Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Queremos darte unas cuantas ideas para decorar tu casa en estas navidades. Hay para todos los gustos, casi de 0 a 100: de las exageradas iluminaciones de los Estados Unidos, al estilo minimalista que llega del norte de Europa o al gusto por los nacimientos de España, Italia y Portugal.

Empecemos por lo nuestro. La tradición nos dice que la decoración navideña en España se basaba principalmente en “montar el belén” en la parte principal de la casa, para ir acercando a Los Reyes Magos, cada día un poquito, hasta llegar al portal el 6 de enero, día de los regalos. Cada año se incorpora alguna figurita del belén que aporta la novedad del año y va marcando la historia familiar. Hay zonas del país con una gran tradición belenística y auténticos maestros en el arte de diseñar nacimientos. Pero además de a los belenes le abrimos las puertas de par en par al árbol de navidad con sus decenas de adornos y guirnaldas de luces de colores, alegrando las ventanas de casas y edificios en las largas noches de la Navidad.

belen-navidad

Saltemos ahora a las tendencias decorativas en árboles de Navidad:

Rojo, verde y dorado. Son los colores que mejor representan la Navidad, y añaden un equilibrio perfecto en la decoración con sabor auténtico y alegría. El rojo y oro se reservaba para los adornos que destacaban sobre el verde del árbol, pero hoy esos tres colores se han convertido en el mismo espíritu de esta época del año, salen del árbol y llegan hasta las mesas, paredes, etc.

decoracion-navidad-rojo

Blanco y tonos naturales. El blanco es el rey y los tonos de materiales de la naturaleza, como la madera o la piedra, ocres y grises. Además de la paleta de color nos llega una tendencia muy minimalista, casi opuesta a la tradicional que roza con la sobre abundancia. Pocas piezas, escuetas, sutiles, que sugieren frio, recogimiento y paz.

decoracion-navidad-blanco

Dos tendencias par dos formas de vivir la navidad… árboles aparte, puede que no queramos decorar la casa, pero nos guste preparar de forma especial la mesa de las cenas o comidas festivas, o volcarnos en la decoración navideña de los paquetes de regalos. Hay mil maneras de sentir la navidad cerca y además sobrevivirla.

Idea top: Para terminar os queremos “regalar” una idea sencilla, barata y que no pasará inadvertida. Basta un buen trozo de tela roja, cinta adhesiva velcro, u lazo grande en otro color y la puerta de entrada a tu casa. ¿qué os parece?… llamativo como poco, ¿no?

 

La celebración de Halloween parece haber llegado para quedarse, sobre todo entre los más pequeños de la casa que disfrutan con recrear historias de miedo fuera de contexto, como objeto de broma y celebrando con dulces. En el fondo hemos reconvertido el típico aguinaldo navideño de antaño en el truco o trato de Halloween.

halloween-nectar

Two bee-z te propone que lo conviertas en una excusa para divertirte con tu familia o con tus amigos sin que esto suponga un descalabro económico y sí una oportunidad de ser creativo y realizar disfraces, practicar maquillajes, elaborar recetas o decorar espacios. Aquí encontrarás pistas para ¡MONTAR UNA FIESTA DE MIEDO!

Empecemos por maquillajes terroríficos, no os arredréis…polvos blancos, lápiz negro y algo de rojo y marrón serán suficientes para convertir al menos pintado en un buen muerto viviente: una buena base blanca, sombras negras o marrones para pómulos, barbillas, ojeras, y unas exageradas costuras en rojo y negro y habréis logrado un efecto sobrecogedor.

