Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

¿Recuperar los dientes y verlos regenerados en un proceso rápido y de bajo coste? Una reciente investigación apunta en esa dirección.

La regeneración de los dientes podría ser posible

La salud de los dientes constituye sin duda uno de esos problemas graves que, además, en caso de no ser bien atendido se arrastrará durante toda la vida. En el peor de los casos se puede incluso perder parte de la dentadura. Sin embargo,de confirmarse en el tiempo el estudio llevado a cabo a finales de la pasada primavera, la regeneración dental podría ser una realidad.

Esto implicaría que los dientes podrían volver a regenerarse y desarrollarse a partir de un tratamiento que, como veremos, no sería en exceso complejo y partiría del uso de un láser.

El experimento realizado por investigadores de la Universidad de Harvard para el que se utilizó como sujetos de estudio a roedores, pretendía encontrar una manera de hacer crecer y regenerar los dientes a través de la activación de las células madre utilizando como herramienta  un láser.

Para el estudio se valió de un haz de láser de baja potencia que activaba las células madre dentales. De esta manera se pretendía activar las células madre y provocar que estas contribuyeran a la formación de la dentina, ese tejido de consistencia similar al hueso que se sitúa por debajo del esmalte de la pieza dental y realmente es la mayor parte de masa en un diente.

Según los investigadores declaraban en la revista Science Tradicional Medicine, en tan sólo cinco minutos de exposición el proceso de curación resultaba iniciarse, pero, más aún, transcurrido un período de tres meses la dentina ya se había formado.

La implicación de que este experimento hecho en roedores pudiera trasladarse a los seres humanos es verdaderamente espectacular y significaría un avance simplemente increíble dentro de la salud dental, ya que, si se consiguiera la regeneración del resto de partes de los dientes como el esmalte, estaríamos ante la sustitución de los tratamientos tradicionales como empastes o prótesis. Más allá, podría incluso aplicarse a procesos de regeneración ósea o de recuperación y cicatrización de heridas.

Sin duda, una de esas noticias interesantes que nos proporciona la ciencia y que hace pensar en un futuro mejor a corto plazo.

Imagen de Flickr por Dr PS Sahana * Kadamtala Howrah

Múltiples son los factores que llevan al oscurecimiento de la dentadura: tabaco, café, vino, etc. Resulta obvio que estas manchas tienen un notable componente antiestético. Muchas personas que se encuentran en esa tesitura se preguntan cómo combatir ese ennegrecimiento y se plantean recurrir a medios de blanqueamiento de los dientes. Si se recurre a un odontólogo, existen varios métodos para blanquear dientes. Las técnicas del peróxido, del láser o de ‘composite’ son algunas de las más conocidas. El problema, especialmente en estos tiempos de ‘vacas flacas’, es el coste económico que conlleva la aplicación de cualquiera de ellas.

Blanquear los dientes de forma casera

Por ello, proponemos a continuación una serie de consejos para lograr el blanqueamiento dental en casa, de forma sencilla y barata.

El primero y más obvio es el que consiste en la aplicación de pasta dentífrica. Los avances que se han registrado en los últimos años en la industria de la higiene personal son considerables y las marcas o modelos especializados en el blanqueamiento dental son numerosos. Algunos de ellos, incluso, se venden como productos farmacéuticos. Además, todas esas pastas dentífricas limpian al mismo tiempo que blanquean. Este método hace que las manchas desaparezcan de forma progresiva sin causar perjuicio a los dientes.

Otra posibilidad es mezclar la pasta de dientes, tanto si es blanqueadora como si es de uso habitual, con bicarbonato. Se deben cepillar entre dos y cuatro veces por semana, es decir, que no se debe abusar de esta técnica. La ventaja respecto a la opción anterior es que los resultados se obtienen en menos tiempo, a corto plazo.

Los ‘kits’ blanqueadores contienen como ingrediente principal el peróxido de gel. Los resultados se hacen visibles prácticamente desde el primer día, aunque se hacen más evidentes cuando por lo menos ha pasado una semana. Como antes se apuntaba en términos genéricos, en este caso, los ‘kits’ pueden adquirirse en farmacia sin necesidad de receta médica.

