Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Seguro que ya habrás oído hablar en varias ocasiones de este nuevo método de crianza llamado la escucha activa. Sin embargo, aunque nos parezca novedoso, estas técnicas de educación llevan aplicándose desde hace más de 50 años, ya que fue creado por los psicólogos Carl Rogers y Richard E. Farson en el año 1957.

El lema principal de la escucha activa es relacionarnos con los niños en su mundo, y no en el nuestro como solemos hacer la mayoría de los adultos. Hasta los 14 años aproximadamente, los niños no entienden gran parte de las conversaciones y situaciones de los adultos, por lo que tenemos que hablar con ellos a su nivel para entrar en su área de entendimiento. Es tan fácil como agacharnos para ponernos a su altura y ver y escuchar sus palabras desde el mismo punto de vista. Este simple gesto nos ayuda a entenderles mucho mejor y para nuestros hijos supone una gran diferencia, ya que nos encontramos a su lado a su mismo nivel, lo que les permite darnos una explicación más razonada y clara.

Mother speaking to daughter on the shore of Lake Bries

Es también muy importante mantener el contacto visual cuando nuestro hijo nos está hablando, así como prestarle atención para evitar rabietas o pataletas. De este modo, conectamos muchos más con sus sentimientos y lograremos establecer una unión mucho más fuerte entre nosotros.

Hay muchas personas que confunden la escucha activa con una disminución de la autoridad, por el hecho de ponernos a su misma altura y darle toda la importancia que le merece. Sin embargo, es todo lo contrario. Nuestro hijo seguirá reconociendo que el adulto es quien tiene la autoridad, pero desde un punto de vista más empático, ya que se sentirá mucho más cómodo y cercano para poder expresarse con libertad.  Ese empuje de confianza también ayuda a reforzar la autoestima de nuestro pequeño, ya que siente que no siempre es el más indefenso.

Smiling father giving apples to his cute daughter

Además de con tus hijos, la escucha activa es una muy buena técnica para aplicar en todas tus relaciones del día a día, en el trabajo, con tu pareja, con tus amigos, etc. Recuerda que lo más importante es escuchar siempre atentamente cuando te está hablando alguien y mirar a esa persona para que sienta que está escuchándole. De este modo, la relación será más buena y permitirá que entabléis un mayor nivel de confianza.

Estar embarazada siempre es una alegría, uno de los momentos más importantes de la vida de una mujer. Algunas futuras mamás pasan durante el verano los últimos meses de la gestación, y aunque en principio puede parecer difícil y duro, estar embarazada durante la época estival no es tan malo. La madre vive este proceso desde el prisma protagonista por lo que será la que más notará la llegada del verano a nivel anímico y físico. Con algunas recomendaciones y tomándotelo con filosofía y positividad verás cómo estar embarazada durante esta época es mucho mejor de lo que piensas.

Tómate las vacaciones como un descanso

Tienes la oportunidad de pasar los meses más difíciles del embarazo de vacaciones, así que aprovéchalo. Descansa y disfruta todo lo que puedas antes de la llegada del bebé y dedícate todos los mimos y caprichos que te pida el cuerpo. Se pasa calor, eso es indudable, pero si estas tumbada en una hamaca bajo la sombrilla en una buena playa quizás lo lleves mucho mejor.


shutterstock_259434449

Ahorrarás en ropa premamá

Durante el verano llevamos menos ropa, por lo que te será más fácil aprovechar tu ropa normal y ahorrar en premamá. Cualquier vestido suelto, el mismo bikini del año anterior, la blusa ancha de la primavera pasada, casi todo te valdrá y podrás lucir barriguita sin problemas.

Olvídate de la operación bikini este año

Este verano en la playa “todos los gatos son pardos”. No tendrás que disimular los kilitos de más, ya que estarás radiante luciendo tu embarazo. No escondas tu tripa bajo bañadores que no te gusten, ponte lo que más te apetezca y con lo que mejor te sientas.

