Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Mañana del 6 de enero. Miles de casas españolas se llenan de niños y niñas que corretean a la búsqueda de los regalos que han dejado los Reyes Magos para ellos. Pero, antes de que ese momento llegue, es muy común que, cuando se van acercando estas fechas, los padres, abuelos o tíos se hagan una pregunta: ¿cuántos regalos hay que hacerles a los pequeños?

niños-regalos-nectar

Los expertos aseguran que regalar demasiados regalos no es lo adecuado. Que los niños reciban todo lo que pidan puede ser contraproducente: aunque les satisfaga encontrar los regalos que quieren, pueden entender que todo es “fácil” y, de esta manera, resultar insatisfechos en otras ocasiones, cuando no obtienen lo que desean.

Pero, claro, sabemos que los pequeños, en sus peticiones, suelen ser insaciables: “me pido esto”, “y esto”, “y aquello también”. Suelen pedir el catálogo de juguetes que tengan a mano. Al completo. Entonces… ¿qué podemos hacer? La respuesta es clara y bastante sencilla (a priori): hay que establecer límites. Durante todo el año hay que enseñarles a nuestros hijos el valor de las cosas. Que aprendan que los regalos no pueden ser caprichos y, sobre todo, que entiendan su valor y los aprecien en su medida.

Visto así, las Navidades pueden ser una ocasión perfecta para inculcar esos valores que tanto queremos dejar impregnados en nuestros hijos. Es decir, los padres deberemos anticiparnos al día de los regalos y tener una (o varias, esto dependerá) conversación con nuestros hijos en la que les transmitamos el valor de un regalo y la necesidad de poder un límite a lo que vamos a pedir.

Del mismo modo, esta conversación también deberá tenerse con los más allegados: abuelos, primos, tíos… A todos nos hace ilusión regalar cosas, pero ¡ojo! Regalando todo lo que se nos ocurra podemos malacostumbrar a un niño sin necesidad de hacerlo.

Por eso, lo más inteligente es sentarse con ellos a redactar la carta a los Reyes Magos. No solo les ayudaremos a entender que los regalos tienen un número limitado y que son algo que debemos valorar mucho más de lo que hacemos, sino que además podremos orientarles a la hora de pedir cosas más educativas, que no fomenten el sexismo, etc. Además, ayudándoles a escribir la carta también conoceremos más sus gustos y preferencias.

¿El resto? Es tarea nuestra. No es necesario comprarles todo lo que escriban en la carta. Deberéis actuar acorde a vuestras posibilidades económicas y vuestra filosofía de vida. Eso sí, una vez llegue el 6 de enero y veáis esas caras de ilusión… ¡sólo querréis que llegue el próximo año para volver a vuestros peques tan felices!

Pongámonos en situación: tarde de fin de semana, en la calle diluvia y no parece que vaya a despejarse. ¿Qué hacer con los niños? Problema a la vista. Por eso, hoy te presentamos diferentes planes que puedes hacer con los más pequeños de la casa si el día está feo, feo… ¡vamos allá!

museo-del-prado

  • Ir al teatro

Lo cierto es que no lo hacemos tan a menudo con los peques… ¡y a ellos les encanta! Es un plan diferente, divertido y especial. En las grandes ciudades como Madrid o Barcelona hay una gran oferta cultural y de teatro de calidad para los niños… y en las más pequeñas, será cuestión de investigar. Pero, ¿qué mejor plan para una tarde en familia?

  • Visitar un museo

Un día lluvioso puede ser perfecto para darnos un baño de cultura en un museo. Eso sí, necesitamos que el museo elegido pueda ser interesante para nuestros peques. Hay muchos de ellos que tienen talleres familiares o actividades para niños. Algunos ejemplos son el Museo del Ferrocarril en Madrid, el Cosmocaixa de Barcelona o el Parque de las Ciencias de Granada.

