Si unimos la acrobacia, el contacto corporal y la improvisación, el resultado se llama Contact. Se trata de una técnica de danza en la cual siempre hay puntos de contacto físico entre los bailarines, que danzan y realizan movimientos solo a través de la improvisación. Es decir, en el Contact no existen unas pautas marcadas, todo es producto de la improvisación de los bailarines y del contacto entre ellos. Por lo tanto, cada coreografía de Contact será única e irrepetible.

Como curiosidad podemos decir que la primera vez que se realizó una performance reconocida como Contact Improvisación fue en 1972, guiada e interpretada por Steve Paxton y otros bailarines del Oberlin College. Paxton se preguntó qué pasaría cuando varios cuerpos se encontraran, chocaran o cayeran unos sobre otros y cómo podrían bailar o mantener un ritmo dos cuerpos en contacto. Y así surgió.

En realidad, lo que busca el Contact es la libertad artística. Es decir, que los bailarines busquen la expresión en el movimiento y trabajen sus cuerpos a través del contacto. Se clasifica dentro de la danza contemporánea y, eso sí, puede ser practicado por todo tipo de personas: mayores, pequeños, mujeres, hombres… No importa ni género ni edad, por lo que es una actividad ideal para realizarla en familia. Incluso no importa la condición humana. Es decir, un ser humano puede practicar Contact desde los primeros años de su vida y hasta con una edad avanzada.

baile-contact

Lo que es más importante del Contact Improvisación son sus principios, es la base de esta técnica de danza y lo que le da todo el sentido. Estos principios son:

  • La aportación mutua
  • La aceptación del cuerpo
  • La adaptación al movimiento del otro
  • La ruptura de las jerarquías

Estamos acostumbrados a que en el baile tradicional el hombre tenga un papel y la mujer otro. Además, apenas hay contacto físico, cada uno hace su coreografía. Es el Contact el que reivindica otra manera de danza. De hecho, una de las cosas principales que busca es la comunicación y aceptación entre géneros. Es decir, reconciliar esos roles que tan introducidos están en la sociedad y en la danza, con papeles desiguales, y llevarlos al mismo plano.

Lo mejor del Contact Improvisación es que se puede practicar entre dos o muchas más personas, por lo que la experiencia puede ser compartida con mucha gente: sentir a los y las compañeros y compañeras mediante el diálogo corporal y obtener como resultado una coreografía.

Si te animas a practicar Contact no te deberás centrar casi en tus movimientos, si no mirar los del resto y actuar en consecuencia. Generar respuestas a sus acciones, improvisando y, recuerda, manteniendo el contacto. Y ahora que sabes que no importa ni la edad ni el género para practicarlo… ¿te vas a animar?

Tu comentario

¿Te ha ocurrido algo o has vivido alguna experiencia relacionada con la información de esta noticia? Cuéntanoslo, nos gustaría conocerla. También puedes dejarnos tu un comentario con tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

Puedes usar algo de HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> . Los párrafos y los retornos de línea también se incluyen automáticamente.