Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

El cáncer es una enfermedad tan común que no sorprende que muchas familias tengan algunos miembros que padezcan el mismo cáncer.

Esto puede deberse, en algunos casos, a que el cáncer sea causado por un gen anormal que se trasmite de una generación a otra. Entre el  5 y  10 por ciento de todos los casos de cáncer son hereditarios.

En la actualidad se está investigando qué genes están implicados en el desarrollo de ciertos tumores lo que permite, a través de estudios genéticos, determinar si una persona de una familia con antecedentes puede desarrollar o evitar la enfermedad.

La Dra. Consuelo Prieto, responsable médico de Néctar, Seguros de salud afirma: “Los estudios genéticos proporcionan información muy valiosa para toda la familia y permiten realizar un seguimiento adecuado de cada miembro en función de los resultados, tomar medidas de diagnóstico precoz y de prevención, si procede “

Algunos cánceres hereditarios pueden prevenirse. Por ejemplo, el cáncer de colon, tercer tumor más frecuente en varones y segundo en mujeres, y el cáncer de mama que, considerando a ambos sexos, es el tipo de cáncer más frecuente. En ambos casos las pruebas genéticas pueden ayudar a saber si tenemos posibilidades de padecer la enfermedad o no. De esta forma, las revisiones médicas y un diagnóstico precoz pueden evitar complicaciones mayores y la oportunidad de curarlo.

Este tipo de pruebas genéticas suelen realizarse a partir de una muestra de sangre. En el caso de cáncer de colon a través del Test de la Septina, que es el gen que interviene en los procesos de división celular, por lo que en fases muy tempranas de la enfermedad ya se puede detectar en sangre. La supervivencia del cáncer de colon depende del estado en el momento del diagnóstico. Por eso, la detección precoz es fundamental. Cuando se detecta a tiempo, el cáncer de colon muestra tasas de supervivencia del 90%.

En el caso del cáncer de mama,  el Test genético de Cáncer de mama determina si una mujer presenta una mutación en el gen BRCA 1 y 2 por lo que tiene una mayor probabilidad de desarrollarlo. Por ello debería utilizar métodos de seguimiento para detectar precozmente el cáncer y así poder tratarlo más fácilmente.

¿Quién debería plantearse hacerse los test genéticos para prevenir posibles riesgos de cáncer?

Las características de los antecedentes médicos personales o familiares de una persona, especialmente si están combinados, que pueden sugerir un síndrome hereditario de cáncer son:

  • Cáncer que fue diagnosticado a una edad extraordinariamente joven
  • Varios tipos de cáncer que se han presentado independientemente en la misma persona
  • Cáncer que se ha formado en ambos órganos de un conjunto de órganos pares, como en ambos riñones o en ambos senos
  • Varios parientes consanguíneos que tienen el mismo tipo de cáncer (por ejemplo, la madre, la hija y las hermanas con cáncer de seno)
  • Casos extraordinarios de un tipo específico de cáncer (por ejemplo, cáncer de seno en un hombre)
  • La presencia de defectos congénitos, como ciertos tumores benignos (no cancerosos) de piel o anomalías óseas, que se sabe están asociadas con síndromes hereditarios de cáncer
  • Pertenecer a un grupo racial o étnico que se sabe tiene una posibilidad de padecer cierto síndrome hereditario de cáncer y de tener también una característica o más de las indicadas arriba

En relación a todo esto, la Dra. Consuelo Prieto valora: “Cualquier avance que ayude a prevenir y a detectar tempranamente un cáncer, es un éxito. Sin embargo, aún quedan mucho por descifrar y el esfuerzo de la comunidad científica es encontrar cualquier hallazgo positivo que aporte una nueva perspectiva de interés para el diagnóstico y curación del cáncer”.

