Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Además de ser imprescindible para la vida, el efecto del sol es beneficioso para el ser humano: resulta necesario para la síntesis de la vitamina D, favorece la circulación sanguínea y mejora algunas enfermedades de la piel. También es conocido su efecto en la producción de neurotransmisores, sustancias químicas que facilitan la actividad de las neuronas y ayudan a potenciar la sensación de bienestar y felicidad.

 Por qué es importante el protector solar

Sin embargo, según se apunta desde la Sociedad Española de Dermatología y Venereología, “deben sopesarse muy bien estos efectos positivos con los potenciales efectos negativos producidos por la exposición intensa o por la exposición crónica. La primera produce quemaduras de la piel y lesiones oculares y la segunda es causante del envejecimiento, manchas y lesiones cutáneas y el cáncer de piel. Son especialmente nocivas las exposiciones sin protección en las edades infantiles y jóvenes, claramente relacionadas con el riesgo de aparición del melanoma (cáncer de piel)”, apostillan desde esta institución.

Los expertos también subrayan que la piel del ser humano cuenta con la  producción de melanina para protegerse de estos efectos perjudiciales. Esta sustancia impide que las radiaciones solares más perjudiciales penetren en la  piel, da el color moreno a la piel y su producción se estimula por el efecto del sol o por productos químicos. La cantidad de células que producen esta sustancia varía según los tipos de piel: es máxima en las personas de raza negra, y mínima en las de raza blanca, y dentro de ellas, las pieles más claras son las más sensibles al efecto del sol.

“Siempre que se esté expuesto al sol debe de protegerse la piel de las radiaciones, bien mediante el uso de prendas de vestir (preferiblemente de color claro y de fibra natural) y el uso de sombreros o gorras y, en las zonas de piel expuestas, mediante la utilización de cremas de protección solar. Las cremas de protección solar contienen sustancias que actúan como filtros solares, reduciendo la cantidad de rayos que penetran en la piel y evitando las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel, si se utilizan adecuadamente”, aconsejan desde la Sociedad Española de Dermatología y Venereología.

Al objeto de lograr el máximo efecto de las cremas de protección solar, la citada institución recomienda:

  • Elegir la crema y el índice de protección solar adecuado al tipo de piel.
  •  Aplicar la crema antes de salir a la playa o la piscina, y como mínimo treinta minutos antes de exponerse al sol.
  • Extender la crema sobre la piel bien seca.
  • Aplicar una capa abundante de crema, asegurándose que se ha extendido por toda la piel sin dejar zonas sin protección.
  • Cuando se inicia la temporada estival, deben de utilizarse cremas con mayor índice de protección solar al principio, reduciéndolo a medida que  se pone morena la piel.
  • No pulverizar la piel con agua mientras se toma el sol.
  • No aplicar en la piel perfumes y colonias que contengan alcohol y esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.
  • Utilizar protección solar aunque esté nublado.
  • Evitar la exposición al sol entre las 11.00 y las 15.00 horas (horario de máxima radiación ultravioleta).
  • Proteger la cabeza con un sombrero o gorra con visera; los ojos con gafas adecuadas, y los labios con protector labial.
  • No es aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas. Es más sano pasear o realizar algún ejercicio mientras se toma el sol.
  • Beber agua o líquidos sin alcohol para evitar la deshidratación.
  • Si está tomando algún medicamento debe de consultar la ficha técnica y comprobar si son fotosensibilizantes, en cuyo caso debe evitar tomar el sol.
  • En niños, la fotoprotección debe ser completa con protección ultra alta, es decir, no inferior al factor 30.
  • En deportistas, debe de utilizarse cremas resistentes al sudor. Si se realizan deportes acuáticos, se utilizarán cremas resistentes al agua.

Imagen © BlueOrange Studio – Fotolia.com

El embarazo es una época preciosa por la ilusión de albergar una nueva vida, pero también una llena de cambios y de restricciones. Una mujer embarazada debe poner más empeño en el cuidado de salud, lo que implica tener que renunciar a ciertos hábitos, no sólo alimenticios, sino también relacionados con el estilo de vida que llevaba antes de quedarse en estado.

