Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Los niños que son amamantados tienen un mayor resistencia a múltiples enfermedades, incluso al llegar a adultos, y hace, además, que estén mejor alimentados. La OMS, entre muchos organismos internacionales y nacionales, recomienda dar el pecho con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia.

Beneficios de la lactancia en la Semana Mundial de la Lactancia

“Existen evidencias científicas de que los niños que no son amantados presentan una mayor incidencia de enfermedades respiratorias, otitis, gastroenteritis, diarrea, infecciones de orina, meningitis o síndrome de muerte súbita del lactante. Para hacernos una idea, el riesgo de ingreso hospitalario en niños no amamantados es cinco veces mayor que en niños amamantados y el riesgo de contraer gastroenteritis es catorce veces superior. Además esta protección no se reduce sólo a la infancia si no que perdura en la edad adulta”, explicaLaura Villanueva, profesional de la consulta de lactancia del Hospital Quirón Valencia.

Por su parte, un organismo de la importancia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna de manera exclusiva hasta los seis meses de edad del bebé y, a partir de ahí, aquélla debe ser complementada con otros alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más. El hecho de que existan evidencia científicas favorables a la lactancia materna es, seguramente, una de las razones que lleva al 80% de las embarazadas en España a preferir amamantar.

“La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y puede salvar la vida a cerca de un millón de niños. Si se empezase a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y siguiendo dándole el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 800.000 vidas infantiles”, recuerdan desde la OMS con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia, que se celebra del 1 al 7 de agosto.

La OMS enumera una serie de ventajas sobre la lactancia materna:

  • Debe comenzar en la primera hora de vida.
  • El amamantamiento debe hacerse a demanda, siempre que el niño lo pida, de día y de noche.
  • La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes en la infancia.
  • La lactancia materna también es beneficiosa para las madres. La lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, ayuda a las mujeres a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad.
  • Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.
  • Las preparaciones para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna.
  • Globalmente, la lactancia materna y los antirretrovíricos pueden mejorar considerablemente las posibilidades del niño de sobrevivir sin verse infectado por el VIH.
  • Amamantar es algo que se aprende y, de hecho, muchas mujeres tienen problemas al principio. El dolor en los pezones y el temor a no tener leche suficiente para mantener al bebé son problemas corrientes. Los centros de salud que apoyan la lactancia materna -ofreciendo a las nuevas madres asesores formados al efecto- propician tasas más altas de esta práctica.
  • Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él en un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, por ejemplo mediante la baja por maternidad remunerada, el trabajo a tiempo parcial, las guarderías en el lugar de trabajo, las instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

Imagen de Flickr por Daquella manera

El ‘zumo de cebada’ aporta nutritivos (vitamina B, por ejemplo), no engorda, es antioxidante, previene contra el riesgo cardiovascular y forma parte de la dieta mediterránea. Aunque, eso sí, todos estos beneficios se consiguen únicamente realizando un consumo moderado.

Cinco mitos sobre la cerveza

La tripa cervecera es un mito. Así lo mantienen la mayoría de los expertos médicos en nutrición y dietética. Y es que la causa que provoca la aparición de la ‘curva de la felicidad’ se sitúa, más bien, en un desequilibrio alimentario general y en la ausencia de actividad física. Ésa es la conclusión de la práctica totalidad de los estudios realizados sobre el denominado ‘zumo de cebada’.

La cerveza es una bebida fermentada, que contiene una graduación alcohólica baja (entre 4º y 5º habitualmente, aunque las hay sin alcohol y hasta las que superan los 15º), con unas características particulares en su composición que la diferencian del resto de bebidas. A fin de cuentas, se elabora a partir de ingredientes naturales: agua, cebada malteada y lúpulo. La cerveza tiene un bajo contenido calórico: entre 75 y 100 calorías de media y, en el caso de que sea sin alcohol, unas 40 calorías.