  • Actividades en casa

No nos engañemos: muchas veces nos dejamos llevar por el día a día y la rutina y no hacemos planes en casa con nuestros niños. Así que, un día malo, puede convertirse en la ocasión perfecta. Desde hacer manualidades con arcilla hasta cocinar juntos ¡Seguro que les encantará ayudaros a hacer una tarta especial! Y, por supuesto, enseñarles juegos de mesa a los que seguirán jugando durante toda su vida: el parchís, las damas, algún juego de cartas o, incluso, una partida de ajedrez. ¿Quién dijo aburrimiento?

  • Ir al cine en familia

Afuera diluvia. Pero tú estás dentro de la sala con tus peques y las palomitas dispuestos a ver la última película de animación… ¿es o no un planazo? Cada semana tenemos un estreno diferente que a nuestros hijos les encantará y que, a nosotros, nos dará un buen momento de diversión.

  • Picnic… ¡en casa!

Podéis preparar todo como si fuerais a pasar el día en un parque, pero… os quedáis en casa. Con esta actividad os lo pasaréis bien preparándolo todo, decorando el salón (no olvidéis el mantel de cuadros) y metiendo a los niños “de lleno” en la actividad. Gusanitos, una tortilla de patatas y unos refrescos ¡y a disfrutar del picnic en casa!

Estos son unos cuantos planes que podréis hacer con los más peques. No obstante, si vuestros niños son de esos a los que les encanta la lluvia y os resulta difícil mantenerlos tranquilos en casa… ¡enfundaos el chubasquero, abrigaos bien y a saltar charcos! Disfrutad de la lluvia, que también tiene su lado bueno.

 

Seguro que ya habrás oído hablar en varias ocasiones de este nuevo método de crianza llamado la escucha activa. Sin embargo, aunque nos parezca novedoso, estas técnicas de educación llevan aplicándose desde hace más de 50 años, ya que fue creado por los psicólogos Carl Rogers y Richard E. Farson en el año 1957.

El lema principal de la escucha activa es relacionarnos con los niños en su mundo, y no en el nuestro como solemos hacer la mayoría de los adultos. Hasta los 14 años aproximadamente, los niños no entienden gran parte de las conversaciones y situaciones de los adultos, por lo que tenemos que hablar con ellos a su nivel para entrar en su área de entendimiento. Es tan fácil como agacharnos para ponernos a su altura y ver y escuchar sus palabras desde el mismo punto de vista. Este simple gesto nos ayuda a entenderles mucho mejor y para nuestros hijos supone una gran diferencia, ya que nos encontramos a su lado a su mismo nivel, lo que les permite darnos una explicación más razonada y clara.

Mother speaking to daughter on the shore of Lake Bries

Es también muy importante mantener el contacto visual cuando nuestro hijo nos está hablando, así como prestarle atención para evitar rabietas o pataletas. De este modo, conectamos muchos más con sus sentimientos y lograremos establecer una unión mucho más fuerte entre nosotros.

Hay muchas personas que confunden la escucha activa con una disminución de la autoridad, por el hecho de ponernos a su misma altura y darle toda la importancia que le merece. Sin embargo, es todo lo contrario. Nuestro hijo seguirá reconociendo que el adulto es quien tiene la autoridad, pero desde un punto de vista más empático, ya que se sentirá mucho más cómodo y cercano para poder expresarse con libertad.  Ese empuje de confianza también ayuda a reforzar la autoestima de nuestro pequeño, ya que siente que no siempre es el más indefenso.

Smiling father giving apples to his cute daughter

Además de con tus hijos, la escucha activa es una muy buena técnica para aplicar en todas tus relaciones del día a día, en el trabajo, con tu pareja, con tus amigos, etc. Recuerda que lo más importante es escuchar siempre atentamente cuando te está hablando alguien y mirar a esa persona para que sienta que está escuchándole. De este modo, la relación será más buena y permitirá que entabléis un mayor nivel de confianza.

