Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Combatir el colesterol tras los excesos navideños se convierte para muchos en una prioridad y, aunque siempre hay que contar la ayuda de un profesional, una dieta sana y equilibrada puede ser de gran ayuda.

¿Qué dieta es la más indicada para combatir el colesterol?

Para que nuestra dieta anti-colesterol sea efectiva tienen que abundar los alimentos ricos en fibra. Harinas integrales, legumbres, frutas y verduras… todos ellos nos ayudan a eliminar las grasas, mejoran la digestión y además están llenos de pectinas, una sustancia neutra enemiga del colesterol.

frutas-verduras

Otros viejos conocidos de la lucha contra el colesterol son los ácidos grasos Omega 3, presentes en el aceite de oliva, el salmón o el atún, y los fitoesteroles, que nos ayudan a proteger nuestro sistema cardiovascular, éstos podemos encontrarlos, sobre todo, en vegetales de hoja verde (espinacas, acelgas…).

appetizer-2802_1920

 

Pero ¿Es suficiente con incluir estos alimentos en nuestra dieta? Lamentablemente no, también es importante eliminar ciertos alimentos, muy procesados y ricos en grasa y azúcar, como los helados, embutidos, fritos y salsas.

hamburguesa-patatas

Recuerda consultar a tu médico antes de comenzar cualquier dieta, una vez la tengamos clara solo nos queda una cosa… ¡Seguirla!

Descubre todo lo que el tomate puede hacer por ti

En toda cocina que se precie, no puede faltar un tomate. Es uno de los alimentos estrella de la dieta mediterránea, y es considerado tanto una fruta como una hortaliza. Es un producto con numerosas formas de comerlo, ya sea crudo en ensaladas, como acompañamiento, hervidos, en salsa, etc. Aprovecha su versatilidad para consumir a diario este alimento y potencia tu salud beneficiándote de sus numerosas ventajas:

tomate

  • Refuerza nuestro sistema inmunológico. Aumenta la resistencia a infecciones y nos aporta Vitamina C, A y E y minerales.
  • Cuida nuestro sistema nervioso y muscular. Gracias al potasio presente en el tomate, que promueve el crecimiento muscular y el funcionamiento correcto del sistema nervioso.
  • Fuente abundante de antioxidantes. El tomate contiene gran cantidad de licopeno, un antioxidante muy eficaz contra los problemas del cáncer que causan los radicales libres.
  • Nos ayuda a controlar nuestro peso. Solo aporta 20 calorías por cada 100 gramos y genera una sensación de saciedad es ideal para consumirlo en dietas para bajar de peso.
  • Mejora el rendimiento de tu vista. Su alto contenido en provitamina A ayuda a desarrollar y mejorar la vista.

tomatee

  • Combate el estreñimiento. Es rico en fibra, lo que lo convierte en un suave laxante, ayudando a regula la función intestinal y a reducir el riesgo de enfermedades gastrointestinales.
  • Reduce la hipertensión. El consumo diario de tomate reduce el riesgo de desarrollar hipertensión.
  • Mantiene tu piel sana. El tomate ayuda en el mantenimiento de dientes sanos, huesos, pelo y piel. La aplicación tópica de jugo de tomate se utiliza para curar quemaduras. El consumo diario de tomate protege la piel contra los rayos UV.
  • Ayuda a bajar el colesterol y la diabetes. Contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en las personas que tienen diabetes.

tomates

Recuerda consumir siempre tomates frescos, para que estos contengan todos los nutrientes y no pierdan ninguno de sus beneficios. Tómalo en zumo, en tus tostadas, en tus platos como salsa, en tus ensaladas o al natural con un poco de sal y aceite. No te separes de él, es un buen aliado para mejorar tu bienestar.

Una de las mejores cosas del verano es sin duda la genial sensación de refrescarte con un helado. De hielo, de chocolate, con fruta, con yogur… los hay para todos los gustos. Si a esto le sumamos que según el Instituto Nacional de Nutrición, los helados en verano forman parte de una rutina de alimentación correcta siempre que se tomen con medida, ¡estamos de enhorabuena!

