Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Un estudio publicado recientemente en la revista científica American Journal of Clinical Nutrition demuestra los beneficios de interrumpir el sedentarismo cada media hora para hacer unos segundos de actividad física.

Romper con las conductas sedentarias prolongadas mediante algo menos de dos minutos de actividad física cada media hora tiene un efecto positivo en la glucemia e insulinemia postprandial en adultos sanos.

El principal objetivo del estudio fue comparar los efectos sobre la glucemia, insulinemia y lipidemia postprandiales de tres comportamientos diferentes: un comportamiento sedentario prolongado de 9 horas; la realización de actividad física durante treinta minutos seguido de un comportamiento sedentario; y en tercer lugar, pausas regulares de actividad física de 1 minuto y 40 segundos de duración cada media hora de comportamiento sedentario.

medio minuto de ajercicio

Dada la importancia de la actividad física en la salud pública, la OMS ha elaborado y difundido una serie de recomendaciones en relación con la promoción de la actividad física y la prevención de las ENT adaptadas por edades y según frecuencias, duración, intensidad, tipo y cantidad total de actividad física.

Así, en niños y jóvenes de entre 5 a 17 años, la OMS advierte que estos deberían realizar al menos 60 minutos de actividad física de moderada a vigorosa a diario.

La mayor parte de la actividad física diaria de los niños debe ser aeróbica, incorporando actividades físicas intensas, que contribuyan a fortalecer músculos y huesos, al menos 3 veces por semana.

Para los más mayores, la OMS recomienda que realicen dos horas y media de deporte moderado a la semana

Para adultos de entre 18 y 64 años, las recomendaciones de la OMS incluyen la realización de actividad física durante el tiempo libre, desplazamientos físicos, actividad ocupacional derivada de la labor profesional, quehaceres domésticos, juegos y partidos, deporte, etc. A estas edades, el organismo internacional recomienda realizar al menos 150 minutos de actividad física aeróbica de moderada a vigorosa a la semana o al menos 75 minutos de actividad aeróbica intensa y vigorosa a la semana.

En personas de 65 años o más, las recomendaciones para mejorar el estado muscular y cardiorrespiratorio, los huesos, y reducir el riesgo de ENT, depresión y declive cognitivo, la OMS recomienda la realización de 150 minutos de actividad aeróbica de moderada a intensa a lo largo de la semana, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica de vigorosa a intensa.

Si quieres estar informado síguenos en   http://www.facebook.com/nectarseguros

 

 

La práctica de la actividad física y del deporte en edades tempranas es de gran importancia para el buen desarrollo del niño. La educación física y el deporte desarrollan capacidades como la percepción espacial, la percepción espacio-temporal, la coordinación ojo-muscular. Es muy importante que como padres estimulemos a nuestros hijos incluso desde que nacen para ir desarrollando sus habilidades.

¿Qué es el Swimtrainer? Ventajas y desventajas de su uso

Los niños que se mantienen activos tendrán:

  • Músculos y huesos más fuertes
  • Un cuerpo más delgado, ya que el ejercicio ayuda a controlar la grasa en el cuerpo
  • Menos probabilidades de tener sobrepeso
  • Menor riesgo de tener diabetes tipo 2
  • Presión arterial y niveles de colesterol en sangre probablemente más bajos
  • Una mejor actitud ante la vida
  • Mayor desarrollo del cerebro.
  • Mejor coordinación

A medida que los niños pasan más tiempo viendo la televisión, le dedican menos tiempo a correr y jugar. Los padres deben limitarles el tiempo frente a la televisión, los videojuegos y el ordenador, y deben poner un buen ejemplo siendo activos también. Hacer ejercicio juntos puede ser divertido para todos. Los deportes de competencia pueden ayudar a que los niños tengan una buena condición física. Caminar o ir en bicicleta, bailar, jugar a los bolos y practicar yoga son otras formas de ejercicio para los niños. Combinar la actividad física regular con una dieta saludable es fundamental para lograr un estilo de vida saludable. No debemos pensar que el ejercicio es solo para los niños más mayores. El ejercicio es necesario desde el principio  pero como  tienen una atención reducida, esto condiciona el que puedan realizar cualquier actividad en forma prolongada y repetitiva, de manera que hay que hacer ejercicios cortos  si no pronto se aburrirán y llevarán su atención hacia otra situación u objeto.