La tarde-noche del 5 de Enero los mayores volvemos a ser niños en las calles de nuestra ciudad viendo pasar en sus carrozas a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Coger caramelos, pedir algún regalo de última hora, prometerles que este año seremos mucho más buenos… la ilusión y la alegría son los protagonistas de este día previo a la festividad de Reyes.

Y aunque a cada uno nos gusta acudir con nuestra familia y amigos a ver la cabalgata de nuestro municipio, todos estaremos de acuerdo en que hay algunas ciudades en las que este desfile es realmente espectacular. Hoy repasamos las más famosas, grandes, importantes, antiguas e impresionantes cabalgatas de Reyes de nuestro país, para que así este año puedas decidir si quizás quieres acercarte a otro lugar para ver a Sus Majestades.

Alcoy (Alicante). Es el desfile de los Reyes Magos más antiguo de España, ya que la primera cabalgata fue en el año 1855. Más de 1.000 personas forman la comitiva en Alcoy, que comienza el día 4 cuando el Enviado Real recorre las calles de la ciudad anunciando la inminente llegada de los Reyes junto a unas borriquillas que portan buzones para que los peques puedan entregar sus cartas. El día 5 a partir de las 18:00 la cabalgata recorre Alcoy y termina con uno de los momentos más emocionantes, la Adoración al Niño en el Belén Viviente en la Plaça d’Espanya. Como no podía ser de otra forma en tierras valencianas, el gran colofón lo pone un espectacular castillo de fuegos artificiales.

5327543039_75707ac36a_o

Madrid. Está considerada como la cabalgata más importante de nuestro país, debido a su majestuosidad y a ser el desfile de los Reyes Magos de la capital. Cientos de miles de personas acuden cada año a ver  a sus Majestades en Madrid, en su recorrido desde Nuevos Ministerios hasta el Palacio de Cibeles. A las más de 40 carrozas le acompañarán una comitiva de más de 150 bicicletas iluminadas que recrearán la estela de la estrella fugaz que guía a los Reyes Magos. Una vez en Cibeles, los Magos darán su tradicional mensaje a todos los niños del país, que también podrán seguir la retransmisión de la cabalgata en directo por la televisión pública.

La-Cabalgata-de-Los-Reyes-Magos-en-Madrid

Imagen: madridaldia.es

Barcelona. Sus Majestades llegan a la ciudad condal por el mar, en un barco que atraca cada año en el Moll de la Fusta en torno a las 17:00 horas de la tarde del 5 de Enero. Durante tres horas los Reyes recorren Barcelona en sus carrozas hasta llegar a la Fuente Mágica de Montjüic. Los niños más atrevidos y rápidos podrán incluso acercarse a darle su carta a los más de 80 carteros reales que acompañarán a los Magos en su desfile.

reis

Imagen: Ayuntamiento de Barcelona

Gijón (Asturias). Los Reyes Magos llegarán a la Playa de San Lorenzo de Gijón hacia las 11h de la mañana en helicóptero, un medio de transporte novedoso al que también se apuntan sus Majestades. Durante toda la mañana, los Reyes reciben las visitas de los pequeños en los jardines del Náutico, donde podrán fotografiarse, entregarle sus cartas y hablar con ellos. Por la tarde, Melchor, Gaspar y Baltasar comienzan su desfile por la ciudad saliendo del Colegio Begoña en Viesques y finalizando el recorrido en los Jardines de la Reina. En torno a las 21:00, los Reyes Magos darán su discurso para todos los niños de Gijón desde el balcón consistorial.

Cabalgata de Reyes. (© Jorge Peteiro). Gijón, 05/01/2015.

Imagen: elcomercio.es

Casavieja (Ávila) En la Sierra de Gredos reciben a los Reyes Magos a ritmo de zambombas. En este municipio, a la comitiva se unen diferentes grupos de zambomberos de todas las edades que ponen el sonido a esta cabalgata con sus instrumentos. Una tradición que pasa de generación en generación y que es digna de ver y escuchar cada 5 de Enero. La cabalgata de Casavieja comienza a las 6 de la tarde y finaliza su recorrido en la Plaza del Ayuntamiento con la adoración al Niño y el saludo de sus Majestades desde el balcón.