La práctica de la actividad física y del deporte en edades tempranas es de gran importancia para el buen desarrollo del niño. La educación física y el deporte desarrollan capacidades como la percepción espacial, la percepción espacio-temporal, la coordinación ojo-muscular. Es muy importante que como padres estimulemos a nuestros hijos incluso desde que nacen para ir desarrollando sus habilidades. Little Boy With a Soccer Ball - Isolated   Los niños que se mantienen activos tendrán:

  • Músculos y huesos más fuertes
  • Un cuerpo más delgado, ya que el ejercicio ayuda a controlar la grasa en el cuerpo
  • Menos probabilidades de tener sobrepeso
  • Menor riesgo de tener diabetes tipo 2
  • Presión arterial y niveles de colesterol en sangre probablemente más bajos
  • Una mejor actitud ante la vida
  • Mayor desarrollo del cerebro.
  • Mejor coordinación

A medida que los niños pasan más tiempo viendo la televisión, le dedican menos tiempo a correr y jugar. Los padres deben limitarles el tiempo frente a la televisión, los videojuegos y el ordenador, y deben poner un buen ejemplo siendo activos también. Hacer ejercicio juntos puede ser divertido para todos. Los deportes de competencia pueden ayudar a que los niños tengan una buena condición física. Caminar o ir en bicicleta, bailar, jugar a los bolos y practicar yoga son otras formas de ejercicio para los niños. Combinar la actividad física regular con una dieta saludable es fundamental para lograr un estilo de vida saludable. No debemos pensar que el ejercicio es solo para los niños más mayores. El ejercicio es necesario desde el principio  pero como  tienen una atención reducida, esto condiciona el que puedan realizar cualquier actividad en forma prolongada y repetitiva, de manera que hay que hacer ejercicios cortos  si no pronto se aburrirán y llevarán su atención hacia otra situación u objeto.

Después de tanto tiempo de vacaciones, padres e hijos necesitan un tiempo para adaptarse a la nueva rutina que se acerca: horarios, obligaciones…

La vuelta al cole

Aquí os dejamos unos consejos para afrontar la vuelta al cole de la mejor manera, tanto para padres, como para niñ@s:

  •  La motivación, lo más importante: es recomendable hacerlo durante todo el verano, no solo cuando se acerca la temida vuelta. Hay que hablarles de manera optimista y entusiasta sobre los nuevos profesores, las nuevas asignaturas… para que el niño comience el colegio con muchas ganas.
  • Comenzar con las rutinas de sueño y comidas unas semanas antes del comienzo de las clases: Durante los meses de verano, los niños se acuestan más tarde, cambian su horario de comidas… lo cual es normal. Por eso es importante que dos o tres semanas antes del comienzo del curso el niño se vaya acostumbrando a madrugar sobre todo para que el primer día de clase no sea un suplicio para ellos.
  • Recordemos: Si bien es cierto que el repaso deberían haberlo hecho durante el verano, recomendamos empezar con una pequeña rutina de ejercicios para que hagan memoria y no lleguen al colegio con todo olvidado. Existen aplicaciones móviles que pueden hacer de esta actividad algo divertido. Una de ellas es Agnitu
    s,
    ideal para iniciarlos en las matemáticas porque las lecciones de Pitágoras están tan escondidas detrás de los dibujitos que aprenden sin darse cuenta. O My Big World, totalmente visual, con montones de videos, puzles y juegos de geografía y cultura mundial para satisfacer su curiosidad más internacional.
  • Preparar el material antes de empezar: Haz que vayan a recoger los libros contigo, que te ayuden a forrarlos, a ponerles el nombre… A ellos les encanta llegar con todo preparado el primer día de clase.
  • No dejar de hacer lo que les gusta por ir al colegio: ¿Por qué si iban al parque todos los días van a dejar de hacerlo de un día para otro? Es importante que no dejen de hacer lo que les gusta de repente. Si el tiempo acompaña y como seguro que no tienen deberes hasta más adelante, hay que inte
    ntar que lo sigan haciendo al menos 2 veces por semana para que el cambio no sea tan brusco.
  • Elegir juntos las actividades extraescolares: Debe ser el niño el que diga qué prefiere hacer. No podemos imponerles lo que nosotros creamos mejor porque serán ellos los que pasen 3 horas a la semana en la clase. Podemos aconsejarles, pero que ellos decidan que prefieren hacer.

 

Acompañarles en el primer día también es importante para que se sientan apoyados.

Estos son algunos de los consejos que os damos para hacer la vuelta al cole más amena. Sin embargo, son los padres los que saben cómo afronta su hijo estos días y los que deben animarle y apoyarle más que nunca para que la vuelta al cole se convierta en algo divertido.

 

Es más común para todos oír hablar de la cuesta de enero y lo difícil que es recuperarse de los gastos excesivos que realizamos en Navidad. Sin embargo, existe una cuesta aún peor que es la de septiembre. Después del verano quizá hemos gastado más de la cuenta, si a esto le sumamos la temible vuelta al cole, el mes de septiembre se convierte en uno de los meses más difíciles del año.

Family of four people walking a dog in park.

Pero no hay que desesperarse. Nosotros os damos unos consejos para que la cuesta sea un poquito menos empinada:

  1. Compraventa de libros de texto: ¿Es necesario que los libros de tu hijo sean nuevos? Entendemos que a los más pequeños les gusta mucho estrenar, pero con la compra de libros de segunda mano de los libros de texto, puedes ahorrarte hasta 100 € por niño en cada curso escolar. Así que no lo dudes y visita tiendas de libros de segunda mano.
  2. Puede parecer una tontería, sin embargo, está demostrado que mantener hábitos saludables también constituye una manera de ahorrar. Septiembre puede ser un buen mes para plantearse cuestiones como dejar de fumar, o reducir el consumo de alcohol o excitantes, además de ganar en salud vamos a ganar desde luego en la reducción de gasto.
  3. Planifica las comidas: Parece una tontería, pero no es lo mismo ir a la compra con un menú semanal que sin saber lo que vas a comer. De esta última manera, compras solo lo que necesitas y no terminas cogiendo alimentos que no sabes cómo combinarlos.
  4. El mes de las promociones: La vuelta al cole no sólo supone una campaña comercial notable alrededor de cuestiones como libros, ropa o material escolar, realmente en septiembre se multiplican las ofertas y promociones en todos los segmentos, incluyendo por supuesto cuestiones como la alimentación.Debiéramos fijarnos en todas las ofertas y promociones y aprovecharlas, también, suele ser un mes en el que (aunque no de manera tan extendida) se revisan los precios de las marcas blancas, con lo cual se amplía el espectro de promociones al que podemos acudir.
  5. Apuesta por el transporte público: Llenar el depósito del coche sale muy caro, y todavía más si se utiliza en la ciudad para realizar todos los trayectos. A ello hay que añadir la tensión que generan los atascos, el gasto en parquímetro… Si se puede, conviene emplear el transporte público. Ahorrarás tiempo y dinero.

 Esperamos que estos consejos te ayuden a que la ‘cuesta de septiembre’ sea menos cuesta. ¡Te animamos a que los pongas en marcha lo antes posible!

 

Vitaminas, minerales, fibra y, sobre todo, mucha agua. La ensalada de frutas posee numerosas propiedades beneficiosas para el organismo, pero, además, es ideal para satisfacer las necesidades de hidratación del organismo que surgen en verano. Además, el proceso de su elaboración puede ser una excusa para pasar un agradable rato en familia durante las vacaciones.

Cocinar con niños: macedonia

En pleno verano, con el termómetro disparado, el organismo tiene unas necesidades nutricionales especiales, sobre todo en lo que se refiere a la hidratación. Estas condiciones climatológicas, en ocasiones realmente hostiles para el cuerpo humano, suponen un incremento de la demanda de líquidos. Obviamente, la fuente principal para la ingesta de éstos es el agua (recordemos entre dos litros y dos litros y medio al día, incluso aunque no se tenga sensación de sed), pero la hidratación no sólo se obtiene del llamado líquido elemento, ya que existe una vía alternativa para su consumo. Esta fuente secundaria se halla en los alimentos, que pueden aportar una porción considerable de los dos litros o dos litros y medio citados, que, dependiendo del tamaño del recipiente, pueden suponer entre seis y ocho vasos de agua por jornada.

En este sentido, la fruta es una de las referencias principales junto a las hortalizas frescas, los vegetales, las legumbres y el pescado azul. Por ello, desde aquí recomendamos todo un clásico: la macedonia. Las ventajas del consumo de frutas son muchas y conocidas, sin embargo, conviene recordarlas someramente. Las principales son las siguientes:

  • Contienen vitamina C y B, provitamina A, nutrientes de acción antioxidante y betacaroteno.
  • Son ricas en minerales, en especial el potasio, imprescindible para el sistema nervioso. Contienen también magnesio, que ayuda a mejorar el funcionamiento intestinal.
  • Tienen abundancia de fibra, especialmente en la piel o la cáscara.
  • Poseen propiedades y beneficios antioxidantes, que ayudan a retrasar el deterioro de los tejidos orgánicos y previenen la aparición del cáncer a la vez que retrasan el envejecimiento.
  • Como ya se ha indicado, y en este caso es lo que más nos interesa, tienen un elevado contenido en agua, lo que les confiere un alto valor y poder depurativo.

