Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

El 2 de abril se celebra el Día Mundial de concienciación sobre el Autismo o World Autism Awareness Day, cuyo objetivo es el de explicar en qué consiste esta enfermedad que afecta a cerca de uno de cada 150 niños.

Cómo percibe el mundo una persona con autismo

El autismo es un trastorno “trastorno en el neurodesarrollo de competencias sociales, comunicativas, lingüísticas y de las habilidades de simbolización y flexibilidad”, en palabras de la Asociación de padres de personas con autismo (APNA).

Desde la Confederación Autismo España señalan que existen diferentes grados de autismo y que en realidad se trata de un conjunto de alteraciones semejantes  pero que pueden presentarse en grado y forma distinta. De hecho, por eso mismo se habla de espectro autista o trastorno de efecto autista, que englobaría tres tipos de trastornos:

  • Trastorno en las capacidades de reconocimiento social.
  • Trastorno en las capacidades de comunicación social.
  • Uso de patrones repetitivos de actividad, tendencia a la rutina y dificultades en imaginación social.

Un niño con autismo percibe la realidad de forma diferente y, dependiendo del grado y el trastorno concreto, tenderá a fijarse en detalles diferentes. De esta forma, habrá quienes pongan más énfasis en olores, sonidos o elementos visuales. El problema para las personas con autismo surge a la hora de integrar toda esta información sensorial dentro de un conjunto y, sobre todo, discernir la que es relevante de aquella que no lo es.

El siguiente vídeo es una de las mejores representaciones de cómo ve el mundo una persona con autismo. La animación es obra de Eliuk Blau, un programador informático con Síndrome de Asperger, que ha narrado la experiencia a través de Youtube:


 

El vídeo es suficientemente emotivo y sirve para hacernos una idea de la dificultad de una persona con autismo para integrar los diferentes elementos de su entorno y ver la realidad en su conjunto. Precisamente por eso, hay que ayudarles a entender su entorno, a no angustiarse, ya que les transmitimos nuestro nerviosismo y hablarles poco y de forma pausada.

Imagen © freshidea – Fotolia.com

La Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró por unanimidad el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, para poner de relieve la necesidad de ayudar a mejorar las condiciones de vida de los niños y adultos que sufren este trastorno.

Concienciación sobre el Autismo. El día 2 de Abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo
Con motivo de este Día, el Secretario General de las Naciones Unidas compartío este mensaje:

«El autismo no está restringido a una sola región ni a un solo país; es un reto de alcance mundial que requiere medidas a nivel mundial.[...] Ahora es el momento de obrar en pro de una sociedad más inclusiva, poner de relieve los talentos de las personas afectadas y velar por que haya oportunidades para que puedan desarrollar su potencial.»

Conozcamos en mayor profundidad esta enfermedad.

El trastorno autista (a veces llamado autismo o ASD clásico) es la enfermedad más común de un grupo de trastornos del desarrollo conocidos como trastornos del espcetro autista (TEA).

Los niños autistas tienen dificultades con la interacción social, muestran problemas con la comunicación verbal y no verbal y muestran comportamientos reiterativos y obsesivos. Estos comportamientos pueden variar de intensidades más leves a intensidades más limitantes. El autismo varía gradualmente en su severidad y en sus síntomas, puede pasar desapercibido, especialmente en los niños levemente afectados. Los científicos no están seguros de qué causa el autismo, pero es probable que tanto la genética y el medio ambiente jueguen un papel importante.

No existe una cura para el autismo. Las terapias e intervenciones conductuales están diseñadas para remediar síntomas específicos y pueden dar lugar a mejora sustancial. El plan ideal de tratamiento coordina terapias e intervenciones que respondan a las necesidades específicas de cada niño. Las opciones de tratamiento incluyen intervenciones educativas, medicamentos y otras terapias. La mayoría de los profesionales coinciden en que cuanto más temprana sea la intervención médica, los resultados serán mejores a medio y largo plazo.

Para muchos niños, los síntomas del autismo mejoran con el tratamiento y con la edad. Algunos niños con autismo crecen y pueden llevar una vida normal o casi normal. Durante la adolescencia, algunos niños con autismo pueden deprimirse o experimentar problemas de conducta. Los padres de estos niños deberían estar preparados para modificar y amoldar el tratamiento para su hijo cuando sea necesario.

Las personas con TEA generalmente continúan necesitando servicios y apoyo a medida que envejecen, pero muchos son capaces de trabajar con éxito y vivir de forma independiente o dentro de un ambiente que les apoye.

 

Imagen: Galería Flickr Ms. Phoenix