Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

La práctica de la actividad física y del deporte en edades tempranas es de gran importancia para el buen desarrollo del niño. La educación física y el deporte desarrollan capacidades como la percepción espacial, la percepción espacio-temporal, la coordinación ojo-muscular. Es muy importante que como padres estimulemos a nuestros hijos incluso desde que nacen para ir desarrollando sus habilidades.

¿Qué es el Swimtrainer? Ventajas y desventajas de su uso

Los niños que se mantienen activos tendrán:

  • Músculos y huesos más fuertes
  • Un cuerpo más delgado, ya que el ejercicio ayuda a controlar la grasa en el cuerpo
  • Menos probabilidades de tener sobrepeso
  • Menor riesgo de tener diabetes tipo 2
  • Presión arterial y niveles de colesterol en sangre probablemente más bajos
  • Una mejor actitud ante la vida
  • Mayor desarrollo del cerebro.
  • Mejor coordinación

A medida que los niños pasan más tiempo viendo la televisión, le dedican menos tiempo a correr y jugar. Los padres deben limitarles el tiempo frente a la televisión, los videojuegos y el ordenador, y deben poner un buen ejemplo siendo activos también. Hacer ejercicio juntos puede ser divertido para todos. Los deportes de competencia pueden ayudar a que los niños tengan una buena condición física. Caminar o ir en bicicleta, bailar, jugar a los bolos y practicar yoga son otras formas de ejercicio para los niños. Combinar la actividad física regular con una dieta saludable es fundamental para lograr un estilo de vida saludable. No debemos pensar que el ejercicio es solo para los niños más mayores. El ejercicio es necesario desde el principio  pero como  tienen una atención reducida, esto condiciona el que puedan realizar cualquier actividad en forma prolongada y repetitiva, de manera que hay que hacer ejercicios cortos  si no pronto se aburrirán y llevarán su atención hacia otra situación u objeto.

Después de tanto tiempo de vacaciones, padres e hijos necesitan un tiempo para adaptarse a la nueva rutina que se acerca: horarios, obligaciones…

La vuelta al cole

Aquí os dejamos unos consejos para afrontar la vuelta al cole de la mejor manera, tanto para padres, como para niñ@s:

  •  La motivación, lo más importante: es recomendable hacerlo durante todo el verano, no solo cuando se acerca la temida vuelta. Hay que hablarles de manera optimista y entusiasta sobre los nuevos profesores, las nuevas asignaturas… para que el niño comience el colegio con muchas ganas.
  • Comenzar con las rutinas de sueño y comidas unas semanas antes del comienzo de las clases: Durante los meses de verano, los niños se acuestan más tarde, cambian su horario de comidas… lo cual es normal. Por eso es importante que dos o tres semanas antes del comienzo del curso el niño se vaya acostumbrando a madrugar sobre todo para que el primer día de clase no sea un suplicio para ellos.
  • Recordemos: Si bien es cierto que el repaso deberían haberlo hecho durante el verano, recomendamos empezar con una pequeña rutina de ejercicios para que hagan memoria y no lleguen al colegio con todo olvidado. Existen aplicaciones móviles que pueden hacer de esta actividad algo divertido. Una de ellas es Agnitu
    s,
    ideal para iniciarlos en las matemáticas porque las lecciones de Pitágoras están tan escondidas detrás de los dibujitos que aprenden sin darse cuenta. O My Big World, totalmente visual, con montones de videos, puzles y juegos de geografía y cultura mundial para satisfacer su curiosidad más internacional.
  • Preparar el material antes de empezar: Haz que vayan a recoger los libros contigo, que te ayuden a forrarlos, a ponerles el nombre… A ellos les encanta llegar con todo preparado el primer día de clase.
  • No dejar de hacer lo que les gusta por ir al colegio: ¿Por qué si iban al parque todos los días van a dejar de hacerlo de un día para otro? Es importante que no dejen de hacer lo que les gusta de repente. Si el tiempo acompaña y como seguro que no tienen deberes hasta más adelante, hay que inte
    ntar que lo sigan haciendo al menos 2 veces por semana para que el cambio no sea tan brusco.
  • Elegir juntos las actividades extraescolares: Debe ser el niño el que diga qué prefiere hacer. No podemos imponerles lo que nosotros creamos mejor porque serán ellos los que pasen 3 horas a la semana en la clase. Podemos aconsejarles, pero que ellos decidan que prefieren hacer.

