Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

El 11 de abril, conmemorando el nacimiento de James Parkinson en 1817, la Organización Mundial de la Salud celebra desde 1997 el Día Mundial del Parkinson, una de las enfermedades degenerativas más conocidas. Y es que casos como el del boxeador Mohammed Ali, Michael J. Fox o Helen Mirren han llevado esta dolencia a las primeras páginas de los medios de comunicación.

Parkinson

La Enfermedad de Parkinson se produce por la falta de un dopamina en el cerebro, una substancia que influye en los movimientos del cuerpo y sirve, al mismo tiempo, para regular el estado de ánimo. Se trata de una enfermedad degenerativa para la que no existe cura y cuyo síntoma más visible es un movimiento incontrolado de las manos junto con la falta de expresividad facial. Sin embargo, este no es, ni mucho menos, el único signo de la Enfermedad de Parkinson.

Estos son los síntomas de la misma, que pueden darse en su conjunto o de forma separada. Si bien no hay que alarmarse por padecer alguno de ellos, sí que se recomienda una visita al médico cuando aparecer ya varios al mismo tiempo:

  • Temblores: es uno de los síntomas más característicos. Se trata de un movimiento rítmico hacia delante y hacia atrás que, además, suele comenzar en las manos.
  • Rigidez: implica una resistencia o rigidez en el movimiento.
  • Bradicinesia: se trata de un retardo y pérdida del movimiento espontáneo y automático. Esta es una de las cuestiones más pesadas para el paciente, que ve cómo tareas rápidas como vestirse comienzan a tomar mucho más tiempo e incluso varias horas.
  • Inestabilidad: los enfermos experimentan un deterioro del equilibrio o de inestabilidad postural. La consecuencia más obvia son las caídas del paciente.
  • Cambios de humor: la depresión y los cambios emocionales son habituales en los pacientes de Parkinson, que pueden empezar a sentir miedo e inseguridad o sentirse desmotivadas en general.
  • Problemas en el habla: aproximadamente el 5% de los pacientes termina experimentando alguna disfunción en el habla como vacilaciones, hablar demasiado rápido o repetir palabras.
  • Problemas para evacuar: el estreñimiento y los problemas urinarios también suelen ser comunes. En el fondo del problema se encuentra el incorrecto funcionamiento del sistema nervioso que regula ambas funciones.
  • Problemas de la piel: la piel facial puede volverse aceitosa y aparecer caspa en el pelo.
  • Problemas de sueño: la dificultad para conciliar el sueño es habitual. Entre los síntomas figuran el sueño intranquilo y las pesadillas y, en algunos casos, accesos de sueño repentino durante el día.
  • Demencia: no es lo más habitual pero el Parkinson puede terminar derivando en demencia y otros problemas cognitivos. Así, surgen problemas de memoria y pensamiento lento e incluso a la hora de hacer juicios de valor.
  • Vahídos y mareos: el Parkinson puede causar hipotensión ortostática, que se caracteriza por vahídos, mareos y pérdida de equilibrio.
  • Fatiga y dolores: muchas personas con la enfermedad de Parkinson sufren fatiga crónica causada por el estrés muscular de la rigidez, los problemas de sueño o la depresión aparejada a esta dolencia. Además, la rigidez también causa dolores articulares y musculares.

La enfermedad de Parkinson no tienen cura, pero sí pueden paliarse sus síntomas o retrasar su aparición a través de medicamentos que aumentan el nivel de dopamina en el cerebro. La levopoda es uno de los más utilizados. También existen tratamientos destinados a reducir los temblores y la rigidez como los anticolienérgicos, así como antidepresivos y similares para tratar los problemas emocionales aparejados a esta dolencia.

Imagen © DOC RABE Media – Fotolia.com

La Enfermedad de Parkinson (EP) pertenece a un grupo de patologías en las que se producen desórdenes del sistema motor, como resultado de la pérdida de células cerebrales productoras de dopamina.

La enfermedad de Parkinson. El 11 de Abril se celebra el Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson.
Los cuatro síntomas principales de la EP son el temblor, o temblor en las manos, brazos, piernas, mandíbula y cara, rigidez o agarrotamiento de las extremidades y el tronco; bradicinesia o lentitud de movimiento y la inestabilidad postural, o deterioro del equilibrio y la coordinación.A medida que estos síntomas se hacen más pronunciados, los pacientes pueden tener dificultad para caminar, hablar o completar otras tareas sencillas.

La Enfermedad de Parkinson por lo general afecta a personas mayores de 50 años. Los primeros síntomas del Parkinson son tenues y se producen gradualmente. En algunas personas la enfermedad progresa más rápidamente que en otras. A medida que la enfermedad progresa, el temblor que afecta a la mayoría de los pacientes con enfermedad de Parkinson puede comenzar a interferir con las actividades diarias.

Otros síntomas pueden incluir la depresión y cambios emocionales, dificultad para tragar, masticar y hablar, problemas urinarios o estreñimiento, problemas de la piel, y los trastornos del sueño.

Actualmente no hay pruebas de sangre o de laboratorio que sirvan para ayudar en el diagnóstico de enfermedad de Parkinson. Por lo tanto, el diagnóstico se basa en la historia clínica y un examen neurológico. La enfermedad puede ser difícil de diagnosticar con precisión. A veces los médicos pueden solicitar exploraciones cerebrales o pruebas de laboratorio para descartar otras enfermedades.

En la actualidad, no existe cura para la enfermedad de Parkinson, sino una variedad de medicamentos que proporcionan un alivio significativo de los síntomas. Por lo general, los pacientes reciben levodopa. Las células nerviosas pueden utilizar levodopa para fabricar dopamina. Aunque la levodopa ayuda a por lo menos tres cuartas partes de los casos de Parkinson, no todos los síntomas responden igualmente al medicamento.

La Enfermedad de Parkinson es a la vez crónica y progresiva, lo que significa que sus síntomas empeoran con el tiempo. Aunque algunas personas sufren síntomas que les incapacitan gravemente, otras experimentan alteraciones motoras leves. El temblor es el síntoma principal para algunos pacientes, mientras que para otros es sólo temblor una queja menor y otros síntomas son más problemáticos. No se puede predecir qué síntomas afectarán a un paciente individual, y la intensidad de los síntomas varía de persona a persona.

En España existe una gran red de Asociaciones que colaboran en el tratamiento de los pacientes que sufren esta enfermedad y ayudan a los familiares de los mismos.

Imagen: Galería Flickr Francisco Javier Argel