3855107_640px

Imagen: canalviajes.com

Formigal-Panticosa (Huesca) Melchor, Gaspar y Baltasar ya están preparando sus esquís para disfrutar de la nieve el día 5 con todos las personas que visiten la estación de Formigal. Los Reyes estarán esquiando durante toda la mañana por las pistas de las zonas de Portalet y Anayet para compartir bajadas con los más pequeños. Por la tarde, como ya es tradición en Formigal, tendrá lugar la bajada de antorchas en la que también participarán sus majestades los Reyes Magos, que llegará a Sextas sobre las 18:45 horas, donde serán recibidos con fuegos artificiales.

cerler_12

Imagen: lugaresdenieve.com

Sevilla. La cabalgata de Reyes de Sevilla es una de las más importantes y visitadas de Andalucía.Una de sus peculiaridades es que cada año encarnan el papel de Reyes Magos diferentes personalidades relacionadas con la ciudad. Este año, sus Majestades serán José Manuel García-Quílez, socio de la prestigiosa firma Montero|Aramburu Abogados; José Ramón Estévez, presidente del grupo Estévez compuesto por las Bodegas José Estévez; y José Castro Carmona, presidente del Sevilla FC. Como pregonero, contarán con el divertido humorista de Los Morancos, César Ramón Cadaval.

cabalgata-reyes-magos-sevilla--644x362

Imagen: sevilla.abc.es

¡Felices Reyes!

Fútbol, tenis, gimnasia rítmica, baile, dibujo… la lista de actividades extraescolares para tus hijos es muy numerosa. En casi todos los colegios, institutos y centros de educación privados podemos encontrar este tipo de complementos a la educación de los niños, que normalmente se desarrollan durante la tarde. La mayoría de los escolares de entre 4 y 16 años están apuntados a alguna actividad, que probablemente se desarrolle 1 o 2 veces por semana durante 1 hora. Aprender un deporte, desarrollar una habilidad o reforzar conocimientos en materias concretas nunca está de más y es una experiencia necesaria y muy positiva para los pequeños, pero el problema viene cuando sobrecargamos a nuestro hijo de extraescolares.

shutterstock_279537719

Tener que ir a demasiadas clases por las tardes puede llegar a provocar altos niveles de estrés en los más pequeños. Teniendo en cuenta que un niño pasa en el colegio una media de 6 horas, si a esto le sumamos otras 2 de extraescolares, estaríamos equiparando su rutina a la de un adulto. Lo ideal es encontrar el equilibro y prestar atención tanto a los horarios del niño como a sus preferencias a la hora de elegir las actividades extraescolares. Hasta los 7 años, con una actividad que se desarrolle dos veces por semana es suficiente, ya que más obligaciones podrían ser excesivas para su edad.

El problema es cuando algunos padres utilizan las actividades extraescolares como guardería mientras terminan su jornada laboral. En ocasiones, es porque no les queda más remedio, ya que no existe otro modo de conciliar su vida familiar con el trabajo, pero cada vez son más los niños que entran a las 7:00 de la mañana a los desayunos del colegio, tienen sus clases hasta las 14:00, comen en el comedor y a continuación tienen dos actividades extraescolares seguidas, finalizando su jornada escolar a las 18:00 de la tarde. Este es el día a día, de lunes a viernes, de casi el 45% de los menores de 16 años en España. Un niño que pasa un total de 11 horas en el colegio puede comenzar a presentar diferentes problemas de autoestima y de conducta.

shutterstock_305326334

Siempre que sea posible, es recomendable que los niños puedan comer en casa, con un familiar o un cuidador, aunque luego tengan que volver al colegio para ir a alguna actividad. Al igual que los adultos, los niños también necesitan desconectar del que es “su lugar de trabajo”. De este modo podemos comprobar si realmente está yendo a la actividad extraescolar que le  gusta, ya que podremos ver su reacción a la hora de tener que volver al colegio. También servirá para que nuestro hijo pueda descansar y así rendir mejor en sus clases de la tarde. Intenta que siempre tenga una motivación y que la actividad que realice le guste y le haga sentir realizado. Es fácil que puedan cansarse en unas semanas de una extraescolar que acaban de comenzar, pero probablemente sea porque no es el deporte, el arte o la temática que le gusta realmente.