Si has optado por los zombis será fácil completar el disfraz con prendas viejas a las que tendrás que someter a “malos tratos” para destrozarlas, una tarea que servirá para “desestresar” J

Llegamos al momento dulce y tenebroso: una tarta cementerio…da miedo y está de miedo porque es de oreo que facilita la decoración y gusta a casi todos. Lo que más nos gusta a Two bee-z es que podemos tunear nuestra tarta de siempre y decorarla como si de un cementerio se tratara. La tierra húmeda la hacemos con la parte negra de oreo machacada y para las tumbas la imaginación al poder…desde una sencilla galleta recortada a una más barroca decorada con azúcar glasé. Para dar un toque sangriento al conjunto en el supermercado encuentras tubos de pintura comestible que os permitirán teñir de “sangre” vuestra tarta, ¡sólo hace falta una truculenta imaginación!  Aquí la receta

Y el toque final será decorar el entorno. Para no complicarnos mucho pero tener un buen resultado buscaremos plantillas propias de Halloween y trabajemos en familia recortando y haciendo guirnaldas de fantasmas, de arañas, calaveras, etc. Combinaciones en negro y naranja… ¡así no os equivocaréis! Otro punto fuerte es la iluminación. Abusad de velas si es una fiesta adulta, pero si es infantil mejor optar por las guirnaldas de luces leds, o en su defecto, rescatad las de navidad y agrupadlas en puntos estratégicos de la habitación buscando un efecto inquietante.

Ya veis que no es caro, ni difícil, y sí divertido. ¡Os deseamos un terrorífico Halloween!

¡La vida es un carnaval! Y esta semana mucho más. Fiestas en el colegio, pasacalles, concursos… ¿y tú, aún sin disfraz para tu peque? No te preocupes, hoy recopilamos algunas ideas de disfraces caseros que podrás hacer tu mismo de manera fácil y económica. Con materiales sencillos y un poco de maña, conseguirás un disfraz estupendo para que tu hijo lo pase genial este carnaval.

  • Disfraz de Batman

diy disfraz de batman para niños 25

Imagen: www.ohmotherminediy.com

Materiales:

Camiseta negra de manga larga

Pantalón negro

1 metro de tela negra de cualquier tipo

Goma eva o fieltro amarillo y negro

30 cm de goma elástica negra

Un trocito de velcro

Descargamos de internet una plantilla del logo de Batman, y la colocamos en el fieltro amarillo y negro para después recortarlo. Pegamos el fieltro negro del murciélago al amarillo redondo, y lo cosemos en el pecho de la camiseta.

diy disfraz de batman para niños 13

Imagen: www.ohmotherminediy.com

Hacemos lo mismo para la máscara. Con una plantilla recortamos en la goma eva negra y le hacemos dos agujeritos a ambos lados para meter la goma elástica.

Con el fieltro amarillo hacemos también un cinturón sencillito, que podemos adornar con un rotulador negro.

diy disfraz de batman para niños 28

Imagen: www.ohmotherminediy.com

Por último, hacemos una capa con la tela negra recortándola a la altura y anchura de nuestro hijo.

  • Disfraz de Campanilla

disfraz-de-campanilla-casero1j

Imagen: www.disfracesycarnaval.es

Materiales:

Camiseta verde

Fieltro color verde

Falda de tul verde o blanco

Goma eva de purpurina dorada

Varilla fina de madera

Cintas de 1 o 2 cm de ancho de tonos verdes

Dos perchas de alambre

Unas medias blancas de espuma

Cortamos el fieltro en forma de hojas de unos 25-30 cm de largo, y las pegamos verticalmente sobre la falda de tul. Para crear el efecto vestido, podemos coser esta faldita a la camiseta verde, o simplemente colocar por separado.

Para la varita, recortaremos sobre el fieltro de purpurina dorada dos estrellas, y las pegaremos a la varilla de madera dejando la parte brillante hacia fuera. Podemos adornar nuestra varita con las cintas de raso verdes.