10 cosas prohibidas para las embarazadas

El médico, también el ir conociendo las nuevas limitaciones de nuestro cuerpo serán las que delimiten estas restricciones. Sin embargo, también hay algunas cosas que directamente están prohibidas para las embarazadas. Os presentamos las diez imprescindibles que debes conocer:

  • El alcohol: el consumo de alcohol está contraindicado en el embarazo. Hay que suprimirlo en la medida de lo posible pues puede afectar al desarrollo del bebé.
  • La cafeína y la teína: en general este consejo se puede aplicar a cualquier sustancia estimulante. Debes evitarlo durante el embarazo, de nuevo, en la medida de lo posible, pues aumenta el riesgo de aborto espontáneo.
  • Fumar: el tabaco puede ocasionar problemas de salud para el bebé y complicaciones durante el parto, por lo que debe evitarse. De todas formas, tampoco se recomienda a las futuras mamás fumadoras que corten de golpe con el tabaco, ya que el estrés que sufrirán, incluido el síndrome de abstinencia, tampoco será positivo para el futuro bebé y aumentará la posibilidad de aborto.
  • Hacer ejercicio muy intenso: si bien realizar algo de deporte es positivo durante el embarazo, éste no debe ser extenuante ni excesivamente intenso. Sesiones suaves de entre 20 y 30 minutos de duración es lo más recomendable.
  • Viajar en avión a partir de la semana 36: los viajes en avión no suponen ningún inconveniente durante el primer y el segundo trimestre del embarazo, como tampoco durante buena parte del tercero. A partir de ese momento será necesario consultar con el ginecológico este tipo de desplazamiento. Del mismo modo, si existen complicaciones como pérdida de sangre, diabetes, hipertensión o riesgo de parto prematura, será desaconsejable volar en cualquier momento o, cuanto menos consultar.
  • Someterse a rayos x: rayos x y embarazo no son buenos compañeros. Una embarazada no sólo no debe someterse a radiografías, sino que tampoco debería acompañar a alguien que debe someterse a este tipo de pruebas.
  • Tomar ciertos medicamentos: durante el embarazo es necesario controlar las sustancias que llegan al organismo de la mujer, lo que de forma resumida supone restringir los medicamentos que se pueden consumir. Paracetamol e Ibuprofeno están entre los fármacos permitidos, pero hay muchos otros que no. Por eso durante esta etapa de la vida auto medicarse queda totalmente descartado y será necesario consultar al médico ante cualquier duda.
  • Baños prolongados en la última etapa del embarazo: en realidad, no es bueno bañarse 15 días antes de salir de cuentas o de la fecha programada del parto, ya que el exceso de humedad puede ablandar el exceso el tapón mucoso.
  • Consumir carne cruda: esto sólo se aplica en caso de que la mujer no haya superado la enfermedad de la toxoplasmosis. En realidad quedarán fuera de su dieta estos alimentos, así como las verduras que no hayan sido lavadas adecuadamente.
  • Exponerse a altas temperaturas: el calor es uno de los enemigos de las embarazadas. Esto incluye las saunas o los baños de aguada demasiado calientes. El riesgo en este caso es que aumenta la posibilidad de sufrir un desmayo o mareo.

Estas son las principales prohibiciones para las embarazadas ¿Nos dejamos alguna?

Imagen © mmphoto – Fotolia.com

Uno de los métodos más seguidos actualmente para enseñar a dormir a nuestros niños es el del doctor Eduard Estivill, que según preconiza, funciona en un 95% de los casos. El sistema consiste en enseñar el hábito del sueño a nuestros niños, consiguiendo que se convierta en algo mecánico y rutinario, evitando que se convierta en un trauma.

¿En qué consiste el  Método Estivill para enseñar a dormir?

El Método Estivill establece una serie de pautas para los bebés menores de 3 meses y para los niños con una edad de 3 a 6 meses. A continuación os muestro las ideas principales.

