Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Los mayores miedos del ser humano

El miedo es algo que nos persigue a todos. Provocado o no es inherente a las personas y puede ser de todo tipo y  darse en cualquier situación. Una fobia es un trastorno de ansiedad que normalmente se inicia cuando alguien organiza su vida evitando el objetivo de un determinado miedo. Hay muchas que aparecen sin ningún precedente, pero en numerosas ocasiones comienzan a afectarnos cuando vivimos o experimentamos una mala experiencia que nos marca de por vida.

shutterstock_251228653

Cuando alguien tiene una fobia muy fuerte, verse envuelto en una situación relacionada con su miedo puede provocarle ataques de pánico. En ocasiones, estos episodios pueden llegar a ser muy intensos y hacer que la persona sufra temblor e incluso que se le acelere el ritmo de su respiración. Algunas personas que padecen ataques de pánico debido a sus fobias pueden llegar a sentir mareos, dificultad para respirar, aceleración de las pulsaciones e incluso dolores en el pecho.

Algunas de las fobias más comunes en la sociedad son:

  • Aracnofobia: Es el miedo a las arañas. Casi la mitad de las mujeres la sufren y también el 10% de los hombres. Esta fobia puede ser de diferente grado, desde intentar alejarse de lugares en los que pueda haber arañas o telas de araña, hasta sentir pánico con solo ver una imagen del insecto.

 

  • Sociofobia: Es el conocido como miedo social, a ser juzgado o criticado por la gente. Es muy común sobre todo en personas jóvenes debido a ser uno de los periodos de edad más complicados y de mayor sensibilidad a nivel emocional. Cerca de un 4% de las personas de entre 18 y 55 años la sufren, tanto hombres como mujeres, y en algunos casos puede degenerar en trastornos emocionales o psicológicos.

 

  • Aerofobia: Una de las más intensas fobias, tener miedo a viajar en avión. Aunque todos alguna vez hemos podido sentir nerviosismo o incertidumbre ante un viaje en avión, en ocasiones puede ser una fobia bastante complicada de sobrellevar. El miedo no se les produce solo cuando están en el avión, si no que se extiende a modo de ansiedad desde que comienzan a planear el viaje.

 

  • Agorafobia: la sufre la gente que tiene miedo a los espacios abiertos, es decir, al exterior. Aunque es un trastorno más común en las mujeres que en los hombres, es una de las fobias que más se tratan hoy en día en nuestro país. El agorafóbico tiene miedo a cualquier lugar fuera de su hogar, por lo que no suelen salir de su casa con frecuencia ya que se sienten inseguros.

 

  • Claustrofobia: Es el miedo contrario a la agorafobia, en el que las personas tienen pánico a quedarse encerrados en espacios cerrados. En torno a un 5% de la población padece este miedo, que suele darse sobre todo en ascensores, túneles, subterráneos, puertas giratorias o habitaciones demasiado pequeñas.

 

  • Acrofobia: Va más allá del vértigo, es el temor a las alturas. La fobia se da en situaciones en las que la persona está en una superficie muy alta, como puede ser un balcón, un mirador o un precipicio.

 

  • Emetofobia: Un miedo mucho más común de lo que imaginamos. Se trata de la fobia al vómito o a vomitar, que genera cambios en sus hábitos alimenticios y de ocio por temor a que la comida le siente mal. El 6% de la población la sufre, y como consecuencia dejan de acudir a restaurantes que no conozcan,  no prueban platos nuevos o no confían en lo que cocinan familiares o amigos.

 

  • Carcinofobia: Se trata del miedo a padecer cáncer. Naturalmente, todos los seres humanos tienen miedo a poder tener esta enfermedad, pero los fóbicos lo temen ante cualquier síntoma físico negativo o cualquier malestar, asociándolo a la enfermedad.

 

  • Brontofobia: Consiste en el miedo extremo a las tormentas con rayos y truenos. Produce una situación de gran alarma ante una tormenta, y en casos extremos pueden sufrir cuadros de ansiedad. Algunas personas con esta fobia incluso cambian su vida social y laboral en función del pronóstico meteorológico.

 

  • Necrofobia: Es el miedo más natural e instintivo del ser humano, el miedo a la muerte. Sin embargo, algunas personas lo padecen como una verdadera fobia y no son capaces de presenciar un entierro, un cadáver o una situación de enfermedad muy grave en un familiar.

 

 

Para todo tipo de fobias existen diferentes recursos terapéuticos y tratamientos que pueden ayudar a quien la sufre  a superarla. Pueden realizarse terapias de grupo o individuales para afrontar el miedo mediante la meditación, la exposición controlada, técnicas de respiración e incluso con medicación.  Con el servicio de bienestar Avantsalud dispones de psicólogos con grandes descuentos para poder vencer tus miedos, y además con Néctar tendrás psicólogo las 24 horas al día para urgencias.