Sobre la cerveza se ha dicho y escrito mucho. Tanto, que numerosos expertos han elaborado amplios, variados y cuantiosos estudios sobre los beneficios y los perjuicios de su consumo. A continuación ofrecemos cinco mitos sobre la cerveza, que toman como supuesto un consumo moderado de la misma. De otra forma, si su ingesta es excesiva puede resultar nociva para el cuerpo humano, especialmente para el cerebro, como ocurre con cualquier bebida alcohólica.

  • La cerveza posee diversos nutrientes, tales como vitaminas del grupo B (especialmente ácido fólico), fibra y minerales (silicio, potasio, magnesio, fósforo, calcio y poco sodio).
  • El ‘zumo de cebada’ no engorda, tal y como se ha visto en el aporte calórico especificado líneas más arriba.
  • Esta bebida fermentada es antioxidante, es decir, que previene contra el envejecimiento.
  • La cerveza previene también contra el riesgo de padecer problemas cardiovasculares.
  • El consumo moderado de cerveza puede formar parte de una alimentación saludable que puede incluirse en la denominada dieta mediterránea actual. En general, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), acepta las bebidas fermentadas (cerveza, vino, cava o sidra) de forma opcional y moderada en la llamada pirámide de la alimentación saludable.

Cabe destacar que las conclusiones descritas han sido extraídas de distintos estudios llevados a cabo por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo), el Centro de Información Cerveza y Salud (CICS) y la citada SENC.

Imagen de Flickr por Dunna1

Disfrutar de la playa en verano no sólo supone un placer y la necesaria desconexión de nuestras rutinas diarias, también acumula un buen número de efectos beneficiosos para nuestra salud.

5 Efectos positivos de la playa y el mar

Llega el verano y con él una de las actividades más gratificantes que podemos realizar en época estival; disfrutar de nuestras playas. Y es que además de un buen día de ocio, una estancia en la playa  proporciona multitud de efectos positivos.

Estos son algunos de  los principales beneficios de un día de playa y mar.

  1. Los baños de sol, además de broncearnos, favorecen la creación de vitamina D, lo que en combinación con los minerales y oligoelementos del agua de mar, genera una estimulación natural de nuestros músculos y una sensación de regeneración.
  2. La playa y el mar son el entorno idóneo para desconectar de las rutinas cotidianas, y, por tanto, en un nuevo lugar para tratar de aliviar nuestro estrés.
  3. De una estancia en la playa podemos obtener también beneficios directos para la recuperación física de lesiones. Un paseo al borde del mar es un ejercicio muy recomendado para muchas sintomatologías diferentes. Aunque es caminar sobre la arena es más cansado que hacerlo sobre otras superficies, es un ejercicio completo que, acompañado por una buena brisa marina, se convierte en un auténtico placer recuperador.
  4. Cuando nos bañamos en la playa realmente estamos ayudando a nuestro organismo ante un buen número de enfermedades y la Talasoterapia es un buen ejemplo de ello. Se suele dar por bueno que los baños de mar son especialmente indicados para trastornos respiratorios o dolencias musculares.
  5. La playa es un marco más que idóneo para la actividad física, practicar deporte en estos entornos parece que multiplica su efectividad, y es así porque a los beneficios del ejercicio se suman las ventajas citadas anteriormente.

Hay muchos más problemas y situaciones a los que el sol y la playa pueden contribuir de manera positiva; como ya decíamos enfermedades respiratorias, reumáticas, inflamaciones de articulaciones, osteoporosis…

En resumen, no sólo vamos a disfrutar de un gran día de asueto, sino que el sol y la playa también nos pueden ayudar con nuestra salud.

Imagen de Flickr por Dani_vr

No descubrimos nada nuevo si decimos que la práctica de ejercicio, acorde a las condiciones físicas de cada persona, es una de las actividades más saludables que el ser humano puede realizar. Aun teniendo clara esta premisa, lo cierto es que en general existe un déficit importante personas que efectivamente practiquen deporte de forma habitual.