En bebés menores de 3 meses trataremos de diferenciar claramente entre la luz del día y la oscuridad de la noche. Durante los primeros meses el método nos aconseja tratar de que el niño asocie que de día hay luz y que por la noche está oscuro, por lo que no debemos utilizar luces en la habitación, ya sean directas o indirectas. Algo parecido ocurre con el ruido. Durante el día el niño dormirá con el “ruido ambiente” que suele haber en las casas. Por la noche, en cambio, debemos tratar de reducir los ruidos al mínimo, para que asocie la tranquilidad de la noche con el sueño. Debemos establecer un horario repetitivo y que el niño duerma en su cuna, en la habitación de los padres, pasando a su propio cuarto a partir de los 3 meses.

En niños de 3 a 6 meses debemos fijar una hora para ir a dormir diariamente y, en la medida de lo posible, establecer una serie de rutinas previas cuando el niño vaya a ir a la cama, ya sea leer un cuento, bañar al bebé, repetirle siempre las mismas palabras, etc. El método permite el uso de chupetes y peluches. A esta edad, trataremos de que el niño diferencie claramente que su habitación es para dormir, por lo que evitaremos, por ejemplo, que el niño coma en su habitación. Si el niño llora porque se ha hecho caca o piso, por hambre o porque no se encuentra bien debemos resolver el incidente antes de volver a acostarlo. Sin embargo, si no hay ningún problema aparente debemos evitar acudir al primer llanto.

El Método Estivill insiste en que no debemos cantar al bebé, mecerlo en la cuna o en lo brazos, pasearlo en cochecito, o darle palmaditas, el biberón o agua para tratar de dormirlo. El objetivo es que el niño aprenda a dormir sin ayudas especiales.

Existen alternativas a este método. Así, por ejemplo el pediatra Carlos González, propone un método radicalmente contrario al del Doctor Estivill, según el Doctor Carlos González, no hay que aplicar ninguna pauta para enseñar al niño a dormir, por supuesto no hay que dejar que el niño llore, la idea de que hay que mandar a los niños “al rincón de pensar” es irracional para este doctor, etc.,

Otros métodos abogan por establecer un método para dormir sin llorar, como el método del Dr. William Sears, Pediatra y autor de Tu hijo dormirá… y tú también: cómo ayudar a tu bebé dormir plácidamente toda la noche, el método de Elizabeth Pantley,  Educadora de padres y autora de El sueño del bebé sin lágrimas y el método de Tracy Hogg  Enfermera licenciada y co-autora de Guía práctica para tener bebés tranquilos y felices.

Imagen: Galería Flickr Jay Ryness

¿Existe una relación directa entre la lactancia y un mayor nivel de inteligencia? Diferentes investigaciones sugieren que la leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para no limitar ni retrasar el desarrollo intelectual de los niños.

Un estudio demuestra que la lactancia materna mejora el desarrollo cerebral de los bebés

La lactancia materna mejora el desarrollo cerebral de los niños. De hecho, aquellos que fueron amamantados tienen un coeficiente intelectual mayor, según algunos estudios. Es importante recordar que las cifras de mejora del coeficiente intelectual en los pequeños se refieren a promedios que representa a cientos de personas, y no al efecto que la lactancia materna pueda tener sobre un niño de forma particular.

Los estudios han demostrado que los niños que son amamantados obtienen mejores calificaciones en  el colegio, incluso teniendo en cuenta otros factores que influyen en el rendimiento escolar. Las diferencias intelectuales entre los niños amamantados y aquellos que fueron alimentados con leche de fórmula se suelen atribuir a la mayor participación  e interacción asociada con la lactancia materna y al hecho de que de que las madres que amamantaron estaban mejor educadas y más centradas en el niños.

En la actualidad, existen evidencias de cómo los nutrientes que contienen la leche materna aumentan las capacidades intelectuales de los niños. Uno de los ingredientes clave en la leche materna es el ácido graso DHA (ácido docosahexaenoico). El DHA es esencial para el crecimiento, desarrollo y mantenimiento del tejido cerebral. El tejido cerebral analizado en diferentes estudios muestra como los niños que fueron amamantados disponen de una mayor concentración de DHA, siendo esta más alta cuanto más tiempo duró la lactancia materna.

