Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Ojos, oídos y piel son los principales focos de atracción para las infecciones al tomar un baño, sobre todo en el caso de los niños. La utilización de gafas protectoras, tapones y chanclas, así como ducharse antes y después de salir del agua, pueden ayudar a la prevención de contagios y dolencias.

Cómo evitar las infecciones de piscina este verano

Escozor en la piel, picor y enrojecimiento de los ojos, irritación en la garganta o dolor en los oídos son algunas de las experiencias más comunes tras pasar por una piscina. Es una ‘canción’ que prácticamente a todos nos suena. ¿Por qué? Pues muy sencillo, de entrada por el uso del cloro, a veces de forma proporcionada; otras, no tanto. Este desinfectante es necesario, precisamente, para evitar la acción de ciertos microorganismos, pero su aplicación excesiva tiene igualmente efectos nocivos.

Pero, no sólo los elementos artificiales causan problemas. Así, el efecto del agua y el sol, el sudor o la utilización de bastoncillos inadecuados para las oídos también afectan al organismo. Ojos, oídos, piel y, de forma menos habitual, también la garganta son los principales focos de atracción para las infecciones al darse un chapuzón, especialmente en el caso de los más pequeños.

Asimismo, tampoco hay que olvidar que el agua de una piscina es, normalmente, compartida por muchas personas. Obviamente, el número será mayor en las públicas. Como consecuencia, el intercambio de bacterias resulta más fluido, incluso a pesar del poder desinfectante del cloro.

Considerando todas estas fuentes de contagio, resulta aconsejable tomar las siguientes precauciones:

  • Uso de gafas protectoras para nadar. Más recomendables aún son para bucear, actividad tan del gusto de niños y jóvenes.
  • Utilización igualmente de gafas de sol.
  • Ducharse antes del baño para reducir la cantidad de sudor y de células de la piel que se desprenderán durante el mismo. Hacerlo también después para rebajar la exposición a la multitud de agentes nocivos que pueden encontrarse en el agua de cualquier piscina.
  • Taponar los oídos para evitar daños en el canal auditivo externo, tanto las aguas demasiado cloradas como las contaminadas.
  • Deben secarse a fondo los pies para evitar la proliferación de hongos.
  • Calzar chanclas en el recinto de la piscina, también en las duchas de los vestuarios.
  • Se recomienda no permanecer mucho tiempo con el traje de baño húmedo y evitar compartirlos, así como tampoco se deben intercambiar las toallas.

Imagen de Flickr por candi..

Con la mezcla de óxido de titanio y polimetilmetacrilato, expertas del CSIC han conseguido crear un tipo de biomaterial que podría implantarse en el ojo y ayudaría a ralentizar la degeneración macular, la primera causa de ceguera en personas mayores de 65 años que, en la actualidad, no cuenta con tratamiento eficaz para ser combatida.

La degeneración macular podría frenarse gracias a un nuevo biomaterial

Científicas del Instituto de Cerámica y Vidrio, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han fabricado un nuevo tipo de biomaterial híbrido, formado por una parte orgánica y otra inorgánica, que podría implantarse en el ojo mediante cirugía y permitiría frenar la degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Este tipo de material está conformado por la asociación entre óxido de titanio (TiO2), que es una cerámica orgánica, y el polimetilmetacrilato (PMMA), un polímero que constituye la parte inorgánica. “Hace años que trabajamos con el óxido de titanio para disminuir la inflamación. En este caso, hemos propuesto un material híbrido para que las partículas de titanio estén inmovilizadas sobre un soporte orgánico”, desarrolla Berta Moreno, científica en el ICV en el proyecto Biodmae, que ha trabajado en colaboración Eva Chinarro y, de manera puntual, con otras colegas de distintos organismos europeos.

“La estrategia propuesta en el proyecto Biodmae es original y novedosa, ya que plantea el uso de biomateriales como agentes terapéuticos capaces de modular el microentorno generado durante la enfermedad, evitando presentar un uso más convencional como es el de actuar de soporte físico, conformado como una matriz biodegradable para la liberación de células o de fármacos”, amplían ambas investigadoras en un artículo publicado en la Fundación General CSIC.