Por qué debo hacer ejercicio

El ejercicio físico es una parte fundamental de una vida saludable. No sólo previene los problemas de salud, sino que ayuda de manera determinante en cuestiones como el aumento de la energía, la reducción del estrés y el desarrollo de mayores niveles de resistencia. Además, también es clave para combatir un problema creciente y tan serio como la obesidad.

¿Cómo me beneficia el ejercicio?

Existen un gran número de apartados en los que podemos comprobar de manera clara los beneficios de practicar ejercicio, éstos serían algunos de los más destacados:

  • Ayuda a la reducción de riesgos en enfermedades como la obesidad, la diabetes, los trastornos coronarios, la hipertensión, la osteoporosis… Dicho de otra forma, si tu cuerpo se ejercita está más fuerte y es menos factible enfermar.
  • Es básico para el mantenimiento corporal en cuestiones como la flexibilidad articular, la de los tendones y ligamentos. Todo esto contribuye a mejorar la movilidad y agilidad.
  • Ayuda a la reducción de síntomas de envejecimiento, fundamentalmente en aspectos como dolores musculares y óseos. También contribuye a mantener la cabeza ‘más joven’.
  • Contribución importantísima a cuestiones como el alivio de la ansiedad y el estrés, la mejora del sueño, y en general el bienestar mental.

¿Cómo practicar ejercicio?

Debemos partir de la base de que prácticamente todas las personas podemos hacer deporte siempre que éste resulte acorde a nuestra condición física.

Resulta interesante incorporar la actividad física las rutinas diarias al margen de la práctica deportiva específica. Cuestiones como caminar, subir y bajar escaleras, etc., contribuyen sin duda a complementar lo que debiera ser un hábito saludable y  convertirlo en una constante en nuestras vidas.

Si nunca hemos hecho ejercicio anteriormente o si padecemos algún tipo de afección, es conveniente consultar al médico cuál es aquel que mejor se adaptará a nuestras condiciones y durante cuánto tiempo practicarlo.

En general, se da por bueno ejercitarse al menos durante cinco días a la semana en períodos de no menos de 30 minutos. Obviamente, el tiempo depende del tipo de ejercicio, pero simplemente caminar 30 minutos diarios cinco días a la semana es un comienzo más que aceptable para incorporar la actividad física a nuestras vidas.

Imagen © Zsolnai Gergely – Fotolia.com

Además de ser imprescindible para la vida, el efecto del sol es beneficioso para el ser humano: resulta necesario para la síntesis de la vitamina D, favorece la circulación sanguínea y mejora algunas enfermedades de la piel. También es conocido su efecto en la producción de neurotransmisores, sustancias químicas que facilitan la actividad de las neuronas y ayudan a potenciar la sensación de bienestar y felicidad.

 Por qué es importante el protector solar

Sin embargo, según se apunta desde la Sociedad Española de Dermatología y Venereología, “deben sopesarse muy bien estos efectos positivos con los potenciales efectos negativos producidos por la exposición intensa o por la exposición crónica. La primera produce quemaduras de la piel y lesiones oculares y la segunda es causante del envejecimiento, manchas y lesiones cutáneas y el cáncer de piel. Son especialmente nocivas las exposiciones sin protección en las edades infantiles y jóvenes, claramente relacionadas con el riesgo de aparición del melanoma (cáncer de piel)”, apostillan desde esta institución.

Los expertos también subrayan que la piel del ser humano cuenta con la  producción de melanina para protegerse de estos efectos perjudiciales. Esta sustancia impide que las radiaciones solares más perjudiciales penetren en la  piel, da el color moreno a la piel y su producción se estimula por el efecto del sol o por productos químicos. La cantidad de células que producen esta sustancia varía según los tipos de piel: es máxima en las personas de raza negra, y mínima en las de raza blanca, y dentro de ellas, las pieles más claras son las más sensibles al efecto del sol.