 

Acompañarles en el primer día también es importante para que se sientan apoyados.

Estos son algunos de los consejos que os damos para hacer la vuelta al cole más amena. Sin embargo, son los padres los que saben cómo afronta su hijo estos días y los que deben animarle y apoyarle más que nunca para que la vuelta al cole se convierta en algo divertido.

 

Vitaminas, minerales, fibra y, sobre todo, mucha agua. La ensalada de frutas posee numerosas propiedades beneficiosas para el organismo, pero, además, es ideal para satisfacer las necesidades de hidratación del organismo que surgen en verano. Además, el proceso de su elaboración puede ser una excusa para pasar un agradable rato en familia durante las vacaciones.

Cocinar con niños: macedonia

En pleno verano, con el termómetro disparado, el organismo tiene unas necesidades nutricionales especiales, sobre todo en lo que se refiere a la hidratación. Estas condiciones climatológicas, en ocasiones realmente hostiles para el cuerpo humano, suponen un incremento de la demanda de líquidos. Obviamente, la fuente principal para la ingesta de éstos es el agua (recordemos entre dos litros y dos litros y medio al día, incluso aunque no se tenga sensación de sed), pero la hidratación no sólo se obtiene del llamado líquido elemento, ya que existe una vía alternativa para su consumo. Esta fuente secundaria se halla en los alimentos, que pueden aportar una porción considerable de los dos litros o dos litros y medio citados, que, dependiendo del tamaño del recipiente, pueden suponer entre seis y ocho vasos de agua por jornada.

En este sentido, la fruta es una de las referencias principales junto a las hortalizas frescas, los vegetales, las legumbres y el pescado azul. Por ello, desde aquí recomendamos todo un clásico: la macedonia. Las ventajas del consumo de frutas son muchas y conocidas, sin embargo, conviene recordarlas someramente. Las principales son las siguientes:

  • Contienen vitamina C y B, provitamina A, nutrientes de acción antioxidante y betacaroteno.
  • Son ricas en minerales, en especial el potasio, imprescindible para el sistema nervioso. Contienen también magnesio, que ayuda a mejorar el funcionamiento intestinal.
  • Tienen abundancia de fibra, especialmente en la piel o la cáscara.
  • Poseen propiedades y beneficios antioxidantes, que ayudan a retrasar el deterioro de los tejidos orgánicos y previenen la aparición del cáncer a la vez que retrasan el envejecimiento.
  • Como ya se ha indicado, y en este caso es lo que más nos interesa, tienen un elevado contenido en agua, lo que les confiere un alto valor y poder depurativo.

Teniendo en cuentas estas propiedades, pasemos a una serie de pautas sencillas para elaborar el postre más socorrido del verano, ya que la combinación de frutas es prácticamente ilimitada y dependerá del gusto de cada cual.

En primer lugar, habrá que cortar la fruta en trozos de un tamaño aproximado. Si hay fruta con pepitas o huesos, se retirarán antes de añadir la fruta al bol. Después, añadir zumo de un limón, que ayudará a que la fruta no se oxide, potenciará el sabor de la fruta y evitará la pérdida de vitaminas. Si no contamos zumo de limón, las frutas más ácidas (kiwis, piña, naranjas, etc.) deberán colocarse al final.

Para hacer una macedonia más atractiva para los niños, podemos cortar la fruta ayudándonos de cortadores de galletas, así les podremos dar forma de animales, de corazón o siluetas geométricas. La fruta también puede servirse pinchada en brochetas de madera.

