Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Todos y cada uno de nosotros tenemos más o menos predisposición a hablar sobre ciertos temas. Sin embargo, para el tema de la salud siempre tenemos cierta reticencia, ya que es algo muy personal que nos afecta directamente. Tanto la sociedad como los medios de comunicación, intentamos eludir algunos temas relacionados con la salud, que poco a poco se han convertido en tabús.

Son aquellos que incluso nos cuesta tratar con nuestra familia o nuestros amigos más íntimos, y que en la mayoría de los casos afrontamos en solitario. Como consecuencia, no recibimos apoyo social por parte de nadie, no podemos pedir consejo, perdemos la información que nos pueden aportar otros por sus experiencias, o incluso, no acudimos a la consulta de nuestro médico por vergüenza. Hoy hablamos alto y claro de esos temas tan comunes, y que además se dan en la mayoría de personas, los cuales autocensuramos en nuestra vida.

  • La menstruación

Es casi inconcebible que una cosa tan natural como es este proceso biológico sea un tema tabú. Las mujeres tienen la menstruación en torno a 3.000 días durante toda su vida, ¿cómo es posible que algo con lo que conviven durante tanto tiempo siga tratándose como un secreto? Tampones que se esconden de camino al baño, calambres abdominales que se disimulan con ibuprofenos o experiencias que dejan de hacerse por el simple de hecho de “tener la regla”.

shutterstock_270813398

Este incomodo periodo del mes sin embargo es el signo de que en tu cuerpo todo funciona correctamente, y debes de aprender a vivirlo con total normalidad. No hay nada que no puedas hacer por el hecho de estar menstruando, ya que afortunadamente cada vez son más las medidas de higiene disponibles para que la regla no interrumpa tu ritmo de vida. Recuerda controlar la regularidad de los periodos, la cantidad, el aspecto; y siempre que detectes que algo no va como todos los meses atrás consúltalo con tu ginecólogo.

  • La salud mental

Aunque el mundo se empeñe en imponernos lo bonita que es la vida, todos tenemos derecho a tener un mal día o pasar un periodo difícil que nos desequilibre a nivel emocional, y no por ello somos más o menos egoístas. Hoy en día, las enfermedades mentales son una de las grandes causas de discapacidad en el mundo. Sin embargo, a pesar de que este tipo de psicopatologías es mejor tratarlas sin cambiar nuestra vida, vemos como hoy en día se pagan millonadas por internarse en un centro en el que curarse sin que nadie se entere.

shutterstock_319225562

Tanto los tratamientos médicos, como la manera en que tanto nosotros como los medios hablamos del tema, hacen que la persona que padece este tipo de enfermedades se sienta observada y criticada. Si conseguimos que la salud mental deje de ser un tema tabú, podremos ayudar mucho más a las personas que sufren depresiones o trastornos psicológicos.

  • Sexualidad

Problemas sexuales, enfermedades de transmisión sexual, dudas… el tema de la sexualidad daría para mucho si no lo tuviéramos tan censurado. Probablemente todos nosotros alguna vez nos hemos visto en una situación en este ámbito que no sabíamos resolver, pero que no estábamos dispuestos a pedir ayuda o consejo por miedo a las burlas, las críticas o los reproches. Aunque cada vez más, e incluso desde adolescentes en los centros educativos, se habla más abiertamente de la sexualidad, continua siendo un tabú.

Es importantísimo concienciar a la población de que la salud sexual es tan importante como el funcionamiento de nuestros órganos vitales. Si no tenemos una correcta higiene íntima, no utilizamos protección en nuestras relaciones sexuales, no llevamos un control médico periódico y obviamos problemas que puedan surgir por vergüenza, estamos poniendo en peligro nuestra vida.

  • Problemas gastrointestinales

¿Quién no ha sufrido alguna vez  episodios de estreñimiento, colitis o reflujo ácido? Sin embargo evitamos hablar de ellos a toda costa, ya que nos parece algo desagradable. No hay nada más importante en nuestro organismo que un correcto funcionamiento de nuestro estómago, intestinos y colon, por ello no obvies nunca este tipo de trastornos con tal de evitarlos.

shutterstock_207002740

Procura evitar los alimentos ofensores, como el trigo, productos lácteos, azúcar, edulcorantes y colorantes artificiales y aditivos; cambia tus hábitos alimenticios, dedicando el tiempo necesario a las 5 comidas diarias; controla el estrés, haz el ejercicio más adecuado para ti y ayúdate de suplementos nutricionales si es necesario.

  • La obesidad

¿Cuánto pesas? Quizás es una de las preguntas más temidas, y es que nuestro peso siempre es algo que nos cuesta decir, y mucho más cuando padecemos obesidad. Esta enfermedad, a priori, no pasa desapercibida, pero el principal problema que tiene es que hay mucha gente que aun siendo consciente de tenerla la obvia y evita tratarla. La obesidad puede acarrear múltiples problemas cardiovasculares, osteoarticulares, diabetes, etc.

shutterstock_205314256

Si te sobran unos kilos, afróntalo y cuéntaselo a los que te rodean para que puedan ayudarte a deshacerte de ellos. Tu familia puede apoyarte moralmente, tu pareja a controlar tu alimentación, tu monitor a ponerte una tabla de ejercicios especial, tu médico a llevar una dieta equilibrada, etc.

Las recomendaciones de Néctar de los libros más vendidos

Hoy 23 de Abril se conmemora en España el Día Mundial del Libro, una efeméride que fomenta el hábito de leer y que cada año gana más adeptos. En la mayoría de ciudades se instalan mercados o ferias para conseguir todo tipo de libros a buen precio, desde las últimas novedades hasta los clásicos difíciles de encontrar en una librería. Además, al coincidir con la festividad catalana del Día de Sant Jordi, es fácil que hoy te regalen o te autoregales una rosa o un libro como marca la tradición.

En Néctar somos conscientes de los grandes beneficios de leer un libro y queremos que tú también comiences a disfrutarlos. ¿Qué mejor día que hoy para hacerte con buen ejemplar? Aquí van nuestras recomendaciones:

La templanza

Si eres fan de la narrativa histórica, sin duda tienes que hacerte con uno de los libros más vendidos del momento: “La Templanza” de María Dueñas. La autora de El tiempo entre Costuras vuelve con una nueva historia en la que Mauro Larrea, su protagonista,  un español que recién enviudado y con dos hijos pequeños, se traslada a México donde años más tarde logrará convertirse en un rico empresario con el negocio de la minería y la plata. En su vida aparecerá Soledad Montalvo, la culpable de que todos sus planes cambien y la pasión y el amor entren en juego.

sigueme la corriente

Si lo que buscas es un buen título de novela romántica, hazte con el último libro  de Megan Maxwell “Sígueme la corriente”. Tony Ferrasa es el hombre perfecto que toda mujer querría tener. Es guapo, adinerado y músico, lo que le brinda tener un gran éxito con las mujeres. Sin embargo una de ellas, Ruth, no caerá rendida a sus pies tan fácilmente. A pesar de poner tierra de por medio, el destino no dejará de provocar encuentros fortuitos entre ellos que te harán disfrutar de una historia de amor muy divertida y sexy.

after

Para los más jóvenes, no podéis dejar de comprar el fenómeno de la literatura juvenil del año: la saga “After” de Anna Todd. Tessa comienza su primer año en la universidad. Acostumbrada a una vida de lo más normal, su mundo cambia cuando conoce a Hardin, el chico malo de la universidad. La inocencia y el despertar a la vida ante un amor infinito de dos polos opuestos han enganchado a miles de personas en esta saga que cuenta con 3 libros más: “En mil pedazos”, “Almas perdidas” y “Amor infinito”.

00106580028451____2__600x600

Si te gustan los cómics y te apetece una lectura relajada y divertida, tu libro es “Soy de pueblo” de Raquel Corcoles, más conocida como Moderna de Pueblo. Esta reedición del fenómeno de la novela ilustrada tiene como objetivo desenmascarar a los nuevos modernos de una manera divertida, ilustrando situaciones y tramas típicas del día a día de una chica que llega del pueblo a la ciudad. Sin duda, una divertidísma opción para desmontar los postureos.

isasaweis

Si te quieres hacer con un libro con buenas recetas de cocina sencillas y explicadas de tú a tú, tu compra tiene que ser “La cocina de Isasaweis”. Una de las blogueras con más seguidores del país, te cuenta de manera fácil y divertida sus 100 recetas favoritas para cuidarte por dentro y por fuera. Platos tradicionales como guisos de carne o pescados al horno, hasta algunos más innovadores como las croquetas de zanahoria o merluza rellena de tortilla de cebolla, explicados con mimo por Isabel Llanos.

el-monstruo-de-colores-pop-up

No nos olvidamos tampoco de los más pequeños, y para ellos os recomendamos “El Monstruo de Colores” de Ana Llenas en su versión desplegable. El éxito de la literatura infantil se reinventa con un formato mucho más atractivo para los peques. El regalo perfecto para cualquier niño que descubrirá el difícil mundo de las emociones, y aprenderá con el Monstruo de colores a tender que es la alegría, la tristeza, la rabia, el miedo y la calma.

dieta alea

Y por supuesto no nos podíamos olvidar de nuestra recomendación si quieres hacerte con un libro de salud para cuidarte. Si quieres prepararte para el verano y perder peso, hazte con “La Dieta Alea” escrito con un equipo de expertos en nutrición, dietas y psicología. Desde su publicación, se ha convertido en un éxito de ventas gracias a su claro mensaje: adelgaza comiendo de todo, todos los días. Su plan de adelgazamiento está  basado únicamente en la dieta mediterránea y en el cometido de mantener una alimentación sana sin prescindir de ningún tipo de alimento.

 

“La literatura nutre el alma y la consuela” F.M. Arouet Voltaire

¡Feliz día del libro!

 

Vitaminas, minerales, fibra y, sobre todo, mucha agua. La ensalada de frutas posee numerosas propiedades beneficiosas para el organismo, pero, además, es ideal para satisfacer las necesidades de hidratación del organismo que surgen en verano. Además, el proceso de su elaboración puede ser una excusa para pasar un agradable rato en familia durante las vacaciones.

Cocinar con niños: macedonia

En pleno verano, con el termómetro disparado, el organismo tiene unas necesidades nutricionales especiales, sobre todo en lo que se refiere a la hidratación. Estas condiciones climatológicas, en ocasiones realmente hostiles para el cuerpo humano, suponen un incremento de la demanda de líquidos. Obviamente, la fuente principal para la ingesta de éstos es el agua (recordemos entre dos litros y dos litros y medio al día, incluso aunque no se tenga sensación de sed), pero la hidratación no sólo se obtiene del llamado líquido elemento, ya que existe una vía alternativa para su consumo. Esta fuente secundaria se halla en los alimentos, que pueden aportar una porción considerable de los dos litros o dos litros y medio citados, que, dependiendo del tamaño del recipiente, pueden suponer entre seis y ocho vasos de agua por jornada.

En este sentido, la fruta es una de las referencias principales junto a las hortalizas frescas, los vegetales, las legumbres y el pescado azul. Por ello, desde aquí recomendamos todo un clásico: la macedonia. Las ventajas del consumo de frutas son muchas y conocidas, sin embargo, conviene recordarlas someramente. Las principales son las siguientes:

  • Contienen vitamina C y B, provitamina A, nutrientes de acción antioxidante y betacaroteno.
  • Son ricas en minerales, en especial el potasio, imprescindible para el sistema nervioso. Contienen también magnesio, que ayuda a mejorar el funcionamiento intestinal.
  • Tienen abundancia de fibra, especialmente en la piel o la cáscara.
  • Poseen propiedades y beneficios antioxidantes, que ayudan a retrasar el deterioro de los tejidos orgánicos y previenen la aparición del cáncer a la vez que retrasan el envejecimiento.
  • Como ya se ha indicado, y en este caso es lo que más nos interesa, tienen un elevado contenido en agua, lo que les confiere un alto valor y poder depurativo.

Teniendo en cuentas estas propiedades, pasemos a una serie de pautas sencillas para elaborar el postre más socorrido del verano, ya que la combinación de frutas es prácticamente ilimitada y dependerá del gusto de cada cual.

En primer lugar, habrá que cortar la fruta en trozos de un tamaño aproximado. Si hay fruta con pepitas o huesos, se retirarán antes de añadir la fruta al bol. Después, añadir zumo de un limón, que ayudará a que la fruta no se oxide, potenciará el sabor de la fruta y evitará la pérdida de vitaminas. Si no contamos zumo de limón, las frutas más ácidas (kiwis, piña, naranjas, etc.) deberán colocarse al final.

Para hacer una macedonia más atractiva para los niños, podemos cortar la fruta ayudándonos de cortadores de galletas, así les podremos dar forma de animales, de corazón o siluetas geométricas. La fruta también puede servirse pinchada en brochetas de madera.

Por otra parte, si se pretende una macedonia muy dulce, bastará con poner azúcar encima de la fruta cortada y dejarla macerar a temperatura ambiente. Otra opción es añadir lácteos a la macedonia: nata líquida con un chorrito de vainilla, leche de coco o yogur líquido. Asimismo, para realzar el sabor de las macedonias pueden añadirse hierbas aromáticas. Menta y albahaca, por ejemplo, son dos hierbas que complementan perfectamente el sabor frutal y le dan un toque exótico a la macedonia. También podrá agregarse helado o queso light batido si se desea una ensalada de frutas sin azúcar.

Finalmente, también hay que subrayar que, más allá de las ventajas nutritivas y de la capacidad para hidratar de la ensalada de frutas, el proceso de elaboración de la misma puede ser una buena excusa para pasar un rato con los críos, en familia, y que hagan sus pinitos, aunque elementales en el mundo de la cocina.

¡Buen provecho!

Imagen de Flickr por juantiagues

Disfrutar de un día de verano en la montaña practicando senderismo  ya es una actividad verdaderamente potente en sí misma y muy completa para los mayores y los pequeños. Sin embargo, para complementar la actividad, aquí van cinco ideas de juegos que podemos realizar para acompañarla.

5 ideas de juegos en la montaña para entretener a los niños de senderismo

De entrada,las actividades físicas en estos entornos tienen que ser siempre muy controladas. Por ello no vamos a recomendar juegos que supongan la dispersión del grupo, ni tampoco aquellos que tengan que ver con un exceso de esfuerzo físico, ya que esa energía ya la hemos gastado nosotros y los peques durante la marcha.

Organizar la ruta a modo de gyimkana

Esto le puede dar más aliciente al recorrido y, sobre todo, puede hacer que los niños muestren un interés mayor en la actividad. Se trata simplemente de establecer unos puntos en la ruta donde pediremos algunas actividades o pruebas mínimas; recoger un piedra o una flor, responder a una pregunta sobre el trayecto… se puede incluso plantear jugar con puntos con algún premio final.

Un tesoro

Es una de esas actividades que, bien organizadas, funcionan siempre y además son muy divertidas. Para ello hemos debido esconder previamente algún objeto (por ejemplo una tartera en la que hemos dejado unas monedas de chocolate) y al llegar al entorno donde está escondida podemos detener la marcha y contar una historia que motive la búsqueda, para la que podemos dar pistas.

Es el típico juego de buscar el tesoro que, repetimos, bien organizado siempre funciona.

Volar una cometa

Aunque requiere que encontremos un espacio para poder lanzar el vuelo, una cometa siempre proporcionar resultados asegurados en los niños, podemos no sólo lanzar nosotros el vuelo y posteriormente pasar el manejo, sino también tratar de explicar el funcionamiento y enseñarles a lanzarla, lo cual sería ya un éxito total. 

Rally fotográfico

Hoy en día los dispositivos móviles nos permiten realmente usar un montón de funcionalidades entre ellas, por supuesto, las cámaras. Una muy buena idea, teniendo en cuenta al gusto de los niños por la tecnología, es plantearles una especie de rally fotográfico en el que al final del día repasaremos todas fotos las fotos realizadas. Podemos incluso plantearlo como concurso con premios.

Buscar la forma más rara

Uno de los motivos principales por el que realizamos este tipo de actividades es, sin duda, el contacto con la naturaleza de los niños. En este sentido, una actividad divertida puede plantear que durante la ruta los niños busquen una forma rara en la naturaleza, bien una piedra, un árbol, un conjunto de rocas, incluso una nube, podemos perfectamente hacer fotografías de estas formas raras y coleccionarlas, es algo que suele funcionar muy bien con los peques.

Imagen de flickr por Miguel. (respenda)

De todas las estaciones del año el verano probablemente sea el mejor momento para plantearse retirar el pañal a un niño. Sin embargo, este es un proceso muy importante para los pequeños y por tanto hay que prestarle una atención especial. Aquí van algunos conceptos que pueden servir de ayuda.

Consejos para quitar el pañal en verano

Lo primero es no agobiarse y, por supuesto,no agobiar al niño. La retirada del pañal es un suceso lo suficientemente importante como para requerir tiempo y atención, y un trabajo previo que debe ser el que motive al niño a buscar un mayor nivel de independencia, que al final es de lo que se trata.

No hay un manual de estilo para explicar cómo orientar al peque para abandonar el pañal. Sin embargo, somos los adultos los que debemos buscar que la retirada del pañal y el posterior control de sus esfínteres no sea algo traumático, pero sobre todo aburrido.Debemos implicar al niño en el proceso, para ello el juego y el uso de la fantasía pueden ser buenos aliados, ya que a través de ellos podemos explicar e inventar, por ejemplo a través de los cuentos, historias que acaben demostrando que el pañal ya no es útil, que en el fondo es enseñarles a abandonar determinados miedos e inseguridades que se fijan en la figura del pañal.

En este proceso no se debe jamás utilizar el castigo, castigar es involución al proceso en todos los casos. Tampoco las prisas son buenas consejeras en este sentido, pero, incluso peor es la falta de constancia, y esto, la constancia en el trabajo orientado a abandonar el pañal (el uso del baño, seguir con la metodología de manera constante, etcétera) es una labor básica que sólo corresponde a los padres. Desfallecer en la constancia y abandonar las rutinas que al final son una buena compañera en este camino, es lanzar mensajes totalmente contradictorios al niño, y, probablemente, retrasar el momento de abandonar el pañal.

Como decíamos el verano es un buen momento ya que, entre otras cosas, los niños pueden estar con menos ropa y ser más conscientes de lo que implica llevar pañal. No pensemos que no lo son, ya que ese es otro grave error.

Todos los niños aprenden y todos acaban retirándose del pañal, los procesos son diferentes y los tiempos también lo son. Lo verdaderamente importante es que estemos preparados para acompañarles, para explicarles cuando vean su caca que esa es su caca y que resulta mucho más cómodo si se hace en un orinal o en el wc con un reductor que llevarla pegada al culete en el pañal, lo mismo aplicado al pipí. Trucos hay muchos, ideas también, pero los conceptos son estos que hemos repasado.

Imagen de Flickr por La Negra de Tetuan

Seguir las directrices de la DGT en cuanto a ocupantes y carga, hacer especial hincapié en la hidratación de los menores y realizar paradas cuantas veces sea necesario, entre las recomendaciones para viajar con los niños en verano.

Consejos para viajar con niños en verano

Los viajes en familia pueden representar una magnífica oportunidad para estrechar lazos e incluso limar rencillas, especialmente con los niños, que, en ocasiones, salen perjudicados en el tiempo de atención que se les dedica por el ritmo actual de vida, por el cansancio del día a día, etc. Las precauciones y pautas que se deben seguir dependerán del número de menores con el que se viaja, de su edad, del destino elegido, del método de transporte, de la forma de alojamiento (especialmente si conlleva la pernoctación en compañía o no) y, por supuesto, de las particularidades de cada familia.

En cuanto al medio de transporte, en este caso, el coche, hay que mesurar los siguientes aspectos prácticos. Conviene llevar cuentos, CDs de música infantil, juguetes, cojines y alguna manta fina. En este caso, las bolsas de plástico son esenciales por si alguno de los niños sintiera náuseas o ganas de vomitar. Adivinanzas, trabalenguas u otros juegos ayudan a amenizar el viaje. Especial atención merece la hidratación en la época estival. Agua, zumo o fruta son las opciones más recomendables, puesto que los refrescos carbonatados no realizan la función hidratante con la misma eficacia que los anteriores.

Respecto a la ocupación del coche, deben respetarse siempre los límites impuestos por la normativa de vehículos. La Dirección General de Tráfico (DGT) hace las siguientes recomendaciones en este sentido:

  • Es obligatorio llevar al niño en sentido contrario de la marcha, siempre que la silla lo permita, hasta los 15 meses. 
  • Los niños de menos de 1’35 de altura no podrán ir en el asiento delantero siempre que puedan hacerlo en el trasero.
  • La normativa que entró en vigor en mayo obliga a instalar las sillas en el sentido contrario si estas se pueden instalar así. En la actualidad, la mayor parte de las sillas que se venden en España pertenecen al grupo 0 (hasta 13 kilos o unos 18 meses), grupo 1 (de 9 a 18 kilos) y grupo 2-3 (de 15 a 36 kilos).
  • En general, las plazas de un automóvil son cinco, salvo los vehículos adaptados con un número mayor. No se contará cada menor de dos años que vaya al cuidado de un adulto, distinto del conductor, si no ocupa plaza. En los turismos, cada menor de más de dos años y menos de doce se computará como media plaza, sin que el número máximo de plazas así computado pueda exceder del que corresponda al 50% del total, excluida la del conductor.

En cuanto al equipaje, también deberá respetarse la ubicación y el peso de las maletas. Para ello, resulta muy recomendable aprovechar al máximo el espacio de cada bulto, racionalizando su uso y llevando una cantidad de ropa y enseres proporcional a los días que dure el viaje.

Más allá de aspectos técnicos o legales, hay que considerar que, de entrada, la ampliación de la familia, cuando sucede, no conlleva ‘per se’ que se deba renunciar a los viajes. Viajar con niños no tiene por qué ser un impedimento, aunque hay que ser cauto, tener ilusión y una pizca de paciencia y organizarse correctamente. Obviamente, habrá que adaptarse a cada situación con sentido común. No efectuar viajes excesivamente largos y fatigosos con niños de muy corta edad, por ejemplo.

Después de haber considerado las posibilidades de destino y alojamiento que nos permite nuestra propia situación familiar, resulta fundamental una buena preparación del viaje con una cierta antelación: itinerarios, maletas, documentación, etc. La cuestión es evitar los imprevistos de última hora que, a pesar de nuestros esfuerzos, podrán aparecer.

Especial atención merece este punto si viajamos en compañía de un bebé. Si es así, conviene recordar varios detalles añadidos que necesitaremos: ropa suficiente (incluso de sobra), cuna de viaje, tarjeta sanitaria, calienta biberones, chupetes y el juguete preferido de cada niño. Éste puede ser útil en determinadas situaciones de ‘alarma’. Asimismo, serán necesarios jabón, peine, colonia, toallas, crema hidratante y loción protectora para el sol, toallitas húmedas, bolsas de plástico, pañales y baberos.  Además, es aconsejable llevar un botiquín de medicinas que contenga analgésicos, tiritas, alcohol, agua oxigenada, termómetro, tijeras, gasas, algodón y esparadrapo. El botiquín también es recomendable en caso de viajar con niños pequeños o de mediana edad.

Para más información:

http://www.dgt.es/es/el-trafico/recomendaciones/consejos-estacionales/

Imagen de Flickr  por vasile23

A partir de cierta edad la playa es un lugar estupendo para que los niños disfruten. Un día playero con nuestros bebés puede ser una buena idea, pero hay que tener en cuenta algunas recomendaciones muy importantes.

Consejos para ir a la playa con un bebé y no morir en el intento

La playa es uno de los lugares más apetecibles para ir con nuestros hijos en verano. Sin embargo, no hay que olvidar que cuanto más pequeños, mayores serán las medidas de seguridad que habremos de tomar. En el caso de los bebés esto ya adquiere forma de una serie de consejos a cumplir rigurosamente.

En primer lugar, no suele resultar recomendable llevar a la playa a bebés de menos de ocho meses. Para lo más pequeños pasamos ya de recomendación a prohibición, ya que los recién nacidos no deben exponerse a los rayos del sol en la playa en ninguno de los casos.

Teniendo esto en cuenta, hay una serie de precauciones que son comunes a todos  niños pequeños, independientemente de la edad.

A la hora de aplicar la crema de protección solar, es conveniente hacer una pequeña prueba de tolerancia por si pudiera generar algún tipo de alergia cuando es la primera vez que se utiliza. Superado ese ‘escollo’, es importante aplicar la loción por lo menos media hora antes de la exposición al sol, y no tener ningún miedo a volver a ponerle crema siempre que lo consideremos necesario como, por ejemplo, al poco salir del agua.

En el caso de los bebés, la crema debe ser superior a factor 30 y tiene que aplicarse a conciencia, bien extendida por todo el cuerpo sin olvidar pies, manos, orejas… Y por supuesto, los pliegues de la piel, que son los que más posibilidades tienen de quemarse. En caso de ir a la playa es importante no hacerlo en los horarios de más calor. Estos son los que van desde las doce del mediodía hasta las cuatro de la tarde. Por otro lado, los primeros días no es recomendable tampoco que los bebés estén en la playa largos periodos. Es mejor dosificar poco a poco su presencia.

A la hora de los baños, éstos deben ser cortos y frecuentes y siempre tras haber tomado contacto previo con el agua de manera progresiva para evitar los choques de temperatura.  En los bebés es bastante recomendable el uso de bañadores desechables tanto por una cuestión de higiene general como de protección de la piel de la zona del pañal. Tras cada pequeño baño se debe realizar una ducha templada así como una limpieza de la zona del pañal para que ésta quede seca y limpia, utilizando también crema protectora.

La hidratación es básica para todos y también para el bebé. Debes ofrecerle regularmente líquidos y evitar tanto comidas demasiado abundantes y, por supuesto, baños en un periodo de entre dos y tres horas después de la comida.

A pesar de que es una recomendación un tanto redundante por la propia edad de los bebés, éstos no deben quedar nunca sin supervisión de un adulto y, por supuesto, nunca bajo una exposición solar directa en la que no vayan protegidos además de con la crema con gorritos, camisetas o bajo el amparo de una sombrilla.

Imagen de Flickr por Dani_vr

La fruta es un alimento imprescindible en el verano. Además de por lo saludable y delicioso, nos aportan una buena parte de los líquidos que tanto necesitamos ahora que hace más calor. Estas son algunas de las frutas que más pueden ayudar a hidratarnos.

Las 5 frutas más hidratantes

Con el calor vuelve uno de nuestros grandes enemigos veraniegos; la deshidratación. Las recomendaciones básicas para capear bien las altas temperaturas y no tener estos problemas de falta de hidratación pasan siempre por el consumo relativamente constante de líquidos (preferentemente agua). Pero en esta lucha contra el calor también resultan muy buenos aliados las frutas.

Existen un buen número de frutas con alta capacidad hidratante con lo cual además de disfrutar del placer de comer estos alimentos, vamos a contribuir a una mejor hidratación general de nuestro cuerpo así como a un mayor aporte vitamínico. Éstas son cinco de las frutas más hidratantes que podemos consumir:

  • La sandía posee más del 90% de agua, a lo que suma una muy baja presencia de hidratos de carbono con origen en la fructosa, lo cual es un aporte calórico realmente bajo en un producto muy refrescante e hidratante.
  • La piña se compone principalmente de agua, que representa el 85% de su peso total. Es otra fruta altamente hidratante, que además puede consumirse como tal o en platos como ensaladas.
  • El melón posee un 92% de agua. Gracias a su sabroso sabor se convierte en una gran alternativa a postres dulces mucho menos saludables y, desde luego, menos hidratantes y refrescantes.
  • Las fresas presentan nada menos que el 91% de agua. Es una fruta que, además de poseer cualidades hidratantes, tiene bajo contenido en sodio y alto contenido en potasio y calcio, así como L-arginina, por lo que también se le atribuyen cualidades diuréticas
  • Las naranjas, con un contenido aproximado del 88% de agua, nos ofrecen también un aporte vitamínico alto, además de ser una fruta muy sabrosa.

En definitiva, debemos tener en cuenta que aproximadamente entre el 80% y el 90% de la composición de las frutas es agua. La unión del porcentaje elevado de agua y los propios aromas de los alimentos hacen que sean refrescantes y una buena herramienta para combatir el valor del verano.

A la hora de poner la fruta en nuestra mesa el verano es un buen momento. Si no existe ninguna contraindicación para ello, podemos incorporar a nuestra dieta un buen número de piezas diarias: entre tres y cinco piezas son una buena opción si luego no olvidamos también incorporar verduras en nuestros hábitos alimentarios.

Imagen de Flickr  por daisti-diseños

No descubrimos nada nuevo si decimos que la práctica de ejercicio, acorde a las condiciones físicas de cada persona, es una de las actividades más saludables que el ser humano puede realizar. Aun teniendo clara esta premisa, lo cierto es que en general existe un déficit importante personas que efectivamente practiquen deporte de forma habitual.

Por qué debo hacer ejercicio

El ejercicio físico es una parte fundamental de una vida saludable. No sólo previene los problemas de salud, sino que ayuda de manera determinante en cuestiones como el aumento de la energía, la reducción del estrés y el desarrollo de mayores niveles de resistencia. Además, también es clave para combatir un problema creciente y tan serio como la obesidad.

¿Cómo me beneficia el ejercicio?

Existen un gran número de apartados en los que podemos comprobar de manera clara los beneficios de practicar ejercicio, éstos serían algunos de los más destacados:

  • Ayuda a la reducción de riesgos en enfermedades como la obesidad, la diabetes, los trastornos coronarios, la hipertensión, la osteoporosis… Dicho de otra forma, si tu cuerpo se ejercita está más fuerte y es menos factible enfermar.
  • Es básico para el mantenimiento corporal en cuestiones como la flexibilidad articular, la de los tendones y ligamentos. Todo esto contribuye a mejorar la movilidad y agilidad.
  • Ayuda a la reducción de síntomas de envejecimiento, fundamentalmente en aspectos como dolores musculares y óseos. También contribuye a mantener la cabeza ‘más joven’.
  • Contribución importantísima a cuestiones como el alivio de la ansiedad y el estrés, la mejora del sueño, y en general el bienestar mental.

¿Cómo practicar ejercicio?

Debemos partir de la base de que prácticamente todas las personas podemos hacer deporte siempre que éste resulte acorde a nuestra condición física.

Resulta interesante incorporar la actividad física las rutinas diarias al margen de la práctica deportiva específica. Cuestiones como caminar, subir y bajar escaleras, etc., contribuyen sin duda a complementar lo que debiera ser un hábito saludable y  convertirlo en una constante en nuestras vidas.

Si nunca hemos hecho ejercicio anteriormente o si padecemos algún tipo de afección, es conveniente consultar al médico cuál es aquel que mejor se adaptará a nuestras condiciones y durante cuánto tiempo practicarlo.

En general, se da por bueno ejercitarse al menos durante cinco días a la semana en períodos de no menos de 30 minutos. Obviamente, el tiempo depende del tipo de ejercicio, pero simplemente caminar 30 minutos diarios cinco días a la semana es un comienzo más que aceptable para incorporar la actividad física a nuestras vidas.

Imagen © Zsolnai Gergely – Fotolia.com

La OMS recomienda a todas las madres la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida de sus hijos con el objetivo de fortalecer el crecimiento, desarrollo y salud de manera óptima. Además, considera que también es apropiada hasta los dos años o más, siempre que se complemente con otros alimentos nutritivos.

Las recomendaciones de la OMS para la lactancia materna

La OMS y UNICEF recomiendan:

  • Inicio inmediato de la lactancia materna en las primeras horas de vida.
  • Lactancia exclusivamente materna durante los primeros 6 meses de vida.
  • Introducción de alimentos complementarios seguros y nutricionalmente adecuados a partir de los 6 meses, continuando la lactancia materna hasta los 2 años o más.

La leche materna resulta una fuente básica de energía y nutrientes para los niños hasta los 23 meses. Su valor es tan elevado que puede aportar de hecho más de la mitad de las necesidades energéticas entre los seis y los 12 meses y prácticamente un tercio entre los 12 y 24 meses. La lactancia exclusiva durante los seis primeros meses se recomienda como alimento único para cubrir las necesidades del bebé siempre que sea posible.

Lactancia materna exclusiva los seis primeros meses

Todos los estudios realizados en los últimos años sobre este particular señalan en la dirección apuntada por la OMS.

Diferentes estudios apuntan a que la alimentación exclusiva de leche materna, sin presencia de otros alimentos y líquidos, durante los seis primeros meses de vida del niño presenta ventajas importantes con respecto a la lactancia exclusiva mantenida sólo durante tres o cuatro meses y combinada posteriormente con otros alimentos. Los beneficios no sólo tienen carácter físico, sino que también afectan a su desarrollo emocional. Además, afectan tanto a la madre como al pequeño.

Entre las principales ventajas en el caso del niño, se encuentra una reducción notable del riesgo de infecciones gastrointestinales. Mientras, ayudan a la madre a logar una pérdida de peso más rápida tras el parto, así como un retraso del retorno de las menstruaciones.

Lo que ningún estudio ha conseguido demostrar es que la lactancia materna tenga efectos negativos, si bien es cierto tampoco se ha demostrado que haya más reducción de riesgo sobre otras enfermedades ni infecciones.

Es muy interesante prestar atención a esta recomendación de la OMS, ya que este organismo sigue atentamente los resultados de nuevas investigaciones y dispone de un procedimiento para reexaminar cada poco tiempo sus recomendaciones. De hecho, las directrices se actualizan mediante revisiones sistemáticas acompañadas de una evaluación de la calidad de los datos, proceso que trata de garantizar que las recomendaciones hechas estén basadas en los mejores datos disponibles y no estén sujetas a conflictos de intereses.

Y vosotras ¿Qué opináis de la lactancia materna?

Imagen de © evgenyatamanenko – Fotolia.com