Además del diseño de un biomaterial implantable capaz de modular in situ el entorno de la mácula, esta última cuestión representa otra de las grandes novedades del proyecto reside: el hecho de que no es necesario contar con la administración de fármacos.

Con esta novedosa técnica “se pretende disminuir o prevenir el envejecimiento del ambiente extracelular en el tejido ocular como consecuencia de la acción de dichas especies inflamatorias. Además, en el proyecto se propone estudiar otros materiales cerámicos con una similar potencialidad, entre ellos el óxido de cerio”, explican las dos expertas del CSIC.

La degeneración macular es la primera causa de ceguera en mayores de 65 años. Ésta se produce por un daño en la mácula, una capa de tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo, en el centro de la retina, que cuando se deteriora hace que se pierda la agudeza visual que permite al ojo percibir detalles finos. La variante llamada seca es la más común de esta patología, ya que la padecen entre un 85 y un 90% de los afectados. Actualmente no existe ningún tratamiento eficaz para combatirla, mientras que la forma húmeda se trata inyectando en el ojo anticuerpos que frenan la vascularización excesiva de la mácula.

Imagen de Flickr por aguscr

Tres veces más afinado que los más sofisticados hasta el momento, es capaz de medir la temperatura con una precisión de treinta milmillonésimas de grado en un segundo. Un equipo de investigadores de la Universidad de Adelaida (Australia) ha logrado esta proeza técnica.

El termómetro más preciso del mundo está hecho de luz

“Esta es la mejor medida que jamás se ha hecho de la temperatura ambiente”. Así se expresó el jefe del equipo de investigadores, Andre Luiten, -perteneciente a la Universidad australiana de Adelaida- que ha conseguido crear el termómetro más sensible del mundo. No en vano, este ingenio técnico es capaz de medir la temperatura con una precisión de treinta milmillonésimas de grado en un segundo, lo que significa que es tres veces más afinado que los medidores de temperatura más sofisticados que existían hasta el momento.

El termómetro más preciso del planeta usa la luz para establecer la temperatura. Para ello, introduce dos colores de luz (rojo y verde) en un disco cristalino pulido hasta el extremo. Ambos colores se desplazan a velocidades ligeramente diferentes ya en el cristal, dependiendo de la temperatura que registre el mismo.

“Cuando incrementamos la temperatura del cristal descubrimos que la luz roja se ralentiza un poco en relación a la luz verde”, expone el el jefe del equipo de investigadores que trabaja en la Universidad de Adelaida. “Al impulsar a la luz a circular miles de veces en torno al borde de este disco, al igual que el sonido se concentra y se refuerza en una curva en un fenómeno conocido como ‘galería de los suspiros’ o ‘gabinete de secretos’, somos capaces de medir esta diferencia minúscula en la velocidad con gran precisión, rapidez y fiabilidad“, agrega Andre Luiten.

Este efecto acústico, conocido desde hace varios siglos, se logra dotando a un recinto de una arquitectura interna especial que actúa sobre la reflexión de las ondas sonoras de tal manera que, por ejemplo, un susurro emitido por una persona en un punto concreto del recinto se puede escuchar perfectamente en otra zona muy distante, pero no entre ambos puntos. De estas singulares arquitecturas hay ejemplos históricos en sitios como el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial en Madrid o la Catedral de San Pablo de Londres.

“Ser capaz de medir diferentes aspectos de nuestro entorno con tal alto grado de precisión, utilizando instrumentos lo suficientemente pequeños como para trasladarlos a cualquier parte, tiene la capacidad de revolucionar las tecnologías utilizadas para una variedad de aplicaciones industriales y médicas en las que la detección de trazas tiene gran importancia”, explica el responsable de la investigación. Con esta afirmación, Andre Luiten se refiere a que a la nueva técnica desarrollada por los científicos australianos podría ser rediseñada para mediciones ultrasensibles en otros campos, tales como la fuerza, la presión, la humedad o la búsqueda de un producto químico determinado.