Nadar, correr, jugar a las palas, al fútbol o al voleibol son algunas de las opciones clásicas para hacer deporte frente al mar. Además, hay nuevas corrientes de entrenamiento en este ámbito, como el ‘Beach Fitness’, que intenta aprovechar los elementos del entorno, y existen ya también numerosos arenales que cuentan con aparatos y pesas.

La playa, tu gimnasio de verano

El hecho de que llegue el verano no tiene por qué ser sinónimo de abandonar las rutinas de entrenamiento. Si bien existe la posibilidad de continuar yendo al gimnasio habitual, los típicos desplazamientos estivales suelen dificultar esta opción. Además, resulta comprensible que alguien, aunque habituado a acudir al gimnasio, se decante por los ejercicios al aire libre, dadas las temperaturas benignas de esta época. De la misma manera, habrá personas que se vean impedidas a abandonar determinados lugares, por ejemplo, si tienen niños a su cargo.

¿Cómo compaginar el deseo de hacer ejercicio con estas opciones? Pues muy sencillo, haciendo que la propia playa se convierta en un gimnasio. Aunque parezca extraño, es posible.

Por supuesto, están los deportes playeros clásicos: nadar, correr, jugar a las palas, al fútbol o al voleibol. Incluso la opción más moderada de caminar por la orilla. Sin embargo, algunas personas preferirán realizar por ejercicios de carácter anaeróbico o, simplemente, más intensos.

Una de las últimas corrientes en este sentido es el ‘Beach Fitness’, una práctica deportiva que se ha puesto de moda en los últimos años y que consiste en aprovechar aquellos elementos que el entorno pone a nuestra disposición (como las escaleras de acceso a la playa, por ejemplo). La idea es ejercitar el cuerpo de una manera relativamente similar a cómo se haría en el gimnasio. Entre los ejercicios que pueden llevarse a cabo bajo esta modalidad, pueden citarse los sprints en arena, carrera en la orilla con cambios de ritmo, elevaciones con rodilla, sentadillas con salto, ‘burpees’ o ‘lunges’.

Cabe recordar que el primero de estos dos últimos parte de estar de pie, mirando al frente y con los brazos relajados, para agacharse y apoyarse con las palmas de las manos. Una vez realizado este movimiento deberemos propulsarnos con los músculos de las piernas hacia atrás para colocar las piernas estiradas y apoyadas en el suelo sobre las puntas de los pies. El cuerpo quedará entonces sostenido únicamente por las palmas de las manos y las puntas de los pies. A partir de esta segunda postura se hará una flexión de pectoral apoyándose en los tríceps y los músculos del pecho. Al elevarse cuando se realice la flexión, se deberá impulsar el cuerpo con las piernas y volver a dar un salto hacia delante, de tal manera que se lleven las piernas hacia el pecho de nuevo para volver a ponerse de pie y recuperar la postura original. Los ‘burpees’ son un ejercicio físico realmente completo, ya que permite trabajar pectorales, bíceps, tríceps y cuádriceps.

Por su parte, los ‘lunges’ son zancadas manteniendo una pierna estática y adelantando la otra hasta flexionar la rodilla en un ángulo de 90 grados (aunque hay diferentes variantes), con lo que la primera quedará estirada. Los brazos quedan en jarras, con las manos sobre las caderas. Los ‘lunges’ están considerados uno de los mejores ejercicios para ejercitar los glúteos.

Finalmente, es preciso añadir que existen ya también numerosos arenales que cuentan con aparatos y pesas. De hecho, algunas playas han llegado a adquirir o a acrecentar su fama, precisamente, por contar con estos elementos. Por ejemplo, South Beach en Miami.

Imagen de Flickr por Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

La natación es uno de los ejercicios más recomendables para las embarazadas. Aprovechar el verano tanto para nadar como para hacer ejercicios en el agua es una muy buena idea para las mujeres en estado. Estas son algunos ejemplos de rutinas que practicar.

5 ejercicios para embarazadas para hacer en el mar o la piscina

Las actividades acuáticas son unas de las más recomendadas durante el embarazo. El verano es un buen momento para disfrutar de la playa y de la piscina y a la vez practicar algunos ejercicios que van a ser muy beneficiosos para la salud y el bienestar en el desarrollo del embarazo.