Una de las cosas más importantes de este tema es tener en cuenta que al niño hay que apuntarle a la actividad que a él le guste, no a aquella que les gusta a sus padres. Aunque a un padre le encante el fútbol, si el niño prefiere el tenis deberá ir a aquella clase que le motive. Es un error muy común el forzar a los niños a acudir a ciertas actividades, convirtiendo cada tarde en un momento negativo para ellos, al que acuden obligados y que en más de una ocasión supone un disgusto. Deja que tome una de sus primeras decisiones por si solo.

Después de tanto tiempo de vacaciones, padres e hijos necesitan un tiempo para adaptarse a la nueva rutina que se acerca: horarios, obligaciones…

La vuelta al cole

Aquí os dejamos unos consejos para afrontar la vuelta al cole de la mejor manera, tanto para padres, como para niñ@s:

  •  La motivación, lo más importante: es recomendable hacerlo durante todo el verano, no solo cuando se acerca la temida vuelta. Hay que hablarles de manera optimista y entusiasta sobre los nuevos profesores, las nuevas asignaturas… para que el niño comience el colegio con muchas ganas.
  • Comenzar con las rutinas de sueño y comidas unas semanas antes del comienzo de las clases: Durante los meses de verano, los niños se acuestan más tarde, cambian su horario de comidas… lo cual es normal. Por eso es importante que dos o tres semanas antes del comienzo del curso el niño se vaya acostumbrando a madrugar sobre todo para que el primer día de clase no sea un suplicio para ellos.
  • Recordemos: Si bien es cierto que el repaso deberían haberlo hecho durante el verano, recomendamos empezar con una pequeña rutina de ejercicios para que hagan memoria y no lleguen al colegio con todo olvidado. Existen aplicaciones móviles que pueden hacer de esta actividad algo divertido. Una de ellas es Agnitu
    s,
    ideal para iniciarlos en las matemáticas porque las lecciones de Pitágoras están tan escondidas detrás de los dibujitos que aprenden sin darse cuenta. O My Big World, totalmente visual, con montones de videos, puzles y juegos de geografía y cultura mundial para satisfacer su curiosidad más internacional.
  • Preparar el material antes de empezar: Haz que vayan a recoger los libros contigo, que te ayuden a forrarlos, a ponerles el nombre… A ellos les encanta llegar con todo preparado el primer día de clase.
  • No dejar de hacer lo que les gusta por ir al colegio: ¿Por qué si iban al parque todos los días van a dejar de hacerlo de un día para otro? Es importante que no dejen de hacer lo que les gusta de repente. Si el tiempo acompaña y como seguro que no tienen deberes hasta más adelante, hay que inte
    ntar que lo sigan haciendo al menos 2 veces por semana para que el cambio no sea tan brusco.
  • Elegir juntos las actividades extraescolares: Debe ser el niño el que diga qué prefiere hacer. No podemos imponerles lo que nosotros creamos mejor porque serán ellos los que pasen 3 horas a la semana en la clase. Podemos aconsejarles, pero que ellos decidan que prefieren hacer.

 

Acompañarles en el primer día también es importante para que se sientan apoyados.

Estos son algunos de los consejos que os damos para hacer la vuelta al cole más amena. Sin embargo, son los padres los que saben cómo afronta su hijo estos días y los que deben animarle y apoyarle más que nunca para que la vuelta al cole se convierta en algo divertido.

 

De todas las estaciones del año el verano probablemente sea el mejor momento para plantearse retirar el pañal a un niño. Sin embargo, este es un proceso muy importante para los pequeños y por tanto hay que prestarle una atención especial. Aquí van algunos conceptos que pueden servir de ayuda.