Aprovecha los alimentos del verano

Todos sabemos lo importante que es tener una buena alimentación durante el embarazo para que nuestro bebé nazca fuerte y sano, sobre todo durante los últimos meses de gestación. Por ello, el verano es el momento perfecto para darle a tu cuerpo un aporte extra de vitaminas con toda la fruta y verduras propias de estas fechas. Aliméntate de estos productos frescos que tan bien sientan durante el verano y refréscate.

shutterstock_211070851

Deporte a medida

La mayoría de las actividades físicas recomendadas para el embarazo son más accesibles durante el verano. Con el buen tiempo es mucho más agradable dar largos paseos que con frío y lluvia, así como nadar, ejercicio que puedes practicar en la piscina o en la playa durante tus vacaciones.

Tobillos hinchados, olvídalo

La mejor excusa para no bajarse de la hamaca, guardar reposo y tener las piernas en alto. Aprovecha para descansar tus tobillos y piernas mientras tomas el sol, compaginándolo con tranquilos paseos por la orilla del mar para que el agua mejore tu circulación sanguínea. Además, no tendrás que sufrir el problema del calzado cerrado, puedes pasar todo el verano en chanclas o sandalias.

Recomendaciones básicas para hacer más llevadera la espera

Aunque estar embarazada en verano no es tan demoledor como muchos piensan, sí que requiere seguir algunos consejos básicos para no tener ninguna complicación.

  • Hidrátate mucho, no bajes de los 2/3 litros de agua al día.
  • Toma alimentos refrescantes para evitar los sofocos.
  • Cuida tu piel a fondo, ya que durante el embarazo las alteraciones por quemaduras pueden ser mayores.
  • Evita las comidas copiosas para no sentirte demasiado hinchada.
  • Duerme todo lo necesario, para mitigar la sensación de fatiga.
  • Evita viajes demasiado largos con trayectos en los que no puedas descansar.

shutterstock_80457574

En Néctar sabemos que la vida que crece en tu interior es lo más importante para ti, por ello si decides llevar tu parto con nosotros recibirás el tratamiento personalizado más adecuado a ti. Durante todo el proceso podrás conocer el estado de tu bebé gracias a nuestros equipos técnicos y profesionales disponibles para ti sin límite de visitas. Y cuando llegue el día más esperado, vivirás ese momento cerca de los mejores profesionales médicos en los hospitales y clínicas más prestigiosos.

 

Después de tanto tiempo de vacaciones, padres e hijos necesitan un tiempo para adaptarse a la nueva rutina que se acerca: horarios, obligaciones…

La vuelta al cole

Aquí os dejamos unos consejos para afrontar la vuelta al cole de la mejor manera, tanto para padres, como para niñ@s:

  •  La motivación, lo más importante: es recomendable hacerlo durante todo el verano, no solo cuando se acerca la temida vuelta. Hay que hablarles de manera optimista y entusiasta sobre los nuevos profesores, las nuevas asignaturas… para que el niño comience el colegio con muchas ganas.
  • Comenzar con las rutinas de sueño y comidas unas semanas antes del comienzo de las clases: Durante los meses de verano, los niños se acuestan más tarde, cambian su horario de comidas… lo cual es normal. Por eso es importante que dos o tres semanas antes del comienzo del curso el niño se vaya acostumbrando a madrugar sobre todo para que el primer día de clase no sea un suplicio para ellos.
  • Recordemos: Si bien es cierto que el repaso deberían haberlo hecho durante el verano, recomendamos empezar con una pequeña rutina de ejercicios para que hagan memoria y no lleguen al colegio con todo olvidado. Existen aplicaciones móviles que pueden hacer de esta actividad algo divertido. Una de ellas es Agnitu
    s,
    ideal para iniciarlos en las matemáticas porque las lecciones de Pitágoras están tan escondidas detrás de los dibujitos que aprenden sin darse cuenta. O My Big World, totalmente visual, con montones de videos, puzles y juegos de geografía y cultura mundial para satisfacer su curiosidad más internacional.
  • Preparar el material antes de empezar: Haz que vayan a recoger los libros contigo, que te ayuden a forrarlos, a ponerles el nombre… A ellos les encanta llegar con todo preparado el primer día de clase.
  • No dejar de hacer lo que les gusta por ir al colegio: ¿Por qué si iban al parque todos los días van a dejar de hacerlo de un día para otro? Es importante que no dejen de hacer lo que les gusta de repente. Si el tiempo acompaña y como seguro que no tienen deberes hasta más adelante, hay que inte
    ntar que lo sigan haciendo al menos 2 veces por semana para que el cambio no sea tan brusco.
  • Elegir juntos las actividades extraescolares: Debe ser el niño el que diga qué prefiere hacer. No podemos imponerles lo que nosotros creamos mejor porque serán ellos los que pasen 3 horas a la semana en la clase. Podemos aconsejarles, pero que ellos decidan que prefieren hacer.

