Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Seguro que en muchas ocasiones has estado preparando la comida o intentando hacer una nueva receta y tus hijos han mirado y preguntado curiosos, e incluso han querido participar. La cocina no es un lugar muy seguro para los más pequeños, ya que encontramos diferentes utensilios y objetos que pueden ser peligrosos. Sin embargo, cuando a los peques se les despierta la creatividad culinaria no tenemos porqué frenarla.

niños-cocina

Cocinar con tus hijos puede convertirse en una actividad o plan muy divertido para hacer juntos en casa. Con tu ayuda podrán preparar platos muy llamativos y ricos de manera sencilla, lo que les motivará a desarrollar ese potencial. Te dejamos algunas recetas para que lo paséis genial cocinando y sorprendáis a vuestra familia y amigos. ¡Manos a la obra!

  • Piruletas de banana y chocolate

 piruletas de banana y chocolate

Ingredientes:

Plátanos

Palitos de madera de helado

Chocolate para fundir

Grajeas de chocolate (Lacasitos, M&Ms)

 

Partimos los plátanos por la mitad y dejamos que los peques los pelen. Pueden clavar los palitos de madera en cada uno de los trozos como si fueran un helado. Fundimos el chocolate al baño maría y cuando esté totalmente derretido que los niños sumerjan los plátanos hasta cubrirlos prácticamente enteros. Al sacarlo, y mientras el chocolate esté todavía templado, podemos decorarlos juntos con las grajeas de chocolate alrededor y lo dejamos sobre una fuente. Dejamos reposar en el frigorífico un par de horas y ¡listo!

  • Magdalenas saladas de salchichas

 magdalenas de salchicha

Ingredientes:

55g de mantequilla

40g de azúcar

1 huevo

110 ml de leche

Una cucharada sopera de vinagre blanco

1/2 cucharadita de café de levadura en polvo (2g)

80g de harina de maíz

70g de harina de trigo

Una pica de sal

Un paquete de salchichas

Un molde de magdalenas

Que tu hijo mezcle la leche con el vinagre y lo dejamos reposar 5 minutos. En otro bol, los niños pueden mezclar la mantequilla derretida y el azúcar. A continuación les ayudamos a añadir el huevo y la mezcla de leche y vinagre, removiendo hasta conseguir una masa homogénea. En otro bol mezclamos juntos las harinas, la sal, la levadura, mezclar y tamizarlas. Al finalizar añadirlo al otro recipiente y mezclar todo junto. Que tu hijo pinte con aceite el molde de magdalenas y rellene con una cuchara los huecos con la mezcla hasta 2/3 de su capacidad. Colocamos un trozo de salchicha en el centro de cada hueco y lo introduces en la rejilla del horno. Horneamos durante 12 minutos a 180 grados y dejamos enfriar 5 minutos antes de retirar las magdalenas del molde.

  • Bizcocho de hormigas de chocolate

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes:

1 paquete de fideos de chocolate

200g nata

4 huevos

180g azúcar

1 cucharada de vainilla en polvo

230g harina

1 sobre de levadura

Azucar glas

En un cuenco grande podemos mezclar entre todos la nata, los huevos, el azúcar, la harina, la levadura y la vainilla. Cuando este bien mezclado, viene la parte más divertida. Los niños pueden añadir el paquete de fideos de chocolate. Vertimos la mezcla en un molde para bizcocho de la forma que más nos guste y lo metemos en el horno a calentar durante 50 minutos a 180 grados. Al terminar lo dejamos enfriar y que el peque lo decore con azúcar glas espolvoreado por encima.

Seguro que ya estás pensando en las cenas y comidas de Navidad. Nochebuena, nochevieja, reyes… son fechas de reunión en torno a la mesa en la que los platos son los protagonistas. Sin embargo, aunque hay recetas insustituibles en muchas familias, también buscamos sorprender a nuestros invitados con sabores nuevos en nuestros aperitivos, platos principales y postres. Todos buscamos recetas sencillas y rápidas que podamos preparar fácilmente el mismo día sin peligro de que sea un fracaso.

Por ello, te presentamos 4 opciones de entrantes, platos  principales y postres con los que te puedes atrever, ya que no te resultará complicado prepararlo y el éxito entre tus comensales está prácticamente asegurado. ¡Qué aproveche!