“Siempre que se esté expuesto al sol debe de protegerse la piel de las radiaciones, bien mediante el uso de prendas de vestir (preferiblemente de color claro y de fibra natural) y el uso de sombreros o gorras y, en las zonas de piel expuestas, mediante la utilización de cremas de protección solar. Las cremas de protección solar contienen sustancias que actúan como filtros solares, reduciendo la cantidad de rayos que penetran en la piel y evitando las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel, si se utilizan adecuadamente”, aconsejan desde la Sociedad Española de Dermatología y Venereología.

Al objeto de lograr el máximo efecto de las cremas de protección solar, la citada institución recomienda:

  • Elegir la crema y el índice de protección solar adecuado al tipo de piel.
  •  Aplicar la crema antes de salir a la playa o la piscina, y como mínimo treinta minutos antes de exponerse al sol.
  • Extender la crema sobre la piel bien seca.
  • Aplicar una capa abundante de crema, asegurándose que se ha extendido por toda la piel sin dejar zonas sin protección.
  • Cuando se inicia la temporada estival, deben de utilizarse cremas con mayor índice de protección solar al principio, reduciéndolo a medida que  se pone morena la piel.
  • No pulverizar la piel con agua mientras se toma el sol.
  • No aplicar en la piel perfumes y colonias que contengan alcohol y esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.
  • Utilizar protección solar aunque esté nublado.
  • Evitar la exposición al sol entre las 11.00 y las 15.00 horas (horario de máxima radiación ultravioleta).
  • Proteger la cabeza con un sombrero o gorra con visera; los ojos con gafas adecuadas, y los labios con protector labial.
  • No es aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas. Es más sano pasear o realizar algún ejercicio mientras se toma el sol.
  • Beber agua o líquidos sin alcohol para evitar la deshidratación.
  • Si está tomando algún medicamento debe de consultar la ficha técnica y comprobar si son fotosensibilizantes, en cuyo caso debe evitar tomar el sol.
  • En niños, la fotoprotección debe ser completa con protección ultra alta, es decir, no inferior al factor 30.
  • En deportistas, debe de utilizarse cremas resistentes al sudor. Si se realizan deportes acuáticos, se utilizarán cremas resistentes al agua.

Imagen © BlueOrange Studio – Fotolia.com

La utilización terapéutica del agua se ha demostrado constante a lo largo de la historia de la humanidad. La inmersión o la aplicación de agua caliente se han utilizado con éxito en múltiples procesos dolorosos. A finales de la década de los 70 se introdujo la bañera o piscina para partos en Pithiviers (Francia). En su experiencia, la inmersión en agua a la temperatura corporal durante el trabajo de parto produjo un inmediato alivio del dolor de las contracciones y facilitó la relajación y la movilidad de la madre. Encontraron también una progresión de la dilatación, lo que se atribuyó a una mejor liberación de oxitocina al disminuir la ansiedad y el estrés como consecuencia de utilizar agua caliente.

Riesgos del parto en el agua

Con el tiempo, el parto en el agua se hizo popular, se puso ‘de moda’ con todos los peligros que conlleva que una tendencia se instaure en cualquier proceso médico. Tenga base científica o no. En este sentido, es preciso señalar que los beneficios del parto en el agua son defendidos y dados como válidos por una parte de la profesión ginecológica, pero, ¿qué hay de los riesgos? Pues también los hay, ya que ‘no es oro todo lo que reluce’, y existe otro sector entre los especialistas que avisa de esos peligros.

Así, por ejemplo, según un estudio elaborado en el Hospital Nacional de Mujeres en Auckland (Nueva Zelanda) y que tomó como base cuatro casos de parto en el agua, los bebés comenzaron a sufrir dificultades respiratorias y tuvieron necesidad de oxígeno entre los cinco minutos y las seis horas después del nacimiento. Tras recibir tratamiento con antibióticos e inhalación de oxígeno, todos fueron dados de alta días después del alumbramiento. “Estos casos evidencian la necesidad de obtener más datos sobre la seguridad del nacimiento bajo el agua antes de que se pueda practicar de forma sistemática”, se indica en el trabajo.