 

Acompañarles en el primer día también es importante para que se sientan apoyados.

Estos son algunos de los consejos que os damos para hacer la vuelta al cole más amena. Sin embargo, son los padres los que saben cómo afronta su hijo estos días y los que deben animarle y apoyarle más que nunca para que la vuelta al cole se convierta en algo divertido.

 

Evitar un exceso de actividades para los hijos, pero sin dejar de planificarlas; pasar tiempos con ellos, mantener las responsabilidades básicas al tiempo que se descansa y reservar momentos para la pareja, entre las recomendaciones de los expertos.

Cinco consejos para no desesperarse con la familia este verano

Las estadísticas aseguran que la época del año en que más separaciones o divorcios se producen es en el mes de septiembre, tras finalizar las vacaciones de verano. ¿Por qué? Por el aumento de tiempo de convivencia que se registra entre los dos miembros de la pareja. Estas ‘chispas’ que saltan entre los adultos también pueden afectar a los hijos, tanto de forma indirecta como por el roce directo que surge con ellos por la misma razón que en el caso anterior: pasan de estar muchas horas en el colegio o la universidad a quedarse en casa, o en entornos cercanos (playa, piscina, jardín, parque, etc.) durante más tiempo.

Sin embargo, no resulta recomendable estancarse en la visión negativa de este aumento del tiempo de convivencia. Es más, si se saben gestionar, las vacaciones del periodo estival pueden representar una magnífica oportunidad para estrechar lazos e, incluso, limar rencillas surgidas durante el resto del año, no sólo entre los cónyuges sino también con los hijos y entre hermanos.

Las precauciones y pautas que se deben seguir dependerá del número de hijos, de la edad de éstos, de las actividades que se realicen en común, de los posibles destinos elegidos para descansar y, por supuesto, de las particularidades de cada familia.

Desde el Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) ofrecen las siguientes recomendaciones para ‘sobrevivir’ al verano que transcurra en familia:

  1. El verano es un buen momento para aprender a convivir pero sin convertir el tiempo de vacaciones en una carrera a contrarreloj de actividades que no deje tiempo para esta convivencia. Resulta positivo que los niños aprendan a relajarse, ya que durante el curso sufren un exceso de agenda.
  2. A pesar de lo expresado en el punto anterior, aunque estén de vacaciones, deben existir también unas responsabilidades básicas tales como ayudar en casa, acordar agendas o cumplir con unas determinadas horas de sueño. Horarios, alimentación equilibrada e higiene del sueño no deben olvidarse durante estas semanas.
  3. Hay que tener presente que los propios hijos quieren pasar tiempo con los padres, por lo que van a valorar más un momento juntos de ocio que una dinámica continua de actividades. De hecho, diferentes investigaciones ponen en evidencia que “los niños que no reciben la atención suficiente por parte de sus padres o figuras de referencia, tienen más propensión a mostrarse agresivos, a padecer sentimientos de soledad o aburrimiento que no saben gestionar ni llenar con actividades, a nivel personal presentan baja autoestima e inseguridad que pueden afectar tanto a nivel personal como a nivel de bajo rendimiento escolar“. Por ello, para que los niños crezcan emocionalmente deben poder dar y recibir afecto y saber expresar y entender las emociones de los demás. Las vacaciones deben favorecer el aprendizaje de estos modelos y no los momentos de tensión.
  4. Incidiendo en asuntos más prácticos, conviene planificar de antemano algunas actividades de ocio para los niños.
  5. Los padres, como pareja, también deben planear y desarrollar sus momentos de intimidad.

Imagen de Flickr por SergioDJT

Se trata de un fenómeno verdaderamente raro en los seres humanos, pero que ocurre. Nos referimos a la superfectación, lo que podríamos denominar como un embarazo dentro de otro embarazo.