Imagen de Flickr por jorgempf

Los niños que son amamantados tienen un mayor resistencia a múltiples enfermedades, incluso al llegar a adultos, y hace, además, que estén mejor alimentados. La OMS, entre muchos organismos internacionales y nacionales, recomienda dar el pecho con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia.

Beneficios de la lactancia en la Semana Mundial de la Lactancia

“Existen evidencias científicas de que los niños que no son amantados presentan una mayor incidencia de enfermedades respiratorias, otitis, gastroenteritis, diarrea, infecciones de orina, meningitis o síndrome de muerte súbita del lactante. Para hacernos una idea, el riesgo de ingreso hospitalario en niños no amamantados es cinco veces mayor que en niños amamantados y el riesgo de contraer gastroenteritis es catorce veces superior. Además esta protección no se reduce sólo a la infancia si no que perdura en la edad adulta”, explicaLaura Villanueva, profesional de la consulta de lactancia del Hospital Quirón Valencia.

Por su parte, un organismo de la importancia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna de manera exclusiva hasta los seis meses de edad del bebé y, a partir de ahí, aquélla debe ser complementada con otros alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más. El hecho de que existan evidencia científicas favorables a la lactancia materna es, seguramente, una de las razones que lleva al 80% de las embarazadas en España a preferir amamantar.

“La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y puede salvar la vida a cerca de un millón de niños. Si se empezase a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y siguiendo dándole el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 800.000 vidas infantiles”, recuerdan desde la OMS con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia, que se celebra del 1 al 7 de agosto.

La OMS enumera una serie de ventajas sobre la lactancia materna:

  • Debe comenzar en la primera hora de vida.
  • El amamantamiento debe hacerse a demanda, siempre que el niño lo pida, de día y de noche.
  • La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes en la infancia.
  • La lactancia materna también es beneficiosa para las madres. La lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, ayuda a las mujeres a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad.
  • Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.
  • Las preparaciones para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna.
  • Globalmente, la lactancia materna y los antirretrovíricos pueden mejorar considerablemente las posibilidades del niño de sobrevivir sin verse infectado por el VIH.
  • Amamantar es algo que se aprende y, de hecho, muchas mujeres tienen problemas al principio. El dolor en los pezones y el temor a no tener leche suficiente para mantener al bebé son problemas corrientes. Los centros de salud que apoyan la lactancia materna -ofreciendo a las nuevas madres asesores formados al efecto- propician tasas más altas de esta práctica.
  • Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él en un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, por ejemplo mediante la baja por maternidad remunerada, el trabajo a tiempo parcial, las guarderías en el lugar de trabajo, las instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

Imagen de Flickr por Daquella manera

El Gilenya, un compuesto utilizado para tratar la esclerosis múltiple, reduce la ansiedad y el miedo producidos por evocaciones negativas del pasado. Así lo demuestra un experimento realizado en ratones, que podría ayudar a olvidar a personas que sufren un síndrome de estrés traumático.

Descubren un medicamento que podría borrar los malos recuerdos

El gran Alfred Hitchcok se habría deleitado con sólo leer el título de este artículo. La idea de eliminar de nuestra mente los recuerdos dolorosos o desagradables parece tan de ciencia ficción, que podría directamente tratarse de Un mundo feliz, la novela más popular del escritor Aldous Huxley, y sería, casi con seguridad, capaz de inspirar al maestro del cine de suspense.

Pues así es, una vez más la realidad ha superado a la ficción. Al menos, de esa manera lo entienden varios científicos estadounidenses de la Universidad de Virginia Commonwealth, que, en un artículo publicado en la prestigiosa revista Nature, han desvelado la existencia de una medicina capaz de eliminar los malos recuerdos. El nombre de tan sorprendente invento es el llamado compuesto FTY720 (aunque sea más conocido como Fingolimod). Este medicamento es utilizado habitualmente para tratar la esclerosis múltiple (se comercializa bajo el nombre de Gilenya) y ahora podría ayudar a pulverizar evocaciones negativas del pasado, sobre todo, entre las personas que han sufrido un shock o un hecho traumático.

