Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Los excesos navideños suelen pasar factura en la báscula y, en general, en nuestro estado físico. Proponemos a continuación una lista de alimentos saludables que pueden ayudar a ‘limpiar’ el organismo

 

Siguiendo aquella máxima que recomienda que ‘más vale prevenir que curar’, lo ideal es que las comidas y las celebraciones estén marcadas por la moderación. El objetivo es no alterar de golpe nuestro estado físico, sea con sobrepeso y aumento de la grasa corporal -causados por una abultada dieta, el consumo extraordinario de alcohol-, sea con la subida del colesterol y el exceso de carga de trabajo para determinados órganos, como el hígado, los pulmones o el corazón. Es decir, que se debe intentar no llegar a la situación de verse obligado a depurar el organismo tras la Navidad.

 Alimentos para depurar tu cuerpo tras las Navidades

 

        De ser así, de verse en la tesitura de limpiar el cuerpo después de las fiestas, a continuación encontrará una serie de alimentos saludables, pero sobre todo una lista de hábitos para ‘purgase’.

         -Del desorden al orden. Las peligrosas sobras pueden llevarnos a arrastrar durante días o semanas el consumo de platos hipercalóricos o con una elevada concentración en grasas y azúcares, así como la ingesta de bebidas alcohólicas. Así que es mejor repartir las sobras entre la familia y los amigos. También resulta muy aconsejable volver a ingerir las cantidades de comida habituales.

         -Líquidos. Una de las maneras más efectivas de limpiar el cuerpo es tomar líquidos que no lleven alcohol y azúcar. Sobre todo hay que beber agua. Asimismo, son aconsejables los alimentos que contengan agua, como por ejemplo la fruta, la sopa, la verdura, los lácteos desnatados o las infusiones.

         -Alcohol, azúcar y sal, desterrados. Incidiendo en el primer punto, se deben ingerir alimentos bajos en grasas. Las carnes magras pueden ayudar a evitar la sensación de que se come siempre verdura o fruta.

         -Los expertos recomiendan hacer algo de ejercicio, aunque sea de intensidad baja. Este consejo, válido también para el resto del año, es más necesario tras los excesos navideños.

         -No se debe pasar de un día para otro de una dieta excesiva a un régimen brusco de adelgazamiento. Se trata de buscar una rutina que implique una vuelta a la normalidad de forma gradual.

 

Las celebraciones navideñas son, desde la perspectiva nutricional, una de las épocas de mayor riesgo del año, junto con las vacaciones de verano, porque, además, de incrementarse notablemente el consumo de calorías, se suelen tomar también alimentos poco saludables y nada habituales: carnes de elevado contenido graso, salsas, recetas que implican abundancia de ingredientes y una laboriosa elaboración, dulces caseros o industriales, etc.

El hecho de seguir ciertas pautas basadas en la moderación y el sentido común no significa que uno tenga que amargarse las celebraciones sino que, después, no se arrepienta de los excesos cometidos.

Con las fiestas ya cerca toca plantearse con qué decoración vamos a adornar la casa este año. A continuación proponemos tres posibilidades que, además, de económicas pueden ser divertidas para ser elaboradas con niños: una corona de corchos, un centro mesa con pinzas y un muñeco de nieve con bolas de poliexpan

Manualidades. Decoración de Navidad con ayuda de los peques

Dicen que la Navidad es una época para pasar en familia siempre que sea posible. Aseguran también que son los niños las que más disfrutan de esa fiesta. Así que, si nos atenemos a la sabiduría popular, ¿qué mejor forma de decorar la casa con adornos navideños que contando con la ayuda de los pequeños? Gracias a esa excusa tendremos la oportunidad de pasar un buen rato con ellos. Si, al mismo tiempo, se puede estimular su creatividad y su capacidad para ejecutar trabajos manuales, pues mejor aún.

Además, en una época como la actual, tampoco se debe denostar el pequeño ahorro que puede conllevar elaborar estos adornos en casa en vez de comprarlos. Aunque hay muchas posibilidades, proponemos tres ejemplos que son sencillos y baratos de crear, en los que pueden participar los niños casi de cualquier edad y cuyos elementos podemos tener en casa, a mano, o, cuanto menos, que se pueden conseguir sin esfuerzo.