Los helados no sólo satisfacen todos tus sentidos mientras los estás comiendo, sino que también son una buena fuente de vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas, fibra y lípidos. Muchos de ellos contienen ingredientes muy beneficiosos para nuestra dieta, como la leche, los frutos secos, frutas, agua, etc. Pero aunque un capricho de vez en cuando no hace daño a nadie, lo mejor es optar siempre por las opciones más light. Obviamente no es lo mismo tomarse un helado gigante de 3 chocolates que un polo de limón, en cuanto a calorías y grasas se refiere.

Y si además de tomar helados sanos los haces tú mismo, el resultado será aún mejor, ya que sabrás realmente los ingredientes que lleva y el sabor es casi imposible que te defraude. Con ingredientes fáciles y de forma rápida podrás elaborar en casa tus propios helados caseros sin azucares. ¡Toma nota de estas 4 recetas!

  • Helado de plátano

Medio vaso de leche desnatada 0%

1 plátano grande (si son pequeños, mejor 2)

Nueces

Corta el plátano en trozos y mételos al frigorífico durante unas horas. Después sácalos y añádelos a una licuadora junto a la leche hasta conseguir una masa espesa. Sírvelo y añade nueces picadas por encima ¡riquísimo!

helado-platano

  • Helado de fresas y yogurt

Fresas

3 cucharadas de miel

1 yogurt 0% desnatado sin azúcar

1 cucharada de jugo de limón

Congela previamente 4 tazas de fresas. Luego añádelas a la batidora junto a la miel, el yogur y el juego de limón. Mézclalo hasta conseguir una masa cremosa y ¡listo! Puedes adornar tu helado con trocitos de fresas.

helado-fresas

  • Polos de aguacate

250 ml de agua

2 cucharadas de edulcorante

2 aguacates

2 cucharadas de jugo de lima

Una pizca de sal

Preparamos un almíbar con agua y edulcorante poniendo ambas cosas en un cazo a temperatura media.  Cuando se haya disuelto el edulcorante retiramos del fuego y dejamos templar. Pelamos los aguacates y les sacamos el hueso. Los aplastamos en un bol con un tenedor y le añadimos el almíbar y una pizca de sal. Lo mezclamos bien y a continuación le añadimos el jugo de lima sin dejar de mezclar, hasta conseguir una masa bien homogénea. Pon la mezcla en moldes para polos y deja congelar en el frigorífico durante 6 horas. ¡Ya está!

helado-aguacate

  • Polos de sandía

500 gramos de sandia

Zumo de medio limón

2 cucharaditas de edulcorante

Pela la sandía, quítale las pepitas y trocéala. Mezcla en la batidora la sandía, el zumo de limón y el edulcorante hasta conseguir una masa homogénea. Vierte la mezcla en los moldes de polos y deja que se congelen durante 6 horas en la nevera. ¡Un helado fácil y fresquita que gustará a todos!

helado sandia

Prueba a incorporar diferentes ingredientes en estas recetas y verás que puedes hacer helados de casi cualquier cosa. Innova con frutas tropicales, zumos, yogur, frutos secos o un poco de chocolate y verás cómo jamás volverás a comprar helado.

Este fin de semana no solo en Sevilla están de feria, ya que esta fiesta se celebra en cientos de municipios de España. La Feria de Abril trae consigo largas jornadas de fiesta y celebración, siempre bien acompañadas de bebida y comida típica. Además de esto, es normal que se alteren nuestros horarios de descanso y nuestra rutina de actividad física, lo que se traduce en un exceso para nuestro cuerpo que acabará provocándonos un gran cansancio y fatiga.