Teniendo en cuentas estas propiedades, pasemos a una serie de pautas sencillas para elaborar el postre más socorrido del verano, ya que la combinación de frutas es prácticamente ilimitada y dependerá del gusto de cada cual.

En primer lugar, habrá que cortar la fruta en trozos de un tamaño aproximado. Si hay fruta con pepitas o huesos, se retirarán antes de añadir la fruta al bol. Después, añadir zumo de un limón, que ayudará a que la fruta no se oxide, potenciará el sabor de la fruta y evitará la pérdida de vitaminas. Si no contamos zumo de limón, las frutas más ácidas (kiwis, piña, naranjas, etc.) deberán colocarse al final.

Para hacer una macedonia más atractiva para los niños, podemos cortar la fruta ayudándonos de cortadores de galletas, así les podremos dar forma de animales, de corazón o siluetas geométricas. La fruta también puede servirse pinchada en brochetas de madera.

Por otra parte, si se pretende una macedonia muy dulce, bastará con poner azúcar encima de la fruta cortada y dejarla macerar a temperatura ambiente. Otra opción es añadir lácteos a la macedonia: nata líquida con un chorrito de vainilla, leche de coco o yogur líquido. Asimismo, para realzar el sabor de las macedonias pueden añadirse hierbas aromáticas. Menta y albahaca, por ejemplo, son dos hierbas que complementan perfectamente el sabor frutal y le dan un toque exótico a la macedonia. También podrá agregarse helado o queso light batido si se desea una ensalada de frutas sin azúcar.

Finalmente, también hay que subrayar que, más allá de las ventajas nutritivas y de la capacidad para hidratar de la ensalada de frutas, el proceso de elaboración de la misma puede ser una buena excusa para pasar un rato con los críos, en familia, y que hagan sus pinitos, aunque elementales en el mundo de la cocina.

¡Buen provecho!

Imagen de Flickr por juantiagues

¿Recuperar los dientes y verlos regenerados en un proceso rápido y de bajo coste? Una reciente investigación apunta en esa dirección.

La regeneración de los dientes podría ser posible

La salud de los dientes constituye sin duda uno de esos problemas graves que, además, en caso de no ser bien atendido se arrastrará durante toda la vida. En el peor de los casos se puede incluso perder parte de la dentadura. Sin embargo,de confirmarse en el tiempo el estudio llevado a cabo a finales de la pasada primavera, la regeneración dental podría ser una realidad.

Esto implicaría que los dientes podrían volver a regenerarse y desarrollarse a partir de un tratamiento que, como veremos, no sería en exceso complejo y partiría del uso de un láser.

El experimento realizado por investigadores de la Universidad de Harvard para el que se utilizó como sujetos de estudio a roedores, pretendía encontrar una manera de hacer crecer y regenerar los dientes a través de la activación de las células madre utilizando como herramienta  un láser.

Para el estudio se valió de un haz de láser de baja potencia que activaba las células madre dentales. De esta manera se pretendía activar las células madre y provocar que estas contribuyeran a la formación de la dentina, ese tejido de consistencia similar al hueso que se sitúa por debajo del esmalte de la pieza dental y realmente es la mayor parte de masa en un diente.

Según los investigadores declaraban en la revista Science Tradicional Medicine, en tan sólo cinco minutos de exposición el proceso de curación resultaba iniciarse, pero, más aún, transcurrido un período de tres meses la dentina ya se había formado.

La implicación de que este experimento hecho en roedores pudiera trasladarse a los seres humanos es verdaderamente espectacular y significaría un avance simplemente increíble dentro de la salud dental, ya que, si se consiguiera la regeneración del resto de partes de los dientes como el esmalte, estaríamos ante la sustitución de los tratamientos tradicionales como empastes o prótesis. Más allá, podría incluso aplicarse a procesos de regeneración ósea o de recuperación y cicatrización de heridas.