Consejos para quitar el pañal en verano

Lo primero es no agobiarse y, por supuesto,no agobiar al niño. La retirada del pañal es un suceso lo suficientemente importante como para requerir tiempo y atención, y un trabajo previo que debe ser el que motive al niño a buscar un mayor nivel de independencia, que al final es de lo que se trata.

No hay un manual de estilo para explicar cómo orientar al peque para abandonar el pañal. Sin embargo, somos los adultos los que debemos buscar que la retirada del pañal y el posterior control de sus esfínteres no sea algo traumático, pero sobre todo aburrido.Debemos implicar al niño en el proceso, para ello el juego y el uso de la fantasía pueden ser buenos aliados, ya que a través de ellos podemos explicar e inventar, por ejemplo a través de los cuentos, historias que acaben demostrando que el pañal ya no es útil, que en el fondo es enseñarles a abandonar determinados miedos e inseguridades que se fijan en la figura del pañal.

En este proceso no se debe jamás utilizar el castigo, castigar es involución al proceso en todos los casos. Tampoco las prisas son buenas consejeras en este sentido, pero, incluso peor es la falta de constancia, y esto, la constancia en el trabajo orientado a abandonar el pañal (el uso del baño, seguir con la metodología de manera constante, etcétera) es una labor básica que sólo corresponde a los padres. Desfallecer en la constancia y abandonar las rutinas que al final son una buena compañera en este camino, es lanzar mensajes totalmente contradictorios al niño, y, probablemente, retrasar el momento de abandonar el pañal.

Como decíamos el verano es un buen momento ya que, entre otras cosas, los niños pueden estar con menos ropa y ser más conscientes de lo que implica llevar pañal. No pensemos que no lo son, ya que ese es otro grave error.

Todos los niños aprenden y todos acaban retirándose del pañal, los procesos son diferentes y los tiempos también lo son. Lo verdaderamente importante es que estemos preparados para acompañarles, para explicarles cuando vean su caca que esa es su caca y que resulta mucho más cómodo si se hace en un orinal o en el wc con un reductor que llevarla pegada al culete en el pañal, lo mismo aplicado al pipí. Trucos hay muchos, ideas también, pero los conceptos son estos que hemos repasado.

Imagen de Flickr por La Negra de Tetuan

Melocotones, sandías, melones, cerezas o mangos son algunas de las variedades de la época estival que podemos incluir en los helados. Además de las ventajas nutritivas y de la capacidad para hidratar de estos alimentos, el proceso de elaboración puede ser una buena excusa para pasar un rato con los críos y que hagan sus pinitos en el mundo de la repostería saludable.

Cocinar con niños, helado casero y frutas de temporada: rico y sano

El consumo de helado puede ser un gran aliado para la hidratación de los niños y los jóvenes durante el verano. Junto a las personas mayores y otros colectivos forman los llamados grupos de riesgo y, por ello, conviene prestar especial atención a este aspecto. La ventaja del helado frente a otras posibilidades (agua, zumo, etc.) es que, además, suele resultar apetecible para el niño. No obstante, conviene tener en cuenta que no todos los helados hidratan de la misma manera. Esta capacidad variará en función de la composición del mismo: no puede compararse en términos nutritivos un helado compuesto por grasas que otro que añada fruta, igual que es diferente un helado industrial que otro hecho en casa.

Por esas razones, desde aquí recomendamos para el consumo infantil la elaboración casera de helados que contengan frutas de temporada. Rico y sano, como diría el cocinero más mediático de los últimos años.

De entre el grupo anterior, suelen distinguirse distintas variedades de helados:

  • De agua, que pueden tomar distintos formatos, tales como el hielo, el granizado o de gelatina.
  • De leche.
  • De crema.
  • De galleta.

