Actividades con niños Dejar de fumar Dietas y alimentacion Madres Niños Ocio y bienestar

Cuando alguien hace lanzamiento de jabalina o realiza una maratón, la coordinación muscular es esencial para conseguir su objetivo. Es decir, no sólo moviendo el brazo para lanzar la jabalina o moviendo las piernas para la realizar la maratón es suficiente. Hay que implicar a un conjunto de músculos de nuestro cuerpo para que se pueda producir la acción. Esto es lo que se llama coordinación muscular, que es la capacidad que tienen los músculos del cuerpo de sincronizarse para realizar ciertas actividades o movimientos.

beneficios_bici

De hecho, lo que produce que los humanos podamos movernos es la activación conjunta de varios músculos, y al repartir ese esfuerzo y las funciones en esos músculos conseguimos el movimiento deseado.

Es cierto que todos realizamos esta activación de músculos y los implicamos en nuestras actividades, pero lo más interesante se ve en la práctica deportiva. Al realizar un deporte vamos aplicando máxima eficacia con mínimo esfuerzo y conseguimos realizar con eficiencia esta ejecución de movimientos. Eso sí, es importante señalar que una persona que no está entrenada y que ejerce tensión en un músculo es capaz de movilizar sólo entre un 50 y un 60% del mismo. Sin embargo, una persona deportista y entrenada es capaz de movilizar hasta casi un 90% de fibra muscular.

La coordinación muscular, en definitiva, sirve para optimizar nuestro rendimiento y para que vayamos adquiriendo más fuerza cada vez. Como decíamos, el resultado de esta coordinación muscular es una acción, como puede ser lanzar la jabalina, pero que ocurre de manera eficiente gracias a la contracción y coordinación de la musculatura necesaria. Si analizamos un poco esto nos daremos cuenta de que en la realización óptima de un ejercicio también están implicados otros procesos no musculares como el sistema nervioso, el cerebelo, el cerebro, el esqueleto, etc.

baloncesto

Pero, la pregunta más importante es: ¿cómo se produce el proceso de coordinación muscular?, ¿cuál es la secuencia? Todo empieza en el cerebelo. Esta parte es la encargada de regular la información que el cuerpo le transmite y, posteriormente, la coordina con estímulos que proceden del cerebro. Una vez esto ocurre nosotros, los seres humanos, somos capaces de realizar el movimiento o movimientos de manera precisa.

Cuando hay problemas en la coordinación muscular o de movimiento se habla de ataxia, que es la descoordinación en el movimiento. Es solo un síntoma, no una enfermedad en sí misma, y puede estar causado por distintos condicionantes médicos y neurológicos.

Combatir el colesterol tras los excesos navideños se convierte para muchos en una prioridad y, aunque siempre hay que contar la ayuda de un profesional, una dieta sana y equilibrada puede ser de gran ayuda.

¿Qué dieta es la más indicada para combatir el colesterol?

Para que nuestra dieta anti-colesterol sea efectiva tienen que abundar los alimentos ricos en fibra. Harinas integrales, legumbres, frutas y verduras… todos ellos nos ayudan a eliminar las grasas, mejoran la digestión y además están llenos de pectinas, una sustancia neutra enemiga del colesterol.

frutas-verduras

Otros viejos conocidos de la lucha contra el colesterol son los ácidos grasos Omega 3, presentes en el aceite de oliva, el salmón o el atún, y los fitoesteroles, que nos ayudan a proteger nuestro sistema cardiovascular, éstos podemos encontrarlos, sobre todo, en vegetales de hoja verde (espinacas, acelgas…).

appetizer-2802_1920

 

Pero ¿Es suficiente con incluir estos alimentos en nuestra dieta? Lamentablemente no, también es importante eliminar ciertos alimentos, muy procesados y ricos en grasa y azúcar, como los helados, embutidos, fritos y salsas.

hamburguesa-patatas

Tras tener clara nuestra dieta anti-colesterol solo nos queda una cosa… ¡Seguirla!