Piruletas de jamón serrano y queso

  • Una lámina de masa de hojaldre
  • Jamón serrano en lonchas
  • Queso en lonchas al gusto
  • 1 Huevo
  • Palitos de brochetas

piruletas-navidad-receta-hojaldre-CocinaConPoco.com-109

Ponemos la lámina de hojaldre estirada y cubrimos su totalidad con las lonchas de jamón serrano. Sobre este, ponemos las lonchas de queso.

Cuando tengamos el hojaldre totalmente cubierto con el jamón y el queso, comenzamos a enrollar por uno de los extremos hasta conseguir un rollo largo.

Cortamos este rollo en rodajas de 1,5 cm aproximadamente y le vamos clavando los palillos por uno de los lados para obtener la forma de piruleta. Batimos el huevo y pintamos las piruletas con un pincel de cocina.

Colocamos todas las piruletas sobre la bandeja del horno, recubierta con papel vegetal para evitar que se queden pegadas. Tras precalentarlo a 200 grados, introducimos las piruletas al horno durante 10 minutos a la misma temperatura. ¡Listo!

Empanadillas de morcilla y manzana al Pedro Ximenez

  • Obleas de empanadillas
  • Morcilla de arroz o de cebolla
  • 1 o 2 Manzanas
  • Azúcar moreno
  • Vino Pedro Ximenez
  • 1 huevo
  • Aceite y sal

empanadillas-morcilla-manzana-10b-750x346

Cortamos la manzana en taquitos pequeños y pochamos durante diez minutos a fuego medio en una sartén hasta que queden blanditas, añadiéndoles una cucharada sopera de azúcar moreno.

Quitamos la piel a la morcilla y la añadimos desmenuzada a la sartén, y las dejamos que se mezclen con las manzanas durante 5 minutos más al fuego. Agregamos 50 ml de vino Pedro Ximenez, y removemos durante 2 o 3 minutos para que se queme el alcohol.

Rellenamos las empanadillas colocando una cucharada de la mezcla en uno de los lados y doblamos por la mitad, aplastando el borde con un tenedor para que queden sellados. Batimos el huevo y pintamos las empanadillas con un pincel de cocina.

Con el horno precalentado a 180 grados, introducimos las empanadillas en una bandeja y las dejamos hornear durante 10 minutos aproximadamente, hasta que tomen un color dorado.

Lomo de cerdo relleno de espárragos y paté

  • 750 gramos de lomo de cerdo por cada 6 personas
  • 100 gramos de paté
  • Espárragos trigueros
  • 1 chupito de coñac
  • Media cebolla
  • 300 ml caldo de carne

lomo-relleno-de-pate-esparragos-y-manzana-3

Cortamos circularmente el trozo de lomo en un filetón, como si estuviéramos desenrollándolo. A continuación lo salpimentamos y lo cortamos por mitad. Encima de una de las partes untamos el paté y colocamos los espárragos trigueros.

Colocamos encima la otra parte y atamos con unas cuerdas para que no se separe. Doramos en una sartén el lomo por ambos lados, sacamos y colocamos en una fuente de horno.

Pochamos en la misma sartén, la cebolla y le añadimos el coñac y el caldo. Removemos bien y volcamos sobre el lomo en la fuente. Horneamos 20 minutos a 180º, con el horno previamente precalentado.

Para terminar cortamos el lomo en rodajas de 2 centímetros y preparamos patatas o ensalada para acompañar.

Natillas de turrón

  • Medio litro de leche
  • 3 huevos
  • Azúcar
  • Una tableta de turrón de Jijona
  • Una tableta de chocolate negro
  • Ralladura de naranja
  • Canela en rama

natillas-de-turron-696x700

Trituramos con la batidora en un bol el turrón de jijona, el azúcar y la leche. A continuación ponemos la mezcla en un cazo a fuego lento y retiramos cuando empiece a humear.

Añadimos los huevos batidos y removemos con una varilla enérgicamente. Volvemos a poner la mezcla al fuego medio-bajo sin parar de remover en ningún momento hasta que empiece a espesar. Retiramos y dejamos templar unos minutos.