Váritas_Mágicas_manualidades_con_niños

Imagen: www.pintandounamama.es

Las alas las confeccionaremos con las perchas y las medias, siguiendo los pasos que describe la imagen a continuación.

alas-de-hada-paso-a-paso

Imagen: www.pequeocio.com

  • Disfraz de gallina

Materiales:

Camiseta o vestido blanco de manga larga

Boas de plumas blancas

Leotardos blancos

Gorro blanco

Fieltro rojo

Un par de guantes de goma amarillos

Lana para rellenar

gallina-1 www.recursoseducativosonline.com

Vestimos al peque con la camiseta y comenzamos a rodear todo su cuerpo con las boas de plumas, sujetándolo de manera provisional con alfileres. Después le quitamos la camiseta con cuidado y le cosemos las boas. Esta camiseta junto a los leotardos será el traje.

Para la cresta de la gallina, cortamos dos piezas de fieltro con la forma como aparece en la imagen y rellenamos con lana, para después coserlo a la parte superior del gorro.

gallina-2

 www.recursoseducativosonline.com

Con los guantes de goma haremos las patas de la gallina. Los metemos por encima de las zapatillas de nuestro hijo y hacemos una pequeña abertura en la parte del talón para evitar tropiezas y amoldar mejor el guante al pie. En los dedos metemos lana para que se queden más rectos.

  • Disfraz de caracol

Materiales:

Papel kraft de embalaje

Cartón

Cinta de raso de 5 cm de ancho

Una diadema

Lana amarilla

Ropa en tonos marrones

caracol

Imagen: www.guiadelnino.com

Para este disfraz puedes vestir a tu hijo o hija con ropa cómoda en tonos marrones o tierra. A esto le añadiremos el caparazón y las antenas.

Para hacer el caparazón, corta un trozo grande de papel kraft, arrúgalo un poco y enróllalo sobre sí mismo como si hicieras un churro y después enróscalo en forma de espiral. Haz lo mismo con otro trozo de papel, y pega ambas espirales por el centro con cinta de carrocero. Corta un cuadrado de cartón y pega el caparazón como si fuera una mochila. Añádele los dos trozos de cinta de raso a ambos lados para hacer las asas, ajustándolo a la espalda de tu hijo.

instrucciones

Imagen: www.guiadelnino.com

Para las antenas, hacemos de nuevo dos churros alargados con papel kraft y los pegamos a la diadema. Para que queden más tiesos podemos encolarlos y dejarlos secar. Para hacer los pompones de las puntas, utilizaremos la lana siguiendo estos:

paso-a-paso-alfombras12

Image: www.manualizando.blogspot.com.es

 Solo necesitas imaginación para poder hacer tu mismo el disfraz de tu pequeño. Cualquier elemento de tu casa o material de manualidades puede servirte para confeccionar un traje divertido para estos carnavales. ¡Qué lo paséis genial!

No todos los días de verano  tienen por qué ser soleados. La lluvia puede ser bienvenida, pero para que así sea es recomendable tener en mente planes y actividades para pasar el rato y disfrutar de otra forma, sobre todo en familia. Os damos algunas ideas para estos juegos.

Es verano pero llueve, ¿qué hacemos? 5 ideas de juegos de interior

Estamos de vacaciones, hemos preparado un día excelente con nuestros hijos para disfrutar del veraneo. Sin embargo, la lluvia hace acto de presencia y nos chafa el plan. Ningún problema. Las vacaciones son para disfrutar juntos y aún dentro de casa hay muchos juegos y actividades que podemos hacer.

Estas son algunas ideas, pero por supuesto hay cientos de actividades para jugar en familia.