Nadar es probablemente el mejor y más completo ejercicio que se puede realizar durante el embarazo. Además, según avanza la gestación la mayor movilidad que se puede obtener dentro del agua permite trabajar actividades y ejercicios que fuera de ella resultarían más costosos o imposibles. A la hora de nadar hay que elegir el estilo que más cómodo te resulte en cada momento y evitar los movimientos demasiado bruscos.

Estos son cinco ejercicios que podrás practicar en el agua durante el embarazo:

  1. Además de por la actividad física, los baños en el mar o la piscina nos proporcionan también una sensación de relax y bienestar muy buena para las embarazadas. En este sentido un ejercicio muy sencillo y efectivo consiste simplemente en dejarse flotar boca arriba con los brazos extendidos en la llamada “posición de muerto”. Mantener esta postura durante unos minutos mientras te concentras en tu respiración es un buen ejercicio relajante.
  2. El agua es también un buen lugar para trabajar la flexibilidad en la pelvis. Un ejercicio muy simple consiste en, con el agua ligeramente por encima de la barriga, situarse de pie con la espalda recta, levantar una pierna y desplazarla hacia el lateral con lentitud, bajar despacio y repetir con la otra pierna.
  3. El agua también puede servir de ayuda para los problemas de espalda, que es uno de los puntos que antes se carga en el embarazo. Un ejercicio sencillo consiste en subir y bajar verticalmente (mientras mantenemos la espalda recta) hasta que el agua nos llegue a la barbilla cuando bajamos. Si lo practicamos en la piscina podremos añadir una variante:- apoyar las rodillas en la pared con las piernas flexionadas mientras nos sujetamos al borde, bajando el cuerpo hasta incluso sumergir la cabeza.
  4.  Un ejercicio clásico, pero muy eficaz que ayuda a la circulación en las piernas es el de los saltos de canguro. Simplemente consiste en, con el agua por encima del pecho y los pies juntos y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo flexionar las rodillas e ir desplazándose de esta manera a base de saltos. No deben ser tampoco saltos espectaculares. Por dar una medida, la barriga no debe llegar a salir del agua.
  5. Un ejercicio un poquito más complejo pero muy interesante es el siguiente; cruzar las piernas tocando fondo, y, sin moverte del sitio tratar de ponerte de puntillas mientras contraes el suelo pélvico y expulsas el aire. Cuando bajas de la posición de puntillas relajas y vuelves a coger aire. Combina las subidas y bajadas de puntillas con talones.

Imagen de Flickr por estrelas e limóns

No descubrimos nada nuevo si decimos que la práctica de ejercicio, acorde a las condiciones físicas de cada persona, es una de las actividades más saludables que el ser humano puede realizar. Aun teniendo clara esta premisa, lo cierto es que en general existe un déficit importante personas que efectivamente practiquen deporte de forma habitual.

Por qué debo hacer ejercicio

El ejercicio físico es una parte fundamental de una vida saludable. No sólo previene los problemas de salud, sino que ayuda de manera determinante en cuestiones como el aumento de la energía, la reducción del estrés y el desarrollo de mayores niveles de resistencia. Además, también es clave para combatir un problema creciente y tan serio como la obesidad.

¿Cómo me beneficia el ejercicio?

Existen un gran número de apartados en los que podemos comprobar de manera clara los beneficios de practicar ejercicio, éstos serían algunos de los más destacados:

  • Ayuda a la reducción de riesgos en enfermedades como la obesidad, la diabetes, los trastornos coronarios, la hipertensión, la osteoporosis… Dicho de otra forma, si tu cuerpo se ejercita está más fuerte y es menos factible enfermar.
  • Es básico para el mantenimiento corporal en cuestiones como la flexibilidad articular, la de los tendones y ligamentos. Todo esto contribuye a mejorar la movilidad y agilidad.
  • Ayuda a la reducción de síntomas de envejecimiento, fundamentalmente en aspectos como dolores musculares y óseos. También contribuye a mantener la cabeza ‘más joven’.
  • Contribución importantísima a cuestiones como el alivio de la ansiedad y el estrés, la mejora del sueño, y en general el bienestar mental.

¿Cómo practicar ejercicio?

Debemos partir de la base de que prácticamente todas las personas podemos hacer deporte siempre que éste resulte acorde a nuestra condición física.