Servimos las natillas en copas y dejamos enfriar por completo. A continuación las metemos a la nevera hasta el momento de servir. Antes de degustarlas, rayamos sobre las natillas un poco de chocolate y de piel de naranja. ¡Riquísimas!

Estas Navidades no tienes excusas, prueba estos platos y deleita a tus invitados con recetas originales, fáciles y muy sabrosas. ¡Conquista el estomago de tu familia y amigos!

Melocotones, sandías, melones, cerezas o mangos son algunas de las variedades de la época estival que podemos incluir en los helados. Además de las ventajas nutritivas y de la capacidad para hidratar de estos alimentos, el proceso de elaboración puede ser una buena excusa para pasar un rato con los críos y que hagan sus pinitos en el mundo de la repostería saludable.

Cocinar con niños, helado casero y frutas de temporada: rico y sano

El consumo de helado puede ser un gran aliado para la hidratación de los niños y los jóvenes durante el verano. Junto a las personas mayores y otros colectivos forman los llamados grupos de riesgo y, por ello, conviene prestar especial atención a este aspecto. La ventaja del helado frente a otras posibilidades (agua, zumo, etc.) es que, además, suele resultar apetecible para el niño. No obstante, conviene tener en cuenta que no todos los helados hidratan de la misma manera. Esta capacidad variará en función de la composición del mismo: no puede compararse en términos nutritivos un helado compuesto por grasas que otro que añada fruta, igual que es diferente un helado industrial que otro hecho en casa.

Por esas razones, desde aquí recomendamos para el consumo infantil la elaboración casera de helados que contengan frutas de temporada. Rico y sano, como diría el cocinero más mediático de los últimos años.

De entre el grupo anterior, suelen distinguirse distintas variedades de helados:

  • De agua, que pueden tomar distintos formatos, tales como el hielo, el granizado o de gelatina.
  • De leche.
  • De crema.
  • De galleta.

Tomando esos elementos como base para la elaboración, pueden añadirse distintas frutas de temporada, entre otros ejemplos, melocotones, sandías, melones, cerezas o mangos, que son las variedades más típicas de la época estival. Bien sea con éstas o con otras -al gusto de consumidor-, las combinaciones son variadas y numerosas.

Finalmente, cabe destacar que, además de las ventajas nutritivas y de la capacidad para hidratar de estos alimentos, el proceso de elaboración puede ser una buena excusa para pasar un rato divertido y diferente en familia. Con una batidora y un poco de imaginación al dar forma los helados, sólo habrá que preocuparse de disfrutar.

¡Buen provecho!

Imagen de Flickr  por LWYang

Un buen día completo de playa debe acompañarse de una comida saludable. Preparar un menú adecuado no sólo ayudará a nuestra salud, también es un placer añadido y ¿por qué no? mucho más sencillo de preparar que otras opciones.

Ideas para comer sano en la playa

Si hubiéramos preguntado hace 20 o 30 veranos por la asociación entre las palabras playa y comida es muy probable que de ahí hubiera surgido un menú medio compuesto de tortilla de patata, carne empanada, pimientos verdes y  melón de postre. Aunque muchas familias siguen alimentándose de esta forma en sus días playeros, no parece que éste sea el ideal comida sana que hoy por hoy se maneja.

Comer cerca del mar en un día de playa es un placer a disfrutar. Si además podemos no renunciar a los hábitos alimentarios sanos y tomar alimentos frescos y saludables, mejor que mejor. Vamos a tratar de dar algunas ideas al respecto.

Lo primero es huir de preparaciones complejas, tratando de confeccionar menús sencillos de preparar, frescos y ligeros como corresponde a un buen día de playa. En este sentido, los sándwiches son una buena idea. Resultan muy sencillos de preparar, ocupan poco espacio para transportarlos, y son ideales como tentempié. Unir, por ejemplo, vegetales con pavo o pechuga de pollo o atún da siempre muy buenos resultados, es sabroso y saludable al mismo tiempo.

En lugar de entrantes difíciles de preparar y de transportar, las sopas frías son también una buena idea. Gazpacho o salmorejo, se pueden llevar en un termo normal, son deliciosos y nos dan un aporte de vitaminas y minerales excelente.

Las ensaladas son otra gran alternativa. El mayor reto es quizás encontrar el recipiente adecuado (con cierre) para su transporte. Se trata de un plato que debería formar parte de nuestra dieta habitual y que permite incorporar otros alimentos como la pasta o determinadas carnes magras en fiambre para darle más consistencia.