¿Puedo quedarme embarazada estando ya embarazada? La superfectación

Hace tan sólo unos años saltaba a los medios de comunicación de todo el mundo la noticia de una mujer norteamericana que se quedaba embarazada cuando esperaba ya a otro niño. Se trató de un embarazo en el que los bebés se llevaban una diferencia de edad de dos semanas y media y no eran gemelos.

Esto, un fenómeno verdaderamente raro, se conoce como superfectación en el que se da el desarrollo de un feto mientras otro está aún presente en el útero.

El proceso se genera con la liberación de óvulos que proceden de dos ciclos menstruales distintos, de manera contraria a lo que habitualmente ocurre con los gemelos heterocigóticos, en los que la formación tiene que ver con óvulos de un solo ciclo.

Este hecho se da con relativa frecuencia en animales, existiendo algunas razas como los marsupiales donde es relativamente común. Sin embargo no lo es en absoluto los seres humanos, donde no existe una estadística exacta de su incidencia real.

Teóricamente, según señalan algunos especialistas, no se diagnostican más de uno o dos casos de este tipo anualmente. El motivo es sencillo:durante la concepción las hormonas de la mujer cambian de manera drástica y los cambios frenan la ovulación y, por tanto, le impiden volver a concebir.

El mayor problema para la detección de este tipo de casos es el hecho de que es complicado descartar totalmente que se trate de gemelos. Como indicábamos al comienzo del artículo, la presencia de la figura de los gemelos no idénticos se puede llegar a confundir con la superfectación.  Y es que sólo cuando la diferencia es de más de dos semanas y media se pueden detectar realmente las diferencias en el tiempo de desarrollo de ambos fetos.

Presente pues en el mundo animal, con el ejemplo de los canguros, cuyas hembras presentan en ocasiones hasta tres estados de desarrollo diferentes en sus crías, no se trata de algo inherente a los seres humanos. Pero como vemos, existir parece comprobado que existe.

Imagen de Flickr por Esparta

Los niños que son amamantados tienen un mayor resistencia a múltiples enfermedades, incluso al llegar a adultos, y hace, además, que estén mejor alimentados. La OMS, entre muchos organismos internacionales y nacionales, recomienda dar el pecho con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia.

Beneficios de la lactancia en la Semana Mundial de la Lactancia

“Existen evidencias científicas de que los niños que no son amantados presentan una mayor incidencia de enfermedades respiratorias, otitis, gastroenteritis, diarrea, infecciones de orina, meningitis o síndrome de muerte súbita del lactante. Para hacernos una idea, el riesgo de ingreso hospitalario en niños no amamantados es cinco veces mayor que en niños amamantados y el riesgo de contraer gastroenteritis es catorce veces superior. Además esta protección no se reduce sólo a la infancia si no que perdura en la edad adulta”, explicaLaura Villanueva, profesional de la consulta de lactancia del Hospital Quirón Valencia.

Por su parte, un organismo de la importancia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna de manera exclusiva hasta los seis meses de edad del bebé y, a partir de ahí, aquélla debe ser complementada con otros alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más. El hecho de que existan evidencia científicas favorables a la lactancia materna es, seguramente, una de las razones que lleva al 80% de las embarazadas en España a preferir amamantar.

“La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y puede salvar la vida a cerca de un millón de niños. Si se empezase a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y siguiendo dándole el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 800.000 vidas infantiles”, recuerdan desde la OMS con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia, que se celebra del 1 al 7 de agosto.

La OMS enumera una serie de ventajas sobre la lactancia materna:

  • Debe comenzar en la primera hora de vida.
  • El amamantamiento debe hacerse a demanda, siempre que el niño lo pida, de día y de noche.
  • La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes en la infancia.
  • La lactancia materna también es beneficiosa para las madres. La lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, ayuda a las mujeres a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad.
  • Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.
  • Las preparaciones para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna.
  • Globalmente, la lactancia materna y los antirretrovíricos pueden mejorar considerablemente las posibilidades del niño de sobrevivir sin verse infectado por el VIH.
  • Amamantar es algo que se aprende y, de hecho, muchas mujeres tienen problemas al principio. El dolor en los pezones y el temor a no tener leche suficiente para mantener al bebé son problemas corrientes. Los centros de salud que apoyan la lactancia materna -ofreciendo a las nuevas madres asesores formados al efecto- propician tasas más altas de esta práctica.
  • Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él en un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, por ejemplo mediante la baja por maternidad remunerada, el trabajo a tiempo parcial, las guarderías en el lugar de trabajo, las instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

Imagen de Flickr por Daquella manera

La natación es uno de los ejercicios más recomendables para las embarazadas. Aprovechar el verano tanto para nadar como para hacer ejercicios en el agua es una muy buena idea para las mujeres en estado. Estas son algunos ejemplos de rutinas que practicar.

