El verano trae consigo muchas cosas buenas, eso es indiscutible, pero también nos muestra una cara menos amable con una serie de enfermedades comunes a esta época del año. Repasemos cuáles son y las posibles medidas de prevención que podemos tomar ante ellas.

Las enfermedades más comunes en verano y su prevención

En este caso no vamos a ocuparnos de cuestiones como las insolaciones, los golpes de caloro las quemaduras solares, ya que todas estas posibles afecciones se producen por una mala prevención ante los efectos solares, algo que no puede considerarse en sí mismo como una enfermedad.

Los trastornos comunes en verano tienen que ver con algunas infecciones como la gastroenteritis o la otitis, y también algunas inflamaciones molestas como puede ser la conjuntivitis. En general, muchos de estos trastornos veraniegos tienen que ver con la transmisión de enfermedades a través de las vías respiratorias y también transmisión oral, por lo que la higiene en las manos, grandes portadoras de gérmenes, es básica también durante esta época del año.

Las mejores recomendaciones tienen que ver con mantener una buena alimentación y una buena higiene, no sólo las personas sino también en los alimentos. a partir de ahí vamos a repasar algunas de estas afecciones y su posible prevención.

La gastroenteritises muy común en verano. Habitualmente se asocia a microorganismos, multiplicándose en nuestro estómago o intestino o a virus atacando nuestro sistema digestivo. Puede llegar a ser muy contagiosa y,además del tratamiento médico habitual, conviene extremar las medidas de higiene extremas.

Aunque no se habla mucho de ella,la otitis también es una enfermedad muy frecuente en el verano. Se produce por una inflamación o infección en el oído y es frecuente que se asocie con un contacto continuado en el agua. Una medida de prevención básica es secarse bien los oídos después del contacto con el agua y, por supuesto, procurar no introducir objetos ni tocarse con las manos sucias en las zonas interiores de la oreja.

La conjuntivitis, aunque no es un trastorno grave, sí es muy molesta. Se produce muy frecuentemente en verano por el contacto continuado con el agua, aunque también puede ser ocasionada por reacciones alérgicas, por ejemplo, al cloro a las piscinas. Las recomendaciones para su prevención son las habituales, pero en este caso además para las personas con propensión a este tipo de dolencias es muy recomendable no entrar en contacto en el agua sin gafas adecuadas a tal efecto.

Las enfermedades derivadas de las posibles intoxicaciones alimentarias, también muy presentes en el verano, obviamente también tienen su modelo de prevención en la higiene, tanto en lo personal como en la preparación de los alimentos, así como observar que éstos no se han deteriorado por ejemplo por un exceso de calor recibido o circunstancias similares.

Imagen de Flickr por GViciano

Tu comentario

¿Te ha ocurrido algo o has vivido alguna experiencia relacionada con la información de esta noticia? Cuéntanoslo, nos gustaría conocerla. También puedes dejarnos tu un comentario con tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.