Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

La traducción literal de mindful eating es “alimentación consciente” y, como su propio nombre indica, consiste en centrarse en la actividad de comer y ser consciente de lo que estamos comiendo y cómo afecta a nuestro cuerpo.

 Qué es el mindful eating

La clave del mindful eating  es lo que la doctora en neurociencia Sandra Aadmodt identificaba en una reciente charla en TED que puede verse a continuación como “comer de forma intuitiva”. De forma resumida, consiste en comer cuando el cuerpo lo necesita y no cuando el cerebro nos lo pide. Un comedir intuitivo no tendrá que estar controlando su apetito de forma constante.

El mindful eating está de moda y para practicarlo basta con seguir una serie de consejos. Estos son los más importantes.

  • Come como un gourmet: dedica tiempo a preparar la mesa y crear el ambiente adecuado, así podrás disfrutar de verdad de tu comida.
  • Deja atrás las distracciones: para empezar, apaga la televisión. También debes olvidarte de todo lo que tienen ver con la multitarea.
  • Come tranquilo y despacio, disfruta: no hay una forma mejor de comer conscientemente. Tómate tu tiempo entre bocado y bocado. Paladea lo que comes y dedícale tiempo a separar sabores y diferenciarlo.
  • Deja para el final lo que más te gusta: el cerebro guarda un mejor recuerdo del último bocado, de forma que si este es de nuestro agrado, será más fácil mantener nuestra cabeza ‘a raya’.
  • Deja recordatorios por casa: no tires el envoltorio hasta la siguiente comida. Dejarlo a la vista te recordará lo que has comido y de esta forma serás más consciente de tu alimentación.
  • Juega con tu vista: nuestra mente quiere lo que ve. Si no estabas pensando en comer chocolate pero lo ves, querrás comerlo. Prueba a dejar a la vista alimentos más saludables. El resultado te sorprenderá.

La siguiente infografía resume y amplia algunos de estos pasos:

mindful

 

Al final, la clave del mindful eating para por preocuparnos más por nuestra alimentación, dedicarle más tiempo y, sobre todo, no comer de forma sistemática.

Imagen © Jacek Chabraszewski – Fotolia.com

¿Puedo entrenar durante el embarazo? ¿Qué nivel de ejercicio es el adecuado? ¿Qué actividades podré realizar? Estas son algunas de las dudas que asaltan a las futuras mamás deportistas y también a cualquier embarazada que quiera preparar su cuerpo para el momento del parto.

Actividades deportivas especialmente recomendadas para embarazadas

En primer lugar cabe destacar que practicar ejercicio físico durante el embarazo es positivo, ya que contribuye a mejorar la condición cardiovascular, la condición muscular y la tensión arterial. Además, sirve para combatir el aumento de peso excesivo tan típico durante el embarazo y a favorecer la corrección postural. Por último las embarazadas en buena forma física o que han realizado deporte durante el periodo de gestación tienen menor riesgo de sufrir cesáreas y acortan el tiempo de hospitalización por parto.

Existen una serie de normas generales a la hora de hacer deporte estando embarazada. Entre ellas se incluyen las siguientes:

  • Entrenamientos cortos de no más de 30 minutos ni más de tres veces por semana. Este nivel de actividad deberá ir en descenso a partir de la semana 30.
  • Realizar un calentamiento correcto de por lo menos diez minutos de duración.
  • La intensidad del ejercicio debe ser moderada y nunca sobrepasar el 70% del volumen máximo de oxígeno, en tanto que la frecuencia cardiaca deberá mantenerse por debajo de los 140 latidos por minuto.
  • Los ejercicios más intensos no deben prolongarse por más de 14 minutos ni realizarse en días calurosos y húmedos.
  • Se deben evitar los ejercicios que incluyan riesgos de caídas o que estén basadas en el equilibrio.

Aclarado este punto, las actividades deportivas especialmente recomendadas para embarazadas son las siguientes:

  • Caminatas y paseos: son la alternativa más habitual.
  • Estiramientos: ayudarán a mejorar la flexibilidad y a tonificar los músculos.
  • Pilates: sus movimientos suaves hacen que sea ideal para las embarazadas. Se puede combinar con la práctica del yoga.
  • Bicicleta estática: a una intensidad baja y durante los primeros seis meses del embarazo ayuda a mejorar el tono físico general.
  • Gimnasia aeróbica: también será positiva pues contribuirá a una mejora cardiovascular y a ganar flexibilidad.