  1. Jugando con palabras. Como suele ocurrir con los juegos populares, en cada región tiene un nombre distinto pero el desarrollo y resultado es similar.  Se trata de una actividad que suele acabar con los niños a carcajada limpia. No nos hará falta ningún tipo de material, simplemente formaremos todos los participantes un círculo y trataremos de mantener una conversación en la cual vamos a prohibir el uso de una consonante sustituyéndola por otra. Es simple, pero los resultados suelen ser desternillantes. La elección de qué consonante se retira y por cuál se sustituye va por turnos.
  2. Jugando con historias. Esta actividad requiere un poquito más de esfuerzo, fundamentalmente por nuestra parte. Se trata de crear algún tipo de títere sencillo e iniciar una historia a la que pediremos continuación por parte de los niños hasta que creemos una suerte de representación teatral en la que iremos alternando los papeles en función de las partes del guión que cada uno haya aportado. Las variantes son muchas y el resultado, aunque habitualmente caótico, suele ser muy divertido.
  3. Juegos clásicos. Existen juegos atemporales a los que generaciones y generaciones hemos jugado. Son juegos generalmente muy divertidos y sencillos de poner en práctica. El juego de la sillita es uno de ellos. Simplemente se trata de poner tantas sillas menos una como participantes en el juego. Al son de una canción que canta un participante o de una música, todos danzarán girando alrededor de las sillas hasta que la música cese. Entonces todos deben ocupar una silla. El que se queda sin silla sale del juego y deberá cantar en la siguiente ronda, donde además retiraremos otra silla más. Seguiremos así hasta que sólo queden dos participantes y una silla, que es la última ronda en la que se decide el ganador.
  4. Un juego de aventuras. Son una alternativa que suele funcionar muy bien, aunque requieren un poco de elaboración. Un juego que habitualmente resulta divertido es la búsqueda de un tesoro (si hay premio mejor). En este caso se necesita un director de juego. Este, preferentemente un adulto, inventará una historia que justificará la presencia de un tesoro y repartirá por la casa diversas pistas. Para las pistas funcionan muy bien los acertijos o los jeroglíficos. Se puede jugar por equipos y suele resulta muy divertido.
  5. Los juegos de mesa. Afortunadamente en los últimos años y aunque parecía que iban a acabar enterrados por el auge de los videojuegos, los juegos de mesa han vuelto a ganar nuevos seguidores que ven en ellos lo que realmente son; una manera muy divertida de disfrutar en este caso con tu familia.

Y a ti ¿cuál de estas variantes te gusta más?

Imagen de Flickr por Mon Labiaga Ferrer

Furor es la palabra con la que mejor se puede definir lo que ha ocurrido con las pulseras de goma, un pasatiempo que ha traspasado el uso solo por parte de niños y, de algún modo se ha convertido en una especie de tendencia masiva en la que niños y adultos por igual lucen algunos de los miles de modelos que se pueden hacer.

Cómo hacer pulseras con gomas

No es que estemos ante algo nuevo, el hecho de tejer hilos o diferentes materiales para crear pulseras es un juego que lleva acompañando a los niños desde hace muchos años, sin embargo, la interpretación de este pasatiempo por parte de un avispado empresario malayo residente en EEUU, incorporando un pequeño bastidor funcional y utilizando gomitas de colores como material para trenzar, ha roto todos los moldes.

Cómo se hacen

Aunque existen muchas técnicas, es a partir del uso de un bastidor y una aguja, similar a las de hacer crochet y utilizando una sencilla técnica de trenzado (podemos encontrar decenas de ejemplos y vídeos en la red) como se obtienen los fantásticos resultados que podemos contemplar, en los que además, la imaginación y la creatividad en las mezclas e incorporaciones de otros elementos, genera productos únicos.

Podemos encontrar un buen número de propuestas de paquetes conjuntos en los que se incluye todo lo necesario para empezar inmediatamente a fabricar pulseras. Posteriormente las gomitas se pueden adquirir por separado para aprovechar los materiales del pack.

Otras opciones

Por supuesto, al calor de esta fiebre por las pulseras de goma han surgido múltiples interpretaciones que van desde aquellas que renuncian al uso del bastidor, hasta aquellas más artesanales en las que solo intervienen las gomitas y nuestros dedos.