17366315562_b241ed2962_z

Por ello, hoy vamos a ver que divertirse de forma saludable en la Feria de Abril es posible, para así evitar las patologías asociadas a cometer excesos en este tipo de celebraciones. Disfruta inteligentemente de la Feria con estos sencillos consejos:

  1. No te saltes la comida anterior a la que vas a hacer en la feria. Porque decidas no comer para luego pegarte un buen festín cenando pescaito en la Feria, no vas a solucionar nada. Al contrario, tu cuerpo necesitará mucho más alimento para saciarse, y por ende comerás mucho más de lo necesario.
  2. Opta por los platos más saludables, como el gazpacho, las almejas, el marisco; y no te sientas un bicho raro si un día pides algo de carne o pescado a la plancha. En las casetas y bares hay vida más allá de los fritos.
  3. Controla las copas que te bebes. Normalmente en la Feria de Abril es típico beber vino o jarras de rebujito, y vas sirviéndote sin darte cuenta de las copas que te has bebido. Intentar no tomar más de 2-3 al día.
  4. Volviendo a casa a altas horas de la madrugada, evita el momento tentador de los churros con chocolate o los buñuelos. Piensa que quizás ya te hayas excedido con otras cosas como para sumar más calorías.
  5. Para los combinados, sustituye los refrescos con azúcar por sus versiones zero o light. Mismo sabor y algunas calorías y azúcares menos.
  6. Mantén una buena hidratación, ya que el alcohol se metaboliza en el hígado y este proceso consume agua y glucosa de la sangre. Es importante que bebas entre 2-3 litros de agua al día para compensar el exceso de alcohol.
  7. Intentar dormir al menos 7 horas al día. Descansar es primordial para que tu cuerpo y tu mente puedan seguir funcionando al ritmo de unas fiestas.
  8. Aprovecha que estás en una Feria para aumentar tu gasto energético. Baila, da paseos por el recinto y muévete todo lo que puedas.
  9. Si te has pasado el día anterior con el alcohol y los fritos, recupera tu cuerpo con una dieta depurativa durante dos o tres días. Reduce los hidratos de carbono, así como el azúcar, toma mucha verdura diurética (alcachofa, espárragos, apio) y prepárate zumos de fruta naturales ricos en vitamina C (kiwi, naranja, limón, piña)

17263532956_a12ecb16f2_z

No dejes que los trastornos derivados del desorden alimenticio y el exceso de bebidas alcohólicas, puedan pasar factura en tu salud y tu peso. Pasa una feria saludable siguiendo estas sencillas recomendaciones, y evita así un disgusto al subirte a la báscula.

Es una de las cosas más molestas y habituales que sufre nuestro cuerpo. Los gases intestinales suelen establecerse en nuestro abdomen provocando incómodos dolores e hinchazón del vientre. Las bacterias que se acumulan en nuestros intestinos provocan con mayor o menor regularidad este tipo de gas, que suele quedar atrapado en el colon. Cuando una persona está sana, el volumen de gas se expulsa de manera fácil y natural, sin provocar ninguna molestia y sin ser demasiado persistente. En cambio, cuando padecemos exceso de gases intestinales, podría estar tratándose de un aviso de nuestro cuerpo ante problemas como alguna intolerancia a ciertos alimentos, una dieta de alimentos difícil de digerir, tragar demasiado aire al comer o sufrir malestares o enfermedades estomacales.

evitar gases

Para prevenir y evitar los gases es importante seguir una alimentación equilibrada, y evitar el consumo excesivo de algunos productos o ingredientes presentes en nuestros platos. Hay alimentos como las habas, las judías, el brócoli, las coles de bruselas, la coliflor o el repollo que nos hacen más propensos a sufrir este tipo de molestias. También puede ser una causa una posible intolerancia a la lactosa, consumir muchos chicles, beber refrescos con gas, o algunos laxantes, tranquilizantes, o reductores de colesterol.

10 remedios naturales para eliminar los gases

 

Zumo de limón: una de las tantas propiedades de este cítrico es también reducir los gases si nos tomamos el zumo de un limón antes y después de cada comida.

zumo limon

Jengibre: puedes tomarlo fresco o seco en té, como aderezo de tus comidas o, si eres capaz, tomar directamente una cucharadita rallado. Es especialmente efectivo con los gases estomacales.