Por otra parte, si se pretende una macedonia muy dulce, bastará con poner azúcar encima de la fruta cortada y dejarla macerar a temperatura ambiente. Otra opción es añadir lácteos a la macedonia: nata líquida con un chorrito de vainilla, leche de coco o yogur líquido. Asimismo, para realzar el sabor de las macedonias pueden añadirse hierbas aromáticas. Menta y albahaca, por ejemplo, son dos hierbas que complementan perfectamente el sabor frutal y le dan un toque exótico a la macedonia. También podrá agregarse helado o queso light batido si se desea una ensalada de frutas sin azúcar.

Finalmente, también hay que subrayar que, más allá de las ventajas nutritivas y de la capacidad para hidratar de la ensalada de frutas, el proceso de elaboración de la misma puede ser una buena excusa para pasar un rato con los críos, en familia, y que hagan sus pinitos, aunque elementales en el mundo de la cocina.

¡Buen provecho!

Imagen de Flickr por juantiagues

Existen casos excepcionales en los que, por un déficit en el intestino, un lactante puede ser intolerante a la lactosa; así como pueden darse reacciones adversas ante los alérgenos ingeridos por la madre a través de la alimentación. Hay soluciones o alternativas para ambos problemas

Puede ser un bebé, alérgico a la leche materna

La lactancia materna es la forma más natural de alimentar a un bebé, puesto que no solamente cubre las necesidades nutricionales para el desarrollo del lactante y aporta defensas en forma de anticuerpos ante las infecciones, sino que, además, desde el punto de vista emocional, refuerza el vínculo entre la madre y el hijo. Desde el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría apuntan que “la superioridad de la leche materna sobre cualquier otro alimento (leche de fórmula artificial) en términos de nutrición y desarrollo del bebé durante los primeros meses de vida ha quedado bien demostrada en numerosos estudios científicos, que señalan un mayor riesgo de padecer numerosos problemas de salud en los niños no alimentados con leche materna”.

Partiendo de esa base, pueden surgir varios interrogantes. ¿Puede un bebé ser alérgico a la leche materna?, es uno de ellos. Aunque poco común, algunos padres se han llegado a plantear esta cuestión. De entrada, podría parecer una situación contradictoria, ya que siendo la lecha materna el alimento más natural y completo para el bebé, ¿cómo puede ser perjudicial para éste? A pesar de ser remota, existe la posibilidad. Bien es cierto que se debe matizar la respuesta, ya que los críos no pueden ser alérgicos a la leche materna de manera exclusiva sino que su rechazo se presenta ante de uno de los elementos presentes en todos los tipos de leche, no sólo en la materna. Éste es la lactosa, un azúcar que contiene la leche y que está formado por glucosa y galactosa. Es decir, que la reacción alérgica se presentaría ante la leche materna, sí, pero también frente a otras variedades. Cabe puntualizar que la intolerancia a la lactosa se debe al déficit de producción de la enzima lactasa por parte del intestino, aunque su ausencia en los primeros meses de vida, resulta absolutamente infrecuente.

“La leche materna primera, o sea la que sale cuando se inicia la toma, es rica en lactosa. Pero, conforme van pasando los minutos disminuye para dejar que suba el contenido de grasa (leche última). Puede ocurrir, sin embargo, que por mala técnica (tomas muy cortas, cambio frecuente de pecho cada diez minutos, mala posición etc.) el niño no logre extraer la leche última. En estos casos, se produce una intolerancia relativa a la lactosa con todos los síntomas (retortijones, llanto, cacas explosivas y abundantes, entre otros). Es frecuente, además, que la madre tenga mucha producción de leche. Para corregir el problema se debe tratar la causa (tomas de un sólo pecho cada vez, extraer la leche primera, corregir la posición etc.), explican desde el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría.

Otra posibilidad es que el bebé se vuelva alérgico con el tiempo a la leche materna. Sin embargo, vuelve a darse una situación similar que en el supuesto anterior, pues el rechazo del lactante vuelve a darse frente a un elemento aislado y no respecto al conjunto de la leche materna. En este caso, además, los ‘enemigos’ -los alérgenos, que tienen la capacidad de sensibilizar al organismo para que aparezcan reacciones alérgicas- son más fáciles de apartar, ya que aparecen en el organismo de la madre por medio de la dieta. Con lo que, bastará con que la madre los separe de su alimentación.