En definitiva un divertimento de moda, para niños y no tan niños y con el que lograremos, además de pasar un buen rato, crear nuestras propias pulseras, collares, tobilleras, con nuestro sello de personalidad (o el de los más pequeños de la casa que suele ser lo habitual)

Imagen de flickr por mabadca

El Día del Padre es el momento ideal para demostrar a papá cuánto le quieren sus niños. Sin embargo, los pequeños pueden necesitar una guía o algunas ideas sobre qué regalar a papá. Desde aquí queremos proponeros tres regalos sencillos que se pueden hacer en casa y que incluirán la participación activa de toda la familia, papá excluido, lógicamente.

¡Comenzamos!

Trofeo del día del padre

Todo un clásico. Se puede comprar en una tienda, pero nunca será igual de personal que uno hecho a mano por el interesado. El proceso es muy sencillo, como explican desde Manualidadesinfantiles. Para comenzar necesitaremos los siguientes elementos:

  • Botellas de plástico y envases de yogur o vasos de plástico
  • Tijeras.
  • Pegamento. Si además se puede añadir una pistola de silicona caliente, mejor.
  • Papel y pintura
  • Pinceles.

El proceso es relativamente sencillo. Cortaremos las botellas por la mitad y después las colocaremos boca abajo encima de los envases de yogur, que actuarán como peana. Con el material sobrante de la botella haremos las asas de la copa, en caso de querer apostar por ese diseño. A continuación encolaremos el trofeo y lo cubriremos con el papel pintado para, finalmente, incluir los adornos que queramos. Este sería el resultado:

trofeos

El siguiente vídeo nos ofrece una fórmula alternativa para hacerlo

Un marco de fotos casero

Otro clásico en el que las alternativas son tantas como tu mente te permita imaginas. Para el más sencillo bastará con los siguientes materiales:

  • Un trozo de cartón grueso o gomaeva
  • Ocho palitos de madera similares a los que se utilizan en los helados
  • Dos tapones de corcho
  • Témperas y rotuladores

En primer lugar, tomaremos la medida de la foto. Recortaremos el cartón o la gomaeva dejando uno o dos centímetros extra en el borde. En la parte posterior pegaremos dos palos de madera  por lateral que previamente habremos decorado. Utilizaremos un poco más de gomaeva para añadir un elemento decorativo adicional a en uno de los laterales y los dos corchos servirán para hacer las veces de soporte.

marco

Bloc de notas personalizado

En un mundo donde los ordenadores y las Tablet PC se han convertido en las verdaderas agendas de casi todo el mundo, las agendas y blocs de notas físicos siguen teniendo su atractivo y pueden ser un regalo genial para papa. ¡Vamos a ver cómo se personaliza un blog de notas con pintura de pizarra!

Según explican desde Euroresidentes necesitaremos los siguientes materiales:

  • Un cuaderno a personalizar
  • Pintura de pizarra
  • Una brocha de esponja
  • Cinta de carrocero
  • Papel decorativo

En primer lugar cubriremos el borde de la libreta con cinta de carrocero para no manchar las hojas del cuaderno. A continuación pintaremos la tapa del cuadro con la pintura de pizarra y la dejaremos secar. Por último, decoraremos con la cinta o papel decorativo uno de los laterales.

Este es el resultado:

cuaderno

Y vosotros ¿Qué ideas tenéis para el Día del Padre?

La idea de decorar camisetas lisas no es nueva. Desde hace mucho tiempo existen tiendas que permiten estampar cualquier dibujo en una prenda lisa. Se trata de la personalización llevada al extremo, ya que si se trata de una ilustración original nadie podrá llevar la misma prenda salvo que copie literalmente nuestra obra.