  1. Corona de corchos. Para este primer ejemplo necesitaremos corchos, pegamento líquido o cola, un puñado de alfileres, un poco de cinta y unas tijeras por si hubiera que hacer algún retoque. También puede ser práctico un molde de cartón o de otro material que tenga forma circular para que nos sirva de referencia, pero no estrictamente necesario. Hay que ir uniendo los corchos con el pegamento intentando dejar los menos huecos posibles y así ayudar a formar una estructura de una cierta solidez. En las partes que veamos más endebles habrá que clavar los alfileres para dar consistencia. Éstos se pueden retirar al concluir la corona o no, dependiendo de la fiabilidad de la estructura. A continuación habrá que dejar que seque el pegamento y, después, se añadirá la cinta, bien en forma de lazo a un lado, bien en tiras. Al gusto, en definitiva. Existe también la opción de añadir pequeñas figuras o adornos diversos intercalándolas entre los corchos. Finalmente, no queda más que colgarla en una pared o en una puerta, o situarla en el centro de una mesa, una cómoda o sobre cualquier otro mueble similar. Elaborar la corona no es difícil, pero sí requiere una cierta paciencia pegar los corchos, sobre todo si se hace con niños. Es una actividad positiva para estimular sus capacidades manuales.

  2. Centro mesa con pinzas. En este caso se requerirán pinzas de colgar la ropa, una lata en conservas redonda, vacía, destapada y limpia; y cartulina o papel de una cierta solidez. Este ejemplo es realmente sencillo, ya que no habrá más que situar las pinzas alrededor de la lata dejando el menor espacio entre ellas; después, formar alguna figura del papel -de estrellas o corazones, por ejemplo- y adornar la estructura. También se puede rodear el centro de mesa con la cartulina, tanto por dentro como por fuera. En este último caso habría que fijarla a las pinzas con pegamento o con clips, horquillas, imperdibles o ganchos. Esta cartulina también puede ir decorada con pinturas o dibujos. El toque final puede darse colocando una pequeña planta en el hueco que queda en el medio del centro de mesa.

  3. Muñeco de nieve con bolas de poliexpan. El llamado corcho blanco da mucho juego, ya que se puede cortar, pintar y decorar. Sólo necesitaremos varias bolas de poliexpan de distintos tamaños (se pueden adquirir en tiendas de manualidades o de pinturas), pegamento o cola para fijarlas y la cantidad de adornos que podamos aportar al clásico muñeco: una zanahoria como nariz, botones para los ojos, un rotulador negro o pintura para la boca, un par de ramas o un palo de escoba partido por la mitad para los brazos, un sombrero, una bufanda, unos guantes, etc. El muñeco tendrá tantos detalles como imaginación le echemos a su creación.

 

¿Conoces alguna otra manualidad navideña apta para toda la familia? ¡Compártela con nosotros!

 

Las manualidades en familia siempre son una buena excusa para estrechar las relaciones familiares y existen fechas especialmente propicias para ello, como puedan ser las Navidades que están al caer. Las navidades son sobre todo una época del año en que las manualidades – ya sean realizas por nosotros o compradas – nos invaden felizmente: árboles de navidad, espumillón, figuras de cartón, figuras de mazapán, belenes tradicionales o elaborados con chocolate.

tree-1283772_1920

Quizás una de las manualidades más socorridas en estas navidades pueda ser elaborar un árbol de navidad que se pueden realizar con cartulina de una manera muy fácil y sobre todo lo más importante: en la creación del árbol de Navidad puede colaborar toda la familia. Por otro lado el árbol que construyamos puede ser de lo más sencillo a lo más elaborado.

Para la realización del árbol de Navidad necesitaremos cartulina de distintos tonos de verde, un marcador dorado, un compás, una tijera, una regla una pistola encoladora y cinta dorada. Con todo ello vamos a poder elaborar árboles de navidad de distintos tamaños y decoraciones. Las navidades también son propicias para llenar el lugar de la celebración de dibujos que bien podemos realizarlos nosotros o descargárnoslos de internet para posteriormente imprimirlos en papel adhesivo.

En internet encontraremos todo tipo de dibujos navideños, desde pesebres y el niño Jesús hasta Papá Noel, muñecos de nieve o renos que tiren del trineo de Santa Claus. No tenemos más que ponernos delante del ordenador y buscar ese tipo de estampas navideñas. De ese modo posteriormente podremos colorear las mismas como nosotros decidamos.