Y vosotras ¿Qué ejercicio practicasteis durante el embarazo?

Imagen © Andriy Bezuglov – Fotolia.com

En una sociedad donde el número de alérgicos no deja de aumentar, cada vez más personas están desarrollando problemas de este tipo a edades adultas. Lo que antes no les afectaba ahora les molesta y lo que antes eran pequeñas molestias se convierten en verdaderos problemas alérgicos.

Tienes alergia primaveral

Para una persona con alergia es importante saber detectar cuándo está ante un resfriado o una reacción alérgica para poder obrar en consecuencia.

Desde el Ministerio de Sanidad enumeran varios de los síntomas de la alergia primaveral, entre los que destacan el picor en la piel y los ojos, estornudos o mucosidad líquida, tos y picor de garganta y silbido en el pecho. Lo cierto es que muchas de estas dolencias no se diferencian en algunos casos de un resfriado al uso, por lo que habrá que prestar especial atención ante la intensidad de los mismos para saber si se trata de un catarro o de una reacción alérgica.

En términos generales, los estornudos tienden a ser más repetidos en el caso de la alergia y a estar relacionados con el agente alérgeno. Es decir, dependiendo de la causa pueden ser algo más intermitentes.

La mucosidad es otro elemento a valorar, pues en las alergias es más líquida y transparente, mientras que en un resfriado tiende a ser más espesa.  Por su parte, la fiebre aparece en los catarros, pero no así en los resfriados.

Estos síntomas generales de la alergia varían, lógicamente, en función del alérgeno que las causa y que en primavera suele ser el polen. La polinosis o alergia al polen afecta a diferentes órganos, si bien los más habituales son nariz, ojos y pulmones.

En el caso de la nariz, se produce una inflamación acompañada de picor, congestión, estornudos y secreción. Es decir, la nariz suele estar taponada y no podemos parar de estornudar. Cuanto la alergia afecta a los ojos, se produce una inflación o conjuntivitis. Si además sentimos picor en el paladar, en la garganta y en los oídos, estaremos ante lo que se conoce como ‘fiebre del heno’

La afección pulmonar es una de las más graves y molestas. Se trata del llamado asma polínico que se traduce en dificultad respiratoria, presión torácica y los mencionados pitidos.

El principal problema de las alergias es que, si bien existen tratamientos médicos que sirven para rebajar los síntomas, el remedio más eficaz es permanecer lejos del agente alérgeno, algo que en primavera resulta complicado. Esto no quiere decir que no se puedan tomar medidas para reducir la exposición. Estos son algunos de los más efectivos:

  • Evitar la calle en los momentos de máxima concentración de polen, que suelen ser por la mañana, hasta las 10:00 horas y durante el atardecer.
  • Cerrar las ventanas de casa a fin de que no entre el polen.
  • Mantener la casa limpia para que el polvo no retenga en polen.
  • Lavar con mayor asiduidad sábanas y cubrecojines a fin de que no cojan polen y evitar tender la ropa fuera de casa.
  • Consultar al médico en caso de dudas

Y vosotros ¿Sabéis diferenciar un resfriado de una alergia primaveral?

Imagen © ajkkafe – Fotolia.com

¿Quién no desea tener una piel bonita e hidratada? La mayoría de personas que persiguen este objetivo utilizan cremas y tratamientos de belleza para lograrlo, pero pocas reparan en el poder natural de los alimentos.  La ingesta de determinadas comidas puede ayudar a mantener la piel hidratada sin necesidad de recurrir a otros alimentos.

Alimentos para tener una piel más hidratada

En términos generales, los alimentos ricos en vitamina C ayudarán al cuidado de la piel, como también lo harán los alimentos ricos en levadura de cerveza y los productos lácteos fermentados. Sin embargo, algunas comidas serán más beneficiosas que otras. Este es el listado de los alimentos más recomendables para tener una piel más hidratada:

  • Avena: es uno de los clásicos y un alimento que más nutrientes e hidratantes aportará la piel. Entre sus propiedades, un aumento de la luminosidad y la elasticidad.
  • Yogur y queso fresco: su consumo con moderación ayuda a prevenir la sequedad, además de dar más brillo al rostro y reducir la tirantez.
  • Pepino: otro de los clásicos que, además, suelen utilizarse a modo de máscara. El pepino es muy rico en agua y en enzimas que ayudan a la digestión, lo que libera energía del cuerpo para destinar a otras tareas distintas a la de la ingesta.
  • Papaya: ayuda a tener una piel más radiante. Su digestión es sencilla y cuenta también con betacaroteno, que nuestro organismo convierte en vitamina A.
  • Moras: las moras son uno de los antioxidantes por excelencia, lo que reparará nuestra piel y prevendrá su envejecimiento.
  • Sandía: rica en vitamina C y beneficiosa para lograr una piel luminosa.
  • Pomelo: otra de las frutas más relacionadas con el cuidado de la piel. Es rico en antioxidantes.
  • Vegetales de hoja verde: la espinaca y la lechuga, entre otras verduras de hoja verde, contienen vitamina C y A que ayudan a proteger la piel y también ayudan a liberar el organismo de toxinas que afectan a la piel y al resto del cuerpo.
  • Té verde: los beneficios del té verde son de lo más variado, aunque en el caso de la piel destacan por su poder antioxidante y su alto contenido en flavonoides. Sus propiedades anti-inflamatorias ayudan, así mismo, a prevenir arrugas.
  • Pimientos: ricos en agua y en licopeno. Es otro alimento antioxidante. En el caso de los pimientos verdes también están llenos de antioxidantes.
  • Huevos: los huevos contienen Vitamina B y E de fácil absorción por el cuerpo y con alto poder antioxidante.
  • Tomates: son ricos en licopeno, que ayuda a prevenir el envejecimiento y aporta a la piel brillo. Además, son también aportan vitamina A y C y previenen la aparición de acné.

Estos son algunos alimentos que te ayudarán a lucir una piel radiante e hidratada sin necesidad de cremas¸ aunque si quieres complementar su aportación bien puedes seguir recurriendo a los clásicos productos de belleza. Al final, todos los elementos suman cuando se trata de tener una piel bonita y en buen estado.

Imagen © puhhha – Fotolia.com

El 11 de abril, conmemorando el nacimiento de James Parkinson en 1817, la Organización Mundial de la Salud celebra desde 1997 el Día Mundial del Parkinson, una de las enfermedades degenerativas más conocidas. Y es que casos como el del boxeador Mohammed Ali, Michael J. Fox o Helen Mirren han llevado esta dolencia a las primeras páginas de los medios de comunicación.

Parkinson

La Enfermedad de Parkinson se produce por la falta de un dopamina en el cerebro, una substancia que influye en los movimientos del cuerpo y sirve, al mismo tiempo, para regular el estado de ánimo. Se trata de una enfermedad degenerativa para la que no existe cura y cuyo síntoma más visible es un movimiento incontrolado de las manos junto con la falta de expresividad facial. Sin embargo, este no es, ni mucho menos, el único signo de la Enfermedad de Parkinson.

Estos son los síntomas de la misma, que pueden darse en su conjunto o de forma separada. Si bien no hay que alarmarse por padecer alguno de ellos, sí que se recomienda una visita al médico cuando aparecer ya varios al mismo tiempo:

  • Temblores: es uno de los síntomas más característicos. Se trata de un movimiento rítmico hacia delante y hacia atrás que, además, suele comenzar en las manos.
  • Rigidez: implica una resistencia o rigidez en el movimiento.
  • Bradicinesia: se trata de un retardo y pérdida del movimiento espontáneo y automático. Esta es una de las cuestiones más pesadas para el paciente, que ve cómo tareas rápidas como vestirse comienzan a tomar mucho más tiempo e incluso varias horas.
  • Inestabilidad: los enfermos experimentan un deterioro del equilibrio o de inestabilidad postural. La consecuencia más obvia son las caídas del paciente.
  • Cambios de humor: la depresión y los cambios emocionales son habituales en los pacientes de Parkinson, que pueden empezar a sentir miedo e inseguridad o sentirse desmotivadas en general.
  • Problemas en el habla: aproximadamente el 5% de los pacientes termina experimentando alguna disfunción en el habla como vacilaciones, hablar demasiado rápido o repetir palabras.
  • Problemas para evacuar: el estreñimiento y los problemas urinarios también suelen ser comunes. En el fondo del problema se encuentra el incorrecto funcionamiento del sistema nervioso que regula ambas funciones.
  • Problemas de la piel: la piel facial puede volverse aceitosa y aparecer caspa en el pelo.
  • Problemas de sueño: la dificultad para conciliar el sueño es habitual. Entre los síntomas figuran el sueño intranquilo y las pesadillas y, en algunos casos, accesos de sueño repentino durante el día.
  • Demencia: no es lo más habitual pero el Parkinson puede terminar derivando en demencia y otros problemas cognitivos. Así, surgen problemas de memoria y pensamiento lento e incluso a la hora de hacer juicios de valor.
  • Vahídos y mareos: el Parkinson puede causar hipotensión ortostática, que se caracteriza por vahídos, mareos y pérdida de equilibrio.
  • Fatiga y dolores: muchas personas con la enfermedad de Parkinson sufren fatiga crónica causada por el estrés muscular de la rigidez, los problemas de sueño o la depresión aparejada a esta dolencia. Además, la rigidez también causa dolores articulares y musculares.

La enfermedad de Parkinson no tienen cura, pero sí pueden paliarse sus síntomas o retrasar su aparición a través de medicamentos que aumentan el nivel de dopamina en el cerebro. La levopoda es uno de los más utilizados. También existen tratamientos destinados a reducir los temblores y la rigidez como los anticolienérgicos, así como antidepresivos y similares para tratar los problemas emocionales aparejados a esta dolencia.

Imagen © DOC RABE Media – Fotolia.com

Pasamos en el trabajo tanto o más tiempo como el que dedicamos al ocio y a nuestra familia. Precisamente por eso es importante que la oficina no se convierta en un lugar de desasosiego ni que el empleo sea motivo de infelicidad. Decirlo es más fácil que hacerlo, pero ser feliz en el trabajo es posible.

Consejos para ser feliz en el trabajo

Con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo que desde 2003 la Organización Internacional del Trabajo celebra todos los 28 de abril, queremos  ofreceros 10 pautas para lograr la felicidad en el trabajo y que cada domingo por la noche no estemos lamentándonos de que el lunes empieza una nueva semana laboral.

  1. Trabaja en lo que te gusta: tan evidente como práctico. Si desarrollas tareas que no te llenan o que directamente odias, será muy complicado que te sientas satisfecho. Si este es tu caso, analiza la situación y plantea un posible cambio en tu carrera profesional. Y si este no es posible por cuestiones económicas o personales, sigue leyendo y encontrarás pautas para lograr la felicidad pese a todo.
  1. No trabajes de más: alargar las jornadas de forma sistemática no es positivo y, además de servir como germen para convertirte en un workholic o adicto al trabajo, hace que pierdas el balance de tu vida. Si dedicas demasiadas horas al trabajo, las estarás restando de otras actividades y esto puede hacerte infeliz.
  1. No te compares con el resto: es una tendencia natural el buscar puntos de comparación, pero no por eso es útil ni positivo. Tienes una serie de fortalezas y debilidades que te hacen único y es en ellas en la que debes centrarte, no en tu desempeño en relación al resto de compañeros.
  1. Sé más comunicativo: el ser humano necesita relacionarse y aunque a la oficina se va a trabajar, esto no implica que deba reinar un ambiente de silencio. Habla con tus compañeros, jefes o subordinados. Esta es, además, la mejor forma de crear un ambiente laboral positivo que ayude a sacar adelante las tareas.
  1. Haz ejercicio: esto te ayudará a ser feliz no sólo en la oficina, sino también fuera de ella. El deporte ayuda a liberar tensiones y dejar atrás el estrés.
  1. No te lleves el trabajo a casa: de forma puntual puede que debas continuar una tarea concreta en casa, pero no dejes que esto se convierta en algo habitual. Es importante marcar las diferencias entre los distintos elementos que forman parte de nuestra vida.
  1. Prioriza y ordena tus tareas: uno de los elementos que más inciden en la felicidad laboral es el sentimiento de sentirse útil y de estar progresando. El caos es, en este sentido, un elemento a evitar. Establece tareas y objetivos concretos que puedas ir cumpliendo y saber así que vas avanzando en tus quehaceres.
  1. Deja atrás el pasado y piensa en soluciones: cuanto más tiempo lleves en la empresa más posible será que hayas sufrido algún tipo de afrenta, por pequeña que sea, o que hayas disentido de determinadas decisiones de tus superiores. Centrarse en el pasado no sirve de nada si no es para aprender de él, piensa en el futuro y piensan en los retos enfocándote en la solución y no en el problema.
  1. Se optimista y sonríe: el optimismo es una de las mejores recetas para ser feliz, como también lo es la sonrisa. Tendemos a pensar que la risa es consecuencia de la felicidad, cuando en realidad forma parte del ciclo de la misma y es un elemento que ayuda a ser feliz.
  1. No te quejes tanto: es difícil de conseguir pero no imposible. Estar en constante guerra con el trabajo y quejarnos continuamente del mismo nos hará entrar en un ciclo negativo del que a veces es complicado salir. Esto no quiere decir que debamos aceptar o asentir ante una situación en la que estamos en desacuerdo, ni mucho menos. Trata de mejorar lo que esté en tu mano, desestima las cuestiones que escapan a tu control e intenta avanzar sin pensar en que el resto no lo hacen o no actúan como a ti te gustaría.

Y, por supuesto, apóyate en la familia y amigos, pues no encontrarás mejor aliado para olvidar los malos momentos laborales.

Y vosotros ¿Sois felices en el trabajo?

Imagen © Robert Kneschke – Fotolia.com

El Día Mundial de la Bicicleta sirve, entre otras cosas, para concienciar a la población sobre las bondades de este medio de transporte. En un mundo donde el coche ha ido ganando peso como alternativa para los desplazamientos, la bicicleta se postula como una alternativa más sana y ecológica. Además, a diferencia del automóvil, se trata de un vehículo al alcance de todo el mundo, que no requiere grandes inversiones en infraestructura vial y que no genera desigualdad –no todos pueden permitirse mantener un auto- ni separa ni individualiza a las personas.

Beneficios que tiene para la salud el uso de la bicicleta

A las ventajas sociales hay que sumar los beneficios para la salud que otorga el montar en bicicleta. Éstos empiezan por ayudar a fortalecer los músculos y mejorar el tono físico general, pero no son ni mucho menos los únicos:

  • Mejora nuestra mente: hacer deporte tiene un efecto positivo sobre nuestra mente, pues libera endorfinas que nos hacen sentir euforia. Además, está demostrado que las personas que ‘pedalean’ a diario padecen menos depresiones.
  • Mejora cardiovascular: montar en bicicleta mejora nuestra capacidad cardiovascular y reduce en un 50% el riesgo de infarto según el estudio Cicling&Helath llevado a cabo por el doctor Igno Froböse, responsable del Centro de la Salud de la Universidad Alemana del Deporte.
  • Previene el dolor de espalda: cuando montamos en bicicleta de forma correcta, con el torso ligeramente inclinado, ponemos en tensión la musculatura de la escalada, que se obligada a estabilizar el tronco. Dicho de otra forma, nuestra espalda trabaja aun cuando no lo notemos, lo que ayuda a que esté en mejor estado y que se produzcan determinadas lesiones y dolores relacionadas con la falta de actividad. Además, previene la aparición de hernias discales.
  • Las rodillas no sufren: estamos ante uno de los deportes menos agresivos para las rodillas, especialmente cuando se compara a otras actividades como el running. Al final, entre el 70 y 80% del peso del cuerpo recae sobre el sillín, lo que libera de mucho trabajo a las articulaciones.
  • Baja incidencia de lesiones: si se compara con otras actividades como correr, jugar al fútbol o al baloncesto, la tasa de lesiones de quienes practican ciclismo es mucho menor.
  • Mejora el sistema inmunológico: en realidad esto es algo que sucede al hacer deporte. En la bicicleta, el pedaleo activa los fagocitos, que son los encargados de destruir bacterias y células cancerígenas. Eso sí, no debemos perder de vista que los esfuerzos moderados mejorarán nuestro sistema inmune, pero los intensos lo debilitarán.
  • Libera tensiones: también ocurre con cualquier tipo de ejercicio. Una de las ventajas del deporte es que libera endorfinas que nos ayudan a sentirnos mejor y ahuyentar el estrés.
  • Reduce el colesterol del malo.

 

El informe desglosa, además, el tiempo que debemos dedicar al pedaleo para poder disfrutar de cada uno de estos beneficios. En apenas 10 minutos ya notaremos una mejora articular y si aumentamos la sesión de entrenamiento hasta los 20 disfrutaremos de un refuerzo del sistema inmunitario. En media hora comenzará ya a  mejorar el nivel cardiovascular y en 40 minutos aumentará nuestra capacidad respiratoria. Si decidimos ampliar la sesión hasta los 50 minutos conseguiremos acelerar el metabolismo y a partir de una hora estaremos ayudando a entrar en un estado de bienestar general, combatir el estrés y a perder peso.

 

La siguiente infografía recoge varios de éstos beneficios:

beneficios bicicleta

Y desde el Ayuntamiento de Sevilla nos llegan dos imágenes que resumen los beneficios físicos concretos de pedalear.

 

bicicleta

bicicleta2

Y vosotros ¿Cuándo fue la última vez que montasteis en bicicleta?

Imagen © LoloStock – Fotolia.com

El 2 de abril se celebra el Día Mundial de concienciación sobre el Autismo o World Autism Awareness Day, cuyo objetivo es el de explicar en qué consiste esta enfermedad que afecta a cerca de uno de cada 150 niños.

Cómo percibe el mundo una persona con autismo

El autismo es un trastorno “trastorno en el neurodesarrollo de competencias sociales, comunicativas, lingüísticas y de las habilidades de simbolización y flexibilidad”, en palabras de la Asociación de padres de personas con autismo (APNA).

Desde la Confederación Autismo España señalan que existen diferentes grados de autismo y que en realidad se trata de un conjunto de alteraciones semejantes  pero que pueden presentarse en grado y forma distinta. De hecho, por eso mismo se habla de espectro autista o trastorno de efecto autista, que englobaría tres tipos de trastornos:

  • Trastorno en las capacidades de reconocimiento social.
  • Trastorno en las capacidades de comunicación social.
  • Uso de patrones repetitivos de actividad, tendencia a la rutina y dificultades en imaginación social.

Un niño con autismo percibe la realidad de forma diferente y, dependiendo del grado y el trastorno concreto, tenderá a fijarse en detalles diferentes. De esta forma, habrá quienes pongan más énfasis en olores, sonidos o elementos visuales. El problema para las personas con autismo surge a la hora de integrar toda esta información sensorial dentro de un conjunto y, sobre todo, discernir la que es relevante de aquella que no lo es.

El siguiente vídeo es una de las mejores representaciones de cómo ve el mundo una persona con autismo. La animación es obra de Eliuk Blau, un programador informático con Síndrome de Asperger, que ha narrado la experiencia a través de Youtube:


 

El vídeo es suficientemente emotivo y sirve para hacernos una idea de la dificultad de una persona con autismo para integrar los diferentes elementos de su entorno y ver la realidad en su conjunto. Precisamente por eso, hay que ayudarles a entender su entorno, a no angustiarse, ya que les transmitimos nuestro nerviosismo y hablarles poco y de forma pausada.

Imagen © freshidea – Fotolia.com

Si en algo coinciden la mayoría de personas que hacen deporte, especialmente las que se dedican a correr y a montar en bicicleta, es que les gusta medir su esfuerzo y ser conscientes de su progreso. Existen diferentes fórmulas para calibrar el trabajo físico, desde el ritmo cardiaco hasta el tiempo de entrenamiento pasando por la distancia recorrida, la orografía o la velocidad.

Aplicaciones móviles para practicar deporte

Hoy en día es posible obtener todos estos datos y alguno más sólo con llevar nuestro móvil a hacer deporte.  Y todo gracias a las diferentes aplicaciones móviles especializadas en el deporte. Esta es nuestra selección:

Runtastic

Su propio nombre ya deja claro que nació enfocada al running, pero también funciona con otros muchos deportes, desde bicicleta, ciclismo de montaña, senderismo, patinaje, surfing, esquí acuático o kayac, entre otras.

Esta herramienta mide a través de GPS la distancia y velocidad media, pero además nos indica vía GPS la distancia en cada kilómetro y el recorrido exacto, así como la pendiente media.

Nike Training club

Una buena herramienta para plantearse retos físicos. La herramienta crea sesiones de entrenamiento seleccionando ejercicios de su base de datos que incluye más de 100 actividades diferentes. El tiempo de las sesiones también es personalizable y se puede elegir entre 15, 30 y 45 minutos. El programa nos guiará durante la sesión a través de audio y vídeo.

La ventaja de esta aplicación es que las sesiones de entrenamiento que plantea no necesitan prácticamente equipo ni material más allá de ropa deportiva y unas zapatillas.

