Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Ya hemos hablado en muchas ocasiones de la importancia de incluir lácteos en nuestra alimentación diaria, por el aporte de nutrientes únicos que encontramos en este producto. Hace unos años, nuestra única preocupación cuando íbamos al supermercado era elegir entre entera, semidesnatada o desnatada, sin embargo ahora encontramos en las estanterías decenas de tipos de leches.

Para que puedas elegir aquella leche que mejor te va, hoy te contamos la composición y propiedades de los distintos tipos de leches que puedes encontrar cuando haces la compra. Verás que hay alternativas para casi todos los gustos y necesidades, y por supuesto puedes animarte a probar nuevos sabores.

  • Leche de vaca

lechedevaca-nectar

Es el tipo de leche más consumida, aunque en los últimos tiempos mucha gente está sustituyéndola por otras alternativas debido a su porcentaje de grasa o a su mala digestión. El principal beneficio de este tipo de leche es que tiene el aporte de calcio más alto, fundamental para la salud de nuestros huesos. Contiene además proteínas de buena calidad, glúcidos, vitamina A y D. Pese a que su versión desnatada y semidesnatada son las que tienen menor aporte calórico, la entera es la más completa y recomendada nutricionalmente hablando.

  • Leche de soja

leche-soja-nectar

Es la bebida vegetal de mayor consumo en nuestro país, y de las primeras en comenzar a sustituir la leche de vaca. Se obtiene de las semillas de la soja y tiene un alto nivel proteico. Su contenido en grasas procede principalmente de las grasas insaturadas y el aporte en calcio es menor que el que encontramos en la  leche de vaca. Los nutricionistas recomiendan tomarla en su versión enriquecida con vitamina B12 y calcio, para no perder estos micronutrientes.

  • Leche sin lactosa

leche-sin-lactosa-nectar

Ideada principalmente para los intolerantes a la lactosa. Es importante que este tipo de leches sea solo consumida por las personas que tengan esta enfermedad diagnosticada, ya que aquellos que la consumen simplemente porque la digieren mejor estarían perdiendo las propiedades de la lactosa, que son principalmente las de absorción del calcio.

  • Leche de almendras

leche-almendras-nectar

Es una de las más ligeras en cuanto a aporte calórico se refiere, con tan solo 50 kcal por ración. Comparada con la leche de vaca, su aporte proteico es bajo, pero rica en grasas insaturadas, que son las más beneficiosas para nuestra salud. Su sabor es uno de los principales atractivos de los que eligen este tipo de leche.

  • Leche de cabra

leche-cabra-nectar

Una de las leches más naturales y parecida a la de vaca. Contiene menos lactosa y partículas grasas más pequeñas y un sabor más dulce. Como principal beneficio, nos aporta un buen nivel de proteínas y calcio.

  • Leche de arroz

leche-de-arroz-nectar

Es la alternativa con mayor porcentaje de carbohidratos simples, llegando a ser más del doble que el de la leche de vaca. Es recomendable escoger siempre las versiones fortificadas en calcio. Uno de sus usos más comunes es para tratar problemas gastrointestinales puntuales como indigestiones, vómitos o diarreas.

  • Leche de avena

leche-de-avena-nectar

Aporta todos los beneficios nutritivos de la avena, un cereal integral que tiene fibra, minerales, ayuda a reducir el colesterol malo y a mantener a raya la hipertensión. Tiene un contenido bajo en grasas saturadas, aunque su aporte de calcio es más bajo que el de la de vaca. Su sabor tiene un final ligeramente granulado.

  • Leche de coco

leche-de-coco-nectar

Elaborada a partir de coco prensado, presenta un contenido en grasas saturadas bastante más alto que el resto de leches vegetales. Está recomendada para uso ocasional, aunque es muy buen ingrediente para pastelería.

¿Ya sabes que leche se adapta mejor a ti? Recuerda que es recomendable consumir al menos un vaso de leche al día para mantener nuestro aparato locomotor fuerte y sano. Intenta elegir siempre una opción rica en calcio para cuidar tus huesos, sobre todo en el caso de que seas mujer.

Aunque en España es una práctica con apenas alcance, en algunos países no resulta tan extraordinaria la compra de leche materna a través de la Red. Sólo en EE.UU. se publicaron unos 13.000 anuncios en 2011. Las conclusiones de los expertos son tan claras como rotundas: no es seguro adquirir este producto ‘on line’ y se debe acudir a los bancos de leche

 

Internet es el gran bazar del planeta. Todo parece estar en venta en la web, hasta la leche materna. La demanda surge de las madres que tienen problemas para amamantar a sus bebés o en las familias adoptivas que quieren seguir alimentando a los lactantes con leche materna natural y no recurrir a fórmulas preparadas. A pesar de que pueda parecer extraño o lejano, en algunos países se ha convertido ya en una práctica de cierta significación. Así, por ejemplo, cerca de 13.000 anuncios en los que se ofrecía o demandaba leche materna fueron publicados en la Red durante el año 2011 sólo en EEUU. Aunque no se conocen cifras, en otros países americanos, como por ejemplo Colombia, también se ha registrado un importante aumento de este tipo de transacciones.

 

4276551958_bd1a5622e9_o

 

         En concreto, para que sirva de referencia, la leche se vende a un precio de entre uno y cuatro dólares por cada treinta mililitros.

         Como muchos otros productos que se compran a través de la Red, las garantías no son las adecuadas, ni tan siquiera las suficientes, y pone en riesgo, en este caso, la salud infantil. Así se desprende de un estudio elaborado por la revista Pediatrics, en el que se asegura que el 75% de la leche materna comprada por Internet en EEUU está contaminada.

         Los investigadores adquirieron ‘on line’ un centenar de muestras de leche materna para analizarlas en el laboratorio y las compararon, además, con otras veinte almacenadas en un banco de leche público. Las conclusiones fueron contundentes y esclarecedoras: el 72 % de las muestras registraba bacterias ‘gramnegativas’, que están asociadas a diversas enfermedades como infecciones sanguíneas, mientras que el 63% contenía estafilococos. Asimismo, en el 3% de los casos se detectó contaminación por salmonela, entre otras anomalías. En conjunto, las tres cuartas partes del material analizado estaban negativamente afectadas. En la elaboración del estudio tomaron parte expertos del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati y de la Universidad Estatal de Ohio.

         No obstante, hay que mencionar que es normal que la leche materna contenga bacterias, siendo sus efectos positivos en términos generales. Por ello, el estudio publicado por Pediatrics se centró sólo en aquellas de carácter patógeno.

         Obviamente, los autores del estudio y los especialistas en general avisan de que puede ser peligroso para la salud de los bebés comprar leche materna por Internet, especialmente si son prematuros o tienen alguna enfermedad. La falta de controles, y por tanto de garantías, desaconseja esta práctica.

         En el caso de España, a pesar de que no hay legislación sobre estas operaciones comerciales, es una actividad prácticamente inexistente. Sea por mentalidad o por costumbre, la demanda de leche materna, cuando por determinadas razones una madre es incapaz de producirla o de hacerlo de forma suficiente, suele ser cubierta por los bancos de leche, que también existen en EE.UU. Estas entidades de carácter público se nutren de donaciones altruistas y en ellas se sigue un procedimiento muy estricto de recogida, pasteurización y conservación. Es decir, que, al igual que sucede con la sangre, la leche materna ni se compra ni se vende.

 

         Para obtener más información puede consultar el link que aparece a continuación: http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2013/10/16/peds.2013-1687.abstract

Existen casos excepcionales en los que, por un déficit en el intestino, un lactante puede ser intolerante a la lactosa; así como pueden darse reacciones adversas ante los alérgenos ingeridos por la madre a través de la alimentación. Hay soluciones o alternativas para ambos problemas

Puede ser un bebé, alérgico a la leche materna

La lactancia materna es la forma más natural de alimentar a un bebé, puesto que no solamente cubre las necesidades nutricionales para el desarrollo del lactante y aporta defensas en forma de anticuerpos ante las infecciones, sino que, además, desde el punto de vista emocional, refuerza el vínculo entre la madre y el hijo. Desde el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría apuntan que “la superioridad de la leche materna sobre cualquier otro alimento (leche de fórmula artificial) en términos de nutrición y desarrollo del bebé durante los primeros meses de vida ha quedado bien demostrada en numerosos estudios científicos, que señalan un mayor riesgo de padecer numerosos problemas de salud en los niños no alimentados con leche materna”.

Partiendo de esa base, pueden surgir varios interrogantes. ¿Puede un bebé ser alérgico a la leche materna?, es uno de ellos. Aunque poco común, algunos padres se han llegado a plantear esta cuestión. De entrada, podría parecer una situación contradictoria, ya que siendo la lecha materna el alimento más natural y completo para el bebé, ¿cómo puede ser perjudicial para éste? A pesar de ser remota, existe la posibilidad. Bien es cierto que se debe matizar la respuesta, ya que los críos no pueden ser alérgicos a la leche materna de manera exclusiva sino que su rechazo se presenta ante de uno de los elementos presentes en todos los tipos de leche, no sólo en la materna. Éste es la lactosa, un azúcar que contiene la leche y que está formado por glucosa y galactosa. Es decir, que la reacción alérgica se presentaría ante la leche materna, sí, pero también frente a otras variedades. Cabe puntualizar que la intolerancia a la lactosa se debe al déficit de producción de la enzima lactasa por parte del intestino, aunque su ausencia en los primeros meses de vida, resulta absolutamente infrecuente.

“La leche materna primera, o sea la que sale cuando se inicia la toma, es rica en lactosa. Pero, conforme van pasando los minutos disminuye para dejar que suba el contenido de grasa (leche última). Puede ocurrir, sin embargo, que por mala técnica (tomas muy cortas, cambio frecuente de pecho cada diez minutos, mala posición etc.) el niño no logre extraer la leche última. En estos casos, se produce una intolerancia relativa a la lactosa con todos los síntomas (retortijones, llanto, cacas explosivas y abundantes, entre otros). Es frecuente, además, que la madre tenga mucha producción de leche. Para corregir el problema se debe tratar la causa (tomas de un sólo pecho cada vez, extraer la leche primera, corregir la posición etc.), explican desde el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría.

Otra posibilidad es que el bebé se vuelva alérgico con el tiempo a la leche materna. Sin embargo, vuelve a darse una situación similar que en el supuesto anterior, pues el rechazo del lactante vuelve a darse frente a un elemento aislado y no respecto al conjunto de la leche materna. En este caso, además, los ‘enemigos’ -los alérgenos, que tienen la capacidad de sensibilizar al organismo para que aparezcan reacciones alérgicas- son más fáciles de apartar, ya que aparecen en el organismo de la madre por medio de la dieta. Con lo que, bastará con que la madre los separe de su alimentación.

Finalmente, cabe recordar que tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) como el Comité de  Lactancia de la Asociación Española de Pediatría recomiendan la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros seis meses de vida del niño y continuar con el amamantamiento junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los dos años o más, mientras madre e hijo lo deseen.

Para más información visitar la web: http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna

La migraña, también llamada hemicránea (del griego ἡμικρανίον hemikranion ‘un lado de la cabeza’) o jaqueca (del árabe ‘media cabeza’) es una enfermedad que tiene como síntoma principal el dolo de cabeza, usualmente muy intenso e incapacitante para quien lo sufre

Alimentos que provocan dolor de cabeza

Muchas personas que sufren de migraña afirman que sus ataques son provocados por ciertos alimentos. La incapacidad del cuerpo para desactivar las aminas naturales presentes en los alimentos puede explicar por qué a algunas personas afecta más que a otras

Los dolores de cabeza por migraña son condiciones clínicamente reconocibles, que afecta a entre el 8 y el 20 por ciento de la población. Pueden causar dolor crónico, lo que puede limitar la calidad de vida tanto a nivel laboral como a nivel familiar. Hay muchos factores que se sabe que están implicados, incluyendo antecedentes familiares de migraña, el estrés y los cambios hormonales. La incidencia es mayor en mujeres que en hombres. Los cambios en los patrones de sueño o la privación del sueño, así como saltarse las comidas o estar en ayunas, se encuentran también entre la amplia variedad de factores que pueden desencadenar dolores de cabeza en personas susceptibles.

En la mayoría de los casos, las migrañas se deben Pokies a factores de comportamiento y no hay estimaciones precisas sobre el porcentaje de dolores de cabeza que están relacionadas con la dieta. Sin embargo, diversos alimentos estan implicados en el desarrollo de la migraña dietética, incluyendo quesos  curados, bebidas alcohólicas (especialmente el vino tinto), productos en escabeche, en conserva o los alimentos, incluidos los productos pesqueros marinados y chucrut, y frutas como el aguacate, las frambuesas y los plátanos. Desafortunadamente, evitar los alimentos específicos rara vez cura las migrañas, que son a menudo el resultado de una compleja combinación de factores de riesgo.

Los ataques de migraña se han relacionado con la presencia de ciertas aminas que se producen naturalmente en los alimentos. Estas sustancias que contienen nitrógeno se produce universalmente en los animales, plantas y bacterias, y muchos contribuyen a los sabores y aromas característicos de los alimentos. Las aminas en los alimentos que se sabe que tienen efectos significativos son la tiramina, la feniletilamina y la histamina. Parece que las personas que sufren de migraña pueden no ser capaces de metabolizar estas sustancias con la suficiente rapidez, por lo que permanecen en el cuerpo más tiempo del normal y esta acumulación es lo que provoca dolores de cabeza.

Imagen: Galería Flickr r.nial.bradshaw

 

Cuando llegan los cambios de estación es más probable que los niños se vean afectado por enfermedades comunes como el dolor de garganta, catarro, fiebre, etc.  Sin embargo, si se toman las precauciones adecuadas, puedes prevenir las enfermedades que durante el verano pueden aparecer en los niños. Sigue leyendo para saber más sobre las enfermedades más comunes del verano en los niños y la forma de prevenirlas.

Enfermedades típicas de niños y bebés en verano

Si tu hijo se siente cansado la mayor parte del tiempo en el verano, no te preocupes, ya que puede ser debido a la temporada de verano. También puede deberse a que tu hijo de repente a dejado a un lado la rutina estricta de ir a la escuela y hacer frente a los estudios y trabajos en casa y por esto siente perezoso y cansado. Sin embargo, hay ciertas infecciones comunes que se producen en verano y debemos estar familiarizado con ellas, conocer al mejor forma de tratarlas y sus causas principales para poder evitarlas. A continuación os muestro algunos ejemplos.

  • Insolación

La insolación puede ocurrir si alguien se expone al sol sin el cuidado adecuado, debemos ser precavidos a la hora de vigilar la cantidad de líquido que ingieren nuestros hijos, en los más pequeños la sensación de sed no está aún desarrollada al 100%, por lo que si esperamos al momento en el que el niño nos pide agua probablemente ya sea tarde.

  • Alergia

Además de alergia al sol y de la alergia de calor hay muchos otros tipos de alergias identificadas  tanto en los niños pequeños como en los adultos.

  • Enfermedades transmitidas por el agua

Enfermedades transmitidas por el agua como el cólera, la fiebre tifoidea, la ictericia, la disentería, diarrea y muchas más se ven comúnmente en especial entre aquellos que están acostumbrados a comer al aire libre, por lo que utilizaremos agua embotellada para evitar posibles contaminaciones.

  • Enfermedades transmitidas por los alimentos

Las bacterias prosperan en un ambiente cálido y húmedo, por lo que la intoxicación alimentaria y la aparición de enfermedades debido a la infección de comida se produce con más asiduidad durante el verano.

  • Enfermedades transmitidas por mosquitos

La acumulación de agua aquí y allá genera el aumento número de mosquitos y por lo tanto el dengue, la malaria y otras enfermedades causadas por la picadura de un mosquito se ve comúnmente. Especial cuidado con las picaduras, utilizaremos repelentes químicos o recursos físicos como mosquiteras

  • Poliovirus

Esta es una de las enfermedades causadas por virus que se encuentran en verano. Los niños sienten una ligera infección de garganta y fiebre. La meningitis y/o parálisis puede aparecer en pocos días. Afortunadamente, si tu niño ha sido vacunado, no tendrás que preocuparte por esta enfermedad.

Imagen: Galería Flickr Steve Slater

No hace mucho tiempo había un solo tipo de leche: se trataba de una botella de vidrio con una tapa brillante que el lechero dejaba en la puerta de las casas, a primeras horas de la mañana.

  Beneficios y perjuicios de la leche de soja

Actualmente la leche de vaca es vista con cierta sospecha y mucha gente cree que es la causa de una serie de problemas de salud que van desde el colesterol alto al exceso de producción de moco. Nuestra desconfianza en la leche de vaca se ve en el  aumento de alternativas en el mercado.

Una de las más populares es la leche de soja, que proviene de la soja, a menudo es considerada como una opción mucho más saludable. Pero, ¿es realmente así?

La leche de soja no tiene porque ser una opción automática que sirva de sustituto de la leche de vaca. Es cierto que existen ciertas situaciones en las que la elección de la leche de soja puede ser beneficioso para nuestra salud.

A diferencia de la leche de vaca, la leche de soja es naturalmente baja en grasa. Otra ventaja con respecto a la leche de vaca, es que el perfil lípido es beneficioso para la salud por el bajo contenido en grasa saturada.

La leche de soja también es rica en proteínas. Una taza de leche de soja contiene alrededor de siete a diez gramos de proteína. Esta cantidad es similar a la leche de vaca, que contiene ocho gramos de proteína por taza. Aunque algunas fuentes dicen que la proteína de soja en la leche de soja es indigerible o una proteína incompleta, esto no es cierto. La proteína de la leche de soja es una proteína completa y es altamente digerible.

Cuando se utiliza como sustituto de la leche de vaca, la leche de soja no fortificada es deficiente en calcio y vitaminas (especialmente B12). Por esta razón, muchas marcas de leche de soja en el mercado suplementan sus productos con calcio y  vitaminas del grupo B, así como con vitaminas E y D.

Uno de los principales inconvenientes de la leche de soja como sustituto de la leche de vaca es su menor contenido en calcio. La leche de soja fortificada puede contener mayores niveles de calcio, el problema que suscita la fortificación o suplementación es que no está claro como afecta a la capacidad de absorción del nutriente fortificado.

 Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr jlastras

Es bastante común tener una reacción a un alimento determinado, pero en la mayoría de los casos es una intolerancia en lugar de una verdadera alergia. ¿Por qué es tan importante conocer la diferencia?. A pesar de que pueden tener síntomas similares, una alergia a los alimentos puede ser más grave.

¿Alergia alimentaria o Intolerancia alimentaria?

Estas pistas pueden ayudar a determinar si se trata de una alergia o intolerancia. Un médico puede ayudarle a saber a ciencia cierta de que tipo de patología se trata.

Alergias a los Alimentos:

  • Por lo general aparece repentinamente
  • Una pequeña cantidad de alimento puede desencadenar la reacción
  • Sucede cada vez que comes el alimento
  • Puede ser mortal

Intolerancia a los alimentos:

  • Por lo general es gradual
  • Suele suceder con cantidades variables de alimentos en función del grado de intolerancia
  • Los síntomas suelen variar en función de la frecuencia de consumo del alimento
  • ¿No es peligrosa para la vida?

Existen síntomas compartidos, y que pueden llevar a confusión entre ambas. Una alergia alimentaria y una intolerancia ambos pueden causar:

  • Náusea
  • Dolor de estómago
  • Diarrea
  • Vómitos

Pero también existen síntomas bien diferenciados, y es en estos donde se encuentra la clave para diferenciar a que tipo de patología nos enfrentamos.

Cuando un alimento irrita nuestro estómago o nuestro cuerpo no puede digerirlo, eso es una intolerancia. Se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Gases, calambres o hinchazón
  • Acidez
  • Dolores de cabeza
  • Irritabilidad o nerviosismo

La alergia a los alimentos ocurre cuando un error en el sistema inmunológico identifica los alimentos como algo dañino y lo ataca. Puede afectar a todo el cuerpo, no sólo el estómago. Los síntomas pueden incluir:

  • Urticaria, o picazón en la piel
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de pecho
  • Caída repentina de la presión arterial, dificultad para tragar o respirar, es potencialmente mortal. En estos casos es necesario llamar al Teléfono e Emergencias 112 inmediatamente.

¿Cuáles son las Alergias e Intolerancias alimentarias más comunes?

Estos alimentos causan aproximadamente el 90% de las alergias alimentarias.

  • Cacahuates
  • Los frutos secos (como las nueces, pecanas y almendras)
  • Pescado
  • Mariscos
  • Leche
  • Huevos
  • Soya
  • Trigo

La intolerancia alimentaria más común es la intolerancia a la lactosa. Esto sucede cuando las personas no pueden digerir la lactosa, un azúcar que se encuentra en la leche y los productos lácteos. Otros tipos de intolerancias pueden aparecer por un aumento de la sensibilidad a determinados aditivos.

Es importante recordar que, ante cualquier síntoma debemos ponernos en contacto con nuestro médico para poder establecer la pauta más correcta de tratamiento.

 

Imagen: Galería Flickr  Andrew Michaels

Es bastante común tener una reacción a un alimento determinado, pero en la mayoría de los casos se trata una intolerancia en lugar de una verdadera alergia. ¿Por qué es tan importante conocer la diferencia?. A pesar de que pueden tener síntomas similares, una alergia a los alimentos puede ser más grave.

¿Alergia alimentaria o Intolerancia alimentaria?

 

Estas pistas pueden ayudar a determinar si se trata de una alergia o intolerancia. Un médico puede ayudarle a saber a ciencia cierta de que tipo de patología se trata.

Alergias a los Alimentos:

  • Por lo general aparece repentinamente
  • Una pequeña cantidad de alimento puede desencadenar la reacción
  • Sucede cada vez que comes el alimento
  • Puede ser mortal

Intolerancia a los alimentos:

  • Por lo general es gradual
  • Suele suceder con cantidades variables de alimentos en función del grado de intolerancia
  • Los síntomas suelen variar en función de la frecuencia de consumo del alimento
  • ¿No es peligrosa para la vida?

Existen síntomas compartidos, y que pueden llevar a confusión entre ambas. Una alergia alimentaria y una intolerancia ambos pueden causar:

  • Náusea
  • Dolor de estómago
  • Diarrea
  • Vómitos

Pero también existen síntomas bien diferenciados, y es en estos donde se encuentra la clave para diferenciar a que tipo de patología nos enfrentamos.

Cuando un alimento irrita nuestro estómago o nuestro cuerpo no puede digerirlo, eso es una intolerancia. Se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Gases, calambres o hinchazón
  • Acidez
  • Dolores de cabeza
  • Irritabilidad o nerviosismo

La alergia a los alimentos ocurre cuando un error en el sistema inmunológico identifica los alimentos como algo dañino y lo ataca. Puede afectar a todo el cuerpo, no sólo el estómago. Los síntomas pueden incluir:

  • Urticaria, o picazón en la piel
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de pecho
  • Caída repentina de la presión arterial, dificultad para tragar o respirar, es potencialmente mortal. En estos casos es necesario llamar al Teléfono e Emergencias 112 inmediatamente.

¿Cuáles son las Alergias e Intolerancias alimentarias más comunes?

Estos alimentos causan aproximadamente el 90% de las alergias alimentarias.

  • Cacahuates
  • Los frutos secos (como las nueces, pecanas y almendras)
  • Pescado
  • Mariscos
  • Leche
  • Huevos
  • Soya
  • Trigo

La intolerancia alimentaria más común es la intolerancia a la lactosa. Esto sucede cuando las personas no pueden digerir la lactosa, un azúcar que se encuentra en la leche y los productos lácteos. Otros tipos de intolerancias pueden aparecer por un aumento de la sensibilidad a determinados aditivos.

Es importante recordar que, ante cualquier síntoma debemos ponernos en contacto con nuestro médico para poder establecer la pauta más correcta de tratamiento.

Imagen: Galería Flickr sonewfangled