Por fortuna, tampoco es necesario ser un Picasso para tener una camiseta totalmente personalizada. Vamos a ver algunas ideas para decorar una camiseta:

Pon tu propio cuello – Haz un cuello personalizado para la camiseta y te asegurarás que será única. Desde Ropa Diy y Krug the thinker.

camiseta cuello

Dibujos – Nada tan original como una ilustración propia. Así te asegurarás de que nadie llevará la misma prenda. En esta misma línea se puede utilizar un logotipo de algún motivo concreto para darle atractivo. En este caso podéis ver una camiseta ‘retro’ con el logotipo antiguo de Comando G.

camiseta alvaro

Cortes – En ocasiones bastará con unas tijeras y una buena plantilla para dar a nuestra camiseta un look de lo más original. Esta imagen de los compañeros de Por cuatro cuartos es un buen ejemplo.

camiseta cortes

Formas con lentejuelas – Otra alternativa que en este caso vemos aplicada sobre una camiseta negra cortesía de Ropa DiY. Bien podríamos poner una corbata o cualquier otra cosa.

camiseta lentejuelas

De todo para los peques – Las alternativas para decorar las camisetas de los más pequeños son casi infinitas. Lo bueno es que, además, a los niños les encantará llevar estampado un animal o casi cualquier cosa en su camiseta. En este caso se ha utilizado telas de piel y botones por una parte y gomaeva.

camisetas infatiles

Y vosotros ¿Qué otros trucos conocéis?

Originalidad, creatividad, imaginación y un poco de ganas son los elementos necesarios para elaborar trajes que los niños puedan lucir en Carnavales y lograr, con ello, un pequeño ahorro

 

Cinco disfraces sencillos de Carnavales para hacer en casa

 

Las creaciones y los remedios caseros proliferan en época de crisis. Ante la falta de recursos financieros, imaginación al poder. Los típicos disfraces de Carnavales, que está a la vuelta de la esquina, pueden hacerse en casa sin causar demasiados problemas. Os proponemos cinco ideas sencillas que podrán sacaros de un apuro y también, por qué no, que conllevaran un pequeño ahorro frente a la adquisición del traje en una tienda.

 

1) El fantasma.

Disfraz clásico donde los haya, es uno de los más sencillos de elaborar. Bastará una sábana vieja, a ser posible de color blanco, con los correspondientes agujeros para que el crío pueda ver, respirar y hablar. Mucho cuidado con el largo de la sábana en relación a la altura del niño en cuestión, ya que es fácil tropezar o acabar enredado en la sábana. Para rizar el rizo, se puede añadir una cadena al pie. De las que se suelen tener en puertas, bicicletas, motos u olvidadas en algún trastero.

 

2) La momia.

Otro de los clásicos y que resulta casi tan sencillo de crear como el anterior. Sobre una vestimenta ceñida, añadir unas cuantas vendas blancas con algunas tiras sueltas. Lo ideal es cubrir todo el cuerpo menos la cara, dejando una cierta movilidad en las extremidades para que el niño pueda, además, meterse en el papel persiguiendo a sus amigos como si estuviera hipnotizado. Agregar maquillaje de color negro para que surjan las ojeras y quizá algún otro cosmético para dar un tono amarillento a la tez.

 

3) La bruja.

Uno de los más recurrentes, aunque implica mayor dificultad que los dos primeros, pero echándole un poco de imaginación tampoco será complicado de elaborar. La base debe estar conformada por ropa de color negro: faldas, blusas, chalecos, medias, capas, camisas, etc. Pueden utilizarse prendas reales u otras fabricadas con viejas telas o sábanas. La peluca y el gorro puntiagudo también son importantes, especialmente el segundo. El primer complemento es mejor comprarlo, ya que es realmente barato, y el otro se podrá adquirir o elaborar con una sencilla cartulina de color negro. Botas y zapatos oscuros de la misma tonalidad y la simbólica escoba son imprescindibles.

 

4) El vampiro.

Tan de moda de nuevo en libros y películas, este traje es otro de los habituales en Carnavales. Es necesario vestirse de negro, preferentemente con pantalones, chaleco y capa. Puede utilizarse una camisa blanca o alguna prenda de color rojo. En este caso, el pelo puede ir de punta, peinado hacia atrás o de la forma habitual, aunque también es posible añadir una peluca. Lo fundamental es pintarse la cara de blanco para enfatizar las gotas de supuesta sangre en la comisura de los labios y unos dientes de plástico que emulen al vampiro más célebre de todos los tiempos: Drácula.