5 ejercicios para embarazadas para hacer en el mar o la piscina

Las actividades acuáticas son unas de las más recomendadas durante el embarazo. El verano es un buen momento para disfrutar de la playa y de la piscina y a la vez practicar algunos ejercicios que van a ser muy beneficiosos para la salud y el bienestar en el desarrollo del embarazo.

Nadar es probablemente el mejor y más completo ejercicio que se puede realizar durante el embarazo. Además, según avanza la gestación la mayor movilidad que se puede obtener dentro del agua permite trabajar actividades y ejercicios que fuera de ella resultarían más costosos o imposibles. A la hora de nadar hay que elegir el estilo que más cómodo te resulte en cada momento y evitar los movimientos demasiado bruscos.

Estos son cinco ejercicios que podrás practicar en el agua durante el embarazo:

  1. Además de por la actividad física, los baños en el mar o la piscina nos proporcionan también una sensación de relax y bienestar muy buena para las embarazadas. En este sentido un ejercicio muy sencillo y efectivo consiste simplemente en dejarse flotar boca arriba con los brazos extendidos en la llamada “posición de muerto”. Mantener esta postura durante unos minutos mientras te concentras en tu respiración es un buen ejercicio relajante.
  2. El agua es también un buen lugar para trabajar la flexibilidad en la pelvis. Un ejercicio muy simple consiste en, con el agua ligeramente por encima de la barriga, situarse de pie con la espalda recta, levantar una pierna y desplazarla hacia el lateral con lentitud, bajar despacio y repetir con la otra pierna.
  3. El agua también puede servir de ayuda para los problemas de espalda, que es uno de los puntos que antes se carga en el embarazo. Un ejercicio sencillo consiste en subir y bajar verticalmente (mientras mantenemos la espalda recta) hasta que el agua nos llegue a la barbilla cuando bajamos. Si lo practicamos en la piscina podremos añadir una variante:- apoyar las rodillas en la pared con las piernas flexionadas mientras nos sujetamos al borde, bajando el cuerpo hasta incluso sumergir la cabeza.
  4.  Un ejercicio clásico, pero muy eficaz que ayuda a la circulación en las piernas es el de los saltos de canguro. Simplemente consiste en, con el agua por encima del pecho y los pies juntos y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo flexionar las rodillas e ir desplazándose de esta manera a base de saltos. No deben ser tampoco saltos espectaculares. Por dar una medida, la barriga no debe llegar a salir del agua.
  5. Un ejercicio un poquito más complejo pero muy interesante es el siguiente; cruzar las piernas tocando fondo, y, sin moverte del sitio tratar de ponerte de puntillas mientras contraes el suelo pélvico y expulsas el aire. Cuando bajas de la posición de puntillas relajas y vuelves a coger aire. Combina las subidas y bajadas de puntillas con talones.

Imagen de Flickr por estrelas e limóns

A partir de cierta edad la playa es un lugar estupendo para que los niños disfruten. Un día playero con nuestros bebés puede ser una buena idea, pero hay que tener en cuenta algunas recomendaciones muy importantes.

Consejos para ir a la playa con un bebé y no morir en el intento

La playa es uno de los lugares más apetecibles para ir con nuestros hijos en verano. Sin embargo, no hay que olvidar que cuanto más pequeños, mayores serán las medidas de seguridad que habremos de tomar. En el caso de los bebés esto ya adquiere forma de una serie de consejos a cumplir rigurosamente.

En primer lugar, no suele resultar recomendable llevar a la playa a bebés de menos de ocho meses. Para lo más pequeños pasamos ya de recomendación a prohibición, ya que los recién nacidos no deben exponerse a los rayos del sol en la playa en ninguno de los casos.

Teniendo esto en cuenta, hay una serie de precauciones que son comunes a todos  niños pequeños, independientemente de la edad.