Resulta interesante incorporar la actividad física las rutinas diarias al margen de la práctica deportiva específica. Cuestiones como caminar, subir y bajar escaleras, etc., contribuyen sin duda a complementar lo que debiera ser un hábito saludable y  convertirlo en una constante en nuestras vidas.

Si nunca hemos hecho ejercicio anteriormente o si padecemos algún tipo de afección, es conveniente consultar al médico cuál es aquel que mejor se adaptará a nuestras condiciones y durante cuánto tiempo practicarlo.

En general, se da por bueno ejercitarse al menos durante cinco días a la semana en períodos de no menos de 30 minutos. Obviamente, el tiempo depende del tipo de ejercicio, pero simplemente caminar 30 minutos diarios cinco días a la semana es un comienzo más que aceptable para incorporar la actividad física a nuestras vidas.

Imagen © Zsolnai Gergely – Fotolia.com

Creado en 2001 en EEUU por Greg Glassman, el Crossfit  ha ido ganando adeptos a lo largo de todo el mundo hasta convertirse en un sistema de entrenamiento muy extendido. Los usuarios que lo practican se mantienen tremendamente fieles y afirman que se distancia mucho de las prácticas deportivas de entrenamiento habituales que podemos encontrar en los gimnasios.

¿En qué consiste el Crossfit?

El sistema se concibe como un programa de alta intensidad en el cual se combinan diferentes elementos como movimientos gimnásticos, levantamientos olímpicos o el propio acondicionamiento metabólico. Una de las principales diferencias iniciales con respecto a otros sistemas de entrenamiento es que, además de practicarse dentro y fuera de los propios gimnasios, incluye todo su potencial a partir de movimientos funcionales entre los que encontramos actividades cotidianas como empujar, saltar, levantar, cargar…

Los principales puntos diferenciales que encontramos en la práctica del Crossfit son los siguientes:

  • La alta intensidad y corta duración de las sesiones de entrenamiento
  • El uso de ejercicios funcionales
  • La incorporación de la superación personal como eje motivador
  • La búsqueda de variación en los programas de ejercicios

Todo lo anterior influye incluso desde la perspectiva de la dotación de los gimnasios Crossfit, muy alejada de los gimnasios habituales, y donde el diseño contribuye a la motivación y concentración en el propio entrenamiento, sin utilizar grandes máquinas ni aparatos.

Dentro de los ejercicios más habituales en esta práctica, junto a los ya citados levantamientos olímpicos, vamos a encontrar ejercicios gimnásticos, saltos, escalada, correr y, en general, cualquier ejercicio funcional que se pueda incorporar; los aparatos a utilizar son relativamente básicos como pesas libres, mancuernas, bolas medicinales con peso, barras de suspensiones, etc.

En definitiva, nos encontramos ante un modelo de entrenamiento que, ajustándose a cada persona y sus posibilidades, trata de preparar el cuerpo para explosiones de máximo esfuerzo y recuperaciones cortas, utilizando no sólo ejercicios funcionales como decíamos, sino también acercándose al máximo a situaciones relacionadas con la vida real.

Imagen de flickr por Yassef.

¿Puedo entrenar durante el embarazo? ¿Qué nivel de ejercicio es el adecuado? ¿Qué actividades podré realizar? Estas son algunas de las dudas que asaltan a las futuras mamás deportistas y también a cualquier embarazada que quiera preparar su cuerpo para el momento del parto.

Actividades deportivas especialmente recomendadas para embarazadas

En primer lugar cabe destacar que practicar ejercicio físico durante el embarazo es positivo, ya que contribuye a mejorar la condición cardiovascular, la condición muscular y la tensión arterial. Además, sirve para combatir el aumento de peso excesivo tan típico durante el embarazo y a favorecer la corrección postural. Por último las embarazadas en buena forma física o que han realizado deporte durante el periodo de gestación tienen menor riesgo de sufrir cesáreas y acortan el tiempo de hospitalización por parto.

Existen una serie de normas generales a la hora de hacer deporte estando embarazada. Entre ellas se incluyen las siguientes:

  • Entrenamientos cortos de no más de 30 minutos ni más de tres veces por semana. Este nivel de actividad deberá ir en descenso a partir de la semana 30.
  • Realizar un calentamiento correcto de por lo menos diez minutos de duración.
  • La intensidad del ejercicio debe ser moderada y nunca sobrepasar el 70% del volumen máximo de oxígeno, en tanto que la frecuencia cardiaca deberá mantenerse por debajo de los 140 latidos por minuto.
  • Los ejercicios más intensos no deben prolongarse por más de 14 minutos ni realizarse en días calurosos y húmedos.
  • Se deben evitar los ejercicios que incluyan riesgos de caídas o que estén basadas en el equilibrio.