Finalmente, cabe recordar que tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) como el Comité de  Lactancia de la Asociación Española de Pediatría recomiendan la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros seis meses de vida del niño y continuar con el amamantamiento junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los dos años o más, mientras madre e hijo lo deseen.

Para más información visitar la web: http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna

Aunque hay que tener en cuenta el estado médico, los antecedentes obstétricos, la edad, la condición física y el tiempo de embarazo, las mujeres que estén esperando un hijo pueden seguir acudiendo al gimnasio tomando algunas precauciones y dando preferencia a los ejercicios aeróbicos

Pregnant Woman Exercising

¿Puedo hacer deporte estando embarazada?, se preguntan muchas mujeres. A pesar de que hay que considerar las circunstancias de cada una, de entrada, la respuesta es sí. De hecho, es recomendable. A partir de ahí, ¿es aconsejable ir al gimnasio? Aunque con matices, la contestación también es positiva.

Lo primero, como es lógico, es considerar el estado médico general de la mujer en cuestión, sus antecedentes obstétricos, la edad en la que se encuentra, la condición física con la que cuenta y, muy especialmente, el tiempo de embarazo. Así, por ejemplo, cuando el periodo de gestación se encuentra muy avanzado no resulta aconsejable hacer ejercicios físicos de una cierta violencia. Puro sentido común.

No obstante, si todas las cuestiones planteadas anteriormente se hallan en una escala normal y el embarazo marcha sin irregularidades y no se encuentra en el último periodo, pueden hacerse diversos ejercicios, especialmente las mujeres que ya los practicaban con anterioridad al embarazo. Caminar, trotar, correr, andar, aeróbic, en bici o nadar son prácticas deportivas permitidas e, incluso, recomendables. Siempre con moderación, por supuesto. Es decir, todo aquel ejercicio que se encuadra en el ámbito aeróbico.

En cuanto a las mujeres que deseen levantar pesos o efectuar otros ejercicios anaeróbicos, también pueden hacerlo siempre que estén en las condiciones de normalidad que se citaban en el párrafo anterior. Eso sí, está contraindicado por los especialistas que estas tablas de movimientos se lleven a cabo de pie. Lo ideal es reducir esta actividad a los miembros superiores y, a ser posible, con poca carga.

Respecto a otras prácticas, se deben evitar los ejercicios que impliquen saltos, torsiones, volteretas o piruetas; los deportes de contacto, por la posibilidad de traumas; o la participación en competiciones.

Además, aportamos una serie de recomendaciones genéricas para una mujer que quiera acudir al gimnasio:

  1. Es muy importante realizar un calentamiento correcto, que afecte a todo el cuerpo y que dure unos diez minutos.

  2. El entrenamiento no debe exceder los treinta minutos y se recomienda que tampoco sobrepase las tres veces a la semana

  3. El nivel de actividad puede mantenerse durante el segundo trimestre, pero se debe adoptar una disminución a partir de la semana 30 a 32.

  4. La frecuencia cardíaca en reposo se incrementa durante el embarazo, mientras que la máxima se disminuye durante la fase tardía de éste. Mediante una escala de percepción subjetiva se recomienda no sobrepasar el límite de seguridad del 70% de la frecuencia cardíaca máxima que marcan los expertos y, en lo posible, nunca superar los 140 latidos por minuto.

  5. La intensidad de la práctica debe acabar en una progresión de más a menos.

  6. Se debe avisar al médico si presenta cualquier anormalidad como dolor, dificultad respiratoria, mareo, dolor de cabeza o náuseas.

 

Y vosotras ¿hacéis ejercicio durante el embarazo?

 

Las fiestas de Navidad están a la vuelta de la esquina y, aunque quizá la tradición de cantar villancicos está algo más abandonada que en otros países, es una alternativa para pasar un rato agradable con la familia y los amigos

Villancicos para cantar con los niños estas Navidades

Con las fiestas de Navidad ya en el horizonte, las tradiciones, tanto de carácter religioso como de índole popular, vuelven un año más a flotar en el ambiente. Una de ellas es la costumbre de cantar villancicos. Si bien quizá hoy no está tan extendida en España como en otras épocas o en otros lugares del mundo, muchas personas siguen manteniéndola como forma de unión con la familia y los amigos, además de expresión religiosa. La mayoría de ellos tienen, asimismo, letras con contenidos sencillos para los niños, con lo que también puede ser una opción para realizar una actividad distinta con ellos durante las fiestas.