En la misma línea se sitúa un estudio publicado en la revista Pediatrics, que advierte de que los alumbramientos acuáticos pueden generar, en algunas ocasiones, ahogamientos e incluso fallecimientos del recién nacido. Al igual que en el caso anterior, los autores del trabajo apuestan por continuar avanzando en la investigación de este tipo de partos antes de desaconsejarlos o aprobarlos de manera generalizada.

En conclusión, cabe destacar que los partidarios del parto en el agua subrayan que las tasas de mortalidad de niños nacidos en un hospital, con la atención habitual, respecto a la modalidad acuática son muy similares. Por el contrario, los detractores hacen hincapié en que esta práctica conlleva riesgos innecesarios que no se dan en los partos habituales en una clínica.

Imagen © evgenyatamanenko – Fotolia.com

El arándano está presente  en la medicina tradicional desde hace siglos y que en la actualidad no sólo sigue utilizándose como producto culinario sino también, y de manera muy reconocida, como producto con propiedades curativas y preventivas.

Propiedades de los arándanos

En las más diversas preparaciones, que van desde el propio consumo del fruto, hasta infusiones o zumos, sus propiedades antidiarreicas, anti bacterianas, anti inflamatorias y astringentes entre otras, son muy reconocidas.

El uso medicinal del arándano se encuentra muy extendido tanto en el tiempo como geográficamente. Así, está comprobado su uso por las tribus indígenas americanas para las que en algunos casos era uno de los pilares de sus dietas. En Europa existen referencias al uso de esta especie ya desde la época romana, aunque no será hasta el siglo XVI cuando se haga notar su presencia en diferentes tratados de fitoterapia, inicialmente asociado al tratamiento de los cálculos renales.

Dentro de las propiedades medicinales contrastadas se encuentra su uso como astringente para el alivio de las diarreas, también como colutorio para gárgaras destinadas a aliviar las inflamaciones leves de garganta. Además, se ha venido prescribiendo para hacer frente problemas circulatorios y renales.

También se le atribuyen propiedades curativas o paliativas para otras dolencias como:

  • Tratamiento de heridas y úlceras
  • Trastornos circulatorios
  • Anemia
  • Primeros estadios de diabetes
  • Trastornos oculares
  • Enfermedades degenerativas

El fruto del arándano resulta muy nutritivo y además de rico en fibra y está libre de grasas y sodio. Presenta asimismo un aporte calórico muy bajo, unas 30 calorías por cada 100 g, contando con un contenido de pro vitamina A muy importante, así como presencia de vitaminas C y E y magnesio.

Entre las ventajas del arándano frente a otros elementos curativos figura que su uso en dosis terapéuticas no presenta ningún efecto secundario o tóxico. Sin embargo, también es cierto que no se recomienda su uso continuado en el tiempo el preparado incluye también las hojas del arándano. Y es que éstas sí contienen sustancias que a largo plazo pueden presentar molestias y alteraciones.

En definitiva, un producto natural, con una trayectoria histórica más que larga en lo que a prevención y tratamiento de enfermedades se refiere y que además resulta ser un excelente producto culinario. ¿A quién no le gusta la mermelada de arándanos?

Imagen © thodonal – Fotolia.com

El agua Kangen, originaria de Japón, es conocida también en el resto del mundo como un agua cargada de propiedades y beneficios para la salud, todo ello a partir de emular las cualidades de diferentes modelos de aguas curativas.

¿Qué es el agua Kangen?

Kangen, que puede traducirse con un significado cercano a volver a la fuente, pretende, a través de un proceso, purificar el agua y acercar sus cualidades a la que podemos encontrar en la naturaleza. Además se le atribuyen propiedades curativas.