Tomando esos elementos como base para la elaboración, pueden añadirse distintas frutas de temporada, entre otros ejemplos, melocotones, sandías, melones, cerezas o mangos, que son las variedades más típicas de la época estival. Bien sea con éstas o con otras -al gusto de consumidor-, las combinaciones son variadas y numerosas.

Finalmente, cabe destacar que, además de las ventajas nutritivas y de la capacidad para hidratar de estos alimentos, el proceso de elaboración puede ser una buena excusa para pasar un rato divertido y diferente en familia. Con una batidora y un poco de imaginación al dar forma los helados, sólo habrá que preocuparse de disfrutar.

¡Buen provecho!

Imagen de Flickr  por LWYang

Los niños que son amamantados tienen un mayor resistencia a múltiples enfermedades, incluso al llegar a adultos, y hace, además, que estén mejor alimentados. La OMS, entre muchos organismos internacionales y nacionales, recomienda dar el pecho con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia.

Beneficios de la lactancia en la Semana Mundial de la Lactancia

“Existen evidencias científicas de que los niños que no son amantados presentan una mayor incidencia de enfermedades respiratorias, otitis, gastroenteritis, diarrea, infecciones de orina, meningitis o síndrome de muerte súbita del lactante. Para hacernos una idea, el riesgo de ingreso hospitalario en niños no amamantados es cinco veces mayor que en niños amamantados y el riesgo de contraer gastroenteritis es catorce veces superior. Además esta protección no se reduce sólo a la infancia si no que perdura en la edad adulta”, explicaLaura Villanueva, profesional de la consulta de lactancia del Hospital Quirón Valencia.

Por su parte, un organismo de la importancia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna de manera exclusiva hasta los seis meses de edad del bebé y, a partir de ahí, aquélla debe ser complementada con otros alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más. El hecho de que existan evidencia científicas favorables a la lactancia materna es, seguramente, una de las razones que lleva al 80% de las embarazadas en España a preferir amamantar.

“La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y puede salvar la vida a cerca de un millón de niños. Si se empezase a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y siguiendo dándole el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 800.000 vidas infantiles”, recuerdan desde la OMS con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia, que se celebra del 1 al 7 de agosto.

La OMS enumera una serie de ventajas sobre la lactancia materna:

  • Debe comenzar en la primera hora de vida.
  • El amamantamiento debe hacerse a demanda, siempre que el niño lo pida, de día y de noche.
  • La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes en la infancia.
  • La lactancia materna también es beneficiosa para las madres. La lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, ayuda a las mujeres a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad.
  • Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.
  • Las preparaciones para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna.
  • Globalmente, la lactancia materna y los antirretrovíricos pueden mejorar considerablemente las posibilidades del niño de sobrevivir sin verse infectado por el VIH.
  • Amamantar es algo que se aprende y, de hecho, muchas mujeres tienen problemas al principio. El dolor en los pezones y el temor a no tener leche suficiente para mantener al bebé son problemas corrientes. Los centros de salud que apoyan la lactancia materna -ofreciendo a las nuevas madres asesores formados al efecto- propician tasas más altas de esta práctica.
  • Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él en un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, por ejemplo mediante la baja por maternidad remunerada, el trabajo a tiempo parcial, las guarderías en el lugar de trabajo, las instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

Imagen de Flickr por Daquella manera

Seguir las directrices de la DGT en cuanto a ocupantes y carga, hacer especial hincapié en la hidratación de los menores y realizar paradas cuantas veces sea necesario, entre las recomendaciones para viajar con los niños en verano.

Consejos para viajar con niños en verano

Los viajes en familia pueden representar una magnífica oportunidad para estrechar lazos e incluso limar rencillas, especialmente con los niños, que, en ocasiones, salen perjudicados en el tiempo de atención que se les dedica por el ritmo actual de vida, por el cansancio del día a día, etc. Las precauciones y pautas que se deben seguir dependerán del número de menores con el que se viaja, de su edad, del destino elegido, del método de transporte, de la forma de alojamiento (especialmente si conlleva la pernoctación en compañía o no) y, por supuesto, de las particularidades de cada familia.

