudios muestra como los niños que fueron amamantados disponen de una mayor concentración de DHA, siendo esta más alta cuanto más tiempo duró la lactancia materna.

El colesterol es otro ingrediente básico para el desarrollo óptimo del cerebro. La leche materna contienen una gran cantidad de colesterol, mientras que podemos encontrar formulas infantiles donde en la etiqueta se remarca “bajo en colesterol”, limitando el aporte de este nutriente a los recién nacidos.

Durante los dos primeros años de vida el cerebro crece rápidamente y las experiencias diarias hacen que se fortalezca cada día. Las neuronas crecen y se multiplican con cada nueva experiencia, cada vez que un niño interactúa con el medio ambiente, su cerebro crea nuevas conexiones entre neuronas. La lactancia materna proporciona al cerebro del niño la materia prima necesaria para que el crecimiento, la capacidad de aprendizaje y la plasticidad del cerebro se desarrollen con todas las garantías.

 Imagen: Galería Flickr Raphael Goetter

Ofrecer a nuestros hijos tentempiés saludables para que puedan superar los días de colegio es importante, no sólo para prevenir algunas enfermedades que pueden aparecer de forma más inmediata, sino también para aquellas que pueden aparecer en la edad adulta y que se gestarán durante los primeros años de vida. Además, crearemos un hábito alimentario en el niño que muy probablemente se mantendrá a lo largo de los años.

Vuelta al cole. Ideas para un tentempié saludable para el cole

Los tentempiés juegan un papel cada vez más importante en la dieta de los niños. Desde los años 70 hasta la actualidad el número de calorías que los niños consumen en este tipo de productos ha aumentado aproximadamente en 140 calorías por día, lo que supone un exceso de calorías que no ha sido compensado con un aumento de actividad física. Al contrario, la gran mayoría son cada vez más sedentarios, aumentando como consecuencia el porcentaje de obesidad infantil de la población actual.

A continuación, algunos ejemplos de tentempiés saludables para el colegio:

  • La fruta es dulce por naturaleza. Podéis presentar la fruta entera, rebanada, cortada por la mitad, en cubos o en gajos. Una alternativa son las frutas en conserva, congeladas, secas, etc., que con frecuencia necesitan poca preparación. Manzanas, albaricoques, plátanos, arándanos, cerezas, uvas, kiwis, mandarinas, nectarinas, peras, piña, ciruelas frambuesas, sandía…y así un largo etc.,
  • Los cereales y sus derivados son un tentempié perfecto para media mañana. Aunque la mayoría de niños ya consume este tipo de productos, tenemos que poner especial atención en su presentación. Muchos de ellos están basados en derivados que contienen una alta concentración de azúcares simples y grasas. Trata de ofrecer a tus hijos productos integrales, con un bajo contenido en grasa y azúcares simples y un alto contenido en fibra, vitaminas y minerales.
  • Los productos lácteos son una excelente fuente de calcio, que pueden ayudar a fortalecer los huesos. Sin embargo, también son ricos en grasas saturadas, con el consiguiente aporte de energía, que fuera de control puede derivar en sobrepeso u obesidad. Para proteger los huesos y el corazón de nuestros niños nos aseguraremos de que todos los productos lácteos que consumen los niños son semi-desnatados.
  • Dado que los frutos secos son ricos en calorías, los podemos utilizar como complemento a un tentempié basado en fruta, utilizando un puñado de cacahuetes, pistachos, almendras, anacardos, etc., Son una fuente de vitaminas y minerales que ayudarán a nuestros niños a terminar el día con energía.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr the_moment

Iniciar el día con un buen desayuno es la mejor forma de encarar con garantías todos los retos a los que debemos enfrentarnos cada día y superarlos con energía y determinación. En el caso de los niños, esta primera comida es el combustible para que puedan aprender, asimilar toda la información y disfrutar de cada día de colegio.

Vuelta al cole ¿Qué debe contener un desayuno que aporte la energía que necesitan los niños para afrontar la jornada de colegio?

Para los pequeños es especialmente importante que el desayuno contenga tanto la cantidad suficiente de energía, alrededor del 20-25% de la que consumirán durante el día, como la variedad suficiente de alimentos que les aporten los nutrientes necesarios para que su desarrollo físico e intelectual se realice con todas las garantías. Las personas que desayunan a diario mantienen mejor su peso corporal dentro de unos límites saludables que aquellas que no lo hacen.

Los lácteos son una parte imprescindible de un desayuno equilibrado, tanto en niños como en adultos, constituyendo una fuente sana y equilibrada de energía y de calcio para fortalecer los huesos de nuestros hijos. Podemos darles leche de vaca acompañada de cacao o utilizar derivados lácteos como yogur, queso fresco, mantequilla, etc.

Los derivados farináceos son el segundo actor de un desayuno completo. A diferencia de los lácteos, los productos como el pan tostado, los cereales o las galletas son una fuente muy importante de vitaminas y minerales, además de aportar la energía suficiente en forma de hidratos de carbono para que nuestros hijos rindan al 100% desde el primer minuto de clase.

Pero no todos los productos farináceos son iguales. De forma ocasional los niños podrán consumir alimentos como magdalenas y croissants que aportan una gran cantidad de energía en forma de grasas saturadas y azúcares simples, sobre todo si son productos que se engloban dentro del término “bollería industrial”.

La fruta es el tercer elemento que nos permite crear un desayuno equilibrado y es imprescindible para que éste sea completo. Es recomendable el consumo de piezas enteras para poder obtener el máximo beneficio, tanto de vitaminas y minerales como de contenido en fibra. El problema que surge cuando preparamos un zumo, es que necesitaremos varias piezas de fruta, por lo que aumentamos mucho el consumo de azúcares, y además, eliminamos la fibra, cuyos beneficios están claramente contrastados.