Imagen | Flickr(cassie_bedfordgolf)

La Navidad ante todo es un momento para compartir: compartir momentos, compartir emociones, compartir las comidas navideñas y también para hacer regalos. La mejor manera de mostrar el cariño y el afecto que nos une con nuestros seres queridos es hacerles regalos saludables.

Regalos saludables en Navidad para la familia

Ropa deportiva puede ser un excelente regalo para aquellos que han decido ponerse en forma en el nuevo año

Y que mejor regalo saludable que comidas que sean nutritivas y balanceadas. Bien es cierto que las fiestas navideñas son un tiempo en lo que más abunda es las bacanales gastronómicas con muchos alimentos que aunque son muy sabrosos, también son muy calóricos – dependiendo de la zona del mundo donde celebremos la navidad – y muchas veces son la antítesis de la comida balanceada y nutritiva de la que hemos hablado antes.

Ente los regalos saludables nos encontramos con ropa deportiva. Quien no se ha prometido a si mismo que con el año entrante por fin irá todas las semanas al gimnasio para lograr coger forma y bajar el sobre peso. Nada mejor para reforzar esas ideas que un completo set de ropa destinada a hacer deporte.

Del mismo modo que es conveniente mantener el cuerpo sano también es conveniente tener la mente fresca y entrenada para el ejercicio mental. Para ello se puede regalar alguna máquina electrónica que tenga juegos y programas para mantener la mente en forma. Tampoco hay que desechar un buen libro de pasatiempos lleno de sudokus, sopas de letras y demás pasatiempos que además de ayudarnos a pasar el tiempo mantengan nuestra mente en forma.

Fuente | Mundo Salud

Imagen | Sheffield Tiger

La navidad está al llegar y como siempre estas fechas serán pródigas en reuniones con la familia y grandes comilonas. Entre tanta comida casi toda elaborada, no esta demás que en estas fechas pongamos algo de nosotros en las comidas y cenas navideñas, y un buen motivo pueden ser los postres. Ahora es el momento de regalar a nuestros seres queridos unos postres caseros que hayamos elaborado con nuestras propias manos.

Mousse de polvorones

Aquí os informamos de unos postres caseros muy indicados para estas fechas. Podríamos empezar con una mousse de polvorón. Se trata de un postre que se hace muy fácilmente y casi no necesita preparación por lo que puede ser un postre que nos saque de un apuro cuando quedan pocas horas para la celebración familiar y no hemos tenido tiempo de preparar otro postre.

Otro tipo de postre tradicional es el Roscón de Reyes para fecha tan señalada. Su preparación también es ciertamente fácil. El realizar el roscón de una manera artesanal nos va a permitir introducir regalitos en la masa del mismo que serán muy del agrado de todos los miembros de la familia que siempre que comen Roscón de Reyes lo comen con cuidado esperando encontrar algún tipo de regalo.

La tarta de manzana casera también es un gran aliado en estas fechas navideñas. La receta es muy fácil de seguir y el tiempo de elaboración relativamente corto. Se trata de un postre que gusta a toda la familia y además puede presentarse en muchos formatos, desde raciones individuales a tartas de manzana que puedan alimentar a toda la familia extensa.

Imagen | Endulzando los sentidos

Las fiestas navideñas además de ser normalmente fiestas que se encuentran impregnadas de una sensación de despedirnos del año y encarar el que viene, de reuniones entrañables con nuestros familiares y seres queridos también pueden acabar implicando un cierto estrés. Estadísticamente el 20% de los españoles confiesa que las fiestas navideñas, antes que cualquier otra consideración, es una fase del año muy estresante.

Una buena parte del estrés de esas fechas es producto de que las fiestas navideñas nos recuerdan inevitablemente al pasado y lo que se va, un año más de nuestra vida. Otra de las fuentes de estrés es producto que prácticamente las navidades nos obliga a ser felices. Controlar ese estrés es vital para pasar lo mejor posible esas fechas.

Una buena manera de, sino extinguir, por lo menos limitar el estrés de las fiestas navideñas pasa por hacer una buena planificación de esas fechas y evitar que fechas tan señaladas se conviertan en días en los cuales nos dejamos llevar por el consumismo. También es recomendable acercarnos a las reuniones rebosantes de comida con la intención de no excedernos con la misma.

También es importante que cada uno se organice sus propias navidades y que las configure como desee, diciendo no a aquellas partes de las celebraciones en las cuales nos abstenemos de participar o queremos tener una participación limitada. Muchas personas dedican parte de esos días a colaborar con diversas ONG lo cual para muchas personas hace que las celebraciones navideñas adquieran un significado más profundo.