El fenómeno en el que se apoyan estos especialistas se denomina ‘extinción del miedo’. En virtud de éste, individuos que padezcan un síndrome de estrés traumático podrían simplemente elegir la posibilidad de ‘olvidar’ el recuerdo doloroso que provoca ese trauma. Lo curioso, según los resultados de los experimentos llevados a cado por los científicos de Virginia Commonwealth, es que, después de la eliminación, estas personas podrían volver a tener conocimiento de aquellos recuerdos nefastos, pero sin sufrir el dolor que se relacionaba con ellos.

El experimento que ha permitido el descubrimiento de esta nueva aplicación para el Gilenya ha sido efectuado en ratones. Gracias a estas pruebas, los científicos descubrieron que, en aquellos animales que tomaban el medicamento, se reducía el miedo después de recibir una descarga eléctrica. En el estudio, se administraban descargas a los animales, que, aterrorizados, quedaban paralizados, debido a la ansiedad que sufrían. Después de tomar la medicación, este comportamiento de ansiedad y miedo se rebajaba.

Imagen de Flickr por jonycunha

Un buen día completo de playa debe acompañarse de una comida saludable. Preparar un menú adecuado no sólo ayudará a nuestra salud, también es un placer añadido y ¿por qué no? mucho más sencillo de preparar que otras opciones.

Ideas para comer sano en la playa

Si hubiéramos preguntado hace 20 o 30 veranos por la asociación entre las palabras playa y comida es muy probable que de ahí hubiera surgido un menú medio compuesto de tortilla de patata, carne empanada, pimientos verdes y  melón de postre. Aunque muchas familias siguen alimentándose de esta forma en sus días playeros, no parece que éste sea el ideal comida sana que hoy por hoy se maneja.

Comer cerca del mar en un día de playa es un placer a disfrutar. Si además podemos no renunciar a los hábitos alimentarios sanos y tomar alimentos frescos y saludables, mejor que mejor. Vamos a tratar de dar algunas ideas al respecto.

Lo primero es huir de preparaciones complejas, tratando de confeccionar menús sencillos de preparar, frescos y ligeros como corresponde a un buen día de playa. En este sentido, los sándwiches son una buena idea. Resultan muy sencillos de preparar, ocupan poco espacio para transportarlos, y son ideales como tentempié. Unir, por ejemplo, vegetales con pavo o pechuga de pollo o atún da siempre muy buenos resultados, es sabroso y saludable al mismo tiempo.

En lugar de entrantes difíciles de preparar y de transportar, las sopas frías son también una buena idea. Gazpacho o salmorejo, se pueden llevar en un termo normal, son deliciosos y nos dan un aporte de vitaminas y minerales excelente.

Las ensaladas son otra gran alternativa. El mayor reto es quizás encontrar el recipiente adecuado (con cierre) para su transporte. Se trata de un plato que debería formar parte de nuestra dieta habitual y que permite incorporar otros alimentos como la pasta o determinadas carnes magras en fiambre para darle más consistencia.

Por supuesto, no nos olvidamos de la fruta. Además de por sus valores vitamínicos y nutricionales, las frutas en verano son muy importantes porque contribuyen de manera muy especial a nuestra hidratación. Frutas en las que la presencia del agua es muy relevante, como por ejemplo la sandía, el melón o la piña, debieran estar presentes en este menú playero saludable.

Ahora sólo habría ya que incorporar al listado una buena nevera donde transportar los alimentos sin que pierdan su frescor y poco más.

Imagen de Flickr por JuanJaén

Descanso, no excederse con el alcohol, hacer un poco de ejercicio en los momentos menos calurosos del día, saber desconectar del trabajo y el estrés, así como cuidar la alimentación, en especial, la hidratación del organismo, entre las claves. Aunque todas ellas se pueden aglutinar en una sola: moderación.

Cinco consejos para vivir un verano saludable

El verano representa para muchas personas una época de distensión, en la que las costumbres y la rutina se relajan. En muchos sentidos, obviamente, es como debe ser. Es el momento de tomar unas merecidas vacaciones, salir del día a día y permitirse algunas excepciones. Sin embargo, también son unos meses del año en los que, de dejarse llevar por los excesos, a los que se tiende con el buen tiempo, la vuelta a la normalidad puede ser aún más dura.