Con media península ibérica en alerta por frío y nieve, hay dos cosas que apetece hacer mucho mucho: o quedarse en casa calentito… ¡o salir a divertirse con alguno de los deportes que en invierno mejor se nos dan!

Hoy vamos a hablar de esa segunda opción. Y es que nos encanta la nieve y poder hacer deporte en ella, ya que creemos que es un aliciente perfecto y que, además, los deportes de nieve presentan las condiciones perfectas para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. Eso sí, lo principal: ¡hay que abrigarse mucho!

ski-nectar

Y a ti… ¿cuál es el que más te gusta?

  1. Esquí

Deporte de nieve por excelencia. Solo necesitas una montaña llena de nieve, ropa adecuada, botas de esquí y dos tablas que se sujetan a esas botas. En España tenemos 31 estaciones de esquí, pero también existen ya hasta las pistas de esquí artificiales, para los que no las tienen a mano.

Dentro del esquí hay varias modalidades: el esquí alpino, por montañas cubiertas de nieve; el esquí de fondo, que se desarrolla en terreno llano; o el esquí de velocidad, un deporte sólo para expertos que consiste en lanzarse desde lo alto de una pendiente y descender cogiendo velocidades de vértigo.

  1. Snowboard

Es un deporte en el que se necesita prácticamente la misma equipación que en el esquí a diferencia de la tabla. En este caso es una sola y más ancha. Ambos pies ban fijados en ella. Es como hacer surf… ¡pero en la nieve!

  1. Mushing

Está considerado como deporte y cada vez está más de moda. Consiste en el uso de perros y esquís. Las razas de perros más usadas son los huskys, salmoyedos, malamutes o groelandeses. Mientras los perros tiran, el deportista esquía detrás de ellos. Es un deporte que requiere mucha preparación y concentración y que, en sus inicios, fue un medio de transporte para moverse por las regiones árticas y antárticas.

  1. Descenso en trineo (bobsleigh)

Otro de los deportes que más está creciendo en los últimos años es el descenso con trineo. El tríneo es un vehículo que tiene cuchillas en lugar de ruedas y que sirve como transporte en medios como la nieve o el hielo. Dentro del descenso en trineo, uno de los deportes más relevantes (al mismo tiempo que impactante) es el bobsleigh. Este deporte consiste en competir a gran velocidad en un trineo ocupado por dos o tres personas y que se desliza por un estrechísimo canal. ¿Qué quién gana? ¡El que antes llegue!

  1. Heliesquí

Y en el último capítulo de deportes de nieve increíble situamos a este… ¡es para quedarse con la boca abierta! Por supuesto este deporte es tan arriesgado que sólo puede ser practicado por verdaderos expertos. Consiste en utilizar un helicóptero para subir a una colina muy alta y descender desde allí. Para la práctica se necesitan unos esquís más anchos y pesados que para el esquí normal. Y mucha preparación física.

Quizá penséis que todo lo “gastro” se nos ha ido de las manos: restaurantes en las alturas, comer a ciegas, algunos chefs que tienen colas en sus locales de varios meses… Pero hay una última revolución que deja loco a todo el mundo: la comida 3D.

Suena muy loco y a ciencia ficción, pero es una realidad. Hay impresoras 3D de alimentos que se están introduciendo, poco a poco, en el mundo gastronómico. Todo empezó con las impresoras 3D que reproducían elementos de plástico u otro material para diferentes aparatos. El salto se dio cuando estas impresoras empezaron a introducir elementos como el azúcar, el chocolate y otros ingredientes para imprimir.

comida-3d

El resultado es que hoy hay impresoras 3D alrededor del mundo imprimiendo hamburguesas, pasta o dulces. El funcionamiento, en realidad, es como si se tratara de un robot de cocina o una manga pastelera pero con una gran precisión, ya que el alimento se configura antes de ser imprimido y sale tal y como lo hemos diseñado.