A la hora de aplicar la crema de protección solar, es conveniente hacer una pequeña prueba de tolerancia por si pudiera generar algún tipo de alergia cuando es la primera vez que se utiliza. Superado ese ‘escollo’, es importante aplicar la loción por lo menos media hora antes de la exposición al sol, y no tener ningún miedo a volver a ponerle crema siempre que lo consideremos necesario como, por ejemplo, al poco salir del agua.

En el caso de los bebés, la crema debe ser superior a factor 30 y tiene que aplicarse a conciencia, bien extendida por todo el cuerpo sin olvidar pies, manos, orejas… Y por supuesto, los pliegues de la piel, que son los que más posibilidades tienen de quemarse. En caso de ir a la playa es importante no hacerlo en los horarios de más calor. Estos son los que van desde las doce del mediodía hasta las cuatro de la tarde. Por otro lado, los primeros días no es recomendable tampoco que los bebés estén en la playa largos periodos. Es mejor dosificar poco a poco su presencia.

A la hora de los baños, éstos deben ser cortos y frecuentes y siempre tras haber tomado contacto previo con el agua de manera progresiva para evitar los choques de temperatura.  En los bebés es bastante recomendable el uso de bañadores desechables tanto por una cuestión de higiene general como de protección de la piel de la zona del pañal. Tras cada pequeño baño se debe realizar una ducha templada así como una limpieza de la zona del pañal para que ésta quede seca y limpia, utilizando también crema protectora.

La hidratación es básica para todos y también para el bebé. Debes ofrecerle regularmente líquidos y evitar tanto comidas demasiado abundantes y, por supuesto, baños en un periodo de entre dos y tres horas después de la comida.

A pesar de que es una recomendación un tanto redundante por la propia edad de los bebés, éstos no deben quedar nunca sin supervisión de un adulto y, por supuesto, nunca bajo una exposición solar directa en la que no vayan protegidos además de con la crema con gorritos, camisetas o bajo el amparo de una sombrilla.

Imagen de Flickr por Dani_vr

La OMS recomienda a todas las madres la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida de sus hijos con el objetivo de fortalecer el crecimiento, desarrollo y salud de manera óptima. Además, considera que también es apropiada hasta los dos años o más, siempre que se complemente con otros alimentos nutritivos.

Las recomendaciones de la OMS para la lactancia materna

La OMS y UNICEF recomiendan:

  • Inicio inmediato de la lactancia materna en las primeras horas de vida.
  • Lactancia exclusivamente materna durante los primeros 6 meses de vida.
  • Introducción de alimentos complementarios seguros y nutricionalmente adecuados a partir de los 6 meses, continuando la lactancia materna hasta los 2 años o más.

La leche materna resulta una fuente básica de energía y nutrientes para los niños hasta los 23 meses. Su valor es tan elevado que puede aportar de hecho más de la mitad de las necesidades energéticas entre los seis y los 12 meses y prácticamente un tercio entre los 12 y 24 meses. La lactancia exclusiva durante los seis primeros meses se recomienda como alimento único para cubrir las necesidades del bebé siempre que sea posible.

Lactancia materna exclusiva los seis primeros meses

Todos los estudios realizados en los últimos años sobre este particular señalan en la dirección apuntada por la OMS.

Diferentes estudios apuntan a que la alimentación exclusiva de leche materna, sin presencia de otros alimentos y líquidos, durante los seis primeros meses de vida del niño presenta ventajas importantes con respecto a la lactancia exclusiva mantenida sólo durante tres o cuatro meses y combinada posteriormente con otros alimentos. Los beneficios no sólo tienen carácter físico, sino que también afectan a su desarrollo emocional. Además, afectan tanto a la madre como al pequeño.

Entre las principales ventajas en el caso del niño, se encuentra una reducción notable del riesgo de infecciones gastrointestinales. Mientras, ayudan a la madre a logar una pérdida de peso más rápida tras el parto, así como un retraso del retorno de las menstruaciones.

Lo que ningún estudio ha conseguido demostrar es que la lactancia materna tenga efectos negativos, si bien es cierto tampoco se ha demostrado que haya más reducción de riesgo sobre otras enfermedades ni infecciones.