Vinagre de manzana: diluye dos cucharadas de vinagre en un vaso de agua y tómalo inmediatamente al terminar las principales comidas del día.

Ajo: ayuda a mejorar la digestión y a reducir los gases si lo tomamos a modo de infusión. Muele un diente de ajo, con un poco de pimienta negra y  unas semillas de cilantro, y hiérvelos con dos tazas de agua. La infusión la podemos tomar en dos dosis divididas a lo largo del día.

ajo

Diente de león: si bebemos té de diente de león poco antes de las comidas principales se evita el exceso de gas en nuestros intestinos. También se puede agregar a los alimentos ya preparados como una especia para condimentarlos.

Agua de coco: es recomendable tomar un vaso a media tarde para disminuir las molestias por gases.

Agua caliente en el vientre: si sentimos malestar estomacal o intestinal, podemos mojar un paño o una toalla con agua caliente y colocarla en el abdomen, para provocar que la zona se relaje y se eliminen.

Papaya y piña: nos aportan enzimas esenciales para realizar la digestión correctamente. Es recomendable tomarlas después de las comidas, aunque también puedes bebértelas como un zumo o utilizarlas como ingrediente en tus ensaladas.

papaya

Anís: al igual que nos ayuda con los dolores estomacales, el anís es muy beneficioso acabar con los gases. Deja hervir una taza de agua, baja el fuego y agrégale una cucharada de anís en polvo. Esta preparación se debe hacer todos los días para que nuestro aparato digestivo sea mucho más regular.

Carbón vegetal: para casos muy severos puedes utilizar este tipo de complementos, pero siempre bajo la supervisión y recomendación de un médico.

Recuerda que la clave para no sufrir este tipo de molestias es comer sano y activar tu cuerpo haciendo ejercicio. Utiliza el método ensayo-error para ver que alimentos o hábitos te están produciendo los gases, probando a eliminarlos de tu dieta hasta que encuentres el que realmente te está sentando mal. No todos somos iguales, por lo que hay que encontrar que es lo que nos está molestando a cada uno de nosotros.

Suena el despertador, 7:30 AM, comienza tu día. Te das una ducha, te vistes y miras el reloj, ¡se te hace tarde! Coges un zumo envasado y un par de galletas y sales volando de casa dirección al trabajo. Sin darte cuenta, te has saltado una de las comidas más importantes del día, el desayuno. En el mejor de los casos, tomarás un café de la máquina de la oficina, en otros, pasarás media mañana sin nada en el estómago, y eso acabará manifestándose.

cereal-898073_640

Muchas personas tienen la costumbre de no desayunar nada o tomar tan solo un vaso de leche o un puñado de cereales, con la excusa de que a esas horas no tienen hambre o no les entra nada. Este mal hábito lo único que origina es que a media mañana tengamos un hambre atroz y necesitemos comer aún más para saciar nuestro apetito. Además, nuestro cuerpo, al estar bajo de reservas de alimento, absorberá mucho más todo aquello que consumas (hidratos, grasas, etc.). Dedicar unos minutos a desayunar tranquilamente antes de comenzar tu actividad diaria es muy importante, y es un hábito al que debes de adaptarte y no obviar.

Una vez que tenemos claro que para comenzar el día con energía y vitalidad necesitamos desayunar, viene la parte más interesante, ¿qué incluimos en él? No es lo mismo un desayuno que un súper desayuno, completo y rico en nutrientes esenciales para tu organismo. Una opción completa deberá contener proteínas, hidratos de carbono y energía. Para ello será imprescindible que este compuesto al menos por una ración de fruta, lácteos y cereales. A continuación te proponemos algunas opciones completas, saludables y muy apetecibles para que comiences el día con un súper desayuno de campeones:

  • Opción 1 – Sencilla y tradicional

Una taza de café o té

Un vaso de zuma de naranja natural

2 tostadas de pan de cereales con mermelada y mantequilla o tomate y aceite

  • Opción 2 – Para los más salados

Un vaso de zumo de naranja, zanahoria y limón

Un sándwich caliente (pavo y queso) o frío (con crema de queso y rúcula)