El proceso es sencillo: se añade un patrón a la impresora. Se insertan los ingredientes e inicia el proceso de cocción. Poco a poco van siendo moldeados hasta que finaliza todo el proceso y tenemos nuestro plato preparado y listo para comer. Lo mejor de estas impresoras es que se pueden configurar a través de app para móviles, con lo que si estás fuera de casa puedes configurarla para que a la hora de la vuelta tu comida ya esté hecha.

La revolución ha ido tan lejos que ya hay restaurantes en los que la comida se elabora con impresoras 3D. Es el caso de Food Ink, un restaurante pop-up que dará la vuelta al mundo. De Holanda ha pasado a Londres y llegará próximamente a Berlín, París, Barcelona o Tokio. Eso sí, el precio a priori no es nada asequible: 250€ por comensal.

Además, ya hace algún tiempo que en la NASA empezaron a desarrollar este tipo de impresoras para fabricar comida “espacial”. Hoy por hoy, los astronautas pueden diseñarse sus propias pizzas o platos de pasta y comer algo más apetitoso que lo acostumbraban.

No sabemos cómo evolucionará este sector, pero, en cualquier caso, se trata de una gran revolución sin precedentes. De hecho, la impresión 3D es considerada por muchos y muchas como la tercera revolución industrial y ahora… ¡la podemos hasta saborear! Así pues, solo podemos añadir algo más: que aproveche.

31 de diciembre. 12 menos un minuto. En España, la mayoría nos reunimos delante del televisor (o radio, o reloj del Ayuntamiento) con doce uvas. Una por cada campanada. Comerse las 12 dentro del tiempo establecido nos asegura tener un buen año. Y, se cumpla o no, lo cierto es que la mayoría seguimos año tras año la tradición. Algunos, eso sí, no soportan las uvas y las cambian por cosas como aceitunas o chocolate. Lo más importante: ¡no atragantarse!

Tenemos muy bien aprendido qué hacemos los españoles el día de Nochevieja. Pero, ¿qué se hace en el resto del mundo para celebrar el último día del año y dar la bienvenida al nuevo?

reloj-año-nuevo

En Italia, el día 31 de diciembre, no puede faltar un plato de lentejas en la mesa. Los romanos creían que esta legumbre simbolizaba la riqueza y, de aquella creencia, esta tradición. Para los italianos, cuantas más comas, mejor año (en el aspecto económico) tendrás.

En otro país europeo, Dinamarca, no se comen lentejas ni uvas. Allí, después de cenar, se rompe la vajilla. Es una tradición muy antigua y lo cierto es que ya ha caído un poco en desuso, quizá por lo poco práctico. Lo cierto es que los daneses creen que hay que romper los platos tras la cena de Nochevieja para tener buena suerte el próximo año. De hecho, la tradición decía que había que romper la vajilla… ¡contra la puerta de los seres queridos!

Otra de las tradiciones en uno de los países de nuestro continente, Reino Unido, es el ‘First Footing’. Consiste en ser el primero en llegar a las casas de familiares y amigos nada más pasar las campanadas de medianoche. Solo el primero en entrar en las casas tras las 12 será quien traiga la buena suerte para el nuevo año.

Si cruzamos el charco, en Estados Unidos, encontramos el lado más romántico de la Nochevieja. En el país norteamericano existe la creencia de que hay que dar un beso justo después de las doce del día 31. Si no lo haces, tendrás un año de mala suerte y mucha soledad. De hecho, se le llama el Beso de Año Nuevo.

beso-año-nuevo

También en el continente americano, pero en otros países como Puerto Rico o Uruguay, hay otra tradición de Nochevieja: tirar un cubo de agua por la ventana. Con él, se supone que se lanzan las malas vibraciones del hogar y se purifica la energía para recibir el nuevo año.

Hay otra tradición curiosa en toda América del Sur, aunque no se ponen de acuerdo entre países. Mientras aquí creemos que hay que llevar ropa interior roja el día de Nochevieja, en países como Argentina la ropa interior debe ser rosa, en Colombia y Perú amarilla y en México se decide en función de qué sea lo que desees para el próximo año: amarilla para el dinero, roja para el amor, etc.

