Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Con motivo del Día Mundial de la enfermedad, queremos prestar un poco de atención hasta enfermedad.  Según la Organización Mundial de la salud (OMS), la Osteoporosis afecta aproximadamente 200 millones de mujeres sufren osteoporosis en el mundo y la considera el segundo problema de salud en importancia por debajo de las enfermedades cardiovasculares.

osteoporosis

Síntomas de la Osteoporosis

La Osteoporosis afecta principalmente a mujeres. El momento en el que se desarrolla la enfermedad, es en los momentos cercanos a la menopausia y los síntomas principales son:

  • Deformidades de la columna
  • Dolor muscular
  • Debilidad de los hueso, lo que puede provocar fracturas
  • Dolor en el cuello
  • Pérdida de peso y de talla

Cómo prevenir la Osteoporosis

Si bien existen factores de riesgo hereditarios e inevitables, están aquellos que sí se pueden evitar, por lo que la prevención es el mejor aliado para intentar evitar o al menos retrasar la aparición de la osteoporosis.

Los tres pilares de la prevención de esta enfermedad son:

  • El ejercicio físico y constante: caminar, subir y bajar escaleras, bailar o nadar son los ejercicios más recomendables. Sin embargo, flexiones, saltos o movimientos bruscos están contraindicados.
  • Dieta adecuada y con un aporte diario de calcio: deberá contener cantidades suficientes de calcio, fósforo, vitamina D, lactosa y flúor.  El aporte de calcio es esencial para mantener los huesos fuertes y saludables a lo largo de vida, ya que existirán épocas en donde las necesidades de calcio se incrementan: crecimiento, embarazo y menopausia.
  • Estilo de vida: dejar de fumar o beber alcohol en exceso, así como vigilar en la vida diaria posturas que se adoptan tanto en reposo como durante el ejercicio.

 

¿La Osteoporosis se cura?

En primer lugar resaltar que la Osteoporosis no se cura. Podemos paliar sus síntomas pero la pérdida ósea es inevitable y nunca se va a regenerar hueso nuevo.

Los fármacos que se emplean en la actualidad para combatir la osteoporosis consiguen detener la reabsorción ósea y evitar la pérdida del mineral. Completan este tratamiento, la vitamina D y el calcio, bien procedente de la alimentación natural o de suplementos.

Todas estas estrategias terapéuticas revierten el proceso de pérdida de hueso, pero no generan nuevo.

 

Si quieres estar informado síguenos en   http://www.facebook.com/nectarseguros

 

No hace mucho tiempo había un solo tipo de leche: se trataba de una botella de vidrio con una tapa brillante que el lechero dejaba en la puerta de las casas, a primeras horas de la mañana.

  Beneficios y perjuicios de la leche de soja

Actualmente la leche de vaca es vista con cierta sospecha y mucha gente cree que es la causa de una serie de problemas de salud que van desde el colesterol alto al exceso de producción de moco. Nuestra desconfianza en la leche de vaca se ve en el  aumento de alternativas en el mercado.

Una de las más populares es la leche de soja, que proviene de la soja, a menudo es considerada como una opción mucho más saludable. Pero, ¿es realmente así?

La leche de soja no tiene porque ser una opción automática que sirva de sustituto de la leche de vaca. Es cierto que existen ciertas situaciones en las que la elección de la leche de soja puede ser beneficioso para nuestra salud.

A diferencia de la leche de vaca, la leche de soja es naturalmente baja en grasa. Otra ventaja con respecto a la leche de vaca, es que el perfil lípido es beneficioso para la salud por el bajo contenido en grasa saturada.

La leche de soja también es rica en proteínas. Una taza de leche de soja contiene alrededor de siete a diez gramos de proteína. Esta cantidad es similar a la leche de vaca, que contiene ocho gramos de proteína por taza. Aunque algunas fuentes dicen que la proteína de soja en la leche de soja es indigerible o una proteína incompleta, esto no es cierto. La proteína de la leche de soja es una proteína completa y es altamente digerible.

Cuando se utiliza como sustituto de la leche de vaca, la leche de soja no fortificada es deficiente en calcio y vitaminas (especialmente B12). Por esta razón, muchas marcas de leche de soja en el mercado suplementan sus productos con calcio y  vitaminas del grupo B, así como con vitaminas E y D.

Uno de los principales inconvenientes de la leche de soja como sustituto de la leche de vaca es su menor contenido en calcio. La leche de soja fortificada puede contener mayores niveles de calcio, el problema que suscita la fortificación o suplementación es que no está claro como afecta a la capacidad de absorción del nutriente fortificado.

 Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr jlastras

La osteoporosis es la enfermedad más común que afecta al tejido óseo, debido a esto, un número importante de mujeres a partir de los 50 años sufren fracturas de cadera, de vertebras o de muñeca durante su vida.

Consejos en alimentación y ejercicios para prevenir la osteoporosis

Realizar actividad física y evitar el sedentarismo, junto con una correcta nutrición previene la aparición de osteoporosis en la mujer adulta. Cada persona tiene unas capacidades, por tanto, cada persona debe elegir el deporte más adecuado para sus posibilidades. Hay ejercicios especialmente indicados para personas con Osteoporosis, como ejercicios de flexibilidad, actividad física aeróbica con sesiones de 20-30 minutos, como caminar y nadar, además de trabajos de fuerza que fortalezcan nuestros músculos, haciendo 2-3 series con 8-12 repeticiones. También tenemos que tener en cuenta normas posturales a la hora de realizar actividad física, evitaremos sacudidas, golpes y torsiones que puedan dañar nuestras articulaciones.

De forma general, evitaremos ejercicios que supongan esfuerzos muy bruscos o rotaciones forzadas para nuestra columna, este tipo de ejercicios puede provocar en determinados extremos aplastamientos vertebrales.

La mejor nutrición para un adecuado desarrollo y mantenimiento óseo, es la que se hace a través de una alimentación variada y suficiente. No obstante, el aporte de calcio siempre es un factor limitante, de tal manera que hay que prestar una especial atención al mismo.

Lo importante es el adecuado aporte del mineral en la adolescencia y época postadolescente, dado que la gran mayoría de estudios muestran, como ya se ha descrito, que si en esta época se logra una adecuada masa y densidad ósea, es decir, un buen pico de masa ósea, la pérdida de hueso en la postmenopausia y en la senectud será menor que si no se alcanza el mayor nivel de pico de masa ósea.

Las cantidades recomendadas en estos grupos de edad son de 1.000 mg-1.500 mg para ambos sexos. Por el contrario, un menor pico de masa ósea en adolescencia y post-adolescencia, se relaciona con un mayor grado de osteoporosis.

El otro nutriente a tener en cuenta es la vitamina D3, especialmente en la edad avanzada y en la postmenopausia. Dado que hay pocos alimentos que contengan esta vitamina, hay que prestar especial atención en el consumo de aquellos a los que se ha suplementado con la misma, además de los que habitualmente la contienen.

En la web de la Asociación Española contra la Osteoporosis podéis encontrar una gran variedad de ejercicios, pautas de alimentación y posturas correctas para el tratamiento de la Osteoporosis.

Imagen: