Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

¿Recuperar los dientes y verlos regenerados en un proceso rápido y de bajo coste? Una reciente investigación apunta en esa dirección.

La regeneración de los dientes podría ser posible

La salud de los dientes constituye sin duda uno de esos problemas graves que, además, en caso de no ser bien atendido se arrastrará durante toda la vida. En el peor de los casos se puede incluso perder parte de la dentadura. Sin embargo,de confirmarse en el tiempo el estudio llevado a cabo a finales de la pasada primavera, la regeneración dental podría ser una realidad.

Esto implicaría que los dientes podrían volver a regenerarse y desarrollarse a partir de un tratamiento que, como veremos, no sería en exceso complejo y partiría del uso de un láser.

El experimento realizado por investigadores de la Universidad de Harvard para el que se utilizó como sujetos de estudio a roedores, pretendía encontrar una manera de hacer crecer y regenerar los dientes a través de la activación de las células madre utilizando como herramienta  un láser.

Para el estudio se valió de un haz de láser de baja potencia que activaba las células madre dentales. De esta manera se pretendía activar las células madre y provocar que estas contribuyeran a la formación de la dentina, ese tejido de consistencia similar al hueso que se sitúa por debajo del esmalte de la pieza dental y realmente es la mayor parte de masa en un diente.

Según los investigadores declaraban en la revista Science Tradicional Medicine, en tan sólo cinco minutos de exposición el proceso de curación resultaba iniciarse, pero, más aún, transcurrido un período de tres meses la dentina ya se había formado.

La implicación de que este experimento hecho en roedores pudiera trasladarse a los seres humanos es verdaderamente espectacular y significaría un avance simplemente increíble dentro de la salud dental, ya que, si se consiguiera la regeneración del resto de partes de los dientes como el esmalte, estaríamos ante la sustitución de los tratamientos tradicionales como empastes o prótesis. Más allá, podría incluso aplicarse a procesos de regeneración ósea o de recuperación y cicatrización de heridas.

Sin duda, una de esas noticias interesantes que nos proporciona la ciencia y que hace pensar en un futuro mejor a corto plazo.

Imagen de Flickr por Dr PS Sahana * Kadamtala Howrah

Con la mezcla de óxido de titanio y polimetilmetacrilato, expertas del CSIC han conseguido crear un tipo de biomaterial que podría implantarse en el ojo y ayudaría a ralentizar la degeneración macular, la primera causa de ceguera en personas mayores de 65 años que, en la actualidad, no cuenta con tratamiento eficaz para ser combatida.

La degeneración macular podría frenarse gracias a un nuevo biomaterial

Científicas del Instituto de Cerámica y Vidrio, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han fabricado un nuevo tipo de biomaterial híbrido, formado por una parte orgánica y otra inorgánica, que podría implantarse en el ojo mediante cirugía y permitiría frenar la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Este tipo de material está conformado por la asociación entre óxido de titanio (TiO2), que es una cerámica orgánica, y el polimetilmetacrilato (PMMA), un polímero que constituye la parte inorgánica. “Hace años que trabajamos con el óxido de titanio para disminuir la inflamación. En este caso, hemos propuesto un material híbrido para que las partículas de titanio estén inmovilizadas sobre un soporte orgánico”, desarrolla Berta Moreno, científica en el ICV en el proyecto Biodmae, que ha trabajado en colaboración Eva Chinarro y, de manera puntual, con otras colegas de distintos organismos europeos.

“La estrategia propuesta en el proyecto Biodmae es original y novedosa, ya que plantea el uso de biomateriales como agentes terapéuticos capaces de modular el microentorno generado durante la enfermedad, evitando presentar un uso más convencional como es el de actuar de soporte físico, conformado como una matriz biodegradable para la liberación de células o de fármacos”, amplían ambas investigadoras en un artículo publicado en la Fundación General CSIC.