Aclarado este punto, las actividades deportivas especialmente recomendadas para embarazadas son las siguientes:

  • Caminatas y paseos: son la alternativa más habitual.
  • Estiramientos: ayudarán a mejorar la flexibilidad y a tonificar los músculos.
  • Pilates: sus movimientos suaves hacen que sea ideal para las embarazadas. Se puede combinar con la práctica del yoga.
  • Bicicleta estática: a una intensidad baja y durante los primeros seis meses del embarazo ayuda a mejorar el tono físico general.
  • Gimnasia aeróbica: también será positiva pues contribuirá a una mejora cardiovascular y a ganar flexibilidad.

Y vosotras ¿Qué ejercicio practicasteis durante el embarazo?

Imagen © Andriy Bezuglov – Fotolia.com

Si se fija el lector, solamente en esta pequeña definición anterior encontramos un motivo de atracción más que notable en esta práctica deportiva; se trata de un ejercicio social, en grupo, en el que el buen ambiente y el hecho de compartir la actividad aumentan el atractivo de hacer ejercicio. Desde el punto de vista de la salud, estamos ante una de las prácticas deportivas más completas, así como  una de las actividades de ejercicio cardiovascular más eficaces a la hora de tratamientos para la reducción de peso.

spinning-nectar

Curiosamente y de manera contraria a una idea un tanto extendida y errónea sobre esta práctica deportiva, la práctica del spinning se puede perfectamente adaptar a todos los perfiles de edad, se trata de un ejercicio que bien regulado y controlado no presenta un alto impacto, debemos tener en cuenta que incluso se recomienda para personas con problemas articulares como artritis que pueden tener mayores dificultades a la hora por ejemplo de correr.

Desde el punto de vista físico, además de contribuir a la mejora en la reducción de peso, estamos ante una de las elecciones más adecuadas cuando se trata de la mejora de piernas y glúteos, incluso de abdominales, siendo por tanto también a este nivel un ejercicio muy completo.

Como práctica deportiva comparte con otras muchas el beneficio de la liberación de tensiones a través de la concentración en el propio ejercicio. Además, al ser marcado el ejercicio y sus diferentes niveles por un entorno musical, el spinning proporciona un mayor nivel de concentración que otro tipo de actividades, por lo que es una buena aportación a la liberación del estrés diario que nos acompaña en nuestras rutinas.

Por supuesto no vamos a olvidar las posibles variaciones aplicables a este ejercicio, que gracias a las posibles configuraciones de las sesiones no se convierte en absoluto en rutinario y permite con mucha facilidad combinar diferentes modelos de sesión en los que tenemos, en algunos casos por ejemplo, la fuerza con mayores niveles de resistencia, la velocidad, o incluso combinar ambos elementos de manera alternativa; en definitiva configurar el modelo de ejercicio que mejor se adapta a nuestras necesidades y perfiles.

Sin duda un modelo de ejercicio divertido, social, y como hemos podido comprobar muy beneficioso para la salud de cualquier perfil de edad, claves que nos explican con facilidad el éxito que ha logrado y la implantación creciente que va obteniendo.

Foto de Flickr por iloveagrigento.it

Puedes reducir la celulitis, naturalmente, sin el uso de productos químicos o cirugía. La celulitis es la pesadilla de la mayoría de las mujeres y algunos hombres. La textura de piel de naranja de la piel puede aparecer en los muslos, los glúteos, el estómago y los brazos. El aspecto lleno de baches es causado por una avería en el colágeno de la dermis de la piel, entre otros factores. Esta degradación del colágeno permite la capa de grasa subcutánea empujar a través de las áreas débiles dando lugar a la creación de la textura de la piel de naranja. No hay cura para la celulitis, pero puede tomar medidas para prevenirla y reducirla.

Consejos para reducir la celulitis de forma natural

Las principales causas de esta enfermedad son la edad, las hormonas, el aumento de peso, y la genética. No hay mucho que puedas hacer sobre estas causas, pero puedes seguir estos consejos para prevenir y reducir la aparición de esta.