Aunque los hay para todos los gustos, a continuación proponemos una lista de villancicos clásicos cuyas letras y estribillos suenan a la mayoría. Si bien es posible que no estén todos los que son, con toda seguridad sí son todos los que están. Cualquiera de las letras de estos villancicos puede hallarse en Internet con suma facilidad. También pueden encontrarse vídeos con o sin subtítulos que ayuden a su interpretación.

  1. La Marimorena.

  2. Arre borriquito

  3. Los peces en el río.

  4. Ay del chiquirritín.

  5. Campana sobre campana.

  6. Noche de paz.

  7. Pastores venid.

  8. Cascabel.

  9. Dime niño de quien eres.

  10. El tamborilero.

  11. Blanca Navidad.

  12. El niño del tambor.

  13. Feliz Navidad.

Por otra parte, muchos padres optan por cantar villancicos en inglés con sus hijos a fin de que mejoren su conocimiento de este idioma y se familiaricen con las canciones típicas de Navidad de distintas culturas. Lo mismo puede aplicarse al francés, al portugués, al euskera, al catalán, etc.

Finalmente, para aquellos que necesiten que les den el tono, incluimos varios vídeos recopilatorios con los villancicos más clásicos, que la mayoría de las personas conoce o que, en caso contrario, podrán aprender con facilidad dado lo sencillo de sus letras y lo pegadizo de sus melodías.

http://www.youtube.com/watch?v=rXlR3U4CcRM

http://www.youtube.com/watch?v=8BQCUragrjs&list=PL77B260B0F92F87DE

 

Y por supuesto, recordar otras tradiciones familiares navideñas muy recomendables como decorar la casa en familia o elaborar juntos los dulces navideños. ¿Cuál es vuestra preferida?

 

Ofrecemos una guía paso a paso para elaborar este dulce típico y distintas variaciones que aportan originalidad. El proceso de elaboración del mazapán puede ser una buena excusa para pasar un rato con los niños y que hagan sus pinitos en el mundo de la repostería.

mazapan-nectar

Como en tantos otros ámbitos de la vida, aunque especialmente en lo que se refiere a la cocina, “cada maestrillo tiene su librillo”, con lo que las opciones planteadas en las próximas líneas representan una posibilidad tan válida como lo puedan ser muchas otras. Aunque en esencia la composición del mazapán es siempre la misma o muy parecida, existen diferentes tradiciones y posibilidadesde prepararlo. En cualquier caso, dada la cercanía de las fiestas, la elaboración de estos dulces típicos de Navidad puede ser una excusa para compartir un rato con los niños y que se familiaricen con el mundo de la repostería, además de crear una tradición navideña familiar a mantener en el futuro.

Tomando como referencia, por ejemplo, un número de cuatro comensales, se necesitan los siguientes ingredientes: 400 gramos de almendras molidas, otros 400 gramos de azúcar glasé, tres cucharadas de agua y dos claras de huevo. A ellos se les puede añadir para dar un toque de sabor, la ralladura de medio limón y también canela molida, aunque estos últimos componentes son opcionales.

En cuanto a la elaboración, en primer lugar habrá colocar el azúcar, las almendras y las tres cucharadas de agua en un bol. A continuación, quizá una de las partes más divertidas para los pequeños, toca amasar la mezcla durante varios minutos hasta lograr una masa uniforme. Ésta masa se dejará reposar durante un par de horas en lugar fresco. Después habrá que formar las figuritas y situarlas en una placa de horno. En un cuenco aparte, que también debe ser hondo, se depositan las claras de huevo y con una batidora de varillas se monta la clara a punto de nieve. Posteriormente, se pintan las figuras con esta clara. Para ello, puede utilizarse un pincel. Concluida la decoración, se introduce la placa en el horno durante una par de minutos a 200 grados de temperatura hasta que la superficie del mazapán quede dorada. Finalmente, se sacan del horno y se deja que las figuras se enfríen.