El colesterol es otro ingrediente básico para el desarrollo óptimo del cerebro. La leche materna contienen una gran cantidad de colesterol, mientras que podemos encontrar formulas infantiles donde en la etiqueta se remarca “bajo en colesterol”, limitando el aporte de este nutriente a los recién nacidos.

Durante los dos primeros años de vida el cerebro crece rápidamente y las experiencias diarias hacen que se fortalezca cada día. Las neuronas crecen y se multiplican con cada nueva experiencia, cada vez que un niño interactúa con el medio ambiente, su cerebro crea nuevas conexiones entre neuronas. La lactancia materna proporciona al cerebro del niño la materia prima necesaria para que el crecimiento, la capacidad de aprendizaje y la plasticidad del cerebro se desarrollen con todas las garantías.

 Imagen: Galería Flickr Raphael Goetter

“Un día descubrí por casualidad una forma súper eficaz de dormir a mi hija de 3 semanas. Desde entonces la repito cuando veo que quiere dormir pero por lo que sea le cuesta conciliar el sueño y funciona casi siempre”

¿Qué es el método Oompa Loompa?

Así es como describe el creador del “Método Oompa Loompa” su remedio para dormir a los bebés. Para los que no lo sepáis, los Oompa Loompa son unos personajes del libro de Roald Dahl “Charlie y la Fábrica de Chocolate”. En los años 70 se realizó una película protagonizada por Gene Wilder, en la que todos los Oompa Loompa tenían el cabello verde, vistosos trajes y un tono anaranjado en sus caras. Posteriormente, en el año 2005 el director Tim Burton estrenó una versión protagonizada por Johnny Deep y donde todos los Oompa Loompa son interpretados por Deep Roy.

El video en el que se describe el método Oompa Loompa se ha convertido en todo un viral, en donde se puede ver como un padre consigue, con movimientos acompasados y una canción repetitiva, que su hija se duerma de forma dulce y tranquila. La pequeña se llama Emma, de padres valencianos, Manuel y Elena.

En un principio tan solo pretendían compartir con sus amigos y familiares este pequeño descubrimiento, pero se ha convertido en todo un fenómeno en las redes sociales.

Mecer al bebé es una forma más que contrastada para reducir los llantos al tiempo que se armoniza su respiración, temperatura y latidos del corazón con los de su madre. Un bebé en brazos se siente querido y consolado. Como podréis ver en el video, la voz dulce y templada del padre se convierte en todo un bálsamo que junto a los movimientos acompasados hace que este caiga rendido en el sueño.

Si queremos probar este método con nuestro hijo, debemos asegurarnos de que su cabeza está bien sujeta y que no hay bamboleos de ningún tipo. Utilizando nuestras manos, sujetaremos al bebe por las axilas, quedando las palmas a la altura de los omóplatos y los pulgares bajo estas. Trataremos de evitar presionar en exceso el cuello del bebé, tanto en la parte delantera como en la parte lateral.

Al utilizar este u otros métodos siempre debemos ser conscientes de que para conciliar el sueño los bebés, niños y adultos necesitan de una rutina, seguir unas pautas diarias que les permitan dormir de forma rápido y tranquila.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr thejbird

Iniciar el día con un buen desayuno es la mejor forma de encarar con garantías todos los retos a los que debemos enfrentarnos cada día y superarlos con energía y determinación. En el caso de los niños, esta primera comida es el combustible para que puedan aprender, asimilar toda la información y disfrutar de cada día de colegio.

Vuelta al cole ¿Qué debe contener un desayuno que aporte la energía que necesitan los niños para afrontar la jornada de colegio?

Para los pequeños es especialmente importante que el desayuno contenga tanto la cantidad suficiente de energía, alrededor del 20-25% de la que consumirán durante el día, como la variedad suficiente de alimentos que les aporten los nutrientes necesarios para que su desarrollo físico e intelectual se realice con todas las garantías. Las personas que desayunan a diario mantienen mejor su peso corporal dentro de unos límites saludables que aquellas que no lo hacen.