Para lograr tal efecto se utiliza una máquina de filtración. En la actualidad existen varios modelos en los que vamos a encontrar propuestas más o menos sofisticadas, pero que parten de los mismos principios: eliminar los radicales libres a través de la ionización, cambiar el pH del agua (a un pH alcalino o básico) y añadir lo que se conoce como hidrógeno activo al líquido.

Propiedades que se le atribuyen al agua Kangen

Realmente son muchas las propiedades atribuidas al consumo cotidiano de estas aguas depuradas. Desde el alivio del cansancio y los dolores hasta la limpieza de toxinas corporales, pasando por el retraso en el envejecimiento. La presencia del “hidrógeno activo” es una pieza fundamental, según los defensores del consumo de esta agua, para la neutralización de los radicales libres, lo que se traduciría en beneficios poderosos para la salud del cuerpo humano.

Su uso, como indicábamos, está muy extendido en Japón y ha ido ganando adeptos a nivel internacional, en buena medida a partir de la satisfacción mostrada por sus consumidores.

Según los fabricantes de dispositivos y sus consumidores, el agua Kangen aumenta la cantidad de oxígeno disponible en nuestro organismo con los beneficios que esto puede suponer.

Cómo se produce

Las máquinas de filtración de agua Kangen se incorporan como filtros a los grifos de agua corriente. Se trata de dispositivos de coste medio/alto que poseen una duración media elevada. Un dato que refuerza la relevancia de estas máquinas en Japón es la consideración de estos dispositivos de filtración como dispositivos médicos por parte de las autoridades sanitarias de aquel país.

Actualmente es sencillo encontrar una amplia oferta de estas máquinas en la red, aunque la empresa pionera Enagic, sigue siendo la de mayor implantación y relevancia dentro de la oferta.

Imagen de flickr por alfonso benayas

En los últimos tiempos, mucho y muy largo se ha hablado de los posibles beneficios del agua del mar bebida en determinadas cantidades o combinaciones, pero es una práctica en la que no todos los especialistas relacionados con la medicina se ponen de acuerdo y de la que probablemente aún queda mucho por explorar. Sin embargo, en lo que no existe prácticamente ninguna duda es de los beneficios que el agua del mar puede aportar a otros niveles.

Beneficios del agua del mar

Con el verano ya a la vuelta de la esquina nos encontramos en un buen momento para reflexionar precisamente sobre bondades del agua marina, sobre todo para aquellos que vayan en mayor o menor medida a disfrutar de estancias en las playas de nuestro país y, por tanto, a gozar de los beneficios del mar.

Para situarnos, debemos entender que el agua de mar posee una composición diferente al agua dulce; consta de oligoelementos, yodo, potasio, cinc, elementos todos ellos que la convierten en un buen amigo de nuestra piel y en general de nuestra salud.

De entrada uno de los principales beneficios reconocidos del agua marina es el de las propiedades antibióticas que posee, por ejemplo, ayuda a la mejora de la cicatrización.

Baños de salud

Históricamente se ha recomendado a personas con problemas respiratorios respirar brisa marina y darse baños en el mar, como complemento a sus tratamientos y en busca de paliar sus síntomas. Se entiende que el agua marina favorece la mejora de estos problemas respiratorios, así como de la sensibilidad y el dolor en enfermedades reumáticas como la artrosis, convirtiéndose en una suerte de analgésico natural. Además, gracias a las cualidades que permiten la flotabilidad incorpora la posibilidad de una sensación de menor peso, mayor movilidad y practicar ejercicios articulares de forma más cómoda.

Pero hay más

Se considera que la playa y la combinación de sol, baños de agua marina y brisa marina, son un buen elemento para mejorar los síntomas de la ansiedad y el estrés.

Asimismo, la combinación de agua del mar y arena de la playa en los paseos, los baños y en general la estancia en el entorno playero, se convierte en un proceso natural de exfoliación de la piel mucho menos agresivo de lo que pudiera parecer a primera vista. Además, con los cuidados posteriores recomendados de limpieza e hidratación tras una jornada de playa, se consiguen muy buenos resultados.