A partir de esta sencilla receta se pueden hacer diferentes variaciones dándole distinto formato a la masa de mazapán y adaptando el tiempo de horneado, dependiendo siempre del tamaño de la pieza. Así, por ejemplo, se pueden elaborar mazapanes empiñonados, que llevan la pasta recubierta con piñones; las delicias (con yema confitada); pasteles de yema (relleno de yema confitada) o las conocidas como anguilas. Éstas son mazapán modelado en forma de anguila, pero con relleno de fruta, batata, yema y cabello de ángel, y decoradas con frutas confitadas y clara de huevo.

En último lugar, respecto a la composición de este dulce típico de Navidad, cabe recordar que 50 gramos de mazapán contienen unas 250 calorías, y una figurita, dependiendo del tamaño naturalmente, unos 150. Estos dulces aportan también grasas (un tercio de su composición total), pero al ser de origen vegetal (las almendras) no implican riesgo para el colesterol. El resto del mazapán se compone de hidratos de carbono (azúcar) y proteínas procedentes de las citadas almendras.

Un alimento muy navideño pero no apto para quienes estén a dieta hasta las fiestas.

 

Fomentan la creatividad, son más educativos, estimulantes y seguros; y hasta respetuosos con el medio ambiente. Pero, además, están otra vez de moda. Vuelven los juguetes tradicionales de madera con todo su detallismo… y han venido para quedarse

Los juguetes tradicionales de madera están de moda, vuelve lo retro

¿Quién dijo que los niños sólo se entretienen con videojuegos? ¿Quién aseguró que los juguetes deben ser complejos para entretener a los pequeños? Si alguien se pronunció alguna vez en ese sentido, estaba equivocado. Así lo demuestra la realidad, ya que los juguetes de madera vuelven a estar de moda. Sin embargo, más allá de corrientes más o menos transitorias y del encanto retro que tienen los juguetes elaborados con este elemento natural, las ventajas de los juguetes tradicionales de madera respecto a los electrónicos o a los creados en otros materiales, como por ejemplo el plástico, son evidentes.

De entrada, los juguetes de madera, precisamente por estar elaborados con ese material, despiertan otros sentidos del niño además de la vista: el olfato (la mayoría de los juguetes apenas desprenden olor) y el tacto (la porosidad de la madera). De alguna manera, según apunta un estudio de la Universidad de British Columbia, el contacto de la madera acerca al ser humano a la naturaleza, aunque sea de forma inconsciente. Así, tocar los juguetes de madera puede resultar muy beneficioso para aquellos niños que viven en grandes núcleos urbanos, lejos de bosques, montañas y valles. De hecho, se ha relacionado el tacto de la madera con la reducción de los niveles de estrés. Quizá por ello la fidelidad de un niño a un juguete de madera suele durar más que la que demuestra en relación al resto.

Asimismo, dependiendo del sentido, tamaño y forma del juego de madera también se pueden lograr beneficios para resolver problemas, para las habilidades motoras o espaciales (los puzles, por ejemplo). También hay juegos que fomentan la conciencia imaginativa, que impulsan la coordinación entre la mano y el ojo, así como el reconocimiento de formas. Entre ellos, los de construcción o de montaje.

Así mismo, hay que tener en cuenta la calidez y la humanidad que despierta un juguete tradicional de madera frente a uno de plástico o a otro que implique simplemente contemplar una pantalla.

De la misma manera, la simplicidad del diseño de estos juguetes es crucial, ya que, en contra de lo que pueda parecer, según indican los expertos, cuanto más simples los juegues, más estimulan la creatividad natural del niño. ¿Cómo si no puede seguir teniendo éxito algo tan básico como una peonza?

Quizá por su elaboración artesanal, los juguetes de madera están repletos de detalles y suelen tener un acabado que distingue cada unidad de otra aunque pertenezcan al mismo modelo. Es más fácil que un niño lo sienta como suyo, como único, si percibe los matices que lo hacen distinto de todos los demás.