Sin duda, una de esas noticias interesantes que nos proporciona la ciencia y que hace pensar en un futuro mejor a corto plazo.

Imagen de Flickr por Dr PS Sahana * Kadamtala Howrah

Disfrutar de un día de verano en la montaña practicando senderismo  ya es una actividad verdaderamente potente en sí misma y muy completa para los mayores y los pequeños. Sin embargo, para complementar la actividad, aquí van cinco ideas de juegos que podemos realizar para acompañarla.

5 ideas de juegos en la montaña para entretener a los niños de senderismo

De entrada,las actividades físicas en estos entornos tienen que ser siempre muy controladas. Por ello no vamos a recomendar juegos que supongan la dispersión del grupo, ni tampoco aquellos que tengan que ver con un exceso de esfuerzo físico, ya que esa energía ya la hemos gastado nosotros y los peques durante la marcha.

Organizar la ruta a modo de gyimkana

Esto le puede dar más aliciente al recorrido y, sobre todo, puede hacer que los niños muestren un interés mayor en la actividad. Se trata simplemente de establecer unos puntos en la ruta donde pediremos algunas actividades o pruebas mínimas; recoger un piedra o una flor, responder a una pregunta sobre el trayecto… se puede incluso plantear jugar con puntos con algún premio final.

Un tesoro

Es una de esas actividades que, bien organizadas, funcionan siempre y además son muy divertidas. Para ello hemos debido esconder previamente algún objeto (por ejemplo una tartera en la que hemos dejado unas monedas de chocolate) y al llegar al entorno donde está escondida podemos detener la marcha y contar una historia que motive la búsqueda, para la que podemos dar pistas.

Es el típico juego de buscar el tesoro que, repetimos, bien organizado siempre funciona.

Volar una cometa

Aunque requiere que encontremos un espacio para poder lanzar el vuelo, una cometa siempre proporcionar resultados asegurados en los niños, podemos no sólo lanzar nosotros el vuelo y posteriormente pasar el manejo, sino también tratar de explicar el funcionamiento y enseñarles a lanzarla, lo cual sería ya un éxito total. 

Rally fotográfico

Hoy en día los dispositivos móviles nos permiten realmente usar un montón de funcionalidades entre ellas, por supuesto, las cámaras. Una muy buena idea, teniendo en cuenta al gusto de los niños por la tecnología, es plantearles una especie de rally fotográfico en el que al final del día repasaremos todas fotos las fotos realizadas. Podemos incluso plantearlo como concurso con premios.

Buscar la forma más rara

Uno de los motivos principales por el que realizamos este tipo de actividades es, sin duda, el contacto con la naturaleza de los niños. En este sentido, una actividad divertida puede plantear que durante la ruta los niños busquen una forma rara en la naturaleza, bien una piedra, un árbol, un conjunto de rocas, incluso una nube, podemos perfectamente hacer fotografías de estas formas raras y coleccionarlas, es algo que suele funcionar muy bien con los peques.

Imagen de flickr por Miguel. (respenda)

Evitar un exceso de actividades para los hijos, pero sin dejar de planificarlas; pasar tiempos con ellos, mantener las responsabilidades básicas al tiempo que se descansa y reservar momentos para la pareja, entre las recomendaciones de los expertos.

Cinco consejos para no desesperarse con la familia este verano

Las estadísticas aseguran que la época del año en que más separaciones o divorcios se producen es en el mes de septiembre, tras finalizar las vacaciones de verano. ¿Por qué? Por el aumento de tiempo de convivencia que se registra entre los dos miembros de la pareja. Estas ‘chispas’ que saltan entre los adultos también pueden afectar a los hijos, tanto de forma indirecta como por el roce directo que surge con ellos por la misma razón que en el caso anterior: pasan de estar muchas horas en el colegio o la universidad a quedarse en casa, o en entornos cercanos (playa, piscina, jardín, parque, etc.) durante más tiempo.

Sin embargo, no resulta recomendable estancarse en la visión negativa de este aumento del tiempo de convivencia. Es más, si se saben gestionar, las vacaciones del periodo estival pueden representar una magnífica oportunidad para estrechar lazos e, incluso, limar rencillas surgidas durante el resto del año, no sólo entre los cónyuges sino también con los hijos y entre hermanos.