Además del diseño de un biomaterial implantable capaz de modular in situ el entorno de la mácula, esta última cuestión representa otra de las grandes novedades del proyecto reside: el hecho de que no es necesario contar con la administración de fármacos.

Con esta novedosa técnica “se pretende disminuir o prevenir el envejecimiento del ambiente extracelular en el tejido ocular como consecuencia de la acción de dichas especies inflamatorias. Además, en el proyecto se propone estudiar otros materiales cerámicos con una similar potencialidad, entre ellos el óxido de cerio”, explican las dos expertas del CSIC.

La degeneración macular es la primera causa de ceguera en mayores de 65 años. Ésta se produce por un daño en la mácula, una capa de tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo, en el centro de la retina, que cuando se deteriora hace que se pierda la agudeza visual que permite al ojo percibir detalles finos. La variante llamada seca es la más común de esta patología, ya que la padecen entre un 85 y un 90% de los afectados. Actualmente no existe ningún tratamiento eficaz para combatirla, mientras que la forma húmeda se trata inyectando en el ojo anticuerpos que frenan la vascularización excesiva de la mácula.

Imagen de Flickr por aguscr

La natación es uno de los ejercicios más recomendables para las embarazadas. Aprovechar el verano tanto para nadar como para hacer ejercicios en el agua es una muy buena idea para las mujeres en estado. Estas son algunos ejemplos de rutinas que practicar.

5 ejercicios para embarazadas para hacer en el mar o la piscina

Las actividades acuáticas son unas de las más recomendadas durante el embarazo. El verano es un buen momento para disfrutar de la playa y de la piscina y a la vez practicar algunos ejercicios que van a ser muy beneficiosos para la salud y el bienestar en el desarrollo del embarazo.

Nadar es probablemente el mejor y más completo ejercicio que se puede realizar durante el embarazo. Además, según avanza la gestación la mayor movilidad que se puede obtener dentro del agua permite trabajar actividades y ejercicios que fuera de ella resultarían más costosos o imposibles. A la hora de nadar hay que elegir el estilo que más cómodo te resulte en cada momento y evitar los movimientos demasiado bruscos.

Estos son cinco ejercicios que podrás practicar en el agua durante el embarazo:

  1. Además de por la actividad física, los baños en el mar o la piscina nos proporcionan también una sensación de relax y bienestar muy buena para las embarazadas. En este sentido un ejercicio muy sencillo y efectivo consiste simplemente en dejarse flotar boca arriba con los brazos extendidos en la llamada “posición de muerto”. Mantener esta postura durante unos minutos mientras te concentras en tu respiración es un buen ejercicio relajante.
  2. El agua es también un buen lugar para trabajar la flexibilidad en la pelvis. Un ejercicio muy simple consiste en, con el agua ligeramente por encima de la barriga, situarse de pie con la espalda recta, levantar una pierna y desplazarla hacia el lateral con lentitud, bajar despacio y repetir con la otra pierna.
  3. El agua también puede servir de ayuda para los problemas de espalda, que es uno de los puntos que antes se carga en el embarazo. Un ejercicio sencillo consiste en subir y bajar verticalmente (mientras mantenemos la espalda recta) hasta que el agua nos llegue a la barbilla cuando bajamos. Si lo practicamos en la piscina podremos añadir una variante:- apoyar las rodillas en la pared con las piernas flexionadas mientras nos sujetamos al borde, bajando el cuerpo hasta incluso sumergir la cabeza.
  4.  Un ejercicio clásico, pero muy eficaz que ayuda a la circulación en las piernas es el de los saltos de canguro. Simplemente consiste en, con el agua por encima del pecho y los pies juntos y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo flexionar las rodillas e ir desplazándose de esta manera a base de saltos. No deben ser tampoco saltos espectaculares. Por dar una medida, la barriga no debe llegar a salir del agua.
  5. Un ejercicio un poquito más complejo pero muy interesante es el siguiente; cruzar las piernas tocando fondo, y, sin moverte del sitio tratar de ponerte de puntillas mientras contraes el suelo pélvico y expulsas el aire. Cuando bajas de la posición de puntillas relajas y vuelves a coger aire. Combina las subidas y bajadas de puntillas con talones.

Imagen de Flickr por estrelas e limóns

El ‘zumo de cebada’ aporta nutritivos (vitamina B, por ejemplo), no engorda, es antioxidante, previene contra el riesgo cardiovascular y forma parte de la dieta mediterránea. Aunque, eso sí, todos estos beneficios se consiguen únicamente realizando un consumo moderado.

Cinco mitos sobre la cerveza

La tripa cervecera es un mito. Así lo mantienen la mayoría de los expertos médicos en nutrición y dietética. Y es que la causa que provoca la aparición de la ‘curva de la felicidad’ se sitúa, más bien, en un desequilibrio alimentario general y en la ausencia de actividad física. Ésa es la conclusión de la práctica totalidad de los estudios realizados sobre el denominado ‘zumo de cebada’.

La cerveza es una bebida fermentada, que contiene una graduación alcohólica baja (entre 4º y 5º habitualmente, aunque las hay sin alcohol y hasta las que superan los 15º), con unas características particulares en su composición que la diferencian del resto de bebidas. A fin de cuentas, se elabora a partir de ingredientes naturales: agua, cebada malteada y lúpulo. La cerveza tiene un bajo contenido calórico: entre 75 y 100 calorías de media y, en el caso de que sea sin alcohol, unas 40 calorías.

Sobre la cerveza se ha dicho y escrito mucho. Tanto, que numerosos expertos han elaborado amplios, variados y cuantiosos estudios sobre los beneficios y los perjuicios de su consumo. A continuación ofrecemos cinco mitos sobre la cerveza, que toman como supuesto un consumo moderado de la misma. De otra forma, si su ingesta es excesiva puede resultar nociva para el cuerpo humano, especialmente para el cerebro, como ocurre con cualquier bebida alcohólica.

  • La cerveza posee diversos nutrientes, tales como vitaminas del grupo B (especialmente ácido fólico), fibra y minerales (silicio, potasio, magnesio, fósforo, calcio y poco sodio).
  • El ‘zumo de cebada’ no engorda, tal y como se ha visto en el aporte calórico especificado líneas más arriba.
  • Esta bebida fermentada es antioxidante, es decir, que previene contra el envejecimiento.
  • La cerveza previene también contra el riesgo de padecer problemas cardiovasculares.
  • El consumo moderado de cerveza puede formar parte de una alimentación saludable que puede incluirse en la denominada dieta mediterránea actual. En general, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), acepta las bebidas fermentadas (cerveza, vino, cava o sidra) de forma opcional y moderada en la llamada pirámide de la alimentación saludable.

Cabe destacar que las conclusiones descritas han sido extraídas de distintos estudios llevados a cabo por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo), el Centro de Información Cerveza y Salud (CICS) y la citada SENC.

Imagen de Flickr por Dunna1

La fruta es un alimento imprescindible en el verano. Además de por lo saludable y delicioso, nos aportan una buena parte de los líquidos que tanto necesitamos ahora que hace más calor. Estas son algunas de las frutas que más pueden ayudar a hidratarnos.

Las 5 frutas más hidratantes

Con el calor vuelve uno de nuestros grandes enemigos veraniegos; la deshidratación. Las recomendaciones básicas para capear bien las altas temperaturas y no tener estos problemas de falta de hidratación pasan siempre por el consumo relativamente constante de líquidos (preferentemente agua). Pero en esta lucha contra el calor también resultan muy buenos aliados las frutas.

Existen un buen número de frutas con alta capacidad hidratante con lo cual además de disfrutar del placer de comer estos alimentos, vamos a contribuir a una mejor hidratación general de nuestro cuerpo así como a un mayor aporte vitamínico. Éstas son cinco de las frutas más hidratantes que podemos consumir:

  • La sandía posee más del 90% de agua, a lo que suma una muy baja presencia de hidratos de carbono con origen en la fructosa, lo cual es un aporte calórico realmente bajo en un producto muy refrescante e hidratante.
  • La piña se compone principalmente de agua, que representa el 85% de su peso total. Es otra fruta altamente hidratante, que además puede consumirse como tal o en platos como ensaladas.
  • El melón posee un 92% de agua. Gracias a su sabroso sabor se convierte en una gran alternativa a postres dulces mucho menos saludables y, desde luego, menos hidratantes y refrescantes.
  • Las fresas presentan nada menos que el 91% de agua. Es una fruta que, además de poseer cualidades hidratantes, tiene bajo contenido en sodio y alto contenido en potasio y calcio, así como L-arginina, por lo que también se le atribuyen cualidades diuréticas
  • Las naranjas, con un contenido aproximado del 88% de agua, nos ofrecen también un aporte vitamínico alto, además de ser una fruta muy sabrosa.

En definitiva, debemos tener en cuenta que aproximadamente entre el 80% y el 90% de la composición de las frutas es agua. La unión del porcentaje elevado de agua y los propios aromas de los alimentos hacen que sean refrescantes y una buena herramienta para combatir el valor del verano.

A la hora de poner la fruta en nuestra mesa el verano es un buen momento. Si no existe ninguna contraindicación para ello, podemos incorporar a nuestra dieta un buen número de piezas diarias: entre tres y cinco piezas son una buena opción si luego no olvidamos también incorporar verduras en nuestros hábitos alimentarios.

Imagen de Flickr  por daisti-diseños

Disfrutar de la playa en verano no sólo supone un placer y la necesaria desconexión de nuestras rutinas diarias, también acumula un buen número de efectos beneficiosos para nuestra salud.

5 Efectos positivos de la playa y el mar

Llega el verano y con él una de las actividades más gratificantes que podemos realizar en época estival; disfrutar de nuestras playas. Y es que además de un buen día de ocio, una estancia en la playa  proporciona multitud de efectos positivos.

Estos son algunos de  los principales beneficios de un día de playa y mar.

  1. Los baños de sol, además de broncearnos, favorecen la creación de vitamina D, lo que en combinación con los minerales y oligoelementos del agua de mar, genera una estimulación natural de nuestros músculos y una sensación de regeneración.
  2. La playa y el mar son el entorno idóneo para desconectar de las rutinas cotidianas, y, por tanto, en un nuevo lugar para tratar de aliviar nuestro estrés.
  3. De una estancia en la playa podemos obtener también beneficios directos para la recuperación física de lesiones. Un paseo al borde del mar es un ejercicio muy recomendado para muchas sintomatologías diferentes. Aunque es caminar sobre la arena es más cansado que hacerlo sobre otras superficies, es un ejercicio completo que, acompañado por una buena brisa marina, se convierte en un auténtico placer recuperador.
  4. Cuando nos bañamos en la playa realmente estamos ayudando a nuestro organismo ante un buen número de enfermedades y la Talasoterapia es un buen ejemplo de ello. Se suele dar por bueno que los baños de mar son especialmente indicados para trastornos respiratorios o dolencias musculares.
  5. La playa es un marco más que idóneo para la actividad física, practicar deporte en estos entornos parece que multiplica su efectividad, y es así porque a los beneficios del ejercicio se suman las ventajas citadas anteriormente.

Hay muchos más problemas y situaciones a los que el sol y la playa pueden contribuir de manera positiva; como ya decíamos enfermedades respiratorias, reumáticas, inflamaciones de articulaciones, osteoporosis…

En resumen, no sólo vamos a disfrutar de un gran día de asueto, sino que el sol y la playa también nos pueden ayudar con nuestra salud.

Imagen de Flickr por Dani_vr

Existe un buen número de alimentos capaces de aportarnos las calorías necesarias para afrontar nuestro día a día. Dentro de éstos, hay  algunos que resultan más apetecibles que otros, sabor, textura, aroma y gusto entran en juego y todo vale. Opiniones hay de todos los colores, esta es la nuestra y nuestra selección.

5 alimentos que nos aportan energía y alegría

  • El chocolate no podía faltar en la lista. Además del aporte estimulante que este delicioso alimento proporciona, contiene sustancias como la tiramina o la feniletilamina que pueden ayudar a elevar los niveles de energía. Existen diversos estudios que relacionan un consumo controlado de chocolate con una mayor vitalidad. En cualquier caso resulta más recomendable el chocolate puro o amargo que otro con demasiados azúcares añadidos.
  • La miel es otro gran invitado en esta lista. Simplemente con media cucharada dos veces al día nos ayudará a retrasar el envejecimiento, ya que contiene que minerales, antioxidantes y vitaminas beneficiosos para ello. Todo ello sin olvidar su aporte calórico.
  • Los carbohidratos son una fuente básica de energía y dentro de ellos podemos elegir una amplia variedad. Resultarán más recomendables aquellos que ofrezcan un aporte añadido de vitaminas, fibra y minerales. Por ejemplo, se pueden incluir en esta lista el trigo, la cebada y frutas como los plátanos y manzanas, las ciruelas…
  • Las que se conocen como grasas buenas ayudan al rendimiento del aporte energético en nuestro cuerpo, por ello resulta recomendable incluirlas en nuestra dieta. Especialmente beneficiosos resultan productos como el aceite de oliva, las nueces, almendras… Por el contrario, habrá que rehuir las grasas provenientes de, por ejemplo, mantequilla, manteca etcétera.
  • Las carnes (magras) y el pescado son otra gran fuente de aporte energético. Su contenido proteico y de aminoácidos también ayuda a cuidar el cuerpo y mantenernos más activos. Debemos tener en cuenta que en aquellas dietas donde no se reciben aporte de carbohidratos o grasas, son las proteínas las que constituyen la base del aporte energético.

Esta es nuestra selección, pero no quiere decir que no haya más alimentos buenos y que harán que nos sintamos mejor. Por ejemplo, las carnes rojas, consumidas con moderación, favorecen la ingesta de hierro, lo que deriva en una mejor oxigenación que repercute  positivamente en la energía corporal.

En cualquier caso, siempre es bueno incluir en nuestra dieta alimentos y platos que no sólo cubran nuestras necesidades energéticas, sino que además aporten ese puntito de ‘sal’ a la vida para hacernos sentir más felices. ¿Cuáles son los vuestros?

Imagen © bit24 – Fotolia.com

No descubrimos nada nuevo si decimos que la práctica de ejercicio, acorde a las condiciones físicas de cada persona, es una de las actividades más saludables que el ser humano puede realizar. Aun teniendo clara esta premisa, lo cierto es que en general existe un déficit importante personas que efectivamente practiquen deporte de forma habitual.

Por qué debo hacer ejercicio

El ejercicio físico es una parte fundamental de una vida saludable. No sólo previene los problemas de salud, sino que ayuda de manera determinante en cuestiones como el aumento de la energía, la reducción del estrés y el desarrollo de mayores niveles de resistencia. Además, también es clave para combatir un problema creciente y tan serio como la obesidad.

¿Cómo me beneficia el ejercicio?

Existen un gran número de apartados en los que podemos comprobar de manera clara los beneficios de practicar ejercicio, éstos serían algunos de los más destacados:

  • Ayuda a la reducción de riesgos en enfermedades como la obesidad, la diabetes, los trastornos coronarios, la hipertensión, la osteoporosis… Dicho de otra forma, si tu cuerpo se ejercita está más fuerte y es menos factible enfermar.
  • Es básico para el mantenimiento corporal en cuestiones como la flexibilidad articular, la de los tendones y ligamentos. Todo esto contribuye a mejorar la movilidad y agilidad.
  • Ayuda a la reducción de síntomas de envejecimiento, fundamentalmente en aspectos como dolores musculares y óseos. También contribuye a mantener la cabeza ‘más joven’.
  • Contribución importantísima a cuestiones como el alivio de la ansiedad y el estrés, la mejora del sueño, y en general el bienestar mental.

¿Cómo practicar ejercicio?

Debemos partir de la base de que prácticamente todas las personas podemos hacer deporte siempre que éste resulte acorde a nuestra condición física.

Resulta interesante incorporar la actividad física las rutinas diarias al margen de la práctica deportiva específica. Cuestiones como caminar, subir y bajar escaleras, etc., contribuyen sin duda a complementar lo que debiera ser un hábito saludable y  convertirlo en una constante en nuestras vidas.

Si nunca hemos hecho ejercicio anteriormente o si padecemos algún tipo de afección, es conveniente consultar al médico cuál es aquel que mejor se adaptará a nuestras condiciones y durante cuánto tiempo practicarlo.

En general, se da por bueno ejercitarse al menos durante cinco días a la semana en períodos de no menos de 30 minutos. Obviamente, el tiempo depende del tipo de ejercicio, pero simplemente caminar 30 minutos diarios cinco días a la semana es un comienzo más que aceptable para incorporar la actividad física a nuestras vidas.

Imagen © Zsolnai Gergely – Fotolia.com

Además de ser imprescindible para la vida, el efecto del sol es beneficioso para el ser humano: resulta necesario para la síntesis de la vitamina D, favorece la circulación sanguínea y mejora algunas enfermedades de la piel. También es conocido su efecto en la producción de neurotransmisores, sustancias químicas que facilitan la actividad de las neuronas y ayudan a potenciar la sensación de bienestar y felicidad.

 Por qué es importante el protector solar

Sin embargo, según se apunta desde la Sociedad Española de Dermatología y Venereología, “deben sopesarse muy bien estos efectos positivos con los potenciales efectos negativos producidos por la exposición intensa o por la exposición crónica. La primera produce quemaduras de la piel y lesiones oculares y la segunda es causante del envejecimiento, manchas y lesiones cutáneas y el cáncer de piel. Son especialmente nocivas las exposiciones sin protección en las edades infantiles y jóvenes, claramente relacionadas con el riesgo de aparición del melanoma (cáncer de piel)”, apostillan desde esta institución.

Los expertos también subrayan que la piel del ser humano cuenta con la  producción de melanina para protegerse de estos efectos perjudiciales. Esta sustancia impide que las radiaciones solares más perjudiciales penetren en la  piel, da el color moreno a la piel y su producción se estimula por el efecto del sol o por productos químicos. La cantidad de células que producen esta sustancia varía según los tipos de piel: es máxima en las personas de raza negra, y mínima en las de raza blanca, y dentro de ellas, las pieles más claras son las más sensibles al efecto del sol.

“Siempre que se esté expuesto al sol debe de protegerse la piel de las radiaciones, bien mediante el uso de prendas de vestir (preferiblemente de color claro y de fibra natural) y el uso de sombreros o gorras y, en las zonas de piel expuestas, mediante la utilización de cremas de protección solar. Las cremas de protección solar contienen sustancias que actúan como filtros solares, reduciendo la cantidad de rayos que penetran en la piel y evitando las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel, si se utilizan adecuadamente”, aconsejan desde la Sociedad Española de Dermatología y Venereología.