En el otro lado del mundo, en Filipinas, eligen los lunares o topos para vestirse el último día del año. Camisas de lunares, vestidos de lunares, calcetines de lunares… ¿Por qué? Según ellos los lunares tienen relación directa con la felicidad. Y la verdad es que no nos extraña nada… ¡Qué se lo digan a una sevillana en la feria de Abril!

Mañana del 6 de enero. Miles de casas españolas se llenan de niños y niñas que corretean a la búsqueda de los regalos que han dejado los Reyes Magos para ellos. Pero, antes de que ese momento llegue, es muy común que, cuando se van acercando estas fechas, los padres, abuelos o tíos se hagan una pregunta: ¿cuántos regalos hay que hacerles a los pequeños?

niños-regalos-nectar

Los expertos aseguran que regalar demasiados regalos no es lo adecuado. Que los niños reciban todo lo que pidan puede ser contraproducente: aunque les satisfaga encontrar los regalos que quieren, pueden entender que todo es “fácil” y, de esta manera, resultar insatisfechos en otras ocasiones, cuando no obtienen lo que desean.

Pero, claro, sabemos que los pequeños, en sus peticiones, suelen ser insaciables: “me pido esto”, “y esto”, “y aquello también”. Suelen pedir el catálogo de juguetes que tengan a mano. Al completo. Entonces… ¿qué podemos hacer? La respuesta es clara y bastante sencilla (a priori): hay que establecer límites. Durante todo el año hay que enseñarles a nuestros hijos el valor de las cosas. Que aprendan que los regalos no pueden ser caprichos y, sobre todo, que entiendan su valor y los aprecien en su medida.

Visto así, las Navidades pueden ser una ocasión perfecta para inculcar esos valores que tanto queremos dejar impregnados en nuestros hijos. Es decir, los padres deberemos anticiparnos al día de los regalos y tener una (o varias, esto dependerá) conversación con nuestros hijos en la que les transmitamos el valor de un regalo y la necesidad de poder un límite a lo que vamos a pedir.

Del mismo modo, esta conversación también deberá tenerse con los más allegados: abuelos, primos, tíos… A todos nos hace ilusión regalar cosas, pero ¡ojo! Regalando todo lo que se nos ocurra podemos malacostumbrar a un niño sin necesidad de hacerlo.

Por eso, lo más inteligente es sentarse con ellos a redactar la carta a los Reyes Magos. No solo les ayudaremos a entender que los regalos tienen un número limitado y que son algo que debemos valorar mucho más de lo que hacemos, sino que además podremos orientarles a la hora de pedir cosas más educativas, que no fomenten el sexismo, etc. Además, ayudándoles a escribir la carta también conoceremos más sus gustos y preferencias.

¿El resto? Es tarea nuestra. No es necesario comprarles todo lo que escriban en la carta. Deberéis actuar acorde a vuestras posibilidades económicas y vuestra filosofía de vida. Eso sí, una vez llegue el 6 de enero y veáis esas caras de ilusión… ¡sólo querréis que llegue el próximo año para volver a vuestros peques tan felices!

Queremos darte unas cuantas ideas para decorar tu casa en estas navidades. Hay para todos los gustos, casi de 0 a 100: de las exageradas iluminaciones de los Estados Unidos, al estilo minimalista que llega del norte de Europa o al gusto por los nacimientos de España, Italia y Portugal.