 

5) El zombi.

A pesar de que no es de los más sencillos de confeccionar, la actualidad manda. Series de televisión y películas han aumentado su repercusión entre los pequeños y es muy probable que demanden este atuendo. Será necesaria ropa vieja y gastada que ayude al efecto deseado, que se pueda manchar con pintura y agujerear o hacer jirones: camisetas, pantalones, chaquetas, etc. También un calzado al que podamos dar aspecto de sucio. El pelo tiene que ir despeinado o cubierto por una peluca con el cabello revuelto. Por su parte, la cara debe mantener un tono amarillento o pálido y, al igual que en el caso anterior, se puede enfatizar con tonos rojos u ocres en la comisura de los labios.

 

Y para quienes todavía necesiten alguna idea más, aquí podéis consultar otras cinco propuestas DIY y low-cost. ¿Con cuál os quedáis?

Ofrecemos una guía paso a paso para elaborar este dulce típico y distintas variaciones que aportan originalidad. El proceso de elaboración del mazapán puede ser una buena excusa para pasar un rato con los niños y que hagan sus pinitos en el mundo de la repostería.

mazapan-nectar

Como en tantos otros ámbitos de la vida, aunque especialmente en lo que se refiere a la cocina, “cada maestrillo tiene su librillo”, con lo que las opciones planteadas en las próximas líneas representan una posibilidad tan válida como lo puedan ser muchas otras. Aunque en esencia la composición del mazapán es siempre la misma o muy parecida, existen diferentes tradiciones y posibilidadesde prepararlo. En cualquier caso, dada la cercanía de las fiestas, la elaboración de estos dulces típicos de Navidad puede ser una excusa para compartir un rato con los niños y que se familiaricen con el mundo de la repostería, además de crear una tradición navideña familiar a mantener en el futuro.

Tomando como referencia, por ejemplo, un número de cuatro comensales, se necesitan los siguientes ingredientes: 400 gramos de almendras molidas, otros 400 gramos de azúcar glasé, tres cucharadas de agua y dos claras de huevo. A ellos se les puede añadir para dar un toque de sabor, la ralladura de medio limón y también canela molida, aunque estos últimos componentes son opcionales.

En cuanto a la elaboración, en primer lugar habrá colocar el azúcar, las almendras y las tres cucharadas de agua en un bol. A continuación, quizá una de las partes más divertidas para los pequeños, toca amasar la mezcla durante varios minutos hasta lograr una masa uniforme. Ésta masa se dejará reposar durante un par de horas en lugar fresco. Después habrá que formar las figuritas y situarlas en una placa de horno. En un cuenco aparte, que también debe ser hondo, se depositan las claras de huevo y con una batidora de varillas se monta la clara a punto de nieve. Posteriormente, se pintan las figuras con esta clara. Para ello, puede utilizarse un pincel. Concluida la decoración, se introduce la placa en el horno durante una par de minutos a 200 grados de temperatura hasta que la superficie del mazapán quede dorada. Finalmente, se sacan del horno y se deja que las figuras se enfríen.

A partir de esta sencilla receta se pueden hacer diferentes variaciones dándole distinto formato a la masa de mazapán y adaptando el tiempo de horneado, dependiendo siempre del tamaño de la pieza. Así, por ejemplo, se pueden elaborar mazapanes empiñonados, que llevan la pasta recubierta con piñones; las delicias (con yema confitada); pasteles de yema (relleno de yema confitada) o las conocidas como anguilas. Éstas son mazapán modelado en forma de anguila, pero con relleno de fruta, batata, yema y cabello de ángel, y decoradas con frutas confitadas y clara de huevo.

En último lugar, respecto a la composición de este dulce típico de Navidad, cabe recordar que 50 gramos de mazapán contienen unas 250 calorías, y una figurita, dependiendo del tamaño naturalmente, unos 150. Estos dulces aportan también grasas (un tercio de su composición total), pero al ser de origen vegetal (las almendras) no implican riesgo para el colesterol. El resto del mazapán se compone de hidratos de carbono (azúcar) y proteínas procedentes de las citadas almendras.