Partiendo de la base de que cada persona es un mundo y, por tanto, tendrá unas necesidades específicas, existe una serie de recomendaciones generales que puede resultar útil para la mayoría. Y si hay una referencia constante que debe estar presente en estos consejos para volver todavía más sano tras las vacaciones esta es la moderación. Los abusos, tanto por defecto como por exceso, suelen ser perjudiciales para el organismo.

La primera cuestión clave para llevar una vida saludable es ofrecer un descanso adecuado a nuestro cuerpo, tanto en calidad como en cantidad. En ocasiones no se da la importancia suficiente a las horas de sueño, y a la efectividad de las mismas, pero es una de las premisas para un estado de salud y una actividad física, mental, emocional y laboral que puedan considerarse normales. Más, si cabe, cuando se supone que el verano es el momento para ‘recargar las pilas’ con vistas al resto del año. En función de la edad, el tiempo de sueño varía, ya que el recién nacido duerme unas dieciocho horas; un adulto joven alcanza una media de siete u ocho horas; y una persona madura, alrededor de seis horas y media. Según los médicos especialistas en esta área, aunque se esté de vacaciones, es muy recomendable despertarse y acostarse todos los días a la misma hora. También lo es limitar el tiempo diario en cama al tiempo necesario de sueño (siete horas de media o en un rango de entre cinco y ocho).

Eso sí, ojo con quedarse dormido expuesto al sol. Ello puede garantizar varias noches de insomnio. Aunque no guarde una relación directa con el descanso, es preciso recordar que las cremas de protección solar contienen sustancias que actúan como filtros solares, reduciendo la cantidad de rayos que penetran en la piel y evitando las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel.

Tan importante como el punto anterior es seguir una dieta equilibrada, variada y nutritiva. En verano el punto crucial es la hidratación. Agua, zumo, helado y alimentos que contengan una gran proporción hídrica: hortalizas (lechuga y acelga, sobre todo), frutas (especialmente sandía y melón), yogur, pescado blanco y huevos. En general, lo ideal es consumir alimentos bajos en colesterol, sodio y grasas, puesto que así se rebaja el riesgo de contraer enfermedades cardíacas o diabetes, entre otras. Un régimen que contenga estos ingredientes ayuda a mantener el peso, evitando todas las consecuencias negativas del exceso de kilos que podemos pagar a la vuelta de las vacaciones. A la lista anterior pueden agregarse verduras, legumbres, carnes magras o pollo.

Relacionado con el ámbito precedente están ciertos consumos que se deben evitar o reducir al máximo y que son frecuentes en verano. En primer lugar, el alcohol, que introduce calorías vacías, disminuye las ganas de comer e incrementa las carencias de vitaminas B1, B2, B3, B6 y de ácido fólico. En segundo, el azúcar, que no aporta ni vitaminas ni minerales, eleva el nivel de glucosa y de insulina, irrita la mucosa gástrica y tiene todas las probabilidades de convertirse en grasa una vez depositada en el cuerpo humano. Además, el café, cuya ingesta excesiva altera la presión arterial y la absorción intestinal de minerales y vitaminas, y entorpece la absorción del calcio por parte del intestino.

También entre las sustancias que se deben evitar está el tabaco, que es tóxico para el organismo. Entre otros perjuicios, eleva la presión arterial y aumenta las posibilidades de contraer diversos tipos de cáncer, así como de sufrir enfermedades cardíacas.

Otro de los ‘cocos’ para la salud del ser humano es el estrés, tan común hoy en día y del que se supone que debemos librarnos en verano. Al segregar más adrenalina, el cuerpo humano consume vitamina C, E y B en exceso. Los estados de estrés elevan el riesgo de padecer infartos o derrames, entre otras posibles consecuencias negativas.

De la misma manera, el sedentarismo es otro de los grandes peligros veraniegos. La clave para escapar de él se encuentra en la práctica de deporte. Treinta minutos de ejercicio dinámico cada día o la actividad equivalente a escala semanal mejoran el estado de ánimo y ayudan a mantener la salud física. Andar, correr, nadar, etc. Hay cientos de posibilidades, pero en verano hay que practicar deporte de manera racional: a primera hora o a última del día.

Imagen de Flickr por GViciano

¿Cultivos de células madre automáticos y sin aditivos? Una empresa española ha lanzado un biorreactor que puede revolucionar el sector y que deja atrás la era manual en lo que a células madre se refiere.

España, en la vanguardia de la medicina regenerativa con el biorreactor que envasa células madre

La empresa madrileña Aglaris Cell ofrece para su comercialización el primer biorreactor del mundo que hace cultivos celulares de forma automática y sin recurrir a aditivos tóxicos. La farmacéutica Merck y la Universidad de Oxford, ya han mostrado su interés en participar.

“Vimos que los medicamentos vivos a partir de células madre se producían de manera muy manual y se nos ocurrió diseñar y desarrollar un biorreactor de cultivo celular que automatizara todo el proceso. Creemos que el segmento de las terapias basadas en células madre va a eclosionar en los próximos años y se va a convertir en un negocio muy prometedor”. Así resume David Horna, cofundador de Aglaris Cell, empresa radicada en el Parque Científico de Madrid, tanto la idea de partida como el futuro del proyecto en el que se embarcó junto a sus dos socios, Miquel Costa y Manuel Ángel González de la Peña.

Medicamentos vivos, ahí está el futuro. Y un dispositivo que permita automatizar el cultivo de células madre para avanzar en la producción, la gran aportación en este ámbito de estos tres emprendedores, que proceden de distintos campos de la biotecnología. Según Horna, “existen en el mercado otros biorreactores, y algunos han logrado automatizar alguna de las fases del proceso, pero el nuestro es el primero del mundo que realiza todas las etapas de forma totalmente automática”.

Además, el problema hasta ahora era la utilización de aditivos que resultan tóxicos para las células y que también eliminaban parte de las proteínas de la membrana (habitualmente, la tripsina). “A día de hoy se utiliza porque no existía otra alternativa, pero nuestra tecnología no necesita recurrir a este producto”, indica Horna. “En cambio, nuestro desarrollo utiliza un método iteractivo de cultivos celulares que permite automatizar por completo y sin necesidad de intervención humana los pasos de despegado y lavado de las células sin usar aditivos que aumenten la toxicidad. Esto lo hemos logrado usando superficies inteligentes que hacen posible la adhesión y la no adhesión de las células en función de cambios en el ambiente”, explica uno de los creadores de Aglaris Cell.

Asimismo, este emprendedor madrileño agrega: “Ahora estamos finalizando los desarrollos que hagan posible también obtener con el mismo dispositivo células modificadas genéticamente en serie para su aplicación en reprogramación celular y terapias génicas”.

Los tres socios se encuentran en la actualidad en proceso de recaudación de recursos financieros para continuar desarrollando su iniciativa. Este movimiento ya ha dado resultados, puesto que varias instituciones inglesas han invertido en la empresa y también otras se muestran interesadas en seguir el mismo camino. Hubo una primera ronda de financiación procedente de tierras británicas (en torno al millón de euros) tras captar la atención de ISIS, la Oficina de Transferencia de la Universidad de Oxford, que presta asesoramiento estratégico y científico. De la misma manera, la compañía farmacéutica Merck está igualmente al tanto de los progresos de Aglaris Cell.

Mediante este descubrimiento se facilita de manera muy importante la monitorización y administración de medicamentos para enfermedades como la Epilepsia o el Parkinson.

Cuando se trata de salud, los remedios de nuestras abuelas, esos remedios caseros a medio camino entre la tradición popular y el exotismo de andar por casa, no sólo se siguen aplicando sino que también siguen dando resultados. Sin embargo, la tecnología va dejando muchas de estas prácticas obsoletas con avances tan curiosos como sorprendentes como la nueva tirita inteligente.

Una tirita inteligente monitoriza a los pacientes y les administra medicamentos

Una investigación conjunta entre científicos de Estados Unidos y Corea del Sur ha concluido con el desarrollo de una nueva tirita inteligente. Este dispositivo va a permitir no sólo la monitorización de los pacientes a través de su actividad muscular, sino también, administrar medicamentos que van a depender de los datos recogidos previamente.