Por supuesto, no nos olvidamos de la fruta. Además de por sus valores vitamínicos y nutricionales, las frutas en verano son muy importantes porque contribuyen de manera muy especial a nuestra hidratación. Frutas en las que la presencia del agua es muy relevante, como por ejemplo la sandía, el melón o la piña, debieran estar presentes en este menú playero saludable.

Ahora sólo habría ya que incorporar al listado una buena nevera donde transportar los alimentos sin que pierdan su frescor y poco más.

Imagen de Flickr por JuanJaén

Una de las actividades familiares más divertidas es cocinar con los niños. Si conseguimos plantear de manera divertida el proceso a la hora de cocinar y convertirlo en un juego educativo con el que, además de divertirnos, aprendemos valores en relación a la alimentación, vamos, a disfrutar nosotros y los más pequeños.

3 recetas para hacer con niños

Hoy os proponemos tres recetas sencillas en las cuales los niños pueden intervenir en mayor o menor medida, pero siempre con supervisión de los adultos.

Pizza de Jamón y Queso

La pizza siempre resulta un elemento recurrente a la hora de hacer recetas con niños, ya que el preparado de la masa es un proceso muy divertido en el cual pueden participar, aunque, con muchas probabilidades tendremos que acabar siendo nosotros los que realicemos el amasado y la forma definitiva.

Vamos a empezar preparando la masa de la pizza. Para ello vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Dos vasos de harina
  • 1 vaso de leche (grande)
  • Un taco de levadura prensada (o dos sobres de levadura seca)
  • Sal

Puedes tomar otro tipo de medidas, pero deberá siempre mantenerse esta proporción.

Para preparar la masa simplemente amasaremos todos los ingredientes en un recipiente hasta formar la masa inicial, dejaremos que esta masa repose entre 20 y 30 minutos cubierta con un trapo.

  • Ingredientes para la Pizza
  • Jamón en lonchas (sobre 250gr)
  • Jamón en tacos pequeños (sobre 125gr)
  • Tomate frito
  • Queso rallado (al gusto diferentes tipos de quesos)

Tras estirar la masa la cubriremos con el tomate frito, después pondremos las lonchas de jamón, repartiremos los taquitos de jamón y añadiremos el queso rallado cubriendo toda la mezcla; ya sólo queda hornearla a unos 180° hasta que veamos que el queso ya está fundido y la pizza terminada.

Pastel de Chocolate

Hay muchas maneras de preparar tartas de chocolate. En esta ocasión vamos a ofreceros una receta sencilla en la que pueden participar los niños ayudándonos en aquellas tareas en las que veamos que pueden intervenir sin problemas.

Estos son los ingredientes:

  • 150 gr de azúcar
  • 150 gr de mantequilla (que no esté fría)
  • 200 gr de harina
  • 200 gr de chocolate negro para postre
  • Cuatro huevos
  • (Podemos optar por decorar la tarta con cosas como piezas de chocolate blanco)

Mientras tenemos el horno precalentando, separaremos las yemas de las claras de los huevos. Después batiremos las yemas con el azúcar (saldrá una mezcla espumosa) y, tras haber derretido el chocolate (podemos usar el microondas), dejaremos que se temple antes de mezclarlo todo.

Añadiremos la harina y mezclamos todo bien (mejor usando varillas) hasta que consigamos una masa sin grumos. A partir de aquí llegará una de las partes delicadas del proceso: tras batir las claras a punto de nieve debemos incorporarlas a la masa con cuidado de que no baje el punto. Es bueno hacerlo con movimientos circulares, como si estuviéramos envolviendo la masa.

Elegiremos un molde para la tarta, lo untamos con mantequilla y colocamos la masa dentro. Hornearemos a 220 grados durante al menos 20 minutos. Servir templado.

Batido de Fresa

Como vamos a usar azúcar en dos de las recetas, debemos tener en cuenta que, tal vez, no se trate de platos para todos los días, o incluso, que en el caso del batido de fresa, podemos rebajar el nivel de azúcar aportado. Todo dependerá del paladar de los peques.