Los lácteos son una parte imprescindible de un desayuno equilibrado, tanto en niños como en adultos, constituyendo una fuente sana y equilibrada de energía y de calcio para fortalecer los huesos de nuestros hijos. Podemos darles leche de vaca acompañada de cacao o utilizar derivados lácteos como yogur, queso fresco, mantequilla, etc.

Los derivados farináceos son el segundo actor de un desayuno completo. A diferencia de los lácteos, los productos como el pan tostado, los cereales o las galletas son una fuente muy importante de vitaminas y minerales, además de aportar la energía suficiente en forma de hidratos de carbono para que nuestros hijos rindan al 100% desde el primer minuto de clase.

Pero no todos los productos farináceos son iguales. De forma ocasional los niños podrán consumir alimentos como magdalenas y croissants que aportan una gran cantidad de energía en forma de grasas saturadas y azúcares simples, sobre todo si son productos que se engloban dentro del término “bollería industrial”.

La fruta es el tercer elemento que nos permite crear un desayuno equilibrado y es imprescindible para que éste sea completo. Es recomendable el consumo de piezas enteras para poder obtener el máximo beneficio, tanto de vitaminas y minerales como de contenido en fibra. El problema que surge cuando preparamos un zumo, es que necesitaremos varias piezas de fruta, por lo que aumentamos mucho el consumo de azúcares, y además, eliminamos la fibra, cuyos beneficios están claramente contrastados.

Lácteo, cereal y fruta, las tres piezas fundamentales que deben formar parte de todo desayuno, tanto para niños como para adultos.

Imagen: Galería Flickr meglet127

La enfermedad de Alzheimer (EA) es la forma más común de demencia. Es una dolencia  para la que actualmente no existe cura, que empeora a medida que avanza y que finalmente lleva a la muerte.

7050599325_05dc47e3ef

Aunque el Alzheimer se desarrolla de manera diferente en cada individuo, hay muchos síntomas que se repiten en la mayoría de enfermos. En las primeras etapas la señal más común es la dificultad para recordar hechos recientes, pero a medida que avanza la enfermedad, los síntomas pueden incluir confusión, irritabilidad, agresividad o cambios de humor. Los primeros síntomas se suelen relacionar “con la edad”, o achacarse al estrés, lo que en muchos casos dificulta su diagnóstico.

Los niños pequeños generalmente se percatan de este tipo de comportamientos en abuelos o familiares que sufren de Alzheimer. Como padres y educadores, nuestra primera reacción no debe ser de distanciamiento y silencio, intentando ocultar la enfermedad a los más pequeños de la familia. El niño puede imaginar que la causa del comportamiento extraño del mayor es algo mucho peor de lo que realmente es.

Dar una explicación sencilla y honesta sobre la enfermedad de Alzheimer siempre será la mejor decisión que podemos tomar como padres. Una buena idea es empezar relatando a nuestro hijo que el abuelo sufre una enfermedad que hace que a veces tenga un comportamiento extraño. Sin embargo, y a pesar de su conducta, sigue siendo un miembro querido y respetado dentro de la familia. Podemos continuar comentando al niño que las personas que sufren este tipo de enfermedad no tienen el control sobre ella, que no son capaces de detener esos comportamientos.

El niño generalmente acepta, entiende y siente cierto alivio cuando conoce la verdad sobre estas extrañas conductas. En realidad, los pequeños son mucho más fuertes de lo que pensamos, y mucho más tolerantes, siempre que se les expliquen las circunstancias. Una vez está tranquilo y ha comprendido la situación, la enfermedad ya no será un misterio para él, y podrá continuar jugando y disfrutando del familiar o amigo de la familia que sufre Alzheimer u otro tipo de demencia.

Desde las asociaciones profesionales se ofrecen distintos tipos de material didáctico (libros, comics, etc.) que podemos utilizar para explicar a nuestros hijos en que consiste, cuales son los síntomas y como debemos comportarnos con las personas que sufren enfermedad de Alzheimer. La Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias dispone en su página web de este tipo de materiales que, de forma gratuita, podéis consultar.