Esta tirita, que poco tiene que ver con aquella clásica con la que cubrimos ahora los rasponazos en las rodillas, resulta ser un dispositivo muy poco llamativo. Tiene las mismas dimensiones que una tirita normal, pero su tecnología (en este caso la nanotecnología) la puede llegar a convertir en eficaz dentro de tratamientos para trastornos tan complejos como la Epilepsia o el Párkinson.

El dispositivo es muy flexible y elástico, tiene un grosor de 1 mm escaso y se compone de capas a base de nanomembranas de silicio, sílice y partículas de oro. Para empezar se colocaría la tirita en la muñeca del paciente para comenzar el registro de la actividad muscular. La lectura de esta actividad y los datos que se registrarían en una librería de medicamentos almacenados en el sílice servirían para gestionar la administración de medicamentos. El dispositivo incluye, además, un sensor de temperatura para evitar las quemaduras.

En la actualidad, tal como explican sus precursores, esta tirita inteligente requiere un microprocesador que procede de un ordenador externo. Este ordenador podría ponerse en un reloj de pulsera unido a la tirita con algún sistema de hilo fino, aunque la tendencia es que en el futuro se conecte de manera inalámbrica.

Sin duda, estamos ante uno de esos avances tecnológicos que no nos dejan de sorprender jamás.

Imagen de por Daquella manera

Existe un buen número de alimentos capaces de aportarnos las calorías necesarias para afrontar nuestro día a día. Dentro de éstos, hay  algunos que resultan más apetecibles que otros, sabor, textura, aroma y gusto entran en juego y todo vale. Opiniones hay de todos los colores, esta es la nuestra y nuestra selección.

5 alimentos que nos aportan energía y alegría

  • El chocolate no podía faltar en la lista. Además del aporte estimulante que este delicioso alimento proporciona, contiene sustancias como la tiramina o la feniletilamina que pueden ayudar a elevar los niveles de energía. Existen diversos estudios que relacionan un consumo controlado de chocolate con una mayor vitalidad. En cualquier caso resulta más recomendable el chocolate puro o amargo que otro con demasiados azúcares añadidos.
  • La miel es otro gran invitado en esta lista. Simplemente con media cucharada dos veces al día nos ayudará a retrasar el envejecimiento, ya que contiene que minerales, antioxidantes y vitaminas beneficiosos para ello. Todo ello sin olvidar su aporte calórico.
  • Los carbohidratos son una fuente básica de energía y dentro de ellos podemos elegir una amplia variedad. Resultarán más recomendables aquellos que ofrezcan un aporte añadido de vitaminas, fibra y minerales. Por ejemplo, se pueden incluir en esta lista el trigo, la cebada y frutas como los plátanos y manzanas, las ciruelas…
  • Las que se conocen como grasas buenas ayudan al rendimiento del aporte energético en nuestro cuerpo, por ello resulta recomendable incluirlas en nuestra dieta. Especialmente beneficiosos resultan productos como el aceite de oliva, las nueces, almendras… Por el contrario, habrá que rehuir las grasas provenientes de, por ejemplo, mantequilla, manteca etcétera.
  • Las carnes (magras) y el pescado son otra gran fuente de aporte energético. Su contenido proteico y de aminoácidos también ayuda a cuidar el cuerpo y mantenernos más activos. Debemos tener en cuenta que en aquellas dietas donde no se reciben aporte de carbohidratos o grasas, son las proteínas las que constituyen la base del aporte energético.

Esta es nuestra selección, pero no quiere decir que no haya más alimentos buenos y que harán que nos sintamos mejor. Por ejemplo, las carnes rojas, consumidas con moderación, favorecen la ingesta de hierro, lo que deriva en una mejor oxigenación que repercute  positivamente en la energía corporal.

En cualquier caso, siempre es bueno incluir en nuestra dieta alimentos y platos que no sólo cubran nuestras necesidades energéticas, sino que además aporten ese puntito de ‘sal’ a la vida para hacernos sentir más felices. ¿Cuáles son los vuestros?

Imagen © bit24 – Fotolia.com