Este batido es realmente fácil de preparar, solo necesitamos lo siguiente:

  • 1 litro de leche
  • 400 gr de fresas
  • 100 gr de azúcar (o menos según el gusto)

Después de lavar las fresas las cortaremos en trozos, pudiendo incluso guardar algún corte en forma de lámina fina para decorar el batido al final.

Mezclaremos las fresas con el azúcar hasta que se impregnen y dejaremos que reposen en frío por lo menos quince minutos, después las añadiremos a la leche y trituraremos la mezcla hasta que quede lo más cremosa posible.

Este batido se puede decorar, por ejemplo, con láminas de fresa y un poquito de chocolate derretido del que usamos en la tarta.

¡Buen provecho!

Imagen de Flickr por Father.Jack

La primavera trae consigo un buen número de frutas y verduras de temporada que, además, respondiendo a las cualidades de los frutos primaverales, van a aportar como veremos un alto contenido de vitaminas y minerales.

Cinco alimentos de primavera y sus propiedades

A la hora de enfocar la elección de cinco alimentos de primavera es cierto que podríamos centrarnos no sólo en lo que a las frutas y verduras se refiere. Si bien es verdad, que se trata de una estación del año en la que vamos a encontrar el mejor momento para algunas de estas frutas o verduras realmente potentes desde el punto de vista nutricional y el aporte que nos ofrecen.

Los espárragos son una hortaliza muy adecuada para personas con problemas como la diabetes o hipertensión, un hortaliza con muy pocos hidratos de carbono y que, además en temporada, nos permite su uso de las más diversas maneras. Tan sólo debemos recordar que en el caso de personas con problemas renales han de consumirse con moderación.

También es un buen momento para la zanahoria, que va a aportarnos el mayor contenido en vitamina A de entre todos estos productos de la tierra de temporada. Una buena idea, además del consumo habitual que hagamos de las zanahorias, es incorporarlas en nuestra dieta habitual crudas, algo relativamente sencillo de hacer por ejemplo en ensaladas, ya que pueden ayudar a regular el colesterol.

En el champiñón vamos a encontrar una gran concentración de proteínas vegetales. Es un producto que, además de delicioso, resulta combinable con prácticamente cualquier cosa y, además, gracias a su carnosidad, pero sobre todo su concentración de proteínas, resulta un buen aporte complementario tanto crudo como cocido o en otras preparaciones.

Los pimientos son las verduras con mayor abundancia de vitamina C. También poseen vitamina P, no excesivamente abundante en la alimentación y que puede ser un buen elemento para regular la tensión sanguínea. Se puede comer de muchas formas, pero, a medida que comienza el buen tiempo, resulta interesante incorporarlo en crudo a las ensaladas.

Cualquier momento del año puede ser bueno para las manzanas, pero por supuesto también la primavera. Debemos recordar que en la manzana vamos a encontrar probablemente una de las mejores fuentes de fibra soluble, una fruta depurativa y deliciosa que puede ser consumida en cualquier momento del día y que resulta desde luego un manjar a tener muy en cuenta.

Larga es la lista que complementa a estos cinco productos en los que nos hemos detenido; lechuga, berros, nabo, rabanitos, achicoria, acelgas… La primavera es sin duda un momento excelente del año para fomentar nuestro gusto por este tipo de productos, y, si no lo tuviéramos, comenzar a experimentar con los alimentos beneficiosos, saludables y muy ricos.

Imagen de Flickr por jlastras

Todo el mundo tiene más o menos claro cómo debe configurarse una dieta sana y equilibrada. Sin embargo, nunca viene mal recordar cuál es su composición y, sobre todo, qué alimentos forman parte de ella.

10 alimentos que nunca encontrarás en una dieta saludable

En esta ocasión queremos destacar los diez alimentos que nunca encontrarás en una dieta saludable y que, de forma general, será recomendable eliminar de nuestros platos o consumir con moderación, cuanto menos:

  • Nuggets de pollo y salchichas: en realidad, cualquier alimento procesado quedará fuera de una dieta saludable. Los beneficios de este tipo de alimentos son más bien escasos, mientras que sus perjuicios son amplios. En el caso de los nuggets, cuentan con un alto contenido en grasas y carbohidratos, a lo que se suma que se deben preparar fritos en abundante aceite.
  • Refrescos y bebidas carbohidratadas: en términos generales su aportación al organismo es negativa, principalmente por su alto contenido en azúcar y por su efecto de ensanchamiento del estómago. Los refrescos light están indicados en muchas dietas como positivos, pero esto es precisamente porque actúan como un saciante con una aportación calórica nula o muy pequeña.
  • Palomitas de maíz en microondas: de entre todos los aperitivos este es uno de los peores, pues contienen sustancias químicas como el ácido perfluorooctanoico y el sulfonato de perfluooctano que pueden generar problemas endocrinos. Las palomitas de maíz en microondas son caso especial, pero entre los productos a evitar en una dieta sana se pueden incluir también todos los aperitivos industriales.
  • Bollería industrial: una dieta sana tiende a prescindir de los dulces y de la bollería, aunque éstos podría tener cabida en algún momento especial. No ocurre lo mismo con la bollería industrial, que por su proceso de fabricación es poco recomendable para el organismo. Su aportación calórica es alta y está llena de grasas saturadas.
  • Margarina: la margarina es rica en grasas saturadas y por eso debe evitarse la propia margarina y los alimentos que la contengan.
  • Patatas fritas: están prohibidos en cualquier régimen y, salvo en casos concretos, deben evitarse. Aportan muy poco valor nutricional pero sí muchas calorías y, además, son ricas en grasas y sal.
  • Arroz blanco: en realidad, el arroz blanco es bueno y figura entre los alimentos más recomendados. Lo que ocurre es que el proceso al que se somete actualmente el arroz hace que su valor nutricional sea escaso, excepto cuando se trata de arroz salvaje o arroz oscuro, que habitualmente suele ser más caro y difícil de cocinar que el tradicional.
  • Barritas de cereales: el marketing las ha convertido en un alimento saludable cuando en realidad casi todas incluyen jarabe de maíz de alta fructosa, así como un alto contenido de sodio y grasas trans.
  • Chocolate blanco: en realidad cualquier chocolate, a excepción de los más puros, quedarían fuera de una dieta saludable, pero el chocolate blanco es especialmente nocivo. Se trata de un derivado del cacao formado por leche, azúcar y manteca de cacao que poco tiene que ver con el cacao original. Su aporte nutricional se limita a grasas y glúcidos, nada recomendables para el organismo.
  • Bebidas alcohólicas: a excepción del vaso de vino que tiene demostrados efectos beneficiosos sobre la salud, la mayoría de bebidas alcohólicas quedan excluidas de los alimentados saludables, especialmente cuando se consumen en grandes cantidades.

Y vosotros, ¿Qué alimentos añadiríais a esta lista?

Imagen © stockcreations – Fotolia.com

La comida es uno de los grandes placeres que existen en la vida y uno al que nadie debería renunciar. Sin embargo, es posible comer bien, comer menos y seguir disfrutando igualmente. De hecho, es posible que el deleite aumente si somos capaces de ingerir una cantidad de alimentos más acorde con nuestras necesidades energéticas reales.

diet conceptDisfruta de la comida pero come menos ¿cómo? Te lo contamos

Lo cierto es que nos hemos acostumbrado a comer demasiado y demasiado deprisa, de forma que al final terminamos disfrutando menos del propio hecho de comer y de lo que comemos. Estos trucos para comer menos servirán para recuperar el gusto por la buena mesa y seguir unas pautas alimenticias más saludables:

    • Llena tu mente de comida antes de sentarte a la mesa: puede ser a través de un plato de otro comensal o con imágenes del menú, pero lo importante es llenar la vista de comida. Al parecer, esto hace que el cerebro se active y envíe más rápido la señal de saciedad al estómago, lo que contribuye a disminuir la ansiedad durante la ingesta. El hecho de haber registrado que hay comida en abundancia hace que nos sintamos más tranquilos y nos ayuda a comer menos.
    • Bebe un vaso de agua antes de comer: un gran vaso de agua llenará nuestro estómago de líquido, lo que contribuirá a que comamos menos y tengamos menos ansia y hambre al comenzar la comida.
    • Prueba con una manzana de aperitivo: un estudio de la Universidad de Pennsylvania ha descubierto que comer una manzana antes del almuerzo hace que durante el mismo dejemos de ingerir 187 calorías. Si tenemos en cuenta que la manzana apenas aporta calorías, pero sí vitaminas y otros nutrientes, no hay razón para que no pongamos en marcha este truco. Además, así estaremos consumiendo una de las raciones de fruta y verdura que debemos incluir en nuestro menú diario.
    • El color de la comida también importa: un estudio de la Universidad de Cornell determinó que el color de la comida también incide en las cantidades que ingerimos. Así, por ejemplo, las comidas blancas en las que apenas hay contraste entre el color del alimento y el plato hacen que comamos más, aquellas en las que hay contraste de colores y además los colores son brillantes ayudarán a comer menos.