En cuanto al medio de transporte, en este caso, el coche, hay que mesurar los siguientes aspectos prácticos. Conviene llevar cuentos, CDs de música infantil, juguetes, cojines y alguna manta fina. En este caso, las bolsas de plástico son esenciales por si alguno de los niños sintiera náuseas o ganas de vomitar. Adivinanzas, trabalenguas u otros juegos ayudan a amenizar el viaje. Especial atención merece la hidratación en la época estival. Agua, zumo o fruta son las opciones más recomendables, puesto que los refrescos carbonatados no realizan la función hidratante con la misma eficacia que los anteriores.

Respecto a la ocupación del coche, deben respetarse siempre los límites impuestos por la normativa de vehículos. La Dirección General de Tráfico (DGT) hace las siguientes recomendaciones en este sentido:

  • Es obligatorio llevar al niño en sentido contrario de la marcha, siempre que la silla lo permita, hasta los 15 meses. 
  • Los niños de menos de 1’35 de altura no podrán ir en el asiento delantero siempre que puedan hacerlo en el trasero.
  • La normativa que entró en vigor en mayo obliga a instalar las sillas en el sentido contrario si estas se pueden instalar así. En la actualidad, la mayor parte de las sillas que se venden en España pertenecen al grupo 0 (hasta 13 kilos o unos 18 meses), grupo 1 (de 9 a 18 kilos) y grupo 2-3 (de 15 a 36 kilos).
  • En general, las plazas de un automóvil son cinco, salvo los vehículos adaptados con un número mayor. No se contará cada menor de dos años que vaya al cuidado de un adulto, distinto del conductor, si no ocupa plaza. En los turismos, cada menor de más de dos años y menos de doce se computará como media plaza, sin que el número máximo de plazas así computado pueda exceder del que corresponda al 50% del total, excluida la del conductor.

En cuanto al equipaje, también deberá respetarse la ubicación y el peso de las maletas. Para ello, resulta muy recomendable aprovechar al máximo el espacio de cada bulto, racionalizando su uso y llevando una cantidad de ropa y enseres proporcional a los días que dure el viaje.

Más allá de aspectos técnicos o legales, hay que considerar que, de entrada, la ampliación de la familia, cuando sucede, no conlleva ‘per se’ que se deba renunciar a los viajes. Viajar con niños no tiene por qué ser un impedimento, aunque hay que ser cauto, tener ilusión y una pizca de paciencia y organizarse correctamente. Obviamente, habrá que adaptarse a cada situación con sentido común. No efectuar viajes excesivamente largos y fatigosos con niños de muy corta edad, por ejemplo.

Después de haber considerado las posibilidades de destino y alojamiento que nos permite nuestra propia situación familiar, resulta fundamental una buena preparación del viaje con una cierta antelación: itinerarios, maletas, documentación, etc. La cuestión es evitar los imprevistos de última hora que, a pesar de nuestros esfuerzos, podrán aparecer.

Especial atención merece este punto si viajamos en compañía de un bebé. Si es así, conviene recordar varios detalles añadidos que necesitaremos: ropa suficiente (incluso de sobra), cuna de viaje, tarjeta sanitaria, calienta biberones, chupetes y el juguete preferido de cada niño. Éste puede ser útil en determinadas situaciones de ‘alarma’. Asimismo, serán necesarios jabón, peine, colonia, toallas, crema hidratante y loción protectora para el sol, toallitas húmedas, bolsas de plástico, pañales y baberos.  Además, es aconsejable llevar un botiquín de medicinas que contenga analgésicos, tiritas, alcohol, agua oxigenada, termómetro, tijeras, gasas, algodón y esparadrapo. El botiquín también es recomendable en caso de viajar con niños pequeños o de mediana edad.

Para más información:

http://www.dgt.es/es/el-trafico/recomendaciones/consejos-estacionales/

Imagen de Flickr  por vasile23