Imagen de flickr por jl.cernadas

El Día Mundial de la Bicicleta sirve, entre otras cosas, para concienciar a la población sobre las bondades de este medio de transporte. En un mundo donde el coche ha ido ganando peso como alternativa para los desplazamientos, la bicicleta se postula como una alternativa más sana y ecológica. Además, a diferencia del automóvil, se trata de un vehículo al alcance de todo el mundo, que no requiere grandes inversiones en infraestructura vial y que no genera desigualdad –no todos pueden permitirse mantener un auto- ni separa ni individualiza a las personas.

Beneficios que tiene para la salud el uso de la bicicleta

A las ventajas sociales hay que sumar los beneficios para la salud que otorga el montar en bicicleta. Éstos empiezan por ayudar a fortalecer los músculos y mejorar el tono físico general, pero no son ni mucho menos los únicos:

  • Mejora nuestra mente: hacer deporte tiene un efecto positivo sobre nuestra mente, pues libera endorfinas que nos hacen sentir euforia. Además, está demostrado que las personas que ‘pedalean’ a diario padecen menos depresiones.
  • Mejora cardiovascular: montar en bicicleta mejora nuestra capacidad cardiovascular y reduce en un 50% el riesgo de infarto según el estudio Cicling&Helath llevado a cabo por el doctor Igno Froböse, responsable del Centro de la Salud de la Universidad Alemana del Deporte.
  • Previene el dolor de espalda: cuando montamos en bicicleta de forma correcta, con el torso ligeramente inclinado, ponemos en tensión la musculatura de la escalada, que se obligada a estabilizar el tronco. Dicho de otra forma, nuestra espalda trabaja aun cuando no lo notemos, lo que ayuda a que esté en mejor estado y que se produzcan determinadas lesiones y dolores relacionadas con la falta de actividad. Además, previene la aparición de hernias discales.
  • Las rodillas no sufren: estamos ante uno de los deportes menos agresivos para las rodillas, especialmente cuando se compara a otras actividades como el running. Al final, entre el 70 y 80% del peso del cuerpo recae sobre el sillín, lo que libera de mucho trabajo a las articulaciones.
  • Baja incidencia de lesiones: si se compara con otras actividades como correr, jugar al fútbol o al baloncesto, la tasa de lesiones de quienes practican ciclismo es mucho menor.
  • Mejora el sistema inmunológico: en realidad esto es algo que sucede al hacer deporte. En la bicicleta, el pedaleo activa los fagocitos, que son los encargados de destruir bacterias y células cancerígenas. Eso sí, no debemos perder de vista que los esfuerzos moderados mejorarán nuestro sistema inmune, pero los intensos lo debilitarán.
  • Libera tensiones: también ocurre con cualquier tipo de ejercicio. Una de las ventajas del deporte es que libera endorfinas que nos ayudan a sentirnos mejor y ahuyentar el estrés.
  • Reduce el colesterol del malo.

 

El informe desglosa, además, el tiempo que debemos dedicar al pedaleo para poder disfrutar de cada uno de estos beneficios. En apenas 10 minutos ya notaremos una mejora articular y si aumentamos la sesión de entrenamiento hasta los 20 disfrutaremos de un refuerzo del sistema inmunitario. En media hora comenzará ya a  mejorar el nivel cardiovascular y en 40 minutos aumentará nuestra capacidad respiratoria. Si decidimos ampliar la sesión hasta los 50 minutos conseguiremos acelerar el metabolismo y a partir de una hora estaremos ayudando a entrar en un estado de bienestar general, combatir el estrés y a perder peso.

 

La siguiente infografía recoge varios de éstos beneficios:

beneficios bicicleta

Y desde el Ayuntamiento de Sevilla nos llegan dos imágenes que resumen los beneficios físicos concretos de pedalear.

 

bicicleta

bicicleta2

Y vosotros ¿Cuándo fue la última vez que montasteis en bicicleta?

Imagen © LoloStock – Fotolia.com