Cambia tu dieta. Come más frutas y verduras frescas. Agrega los granos enteros, los cuales, naturalmente, aumentar tu consumo de fibra, y evita la harina blanca y el arroz blanco. La fibra ayuda a mantener un correcto sistema de eliminación, lo que ayuda a mantener el cuerpo y la piel sana. Aumenta el consumo de peces de agua fría. El salmón es una gran opción. Los peces de agua fría están llenos de ácidos grasos esenciales. Los ácidos grasos esenciales ayudan a reducir el daño celular y fortalecer y reconstruir las células.

Bebe agua. Sé que suena tonto, pero la hidratación adecuada es esencial para el bienestar general del cuerpo

Ejercicio. Añadir un poco de ejercicio aeróbico de bajo impacto a tu rutina diaria puede ayudar. Caminar, nadar, pesas de mano, Zumba, tai chi o yoga pueden aumentar la circulación y construir suavemente el músculo. A pesar de su ligereza son útiles, evita el uso de máquinas pesadas.

Masaje. Disfruta de un masaje una vez al mes. El masaje mejora la circulación y reduce el estrés. Incluso un auto-masaje de cinco minutos de las zonas afectadas puede ayudar.

Los aceites esenciales para realizar los masajes son seguros, pero puede causar irritación de la piel en algunas personas. Haz una prueba en la piel antes de usar aceite o loción en un área más grande.

Seguir estos pasos te ayudará a prevenir y reducir la celulitis y a mantenerte saludable. Aprender a amar a tus imperfecciones es la clave para una relación feliz entre tú y tu cuerpo.

Imagen: Galería Flickr Dion Gillard

La zona del cuerpo  que comúnmente se conoce como el core, está referida a nuestro  abdomen y se trata de todos los músculos de la zona abdominal, incluyendo la parte delantera, la espalda y los lados. El núcleo incluye la zona abdominal, el erector de la columna, los oblicuos y los dorsales inferiores.

¿Qué es el core workout o core training?

El entrenamiento consiste básicamente en el mantenimiento de una serie de posturas que harán que los músculos se desarrollen, lo podemos practicar en casa y es importante que los realicemos correctamente para evitar lesiones.

Estos músculos funcionan como estabilizadores para todo el cuerpo. El entrenamiento del core consiste simplemente en hacer ejercicios específicos para desarrollar y fortalecer estos músculos estabilizadores.

Si alguno de estos músculos del core se debilita, podría dar lugar a dolor de espalda o cintura. La integridad de los músculos del core puede hacer maravillas con nuestra postura y ayudar a tener más fuerza cuando practicamos otro tipo de ejercicios como correr y caminar.

¿Por qué entrenar el Core?

Seguro que habrás notado el gran cambio en la oferta básica en los clubes de salud y en muchas revistas de fitness. Muchos clubes ofrecen clases específicas para el fortalecimiento del core.

¿Por qué este tipo de ejercicio está recibiendo tanta atención? 

Nuestra vida se está convirtiendo cada vez en más y más sedentaria. Muchos de nosotros tenemos trabajos de oficina y estamos sentados entre ocho y nueve horas al día. Si añadimos una o dos horas de tiempo en el coche, nos encontramos con que estamos sentados por mucho tiempo, esta situación debilita mucho la fuerza muscular de nuestra zona abdominal.

Debemos tratar de mantener nuestro cuerpo fuerte a pesar de la cantidad de horas que pasamos sentados cada día. Mantener el torso fuerte es importante porque es el centro del cuerpo, es el centro energético de nuestro cuerpo.

¿Quién puede hacer este tipo de entrenamiento?

Mantener los músculos estabilizadores del cuerpo fuertes no sólo mejorará el rendimiento de un atleta, también nos ayudará en las tareas cotidianas de la vida. Doblamos la columna, nos agachamos, nos estiramos para llegar a una estantería, etc., estos  son los movimientos que hacemos todos los días.

Lo último que queremos es notar un fuerte dolor en la espalda cuando por ejemplo nos agachemos para coger a unos niños de apenas dos años para tomarlo en nuestros brazos. Realizar este tipo de entrenamiento nos ayudará a fortalecer el core, la zona muscular que nos permite mantener la postura.

Imagen: Galería Flickr  lululemon athletica