Un yogurt desnatado

waffle-84421_640

  • Opción 3 – Para darte un capricho

Una taza de café o té

Dos panqueques o waffles acompañados de sirope de fruta o chocolate

Una pieza de fruta

  • Opción 4 – La opción energética

Un bol de yogurt natural con cereales integrales y fruta

Un mini sándwich de atún y mayonesa

  • Opción 5 – La fácil y rápida

Una taza de cacao con leche

6 galletas integrales

Un yogurt desnatado o una pieza de fruta

shutterstock_55708870

  • Opción 6 – El de los fines de semana

Una taza de café o té

Un vaso de zumo de naranja natural

Huevos revueltos con bacon

Una rebanada de pan tostado

Ya solo te queda ponerlo en práctica e ir creando tus propias versiones adaptadas a tus gustos. De este modo, todos los días serán ¡buenos días!

 

Aunque intentemos llevar un estilo de vida saludable, llevando una alimentación equilibrada y controlada, a veces hay días que por una razón u otra nos pasamos con la ingesta de calorías. Esos días en los que te tomas un par de copas de más, aquella cena en el buffet libre que comiste hasta reventar o el aperitivo en la piscina a base de snacks y bollería, son calorías con las que no contábamos. Como es totalmente recomendable darse un capricho de vez en cuando disfrútalo, y al día ponte en marcha para quemar los excesos a base de deporte.

shutterstock_117073879

  • Un menú de comida rápida compuesto por hamburguesa con queso y bacon, patatas fritas y refresco: 790 kcal. La forma más rápida de quemarlo, una hora de running a buen ritmo
  • El placer de desayunar 4 churros con chocolate: 500 kcal. Te tocará sesión de bicicleta de algo más de 40 minutos si quieres perder su aporte calórico.
  • Unos gin-tonics el fin de semana con los amigos: 300 kcal cada copa de balón. Aquí tendrás que emplearte a fondo si en vez de una han sido más. Por cada copa, te costará estar 45 minutos andando a un ritmo medio-alto.

gintonic

  • Un helado de dos bolas de chocolate y vainilla para refrescarte en verano: 280 kcal. Es el postre ineludible de estos meses, pero ya sabes que si no quieres que sus calorías cuenten tendrás que pedalear a buen ritmo durante al menos media hora.
  • Una bolsa de pipas para matar el gusanillo: 210 kcal. Lo que se traduce en media hora corriendo para que no cuenten.
  • Una pizza para cenar mientras ves el partido: 170 kcal por porción. Por cada trozo de pizza tendrás que correr 20 minutos, por lo que tú decides la cantidad de kilómetros que vas a tener que hacer.
  • Una porción de tarta del cumpleaños de tu compañero de trabajo: 350 kcal. Todos tus compañeros la han probado y tú no te quieres quedar con las ganas, pero a cambio al salir de la oficina deberás plantarte las zapatillas y salir a correr durante 45 minutos.
  • Un kebab completo con carne de pollo: 1.000 kcal. Este producto de moda de la comida turca es una auténtica bomba de calorías, por lo que si no quieres tener que estar haciéndote largos en la piscina durante 1 hora y media sin parar, será mejor que limites su consumo.
  • Un delicioso donut para merendar con tus hijos: 209 kcal. Un capricho dulce que al fin y al cabo podemos permitirnos si luego lo quemamos con 25 minutos de bicicleta estática.

shutterstock_227695369

  • Unas palomitas para ir al cine: 420 kcal el paquete mediano. Después de la peli te tocará salir a correr durante casi una hora para eliminar las calorías de las palomitas de maíz.
  • Tres bombones de chocolate de la caja que te regalaron: 150 kcal. No son excesivamente calóricos si lo comparamos con los alimentos anteriores, pero sí si nos fijamos en su tamaño. Aunque te comerías toda la caja del tirón, repártelos en varios días, ya que cada tres bombones sabes que tendrás que caminar 30 minutos a una velocidad media.