Imagen: Galería Flickr Francois Karm

La mayoría de los resfriados son causados por los rinovirus que viajan en las gotas de saliva y que se encuentran en las superficies que tocamos. Existen más de 100 rinovirus diferentes que pueden atacarnos a través de la garganta o de la nariz. Su contacto con nuestro organismo provoca una reacción del sistema inmunológico que causa dolor de garganta, dolor de cabeza y dificultad para respirar.

Vuelta al cole, vuelta a los catarros ¿Cómo prevenirlos?

Los catarros son más contagiosos durante los 2-4 primeros días después de que aparezcan los síntomas, y pueden provocar contagio durante 3 semanas. Las primeras señales de un resfriado consisten un leve cosquilleo en la garganta, secreción o congestión nasal y estornudos. Los niños con resfriados también pueden tener dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, fiebre, fatiga, dolores musculares y pérdida de apetito.

Debido a que muchos de los virus que provocan catarros en niños no disponen de un tratamiento preventivo en forma de vacuna, lo único que podemos hacer es seguir algunos trucos y consejos de salud para reducir las posibilidades de contraer uno:

  • Trata de mantener a los niños lo más alejados posibles de cualquier persona que fume o que esté resfriada. Las partículas de saliva pueden desplazarse hasta 12 metros, y en ellas se encuentran los virus causantes de los catarros. El humo que reciben los niños de forma pasiva puede hace que sean más propensos a enfermar.
  • Es muy importante que los niños se laven las manos, especialmente después de sonarse la nariz.
  • Enseña a los niños a cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar. Es preferible hacerlo en la manga de la camiseta antes que en la manos.
  • No utilices las mismas toallas de baño o no compartas los mismos utensilios para comer entre niños cuando uno de ellos está resfriado.
  • Tampoco deben compartir vaso o botella.
  • Los investigadores no están seguros de si tomar un suplemento de zinc o de vitamina C puede limitar los síntomas del resfriado o minimizar la gravedad de los mismos, pero abusar de alimentos ricos en estos nutrientes puede tener consecuencias negativas para la salud de nuestros hijos.
  • Los resultados de la mayoría de los estudios sobre los remedios a base de hierbas, como la equinácea, son negativos y en ningún caso concluyentes, además, existen muy poco estudios diseñados y desarrollados en niños.

Los síntomas del catarro suelen aparecer entre 2 y 3 días tras la exposición al virus, la mayoría, durarán alrededor de una semana, aunque algunos se pueden alargar hasta las dos semanas.,

Imagen: Galería Flickr Shermeee

Todos los que disfrutamos viajando tenemos presente que la vuelta puede ser dura y que podemos terminar sufriendo el temido síndrome postvacacional. Se trata de un estado de ánimo muy característico que puede aparecer después de haber disfrutado de un periodo de vacaciones lejos de nuestra vida cotidiana.

Vuelta al cole y al trabajo ¿Cómo evitar el síndrome postvacacional?

Tener que volver a la rutina del trabajo, al colegio y a la vida cotidiana puede convertirse en una fuente de sensaciones negativas que provocan sufrimiento, desorientación y malestar. En algunas personas, estas sensaciones hacen que se planteen dejarlo todo y dar un giro 180º a su vida.

Si bien resulta desagradable, el síndrome postvacacional se puede superar con un poco de determinación y un enfoque práctico, empezando por aceptar lo valiosa que es nuestra vida cotidiana.

Lo primero que debemos hacer es reconocer los síntomas. Si nos sentimos cansados y a la vez inquietos, si sufrimos pérdida de apetito o tal vez comemos con ansiedad, estamos tristes y lloramos con facilidad, manifestamos un sentimiento de nostalgia y somos incapaces de realizar las tareas del hogar que normalmente hacíamos… Si sufrimos algunos de estos síntomas, entonces estamos cayendo en el síndrome postvacacional. Algunas personas sienten ira y en los casos más extremos se puede caer en depresión.

El trabajo para evitar el síndrome postvacacional comienza antes de iniciar las vacaciones. Es importante tener en cuenta que cuando volvamos vamos a estar espesos y nos va a costar coger ritmo. En resumen, para recuperar la rutina diaria vamos a necesitar que pase algún tiempo.