Un alimento muy navideño pero no apto para quienes estén a dieta hasta las fiestas.

 

Fomentan la creatividad, son más educativos, estimulantes y seguros; y hasta respetuosos con el medio ambiente. Pero, además, están otra vez de moda. Vuelven los juguetes tradicionales de madera con todo su detallismo… y han venido para quedarse

Los juguetes tradicionales de madera están de moda, vuelve lo retro

¿Quién dijo que los niños sólo se entretienen con videojuegos? ¿Quién aseguró que los juguetes deben ser complejos para entretener a los pequeños? Si alguien se pronunció alguna vez en ese sentido, estaba equivocado. Así lo demuestra la realidad, ya que los juguetes de madera vuelven a estar de moda. Sin embargo, más allá de corrientes más o menos transitorias y del encanto retro que tienen los juguetes elaborados con este elemento natural, las ventajas de los juguetes tradicionales de madera respecto a los electrónicos o a los creados en otros materiales, como por ejemplo el plástico, son evidentes.

De entrada, los juguetes de madera, precisamente por estar elaborados con ese material, despiertan otros sentidos del niño además de la vista: el olfato (la mayoría de los juguetes apenas desprenden olor) y el tacto (la porosidad de la madera). De alguna manera, según apunta un estudio de la Universidad de British Columbia, el contacto de la madera acerca al ser humano a la naturaleza, aunque sea de forma inconsciente. Así, tocar los juguetes de madera puede resultar muy beneficioso para aquellos niños que viven en grandes núcleos urbanos, lejos de bosques, montañas y valles. De hecho, se ha relacionado el tacto de la madera con la reducción de los niveles de estrés. Quizá por ello la fidelidad de un niño a un juguete de madera suele durar más que la que demuestra en relación al resto.

Asimismo, dependiendo del sentido, tamaño y forma del juego de madera también se pueden lograr beneficios para resolver problemas, para las habilidades motoras o espaciales (los puzles, por ejemplo). También hay juegos que fomentan la conciencia imaginativa, que impulsan la coordinación entre la mano y el ojo, así como el reconocimiento de formas. Entre ellos, los de construcción o de montaje.

Así mismo, hay que tener en cuenta la calidez y la humanidad que despierta un juguete tradicional de madera frente a uno de plástico o a otro que implique simplemente contemplar una pantalla.

De la misma manera, la simplicidad del diseño de estos juguetes es crucial, ya que, en contra de lo que pueda parecer, según indican los expertos, cuanto más simples los juegues, más estimulan la creatividad natural del niño. ¿Cómo si no puede seguir teniendo éxito algo tan básico como una peonza?

Quizá por su elaboración artesanal, los juguetes de madera están repletos de detalles y suelen tener un acabado que distingue cada unidad de otra aunque pertenezcan al mismo modelo. Es más fácil que un niño lo sienta como suyo, como único, si percibe los matices que lo hacen distinto de todos los demás.

Además, los juguetes de madera tienen varias ventajas prácticas que tampoco debemos denostar: presentan menos riesgos de lesión que los de plástico y, al estar formados por un elemento muy resistente, las bacterias no pueden reproducirse con tanta facilidad; pero también están construidos con un material natural y renovable, con lo que son más respetuosos con el medio ambiente.

Por todas estas razones, marcas como IKEA, Janod o Momoll, por citar algunos ejemplos, llevan tiempo comercializando juguetes tradicionales de madera. Pizarras, muebles, fichas, puzles, letras y números, construcciones de todo tipo y hasta scalextrics o vías de tren. Todo vale, mientras sea en madera y se adapte a la edad del niño.

Debe de ser cierto que todo vuelve: el vinilo, la minifalda… y los juguetes de madera. O quizá, simplemente, es que nunca se fueron.