Las navidades son unas fechas en las cuales la cohesión familiar aumenta, no solo dentro de la familia próxima, sino también desde la familia extensa. Además puede ser una ocasión ideal para que toda la familia se involucre en la decoración del domicilio. De este modo, mientras decoramos la casa estamos logrando aumentar los lazos entre la familia: los padres con los hijos, los padres entre sí y los hijos con sus hermanos.

Una de las decoraciones más fáciles que se pueden realizar es la del árbol de Navidad. Por la sencillez de la decoración es una actividad que inclusive se puede llevar a cabo por los niños, aunque estos sean pequeños. Además los niños pequeños se pueden sentir orgullosos de su trabajo y de los logros que han conseguido. Inclusive cabe la posibilidad de crear la decoración en lugar de comprarla de este modo toda la familia se sentirá doblemente orgullosa de la decoración que se ha creado.

Realizar la decoración navideña con la familia tienen una serie de evidentes ventajas: desde la realización de una actividad que aumentará la cohesión familiar, aprender a trabajar en equipo y tardar menos tiempo que si la decoración del domicilio la llevasen a cabo una o dos personas. Inducir a los más pequeños a que construyan sus propias decoraciones puede ser un buen ejercicio para fortalecer la autonomía y la creatividad de los más pequeños.

Además en estos momentos de crisis el fabricar la decoración navideña puede ser un buen modo de ahorrar un dinero que se puede invertir de otra manera, como por ejemplo, comprando regalos para los niños que han colaborado en decorar la casa.

Las fiestas navideñas, además de ser una época del año dónde todos estamos más sensibles y con ganas de disfrutar de las celebraciones y de familiares y amigos, también pueden ser una fuente muy importante de estrés. Aprovechando estas circunstancias el International Stress Management Association ha elevado una serie de recomendaciones para estas fechas tan señaladas.

Una de las fuentes de estrés más importantes es que las familias se preocupan mucho para que todo esté perfecto. La realidad es que simplemente se trata de unas fechas señaladas para estar con familia y amigos. Convencernos de esto hará que el estrés desaparezca en gran medida.

Otros consejos para manejar el estrés en esta época del año, esta vez emitido por el Charity Heart Research del Reino Unido pasan por no salir de compras durante estos días, en la medida de lo posible hacer las compras por internet para evitar las aglomeraciones excesivas en estas fechas. Estos consejos también en moderarse con el consumo del alcohol para no tener así conflictos.

Tenemos que concienciarnos que las navidades pueden ser unas fechas relajadas si así las organizamos. Esta es una buena época del año para dedicarnos tiempo: salir a caminar, dormir la siesta y sobre todo disfrutar de la comunión con amigos y familiares.

Una de las características de la Navidad es que además de ser una de las festividades más importantes del calendario, esta se celebra con un exceso de comida y bebida. Seguramente son las fiestas del año en las que más alimentos, además muy calóricos, se ingieren. Solo hay que consultar el recetario de los platos más típicos que se consumen en esta época del año para darnos cuenta de cuánto comemos.

Otra de las características de estas fiestas de navidad es que los dulces y los postres son los reyes de cualquier comida. Los aportes de calorías que nos dan dichos postres y dulces es muy grande, además de tratarse de un tipo de calorías que resulta difícil de eliminar. Como consecuencia de ello solemos acabar el periodo navideño con varios kilos de más.

Una buen consejo para comer menos en las comidas navideñas es la de que poco tiempo antes de cada comida se coma un yogur desnatado o se tome una infusión. De esa manera lograremos saciarnos en parte, con lo que posteriormente evitaremos tener una comida excesivamente copiosa.

En caso de que se esté siguiendo una dieta, no es bueno saltársela ya que eso puede provocar que perdamos todo el trabajo de reducción de peso que hemos hecho hasta ese momento. El estar haciendo dieta tampoco implica que no podamos disfrutar moderadamente de los platos más típicos de estas fiestas.

Lo peor que se puede hacer en estas fiestas es mezclar comida en exceso con bebida de alcohol en exceso. El alcohol tiene una enorme carga calórica y además son un tipo de calorías “malas” y que tardan mucho tiempo en poder ser eliminadas del organismo. Ante la comida y bebida de estas fiestas ante todo moderación.