 

10 claves para eliminar los líquidos que tu cuerpo no necesita

shutterstock_113341153

A veces notamos en nuestro cuerpo una sensación de hinchazón que se traduce en bolsas en los ojos, pantalones que no nos entran, anillos que aprietan más de la cuenta o vientres menos planos de lo que eran antes. Nuestro cuerpo está reteniendo líquidos, y como consecuencia notamos un aumento de peso difícil de controlar. La retención de líquidos afecta principalmente a las mujeres durante los periodos de desajustes hormonales, como la menstruación, la menopausia o el embarazo. Sin embargo, también existen otros perfiles que por problemas de metabolismo, estrés o malos hábitos alimenticios pueden sufrir este tipo de trastorno.

¿Por qué retenemos ese líquido? Porque el organismo detecta falta de líquidos al no haber ingerido los suficientes o por haber consumido demasiado sodio, y como respuesta cierra sus depósitos para retener el líquido necesario para mantener el equilibrio del cuerpo.  En la mayoría de los casos, este mecanismo de defensa se produce al llevar una dieta desequilibrada y un ritmo de vida demasiado sedentario, por lo que lo más acertado para eliminar este problema es cambiar nuestros hábitos.

  1. Bebe 2 litros de agua al día. Si el cuerpo está hidratado, eliminará los líquidos retenidos. Es importante no sobrepasar los 4 litros diarios.
  2. Realiza ejercicio diariamente. Intenta mantenerte en forma con al menos 30 minutos de ejercicio al día.
  3. Reduce el consumo de sal. Evita comer alimentos como embutidos, salazones, salsas o comidas precocinadas. Sustituye la sal en tus platos por especias o hierbas aromáticas.
  4. Lleva una dieta saludable. Incrementa el consumo de frutas (sandía, melón y plátano) y verduras (alcachofas, acelgas y calabaza), incluye raciones de carne roja e hidratos de carbono bajos en sodio, como el arroz, los cereales o la patata.
  5. Evita el exceso de azúcar. La glucosa favorece la retención de líquidos, por lo que controla el consumo de golosinas, bollería o comida rápida.
  6. No uses ropa muy ajustada. Las prendas muy ceñidas impiden la buena circulación de los líquidos y las toxinas, sobre todo en la zona de las caderas y las ingles.
  7. Utiliza productos con hierbas drenantes. Ten presente en tu dieta el diente de león, la cola de caballo y el té verde, ya que te ayudarán a eliminar los líquidos que se acumulen.
  8. Intenta no dormir bocabajo. Si estamos durante demasiadas horas en esta posición dificultaremos la circulación de los líquidos.
  9. Descansa lo suficiente. Duerme las horas necesarias para renovar tu cuerpo y mente. El estrés y la falta de reposo también pueden jugar en tu contra.
  10. Ayúdate de masajes drenantes. Este tipo de técnicas profesionales ayudan a eliminar líquidos con más facilidad.

Si quieres comenzar a eliminar líquidos, recuerda que lo principal es seguir una dieta saludable, y con nuestro servicio de bienestar Avantsalud tienes los mejores dietistas a tu disposición para estudiar tu caso y ayudarte. Además, también podrás disfrutar de grandes descuentos en masajes drenantes en nuestras clínicas de estética distribuidas por todo el país.

En Otoño nuestro organismo sufre muchos cambios brusco de temperatura, tenemos más estrés que durante el verano y la vuelta a la rutina debilita nuestras defensas y nuestro estado de ánimo.  Por eso, queremos darte ocho consejos para evitar los temibles resfriados otoñales y para que pases un otoño de lo más saludable:

habitos saludables

  1. Come sano: En otoño es recomendable comer comidas calientes. Evita las comidas crudas ya que tu cuerpo tiene que hacer un esfuerzo extra para calentarse y esas comidas no son las más recomendables. Toma sopa, arroz, miel, guisos elaborados, etc. Y sobre todo, tomes lo que tomes hazlo sentado, tranquilo y caliente.
  2. Usa ropa de entretiempo: Si va a hacer sol o vas a entrar y salir de la calle es mejor que uses ropa de entretiempo fácil de quitar y poner para evitar que tu cuerpo tenga que hacer un esfuerzo extra para calentarte cuando estés fuera y sudar para enfriarte cuando estés en interiores o bajo el sol.
  3. En casa, calefacción suave: Aunque aún es pronto para poner la calefacción, es verdad que existen casas más frías que otras y que requieren de la calefacción para tener la temperatura óptima. Sin embargo, empieza con una calefacción suave de entre 19 y 21º. Si aun así tienes frío, abrígate. No es bueno tener la calefacción a temperaturas demasiado altas.
  4. ¡No dejes de hacer ejercicio!: Aunque haga frío, llueva y no tengas ganas de salir de casa, hay que hacer el esfuerzo y seguir con una actividad física saludable: además de mantener una musculatura sana segregarás endorfinas, que alejarán el estrés del día, dormirás mejor y te evitarán caer en astenias y depresiones otoñales.
  5. Toma Vitamina C: No dejes de tomar Vitamina C para fortalecer tus defensas que podrás encontrar en el perejil, las judías verdes, el brócoli y por supuesto las naranjas, el limón, etc.
  6. Y Vitamina D:Conforme bajan las horas de luz y salimos menos de casa por el frío nuestro cuerpo tiene menos contacto con la luz del sol. Lo ideal es tomar el sol al menos 5 minutos todos los días. Sin embargo, como los días de sol son cada vez menos, compensaremos esta falta de vitamina D con el pescado o las setas por ejemplo.

Si quieres estar informado síguenos en   http://www.facebook.com/nectarseguros

 

El verano es un momento del año muy apropiado para el disfrute a cualquier edad que tengamos. Sin embargo, determinados grupos de edad deben mostrar mayores precauciones ante el calor y el sol. Es el caso de las personas mayores.

Cuidado con el calor y las personas mayores en verano

La incidencia de los golpes de calor y las insolaciones en las personas mayores es muy superior (junto a los niños) a otros grupos de edad, por ello, se hace imprescindible tener en cuenta una serie de recomendaciones elementales muy sencillas de llevar a cabo.

La primera es no mantener mucho tiempo la exposición al sol. Por supuesto,el ejercicio y la actividad física en las horas de máximo calor no son nada recomendables, y la exposición al sol en esas horas tampoco lo es. Resulta mucho más adecuado aprovechar las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde para tomar el sol y disfrutar de sus beneficios.

Debemos proteger la piel de nuestros mayores del mismo modo que protegemos la nuestra. No debemos pensar en aquellas mentiras sobre la salud de las cuales se decía que la piel adulta ya se encontraba curtida ante el sol, no, hay que utilizar las cremas solares del mismo modo que a cualquier otra edad.

Resulta también muy importante utilizar la ropa más ligera y fresca posible, ropa cómoda que permita a la persona no sentirse agobiada por la vestidura, y colores que no sean precisamente los mejores receptores del sol. Así, huiremos por ejemplo del negro.

La hidratación es básica. Las personas mayores deben acostumbrarse (realmente todos y a todas las edades) que en los momentos de calor como el verano es necesario ingerir muchos líquidos, incluso cuando todavía no tenemos sed. Debemos tener en cuenta que la deshidratación es un problema relativamente común en las personas mayores, por ello hay que prestar especial atención a este apartado, incluyendo aquí la eliminación de bebidas con exceso de azúcar, bebidas alcohólicas y excitantes.

En general, la persona mayor de hoy en día poco tiene que ver con la de hace 20 o 30 años, es un anciano mucho más activo y participativo, y así debe ser, simplemente es necesario que asuma estas recomendaciones junto con las que sus médicos pueden proporcionarle para tener un verano lo más agradable posible y eliminar el riesgo de los golpes de calor y las instalaciones así como de la deshidratación

Imagen de Flickr por ground.zero