Por su parte, las tiras blanqueadoras ayudan a eliminar las sombras o las motas ennegrecidas que aparecen en los dientes. Estas tiras son fáciles de usar, pueden aplicarse dos o tres veces al día y están recubiertas de un gel blanqueador muy efectivo.

La fruta, tan beneficiosa en todos los sentidos, es igualmente eficaz como producto blanqueador. Naranja, plátano, fresa o hasta jugo de limón se han comprobado muy útiles en este sentido.

Por último, un remedio que además puede aportar otras satisfacciones. Para los amantes de la cerveza, que sepan que, al beberla, además de disfrutar de su sabor, están ayudando a blanquear su dentadura.

¡Elige la que prefieras!

Imagen © ArtFamily – Fotolia.com

Por bruxismo se entiende el hábito de apretar la dentadura de manera involuntaria. Éste es una mala costumbre que puede estar causada por diferentes motivos. Generalmente se asocia en mayor medida con el estrés, aunque pueden darse casos como problemas de mandíbula al encajar los dientes o malformaciones faciales.

Qué es el bruxismo

No es un problema menor, ya que con el paso del tiempo puede llevar a un desgaste mucho mayor de lo normal de las piezas dentales. Además las molestias y dolores en la mandíbula frecuentemente se extienden hasta generar intensos dolores de cabeza.

¿A quién afecta el Bruxismo?

El bruxismo está mucho más extendido de lo que a priori puede parecer. Si atendemos a diversos estudios e informes se puede concluir que prácticamente un 60% de las personas sufren bruxismo en algún momento de su vida.

Aquí hay que tener en cuenta que en el caso de los niños este fenómeno se da en pleno proceso de desarrollo de la mandíbula y de crecimiento de los dientes como respuesta a ambas cuestiones, y, suele tratarse de un fenómeno pasajero.

El grupo más numeroso de afectados por el bruxismo es de las mujeres entre 30 y 50 años, que a su vez es uno de los grandes grupos de incidencia del estrés.

¿Cómo aliviar el bruxismo?

Existe un número de recomendaciones destinadas a aliviar este hábito e incluso ayudar a que desaparezca, estas son algunas de las más habituales.

  • Evitar masticar nada que no sea alimento, prestando especial atención a no consumir chicles y similares.
  • Evitar el consumo de sustancias estimulantes como alcohol y tabaco, incluyendo también otras como el café o derivados que pueden estimular los músculos por la producción de adrenalina.
  • En la medida de lo posible tratar de ser consciente de los momentos en los que se realiza la presión entre los dientes, cada vez que se tome conciencia de esta situación es conveniente relajar automáticamente la mandíbula, un buen método es un masaje de mandíbula en su punto de unión (prácticamente a la altura de los oídos) con agua tibia.
  • Todo lo que contribuya a rebajar el estrés es una buena ayuda contra este mal hábito.

¿Ir al médico?

Cuando se producen fenómenos muy repetidos, que llegan por ejemplo a la sobrecarga mandibular por la noche cuando se duerme o cuando se traduce en dolor mandibular constante, conveniente consultar la situación a un especialista.

La respuesta a este problema puede ser muy variada dependiendo del origen del problema. En el peor de los casos la solución puede ir desde la cirugía maxilofacial hasta la odontología pasando por un simple protector o, por no, también por una visita al psicólogo para aliviar la carga de estrés.

Imagen © PaoloD – Fotolia.com

El nacimiento de los primeros dientes es un proceso molesto para los bebés. Estas molestias, además, se traducen por lo general en irritabilidad y problemas para conciliar el sueño, por lo que resulta importante buscar remedios que ayuden a sobrellevar la situación y calmar las molestias.

Remedios caseros para aliviar el dolor al nacer los dientes

Remedios caseros

La aparición de los primeros dientes en los bebés es un proceso natural y normal, por ello, salvo casos excepcionales, no será necesario acudir a consultas médicas cuando se produzca. Es importante saber que, a fecha de hoy, si bien se tiene constancia de la relación directa del nacimiento de los dientes con procesos como alteración del sueño, irritabilidad, e incluso sarpullidos o diarreas, también se tiene constancia que este proceso no genera fiebre, algo que a nivel popular se ha creído durante muchos años.