  • Usa platos más pequeños: puede parecer de lo más peregrino pero el tamaño del plato sí importa. Para nuestro cerebro es importante registrar que hay abundancia de comida y es posible engañarle con platos más pequeños, que aparentemente estarán más llenos de comida. Esto también ayudará a comer más despacio.
  • Come despacio: éste es quizás el consejo más repetido pero no por ello deja tener su importancia. Cuando más despacio ingiramos los alimentos más tiempo daremos al estómago a percibir si está o no lleno. Es decir, que tendremos más posibilidades de dejar de comer cuando estemos realmente satisfechos y no cuando nos hayamos pasado.
  • Prueba una ensalada de primero: lo bueno de las ensaladas es que ‘atacan’ directamente varios de los puntos mencionados, puesto que son capaces de llenarnos los ojos, llenar el plato y sus colores suelen contrastar. Además, nos llenan por un precio más que módico en términos calóricos.
  • Prepárate para disfrutar: no conviertas la comida en un mero trámite. Trata de disfrutar del momento y de los alimentos que ingieres. Si estás en casa, poner música relajante y ambientar la mesa pueden ayudarte a ‘saborear’ de verdad el momento.
  • No comas directamente de la caja o de la bolsa: si te apetece picar unas patatas, sírvelas mejor en un plato pero no te lleves la bolsa contigo. Un estudio de la Universidad de Cornell ha determinado que comemos un 50% menos si lo hacemos de esta forma, especialmente si el plato o el cuenco son pequeños.

Y vosotros ¿Qué trucos utilizáis para mantener a raya el ansia en la mesa y disfrutar de la comida?

Imagen © ekostsov – Fotolia.com

Los excesos navideños suelen pasar factura en la báscula y, en general, en nuestro estado físico. Proponemos a continuación una lista de alimentos saludables que pueden ayudar a ‘limpiar’ el organismo

 

Siguiendo aquella máxima que recomienda que ‘más vale prevenir que curar’, lo ideal es que las comidas y las celebraciones estén marcadas por la moderación. El objetivo es no alterar de golpe nuestro estado físico, sea con sobrepeso y aumento de la grasa corporal -causados por una abultada dieta, el consumo extraordinario de alcohol-, sea con la subida del colesterol y el exceso de carga de trabajo para determinados órganos, como el hígado, los pulmones o el corazón. Es decir, que se debe intentar no llegar a la situación de verse obligado a depurar el organismo tras la Navidad.

 Alimentos para depurar tu cuerpo tras las Navidades

 

        De ser así, de verse en la tesitura de limpiar el cuerpo después de las fiestas, a continuación encontrará una serie de alimentos saludables, pero sobre todo una lista de hábitos para ‘purgase’.

         -Del desorden al orden. Las peligrosas sobras pueden llevarnos a arrastrar durante días o semanas el consumo de platos hipercalóricos o con una elevada concentración en grasas y azúcares, así como la ingesta de bebidas alcohólicas. Así que es mejor repartir las sobras entre la familia y los amigos. También resulta muy aconsejable volver a ingerir las cantidades de comida habituales.

         -Líquidos. Una de las maneras más efectivas de limpiar el cuerpo es tomar líquidos que no lleven alcohol y azúcar. Sobre todo hay que beber agua. Asimismo, son aconsejables los alimentos que contengan agua, como por ejemplo la fruta, la sopa, la verdura, los lácteos desnatados o las infusiones.

         -Alcohol, azúcar y sal, desterrados. Incidiendo en el primer punto, se deben ingerir alimentos bajos en grasas. Las carnes magras pueden ayudar a evitar la sensación de que se come siempre verdura o fruta.