Moves

Esta aplicación no está tan orientada al deporte como a la actividad diaria. La herramienta registra nuestro movimiento durante el día, así como los kilómetros que hemos andado e incluso el tiempo que invertimos en el transporte urbano en lugar de caminar.

En definitiva, esta herramienta te hará ver tus pautas de comportamiento cotidianas.

Training Peaks

Una herramienta más enfocada al ciclismo y que se basa en los principios de Joel Friel y su libro “La Biblia del entrenamiento del ciclista”. Recoge diferentes datos de los entrenamientos y permite establecer planes concretos, previo pago por su descarga. En definitiva, un entrenador virtual de lo más completo para ciclista.

Endomondo

Una aplicación que sirve para registrar la actividad física que realizamos al hacer deporte.  Su funcionamiento es muy sencillo. Basta con iniciar la actividad y podremos ver la distancia, velocidad y hora del entrenamiento, así como personalizar algunas opciones y datos adicionales, muchos de ellos de pago.

Endomondo ha creado, además, una comunidad social en torno a la app donde se puede desafiar al resto de usuarios estableciendo retos entre los seguidores.

Y vosotros ¿Qué fórmula utilizáis para medir vuestro ejercicio físico?

El estrés se ha convertido en uno de los grandes males de nuestra sociedad. En España el Global Workforce Study, elaborado por la consultora Towers Watson, desvela que los españoles figuran entre los europeos más estresados. La situación económica hace que un 49% de los trabajadores asegure sentir una excesiva presión laboral.

Consejos, actitudes y rutinas para combatir el estrés

El problema es que el estrés ha llegado para quedarse y resulta difícil imaginar que en un futuro cercano los niveles de presión social vayan a disminuir. En este entorno a los trabajadores les toca aprender a lidiar con el estrés y conseguir llevarlo de la mejor forma posible. Por fortuna, existen diferentes técnicas que ayudarán a combatirlo de forma efectiva.

En muchos casos se trata de combatir directamente algunos de los síntomas del estrés o los problemas que éste causa en acciones tan cotidianas como el dormir. De hecho, dedicar suficiente tiempo al sueño es uno de los primeros consejos. Si sabemos que es recomendable dormir entre siete y nueve horas diarias, apliquemos ‘el cuento’ y pongámonos el sueño como una obligación terapéutica. Una persona bien descansada sufrirá menos estrés.

Una alimentación sana y equilibrada que aporte todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita también será de gran ayuda. No hay que olvidar que un organismo fuerte soportará mejor la carga física que implica estar estresado. En esta misma línea practicar deporte es otro de los métodos anti estrés clásicos. No sólo estarás liberando tensiones al hacer deporte, sino que la práctica deportiva libera endorfinas que te harán sentir bien, además de fortalecer el cuerpo y suponer, a nivel mental, la consecución de ciertos objetivos habituales en la vida de las personas como estar en forma o tener un buen aspecto físico.

Los ejercicios de relajación e incluso técnicas más complejas como el Yoga servirán para aliviar los niveles de estrés y, sobre todo, nos proveerán de herramientas con las que combatir la aparición de los ataques de ansiedad. Una respiración consciente a tiempo servirá para despejar nuestra mente y dejar atrás los malos pensamientos que crean estrés.

Y es que más allá de cuestiones físicas, el estrés no deja de ser también un estado mental y como tal puede y debe afrontarse. No es fácil salir de la espiral que crea el estrés, pues puede sumergirnos en un estado de parálisis mental y negativismo. Para no caer en él debemos afrontar los problemas que surjan con optimismo, no pensar de forma negativa y centrarnos en las soluciones más que en los problemas. Del mismo modo, conviene no preocuparse más de la cuenta por los factores de nuestra vida que están fuera de nuestro control y, sobre todo, no anticipar de forma sistemática finales negativos para nuestras empresas.

Una buena técnica para combatir el estrés es implantar una buena organización de tareas y tiempos en nuestra vida. En el trabajo esto puede pasar por establecer una serie de prioridades y objetivos que iremos cumpliendo, lo que nos ofrecerá una sensación de que, efectivamente, vamos avanzando y calmará los niveles de estrés.

Y para terminar, nada con dos infografías que resumen algunas posturas y ejercicios que podemos practicar pare reducir los niveles de estrés.

rutina antiestres

rutina antiestres 2

 

Y vosotros ¿Qué estrategias seguís para mantener el estrés a raya?

Imagen © alphaspirit – Fotolia.com