Cuando el bebé muestre molestias en este proceso hay algunos trucos y remedios caseros que podremos poner en práctica:

  • Proporcionar durante el día algún mordedor para la dentición o, en su defecto, enfriar los chupetes en la nevera.
  • Frotar suavemente las encías; esto puede hacerse con un dedo limpio, pero resulta más efectivo, por ejemplo, con una cucharilla fría.
  • No prohibir que el bebé muerda cosas, es una reacción en busca de alivio, simplemente controlar que no se trate de cosas que puedan romperse y atragantar al niño.
  • En casos muy acentuados de ausencia de sueño o molestias muy elevadas, se puede administrar, bajo supervisión médica, algún analgésico, pero nunca aplicándolo sobre las encías.

Se ha hablado mucho en los últimos años sobre la eficacia de los geles específicos para estos procesos. Además de los riesgos que pueden presentar aquellos que llevan benzocaína en su composición, la permanencia del alivio es momentánea y por eso se duda de su eficacia real.

Imagen de flickr por bealete

Denominamos blanqueamiento dental al tratamiento dental de tipo estético que reduce el color original de la dentadura logrando unos dientes más blancos y brillantes. Nos encontramos por tanto en un campo que tiene que ver con la estética ya que el blanqueamiento dental por si solo no mejora la salud bucal de las personas que se someten al mismo.

Las personas que se someten a blanqueamiento dental normalmente lo hacen por “necesidades del guión”. Son personas que por los ámbitos en los que se mueven – actores, actrices, personajes de la farándula, personas públicas – tienen la necesidad de estar espléndidos en todo momento.

Tanto han evolucionado los tratamientos de blanqueamiento dental que el color que hasta hace poco se consideraba natural ahora se considera como un color oscuro. Estéticamente unos dientes blancos dan la sensación de limpieza y juventud. Hay que tener en cuenta que los dientes tienden a oscurecerse después de los 50 años, teniendo siempre los dientes más amarillentos que un joven.

Los mejores tratamientos de blanqueamiento dental se logran en manos de profesionales de la estomatología. También es posible intentar lograr un blanqueamiento dental con los miles de productos que garantizan tener unos dientes más blancos. Estos últimos tratamientos se llevan a cabo mediante el uso de determinadas pasta de dientes o con enjuague bucal.

Desgraciadamente muchos de esos tratamientos milagrosos para el blanqueamiento dental que se anuncian por doquier en los medios de comunicación lo único que pueden acabar logrando es minar la salud dental de quienes los utilizan.

La salida de los primeros dientes siempre suele ser una etapa crítica en el desarrollo del bebé. El dolor sobre todo se produce en el proceso en el que el diente rompe la encía. Durante ese periodo los bebés se encuentran sumamente irascibles y con lloros constantes. Además las alteraciones se suelen extender a otras áreas como puedan ser la de la alimentación y la del sueño.

Además mientras les salen los dientes los bebés suelen babear más de lo habitual y también suelen llevarse lo primero que tiene a mano a la boca para mordisquearlo. Inclusive es posible que durante la etapa de la dentición los bebés tiendan a tener inclusive fiebre alta.

En la medida de lo posible es necesario que paliemos el dolor que pueda estar sufriendo el bebé. Para el dolor se puede, siempre bajo la prescripción del pediatra, administrar analgésicos para mitigar el dolor o antiinflamatorios para mitigar la hinchazón de las encías. Otro método consiste en darles a morder fruta o un chupete especialmente indicado para ello.

La aparición de los dientes de leche se puede producir entre los 6 meses y los dos o tres años. Durante todo este periodo el niño o niña no estará afectado por ese tipo de problemas pero si existirán ciertos intervalos temporales en los cuales los problemas bucales serán más habituales. Para superarlos tiempo y seguir estas recomendaciones.