Las precauciones y pautas que se deben seguir dependerá del número de hijos, de la edad de éstos, de las actividades que se realicen en común, de los posibles destinos elegidos para descansar y, por supuesto, de las particularidades de cada familia.

Desde el Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) ofrecen las siguientes recomendaciones para ‘sobrevivir’ al verano que transcurra en familia:

  1. El verano es un buen momento para aprender a convivir pero sin convertir el tiempo de vacaciones en una carrera a contrarreloj de actividades que no deje tiempo para esta convivencia. Resulta positivo que los niños aprendan a relajarse, ya que durante el curso sufren un exceso de agenda.
  2. A pesar de lo expresado en el punto anterior, aunque estén de vacaciones, deben existir también unas responsabilidades básicas tales como ayudar en casa, acordar agendas o cumplir con unas determinadas horas de sueño. Horarios, alimentación equilibrada e higiene del sueño no deben olvidarse durante estas semanas.
  3. Hay que tener presente que los propios hijos quieren pasar tiempo con los padres, por lo que van a valorar más un momento juntos de ocio que una dinámica continua de actividades. De hecho, diferentes investigaciones ponen en evidencia que “los niños que no reciben la atención suficiente por parte de sus padres o figuras de referencia, tienen más propensión a mostrarse agresivos, a padecer sentimientos de soledad o aburrimiento que no saben gestionar ni llenar con actividades, a nivel personal presentan baja autoestima e inseguridad que pueden afectar tanto a nivel personal como a nivel de bajo rendimiento escolar“. Por ello, para que los niños crezcan emocionalmente deben poder dar y recibir afecto y saber expresar y entender las emociones de los demás. Las vacaciones deben favorecer el aprendizaje de estos modelos y no los momentos de tensión.
  4. Incidiendo en asuntos más prácticos, conviene planificar de antemano algunas actividades de ocio para los niños.
  5. Los padres, como pareja, también deben planear y desarrollar sus momentos de intimidad.

Imagen de Flickr por SergioDJT

Mantener la habitación en unas condiciones adecuadas, relajarse antes de dormir, llevar regularidad en las horas de acostarse y levantarse, complementar el descanso nocturno con una siesta breve, no exponerse a luz (ordenadores, móviles, etc.) en los momentos previos de ir a la cama y evitar el ejercicio físico intenso, como mínimo, tres horas antes de retirarse a descansar, entre las claves.

Consejos para dormir mejor en las noches calurosas de verano

Las cálidas noches de verano se hacen, para muchos, interminables. Dar vueltas en la cama, sufrir el calor y pensar que al día siguiente estarán agotados por la falta de descanso son las actividades que ocupan estas madrugadas que se hacen tan largas. Si bien hay zonas que no se ven afectadas por noches calurosas, la franja cantábrica, por ejemplo, en muchos otros lugares, dormir resulta una misión imposible. O, cuanto menos, una ardua labor.

Como consecuencia, conviene tener en cuenta pequeños trucos y consejos que pueden ayudar a proporcionarnos un número suficiente de horas de sueño, que, cabe recordar, se sitúa en el entorno de las siete u ocho horas en las personas adultas.

Desde la Unidad de Sueño de la Clínica Vistahermosa aportan una serie de pautas para dormir mejor en verano:

  • Asegurarse de tener la habitación con unas condiciones adecuadas de temperatura, humedad, ruidos y de luz. Si es necesario usar tapones para los oídos o un antifaz.
  • Es verano, es comprensible trasnochar de vez en cuando. Si se llega a casa activado y sin sueño, es preferible no acostarse inmediatamente. Hay que relajarse antes (tomarse un vaso de leche o hacer alguna actividad que provoque una relajación natural como, por ejemplo, leer) y luego irse a la cama.
  • Intentar llevar unos horarios lo más regulares posibles, levantándose todos los días a la misma hora aproximadamente y actuar de forma similar en el momento de acostarse.
  • Una siesta de unos veinte minutos es muy recomendable, especialmente si no se llega al mínimo de siete u ocho horas de sueño nocturno antes mencionado. Para que no produzca efectos adversos, hay que insistir en que la duración ideal de la siesta debe quedar entre los diez y los veinte minutos aproximadamente, y siempre sin llegar a superar la media hora. En estos términos puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir un infarto, liberar tensiones y mejorar la concentración. La siesta también implica beneficios desde el punto de vista psicológico. Al ayudar a liberar tensión y estrés, este tiempo de sueño alienta estados de relajación y permite que la mente desconecte y se relaje. Con ese descanso a mitad del día, mejora la respuesta mental del cerebro en todos los frentes. De la misma manera, los reflejos serán más céleres y la capacidad de razonamiento y los pensamientos, también. Algo similar sucederá con la capacidad de concentración, que nos hará estar más predispuestos a realizar actividades que requieran la implicación de todos los sentidos.
  • Recordar que uno de los sincronizadores de nuestro reloj interno es el ejercicio físico. Es recomendable marcarse una rutina diaria de ejercicio, si puede ser al aire libre (con luz) y por la mañana, mejor. Es importante evitar el ejercicio físico intenso en las tres horas previas al sueño, pues es un potente activador que favorece el retraso del sueño.
  • Por la noche hay que intentar exponerse lo mínimo posible a la luz. Hay que tener en cuenta que los ordenadores, el móvil o las tabletas son una fuente de luz potente que hay que evitar en las horas previas a acostarnos.

Imagen de Flickr por Freddy The Boy

Que la playa es un lugar fenomenal para disfrutar en familia no lo discute nadie, aunque también es cierto que no siempre acertamos en las actividades para hacer en común. Aquí van cinco ideas para jugar en la playa con los niños procurando no molestar a los vecinos.

5 ideas de juegos en la playa, que no molesten a los vecinos

Lo cierto es que no vamos a descubrir nada nuevo, se trata de actividades de las de toda la vida, de esas que hemos disfrutado como niños y ahora disfrutaremos como padres y madres. Aunque es verdad que las nuevas tecnologías están cambiando nuestro ocio y también el de los niños, la playa es un escenario ideal para recuperar esos juegos y actividades físicas tan importantes y divertidas de practicar en familia.

Voley en el agua

Sólo necesitamos disponer de un poco de espacio en el agua, para ello elegiremos el momento idóneo, que siempre lo vamos a poder encontrar. Se trata simplemente de, con el agua hasta la cintura de los peques, jugar a una suerte de voleibol en el que los saltos y los chapuzónes son realmente la parte divertida del asunto.

Los míticos castillos de arena

Cubo, rastrillo y pala, y moldes para hacer figuras, son imprescindibles en un día de playa con niños. Los castillos de arena tienen que estar siempre presentes en estos juegos con los niños en la playa. Da igual que seamos más o menos artistas, lo importante es el rato que vamos a pasar a la orilla del mar y el disfrute de la construcción, que probablemente acabemos viendo cómo se lleva el mar.

Pasear y descubrir

Una actividad muy divertida es simplemente pasear por la orilla recogiendo conchas y piedras, las formas con las que el mar devuelve las piedras y las propias formas de las conchas marinas suelen maravillar a los niños y garantizar un paseo muy divertido. Por supuesto, los cubos no sólo tienen la utilidad de ayudarnos a construir el castillo de arena  En estos paseos los podemos utilizar para ir acumulando lo que vayamos recogiendo.

Jugar a pala

Necesitamos un poco de espacio, preferentemente cerca de la orilla con la arena más firme. Sin embargo, al jugar con niños tampoco se trata de un campo enorme de juego, con delimitar un pequeño rectángulo va a ser suficiente. Las palas son uno de esos elementos que parecen anclados en el tiempo en relación al día de disfrute la playa y esto es así porque realmente se trata de una actividad divertida que, además, nos permite en cualquier momento darnos un buen chapuzón y volver a recomenzar la partida.

Volar una cometa

Puede ser la culminación a un día estupendo de playa con los niños. Volar una cometa al atardecer cuando el sol ya empieza a retirarse es una actividad muy divertida además de atractiva y desde luego muy visual. Es toda una experiencia de la que en principio nos podemos hacer cargo los mayores pero que sin duda acabarán gobernando los pequeños.

Imagen de Flickr por Vvillamon