Es muy interesante prestar atención a esta recomendación de la OMS, ya que este organismo sigue atentamente los resultados de nuevas investigaciones y dispone de un procedimiento para reexaminar cada poco tiempo sus recomendaciones. De hecho, las directrices se actualizan mediante revisiones sistemáticas acompañadas de una evaluación de la calidad de los datos, proceso que trata de garantizar que las recomendaciones hechas estén basadas en los mejores datos disponibles y no estén sujetas a conflictos de intereses.

Y vosotras ¿Qué opináis de la lactancia materna?

Imagen de © evgenyatamanenko – Fotolia.com

Además de ser imprescindible para la vida, el efecto del sol es beneficioso para el ser humano: resulta necesario para la síntesis de la vitamina D, favorece la circulación sanguínea y mejora algunas enfermedades de la piel. También es conocido su efecto en la producción de neurotransmisores, sustancias químicas que facilitan la actividad de las neuronas y ayudan a potenciar la sensación de bienestar y felicidad.

 Por qué es importante el protector solar

Sin embargo, según se apunta desde la Sociedad Española de Dermatología y Venereología, “deben sopesarse muy bien estos efectos positivos con los potenciales efectos negativos producidos por la exposición intensa o por la exposición crónica. La primera produce quemaduras de la piel y lesiones oculares y la segunda es causante del envejecimiento, manchas y lesiones cutáneas y el cáncer de piel. Son especialmente nocivas las exposiciones sin protección en las edades infantiles y jóvenes, claramente relacionadas con el riesgo de aparición del melanoma (cáncer de piel)”, apostillan desde esta institución.

Los expertos también subrayan que la piel del ser humano cuenta con la  producción de melanina para protegerse de estos efectos perjudiciales. Esta sustancia impide que las radiaciones solares más perjudiciales penetren en la  piel, da el color moreno a la piel y su producción se estimula por el efecto del sol o por productos químicos. La cantidad de células que producen esta sustancia varía según los tipos de piel: es máxima en las personas de raza negra, y mínima en las de raza blanca, y dentro de ellas, las pieles más claras son las más sensibles al efecto del sol.

“Siempre que se esté expuesto al sol debe de protegerse la piel de las radiaciones, bien mediante el uso de prendas de vestir (preferiblemente de color claro y de fibra natural) y el uso de sombreros o gorras y, en las zonas de piel expuestas, mediante la utilización de cremas de protección solar. Las cremas de protección solar contienen sustancias que actúan como filtros solares, reduciendo la cantidad de rayos que penetran en la piel y evitando las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel, si se utilizan adecuadamente”, aconsejan desde la Sociedad Española de Dermatología y Venereología.

Al objeto de lograr el máximo efecto de las cremas de protección solar, la citada institución recomienda:

  • Elegir la crema y el índice de protección solar adecuado al tipo de piel.
  •  Aplicar la crema antes de salir a la playa o la piscina, y como mínimo treinta minutos antes de exponerse al sol.
  • Extender la crema sobre la piel bien seca.
  • Aplicar una capa abundante de crema, asegurándose que se ha extendido por toda la piel sin dejar zonas sin protección.
  • Cuando se inicia la temporada estival, deben de utilizarse cremas con mayor índice de protección solar al principio, reduciéndolo a medida que  se pone morena la piel.
  • No pulverizar la piel con agua mientras se toma el sol.
  • No aplicar en la piel perfumes y colonias que contengan alcohol y esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.
  • Utilizar protección solar aunque esté nublado.
  • Evitar la exposición al sol entre las 11.00 y las 15.00 horas (horario de máxima radiación ultravioleta).
  • Proteger la cabeza con un sombrero o gorra con visera; los ojos con gafas adecuadas, y los labios con protector labial.
  • No es aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas. Es más sano pasear o realizar algún ejercicio mientras se toma el sol.
  • Beber agua o líquidos sin alcohol para evitar la deshidratación.
  • Si está tomando algún medicamento debe de consultar la ficha técnica y comprobar si son fotosensibilizantes, en cuyo caso debe evitar tomar el sol.
  • En niños, la fotoprotección debe ser completa con protección ultra alta, es decir, no inferior al factor 30.
  • En deportistas, debe de utilizarse cremas resistentes al sudor. Si se realizan deportes acuáticos, se utilizarán cremas resistentes al agua.

Imagen © BlueOrange Studio – Fotolia.com