Al objeto de lograr el máximo efecto de las cremas de protección solar, la citada institución recomienda:

  • Elegir la crema y el índice de protección solar adecuado al tipo de piel.
  •  Aplicar la crema antes de salir a la playa o la piscina, y como mínimo treinta minutos antes de exponerse al sol.
  • Extender la crema sobre la piel bien seca.
  • Aplicar una capa abundante de crema, asegurándose que se ha extendido por toda la piel sin dejar zonas sin protección.
  • Cuando se inicia la temporada estival, deben de utilizarse cremas con mayor índice de protección solar al principio, reduciéndolo a medida que  se pone morena la piel.
  • No pulverizar la piel con agua mientras se toma el sol.
  • No aplicar en la piel perfumes y colonias que contengan alcohol y esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.
  • Utilizar protección solar aunque esté nublado.
  • Evitar la exposición al sol entre las 11.00 y las 15.00 horas (horario de máxima radiación ultravioleta).
  • Proteger la cabeza con un sombrero o gorra con visera; los ojos con gafas adecuadas, y los labios con protector labial.
  • No es aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas. Es más sano pasear o realizar algún ejercicio mientras se toma el sol.
  • Beber agua o líquidos sin alcohol para evitar la deshidratación.
  • Si está tomando algún medicamento debe de consultar la ficha técnica y comprobar si son fotosensibilizantes, en cuyo caso debe evitar tomar el sol.
  • En niños, la fotoprotección debe ser completa con protección ultra alta, es decir, no inferior al factor 30.
  • En deportistas, debe de utilizarse cremas resistentes al sudor. Si se realizan deportes acuáticos, se utilizarán cremas resistentes al agua.

Imagen © BlueOrange Studio – Fotolia.com

Múltiples son los factores que llevan al oscurecimiento de la dentadura: tabaco, café, vino, etc. Resulta obvio que estas manchas tienen un notable componente antiestético. Muchas personas que se encuentran en esa tesitura se preguntan cómo combatir ese ennegrecimiento y se plantean recurrir a medios de blanqueamiento de los dientes. Si se recurre a un odontólogo, existen varios métodos para blanquear dientes. Las técnicas del peróxido, del láser o de ‘composite’ son algunas de las más conocidas. El problema, especialmente en estos tiempos de ‘vacas flacas’, es el coste económico que conlleva la aplicación de cualquiera de ellas.

Blanquear los dientes de forma casera

Por ello, proponemos a continuación una serie de consejos para lograr el blanqueamiento dental en casa, de forma sencilla y barata.

El primero y más obvio es el que consiste en la aplicación de pasta dentífrica. Los avances que se han registrado en los últimos años en la industria de la higiene personal son considerables y las marcas o modelos especializados en el blanqueamiento dental son numerosos. Algunos de ellos, incluso, se venden como productos farmacéuticos. Además, todas esas pastas dentífricas limpian al mismo tiempo que blanquean. Este método hace que las manchas desaparezcan de forma progresiva sin causar perjuicio a los dientes.

Otra posibilidad es mezclar la pasta de dientes, tanto si es blanqueadora como si es de uso habitual, con bicarbonato. Se deben cepillar entre dos y cuatro veces por semana, es decir, que no se debe abusar de esta técnica. La ventaja respecto a la opción anterior es que los resultados se obtienen en menos tiempo, a corto plazo.

Los ‘kits’ blanqueadores contienen como ingrediente principal el peróxido de gel. Los resultados se hacen visibles prácticamente desde el primer día, aunque se hacen más evidentes cuando por lo menos ha pasado una semana. Como antes se apuntaba en términos genéricos, en este caso, los ‘kits’ pueden adquirirse en farmacia sin necesidad de receta médica.

Por su parte, las tiras blanqueadoras ayudan a eliminar las sombras o las motas ennegrecidas que aparecen en los dientes. Estas tiras son fáciles de usar, pueden aplicarse dos o tres veces al día y están recubiertas de un gel blanqueador muy efectivo.

La fruta, tan beneficiosa en todos los sentidos, es igualmente eficaz como producto blanqueador. Naranja, plátano, fresa o hasta jugo de limón se han comprobado muy útiles en este sentido.

Por último, un remedio que además puede aportar otras satisfacciones. Para los amantes de la cerveza, que sepan que, al beberla, además de disfrutar de su sabor, están ayudando a blanquear su dentadura.

¡Elige la que prefieras!

Imagen © ArtFamily – Fotolia.com