Además, los juguetes de madera tienen varias ventajas prácticas que tampoco debemos denostar: presentan menos riesgos de lesión que los de plástico y, al estar formados por un elemento muy resistente, las bacterias no pueden reproducirse con tanta facilidad; pero también están construidos con un material natural y renovable, con lo que son más respetuosos con el medio ambiente.

Por todas estas razones, marcas como IKEA, Janod o Momoll, por citar algunos ejemplos, llevan tiempo comercializando juguetes tradicionales de madera. Pizarras, muebles, fichas, puzles, letras y números, construcciones de todo tipo y hasta scalextrics o vías de tren. Todo vale, mientras sea en madera y se adapte a la edad del niño.

Debe de ser cierto que todo vuelve: el vinilo, la minifalda… y los juguetes de madera. O quizá, simplemente, es que nunca se fueron.

 

Con las fiestas ya cerca toca plantearse con qué decoración vamos a adornar la casa este año. A continuación proponemos tres posibilidades que, además, de económicas pueden ser divertidas para ser elaboradas con niños: una corona de corchos, un centro mesa con pinzas y un muñeco de nieve con bolas de poliexpan

Manualidades. Decoración de Navidad con ayuda de los peques

Dicen que la Navidad es una época para pasar en familia siempre que sea posible. Aseguran también que son los niños las que más disfrutan de esa fiesta. Así que, si nos atenemos a la sabiduría popular, ¿qué mejor forma de decorar la casa con adornos navideños que contando con la ayuda de los pequeños? Gracias a esa excusa tendremos la oportunidad de pasar un buen rato con ellos. Si, al mismo tiempo, se puede estimular su creatividad y su capacidad para ejecutar trabajos manuales, pues mejor aún.

Además, en una época como la actual, tampoco se debe denostar el pequeño ahorro que puede conllevar elaborar estos adornos en casa en vez de comprarlos. Aunque hay muchas posibilidades, proponemos tres ejemplos que son sencillos y baratos de crear, en los que pueden participar los niños casi de cualquier edad y cuyos elementos podemos tener en casa, a mano, o, cuanto menos, que se pueden conseguir sin esfuerzo.

  1. Corona de corchos. Para este primer ejemplo necesitaremos corchos, pegamento líquido o cola, un puñado de alfileres, un poco de cinta y unas tijeras por si hubiera que hacer algún retoque. También puede ser práctico un molde de cartón o de otro material que tenga forma circular para que nos sirva de referencia, pero no estrictamente necesario. Hay que ir uniendo los corchos con el pegamento intentando dejar los menos huecos posibles y así ayudar a formar una estructura de una cierta solidez. En las partes que veamos más endebles habrá que clavar los alfileres para dar consistencia. Éstos se pueden retirar al concluir la corona o no, dependiendo de la fiabilidad de la estructura. A continuación habrá que dejar que seque el pegamento y, después, se añadirá la cinta, bien en forma de lazo a un lado, bien en tiras. Al gusto, en definitiva. Existe también la opción de añadir pequeñas figuras o adornos diversos intercalándolas entre los corchos. Finalmente, no queda más que colgarla en una pared o en una puerta, o situarla en el centro de una mesa, una cómoda o sobre cualquier otro mueble similar. Elaborar la corona no es difícil, pero sí requiere una cierta paciencia pegar los corchos, sobre todo si se hace con niños. Es una actividad positiva para estimular sus capacidades manuales.

  2. Centro mesa con pinzas. En este caso se requerirán pinzas de colgar la ropa, una lata en conservas redonda, vacía, destapada y limpia; y cartulina o papel de una cierta solidez. Este ejemplo es realmente sencillo, ya que no habrá más que situar las pinzas alrededor de la lata dejando el menor espacio entre ellas; después, formar alguna figura del papel -de estrellas o corazones, por ejemplo- y adornar la estructura. También se puede rodear el centro de mesa con la cartulina, tanto por dentro como por fuera. En este último caso habría que fijarla a las pinzas con pegamento o con clips, horquillas, imperdibles o ganchos. Esta cartulina también puede ir decorada con pinturas o dibujos. El toque final puede darse colocando una pequeña planta en el hueco que queda en el medio del centro de mesa.