Debemos ser conscientes de que las vacaciones no terminan necesariamente con la llegada del otoño. Si hemos experimentado y conocido nuevas culturas, nuevas formas de vivir, visto paisajes increíbles y probado magnificas comidas, podemos incorporar pequeñas cosas a nuestro día a día. Desde aprender un nuevo idioma  o comprar un libro sobre la gastronomía que acabamos de saborear hasta escribir un pequeño cuento que recopile todas tus vivencias, cualquier alternativa es válida para alargar esas sensaciones positivas en el tiempo.

Hay que tratar de compartir nuestro viaje con amigos y familiares tan pronto como sea posible. Podemos hacerlo a través de fotos o de historias interesantes y divertidos contratiempos que hemos vivido durante las vacaciones.

Es importante que recuperemos la rutina, tanto en niños como en adultos, volviendo a nuestra dieta habitual o asistiendo a las clases en el gimnasio. Cuanto antes nos pongamos manos a la obra, antes podremos volver a recuperar nuestro estilo de vida normal.

Debemos tener siempre presente cuanto hemos disfrutado y aprendido con las experiencias vividas durante las vacaciones. Para que no se extinga la llama y fijar nuevos objetivos de ocio, es importante mantener el contacto con el mundo de los viajes y comenzar  cuanto antes a planear una nueva escapada. De hecho, la mejor manera de superar el síndrome postvacacional es saber que pronto volveremos a viajar.

Imagen: Galería Flickr davidsancar

Aunque estén emocionados con el destino de vacaciones el viaje hasta el mismo resultar aburridos para los más pequeños. Buscar un entretenimiento para nuestros hijos durante los largos trayectos en coche, autobús, tren o avión puede ayudarnos a que el trayecto sea más llevadero y a evitar que molesten a otros pasajeros.

Olvídate del ‘mamá, ¿cuándo llegamos’ Trucos para entrener a los niños en los viajes

La edad de los niños puede ayudarnos a elegir la mejor actividad de entretenimiento. Lo mejor en cualquier caso es llevar una variedad de artículos para mantener el interés del pequeñodurante todo el viaje.

  • Juegos

Los juegos de mesa son una opción de entretenimiento cómoda y divertida. En la actualidad hay formatos con piezas magnéticas y reducidas dimensiones que se adaptan a los viajes en coche y otros medios de transporte. También podemos crear nuestros propios juegos y, en cualquier caso, lápiz y papel siempre serán un buen entretenimiento y una forma para elaborar nuevos pasatiempos . Podemos crear divertimentos relacionados con el alfabeto que impliquen pensar en palabras que empiecen por una determinada palabra, contar objetos particulares, coches de un determinado color, etc. Este tipo nos ayudará a estar entretenidos durante un tiempo y nos permitirán reír y divertirnos con los más pequeños.

  • Libros

Una selección de libros, con los que sabemos que nuestros hijos disfrutan especialmente es una opción de entrenamiento tranquila y educativa. Antes del viaje podemos hacer una vistita a la biblioteca con los niños para que sean ellos mismos los que elijan los libros que quieren llevar. Existe una gran cantidad de posibilidades en función de la edad.

  • Electrónica e imagen

Utilizar DVD portátiles o un ordenador portátil con reproductor de DVD, es una opción que mantiene a los niños entretenidos durante el viaje sin necesidad de que tengamos que estar atentos constantemente. Los videojuegos también pueden viajar con nosotros. Existen una gran variedad de alternativas, desde juegos de acción, hasta otros más didácticos que les van a permitir aprender a la vez que se divierten.

  • Actividades diversas

Las actividades que mantienen a los niños más entretenidos suelen ser aquellas en las que ellos mismo participan. Para los más mayores, podemos llevar un mapa para que sigan la progresión del viaje. También podemos comprar cámaras de fotos y darle una a cada niño para que sean ellos los que hagan sus propias fotos. Podemos preparar bolsas sorpresa para cada niño, con un juguete pequeño, un aperitivo o alguna forma de entretenimiento en el interior. Cada poco tiempo iremos dando las bolsas a cada uno de los niños para jugar con el elemento sorpresa y mantengan el interés.

Imagen: Galería Flickr Jen Wright