Lácteo, cereal y fruta, las tres piezas fundamentales que deben formar parte de todo desayuno, tanto para niños como para adultos.

Imagen: Galería Flickr meglet127

El estreñimiento es un síntoma producido por la disminución en la frecuencia de los movimientos intestinales, por lo general, debido a una menor cantidad de agua en las heces. En algunos casos puede ser causado por algunos medicamentos. En el artículo de hoy vamos a ver algunos consejos caseros y naturales que nos permitirán poner remedio al estreñimiento en pocos días.

Remedios naturales para el estreñimiento

  • Bebe agua. Si estas estreñido durante varios días, bebe unos diez vasos de agua diarios. El agua aumentará el volumen de las heces, favoreciendo el peristaltismo intestinal. Si somos capaces de tolerar el agua templada o caliente, los efectos los notaremos con más rapidez. No es recomendable sustituir el agua por zumos refrescantes o bebidas carbonatadas, además de que no producirán los mismo efectos, el aporte de azúcar es muy alto, y pueden hacer que el estreñimiento se acentúe.
  • Come alimentos ricos en fibra. Frutas, verduras y otros alimentos ricos en fibra pueden mejorar el transito intestinal. Trata de ingerir entre 25 y 30 gramos de fibra cada día. La fibra dietética tiene la capacidad de retener agua, como consecuencia, aumenta el volumen de las heces que provoca una distensión  de las paredes del intestino que favorece el desplazamiento de estas para su posterior expulsión. Algunos alimentos ricos en fibra son: frambuesas, peras y manzanas, pasta integral, cebada, salvado, lentejas, alcachofas, guisantes, etc.
  • El café puede ayudar. Muchas personas toman un café como solución rápida para el estreñimiento, y en cierto modo ayuda, la cafeína estimula la contracción de los músculos del sistema digestivo, pero por otro lado es un diurético que puede disminuir, como lo hace el alcohol o el té, el volumen de las heces, por lo que volveríamos al punto de partida. Como solución puntual sí, pero no como tratamiento.
  • Sorbitol. Es un azúcar que estimula el paso de las heces a través del colon y por tanto reduce la posibilidad de estreñimiento. Si no te gusta la textura de  las ciruelas pasas, puedes consumir zumo de ciruela como alternativa aceptable. Ten en cuenta que las ciruelas pasas tienen alrededor de 14,7 gramos de sorbitol mientras que el zumo de ciruela contiene alrededor de 6,1 gramos de sorbitol.
  • Realiza ejercicio físico. El ejercicio físico diario favorece el avance de las heces a través del intestino. Realiza al menos 30 minutos de ejercicio físico al día para mejorar y prevenir el estreñimiento.
  • Cuida la postura en el baño. Una posición natural facilita la excreción. Levanta los pies utilizando un taburete para niños y eleva las rodillas cuanto te sientes en el inodoro, esta postura facilitará la evacuación.

Imagen: Galería Flickr Ralph Daily 

Sandía (Citrullus vulgaris) y melón (Cucumis melo) son las dos frutas más características del verano. Ambas pertenecen a la familia Cucurbitaceae, una gran rama de plantas comestibles, que incluye otros alimentos como la calabaza, el calabacín y los pepinos.

Propiedades de las frutas estrellas del verano, la sandía y el melón

El origen de la sandía lo encontramos en África donde son muy apreciadas y utilizadas como fuente de líquido en épocas de sequía, cuando la disponibilidad de agua es baja. Podemos encontrar tanto sandías con pepitas como sin pepitas.

Tanto la sandías como los melones son muy ricos en Vitamina A en forma de carotenos. La sandía supera al melón en este punto. El caroteno más importante de esta fruta es el licopeno, que es la sustancia que le da el color rojo o rosáceo tan característico. Además de la vitamina A, las sandías tienen cantidades importantes de vitaminas del grupo B, entre ellas la piridoxina, una sustancia que interviene en la utilización metabólica de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas por parte de las células.

Tampoco debemos olvidar la gran cantidad de minerales que contienen las sandías, especialmente manganeso, necesario para la formación de los huesos, el sistema nervioso y para construir y fortalecer las proteínas. Se cree que la falta de este mineral conduce a la apatía por el sexo y, de hecho, por esto se considera que la sandía es un alimento afrodisiaco.

Por su parte, el melón es rico en potasio, fósforo, magnesio y calcio, además de contener cantidades menores de sodio, hierro, zinc, selenio, manganeso y cobre, tienen una gran cantidad de vitamina A, vitamina C, vitamina E y vitaminas del grupo B.

Además de su gran cantidad de vitaminas y minerales, los melones poseen un importante número de nutrientes que ayuda a prevenir la aparición de algunas enfermedades. Los melones contienen adenosina, que ayuda a prevenir la formación de coágulos de sangre, por lo que son muy adecuados para el tratamiento de enfermedades causadas por la mala circulación de la sangre. Las semillas crudas del melón pueden ayudar a eliminar las lombrices intestinales. Las propiedades diuréticas son muy interesantes en enfermedades en las que interesantes necesario deshacerse de un exceso de líquidos corporales, tales como el reumatismo o la gota. El contenido en celulosa mejora el tránsito intestinal y evita la aparición o el agravamiento del estreñimiento. Asimismo,las propiedades depurativas previenen de la aparición de manchas en la piel.

Imagen: Galería Flickr cvertel