         -Los expertos recomiendan hacer algo de ejercicio, aunque sea de intensidad baja. Este consejo, válido también para el resto del año, es más necesario tras los excesos navideños.

         -No se debe pasar de un día para otro de una dieta excesiva a un régimen brusco de adelgazamiento. Se trata de buscar una rutina que implique una vuelta a la normalidad de forma gradual.

 

Las celebraciones navideñas son, desde la perspectiva nutricional, una de las épocas de mayor riesgo del año, junto con las vacaciones de verano, porque, además, de incrementarse notablemente el consumo de calorías, se suelen tomar también alimentos poco saludables y nada habituales: carnes de elevado contenido graso, salsas, recetas que implican abundancia de ingredientes y una laboriosa elaboración, dulces caseros o industriales, etc.

El hecho de seguir ciertas pautas basadas en la moderación y el sentido común no significa que uno tenga que amargarse las celebraciones sino que, después, no se arrepienta de los excesos cometidos.

Ofrecemos una guía paso a paso para elaborar este dulce típico y distintas variaciones que aportan originalidad. El proceso de elaboración del mazapán puede ser una buena excusa para pasar un rato con los niños y que hagan sus pinitos en el mundo de la repostería.

mazapan-nectar

Como en tantos otros ámbitos de la vida, aunque especialmente en lo que se refiere a la cocina, “cada maestrillo tiene su librillo”, con lo que las opciones planteadas en las próximas líneas representan una posibilidad tan válida como lo puedan ser muchas otras. Aunque en esencia la composición del mazapán es siempre la misma o muy parecida, existen diferentes tradiciones y posibilidadesde prepararlo. En cualquier caso, dada la cercanía de las fiestas, la elaboración de estos dulces típicos de Navidad puede ser una excusa para compartir un rato con los niños y que se familiaricen con el mundo de la repostería, además de crear una tradición navideña familiar a mantener en el futuro.

Tomando como referencia, por ejemplo, un número de cuatro comensales, se necesitan los siguientes ingredientes: 400 gramos de almendras molidas, otros 400 gramos de azúcar glasé, tres cucharadas de agua y dos claras de huevo. A ellos se les puede añadir para dar un toque de sabor, la ralladura de medio limón y también canela molida, aunque estos últimos componentes son opcionales.

En cuanto a la elaboración, en primer lugar habrá colocar el azúcar, las almendras y las tres cucharadas de agua en un bol. A continuación, quizá una de las partes más divertidas para los pequeños, toca amasar la mezcla durante varios minutos hasta lograr una masa uniforme. Ésta masa se dejará reposar durante un par de horas en lugar fresco. Después habrá que formar las figuritas y situarlas en una placa de horno. En un cuenco aparte, que también debe ser hondo, se depositan las claras de huevo y con una batidora de varillas se monta la clara a punto de nieve. Posteriormente, se pintan las figuras con esta clara. Para ello, puede utilizarse un pincel. Concluida la decoración, se introduce la placa en el horno durante una par de minutos a 200 grados de temperatura hasta que la superficie del mazapán quede dorada. Finalmente, se sacan del horno y se deja que las figuras se enfríen.

A partir de esta sencilla receta se pueden hacer diferentes variaciones dándole distinto formato a la masa de mazapán y adaptando el tiempo de horneado, dependiendo siempre del tamaño de la pieza. Así, por ejemplo, se pueden elaborar mazapanes empiñonados, que llevan la pasta recubierta con piñones; las delicias (con yema confitada); pasteles de yema (relleno de yema confitada) o las conocidas como anguilas. Éstas son mazapán modelado en forma de anguila, pero con relleno de fruta, batata, yema y cabello de ángel, y decoradas con frutas confitadas y clara de huevo.

En último lugar, respecto a la composición de este dulce típico de Navidad, cabe recordar que 50 gramos de mazapán contienen unas 250 calorías, y una figurita, dependiendo del tamaño naturalmente, unos 150. Estos dulces aportan también grasas (un tercio de su composición total), pero al ser de origen vegetal (las almendras) no implican riesgo para el colesterol. El resto del mazapán se compone de hidratos de carbono (azúcar) y proteínas procedentes de las citadas almendras.

Un alimento muy navideño pero no apto para quienes estén a dieta hasta las fiestas.