  3. Muñeco de nieve con bolas de poliexpan. El llamado corcho blanco da mucho juego, ya que se puede cortar, pintar y decorar. Sólo necesitaremos varias bolas de poliexpan de distintos tamaños (se pueden adquirir en tiendas de manualidades o de pinturas), pegamento o cola para fijarlas y la cantidad de adornos que podamos aportar al clásico muñeco: una zanahoria como nariz, botones para los ojos, un rotulador negro o pintura para la boca, un par de ramas o un palo de escoba partido por la mitad para los brazos, un sombrero, una bufanda, unos guantes, etc. El muñeco tendrá tantos detalles como imaginación le echemos a su creación.

 

¿Conoces alguna otra manualidad navideña apta para toda la familia? ¡Compártela con nosotros!

 

Esta cinta adhesiva proveniente de Japón, pero de origen chino en sus inicios, se utiliza en forma de celos decorados para multitud de motivos ornamentales en papelería, sobres, paquetes, adornos, etc.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El washi tape es, al mismo tiempo, muy antiguo y tremendamente nuevo. Lo primero porque sus orígenes se remontan a algún momento indeterminado de la tradición china del que no se tiene fecha, pero sí de su introducción en Japón, entrada que se produjo a principios del siglo VII. La parte novedosa viene dada por el hecho de que, hasta 2006, el washi tape era utilizado exclusivamente por empresas de bricolaje y construcción. Dos años después, tras comprobar que personas ajenas a este sector utilizaban esta cinta adhesiva como adorno, una empresa japonesa pasó a comercializarla como en la actualidad se ha dado a conocer.

El término washi tape está formado por dos palabras, una japonesa y otra inglesa. Washi proviene, a su vez, de la unión de dos conceptos: uno que se relaciona con la armonía, con la paz, y el otro que significa papel. Después washi se una a tape, cinta en inglés. Literalmente, sería algo similar a ‘cinta de papel armonioso’.

Y es que el washi tape no es más que eso: una cinta adhesiva que se puede cortar con la mano para convertirla en celos que llevan toda clase de motivos decorativos. Este producto está fabricado con elementos naturales como plantas, bambú, trigo, cáñamo o arroz, y ahí radica su principal diferencia respecto al papel ordinario: no se utilizan materiales químicos en su proceso de producción. El washi tape cuenta, por una cara, con una superficie pegamentosa y, por la otra, con los más variados estampados. Este lado de la cinta es lo que ha provocado su éxito como elemento para diversas confecciones y manualidades. La posibilidad de poder escribir sobre ella es también una de las razones del auge de su demanda.

Estos dos últimos factores ‘abren la puerta’ para que el uso del washi tape sea casi ilimitado. Es posible decorar botes, latas, bombillas, tarros, vasos, posavasos, tazas, banderines, etiquetas, tarjetas, lápices, bolígrafos, cuadernos, cajas, paquetes, sobres, cajas, regalos, cuadernos, libros, marcos, álbumes de fotos, paredes, suelos, cristaleras, ventanas, teclas de ordenador, etc.

Además, carece de dificultad en su utilización, ya que ni siquiera se necesitan tijeras (aunque se puedan usar, por supuesto) y no hay que seguir ningún patrón, ninguna pauta en su forma, colocación o decoración. Cada diseño es libre, tanto, que prácticamente hay uno por cada usuario de washi tape.

A pesar de su corto recorrido comercial con el uso que se le da en la actualidad, en poco más de cinco años, el washi tape ha saltado sus fronteras originales en Japón, sin apenas esfuerzo, para expandirse por Europa, EEUU y la mayoría de los países occidentales con asombrosa facilidad.

El también llamado ‘celo japonés’ va muy unido a elaboración, fabricación y adorno caseros, así como es muy recomendable para las personas detallistas.

Si usted se siente identificado con este perfil, no lo dude, el washi tape está de moda y ha venido para quedarse.