Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Existen diferentes opciones para llevar a los bebés y los niños pequeños a la piscina, desde flotadores hasta manguitos pasando por los brazos de los padres. Una de ellas son los flotadores adaptados, que muchas personas denominan Swimtrainer por ser este el modelo más extendido.

¿Qué es el Swimtrainer? Ventajas y desventajas de su uso

Con la diversión que ofrecen estos tipos de flotadores, los niños desarrollarán una relación positiva con el agua. El swimtrainer es un flotador diseñado específicamente para los distintos grupos de edad, desde los 3 meses hasta los cuatro años de edad. Las características del swimtrainer, que podría traducirse al castellano como “entrenador de natación” se pueden resumir en que ofrece una posición ideal para aprender a nadar y, por su diseño, evita que los niños se deslicen al agua o que vuelquen mientras lo utilizan, algo que puede ocurrir con un flotador tradicional

Las principales ventajas del swimtrainer son:

  •  Es una herramienta específica para bebés a partir de los tres meses de edad.
  • Ofrece una posición para la natación perfecta, sin deslizamientos ni peligro de vuelcos.
  • Es fácil y rápido de poner, por lo que se usa de manera habitual y no resulta una molestia o un ’trasto‘ con el que cargar.

Es un buen método para que el niño gane independencia en la piscina de forma que los padres no tengan que estar contantemente agarrándolos en la piscina. Pese a todo, en el mar sí puede ser necesario hacerlo.

Pero el swimtainer no es perfecto. Estas son sus desventajas:

  • Que la tranquilidad de los padres pueda traducirse en descuidos o despistes. El niño seguirá necesitando atención y vigilancia.
  • Por mucho que el pequeño esté dentro del agua, parte del cuerpo permanece fuera. No hay que confiarse y vigilar también el tiempo de exposición al sol. En el caso de pantanos y ríos debemos tener especial precaución, por el peligro que suponen las corrientes y los fondos cambiantes.

 Cuando compremos un flotador para nuestros hijos debemos ser precavidos y comprobar que dispone de homologación europea para su uso y venta. En caso de duda conviene ponerse en contacto con la oficina del consumidor donde se podrán obtener las pautas correctas para su elección.

 Imagen: Galería Flickr Richo.Fan