Empecemos por lo nuestro. La tradición nos dice que la decoración navideña en España se basaba principalmente en “montar el belén” en la parte principal de la casa, para ir acercando a Los Reyes Magos, cada día un poquito, hasta llegar al portal el 6 de enero, día de los regalos. Cada año se incorpora alguna figurita del belén que aporta la novedad del año y va marcando la historia familiar. Hay zonas del país con una gran tradición belenística y auténticos maestros en el arte de diseñar nacimientos. Pero además de a los belenes le abrimos las puertas de par en par al árbol de navidad con sus decenas de adornos y guirnaldas de luces de colores, alegrando las ventanas de casas y edificios en las largas noches de la Navidad.

belen-navidad

Saltemos ahora a las tendencias decorativas en árboles de Navidad:

Rojo, verde y dorado. Son los colores que mejor representan la Navidad, y añaden un equilibrio perfecto en la decoración con sabor auténtico y alegría. El rojo y oro se reservaba para los adornos que destacaban sobre el verde del árbol, pero hoy esos tres colores se han convertido en el mismo espíritu de esta época del año, salen del árbol y llegan hasta las mesas, paredes, etc.

decoracion-navidad-rojo

Blanco y tonos naturales. El blanco es el rey y los tonos de materiales de la naturaleza, como la madera o la piedra, ocres y grises. Además de la paleta de color nos llega una tendencia muy minimalista, casi opuesta a la tradicional que roza con la sobre abundancia. Pocas piezas, escuetas, sutiles, que sugieren frio, recogimiento y paz.

decoracion-navidad-blanco

Dos tendencias par dos formas de vivir la navidad… árboles aparte, puede que no queramos decorar la casa, pero nos guste preparar de forma especial la mesa de las cenas o comidas festivas, o volcarnos en la decoración navideña de los paquetes de regalos. Hay mil maneras de sentir la navidad cerca y además sobrevivirla.

Idea top: Para terminar os queremos “regalar” una idea sencilla, barata y que no pasará inadvertida. Basta un buen trozo de tela roja, cinta adhesiva velcro, u lazo grande en otro color y la puerta de entrada a tu casa. ¿qué os parece?… llamativo como poco, ¿no?

 

Es un hecho que a las personas que les gusta el café, les gusta todo el año. Pero… ¿hay algo más reconfortante que tomarte un café bien caliente en invierno? Cuando afuera hace mucho frío y lo único que te apetece es algo que te calme por fuera y por dentro ¡Qué sensación!

Alrededor del café se ha creado una especie de religión. De hecho, los amantes del café normalmente coinciden en que, aunque aparentemente sea fácil preparar un café, es realmente arduo encontrar un sitio en el que tomar un buen café y en ocasiones hasta cuesta que, en casa, te quede como quieres. Primero, eso sí, porque hay tantos tipos de café como personas: con leche, largo, cortado, solo, de sobre, leche manchada, etc. Y, segundo, porque no siempre se prepara como este producto lo merece.

café-néctar

Por eso… ¿qué es un buen café? Lo fundamental es contar con un producto de calidad. Si no es así, por mucho esmero que se le ponga a su preparación, el café no sabrá bien (o, al menos, no del todo). Hay muchos tipos de grano de café, por lo que existen muchas mezclas. Esto influirá en el sabor final, así como en el tueste del café. Si está menos tostado, el café será más claro, pero conforme se tueste más el grano el resultado será un café con más color, más oscuro y con más peso. ¡Ah! Y un secreto. En algunas ocasiones, durante el proceso del tueste, se añade al café azúcar. Esto lo hacen las marcas que venden el café a un bajo precio. Y, claro, a una menor calidad. Por cierto, en cuanto a las variedades, hay que señalar que los mejores son los cafés arábica, procedentes del centro y sur de América, Asia y también del este de África.

taza-café-néctar

Del mismo modo que la calidad del grano y del propio café, también será importante el recipiente y el lugar donde se almacena (a ser posible, una bolsa metalizada que lo proteja de la radiación solar), así como del agua con la que se mezcle. Es evidente que no sabrá igual un café con agua del grifo que con agua mineral embotellada.

El primer paso está claro: tener un buen café de grano. Es cierto que, por comodidad, nos hemos acostumbrado a comprar café molido. Pero si por un tiempo probáis a comprar café en grano, veréis que no tiene absolutamente nada que ver.

Y otro asunto a tener muy en cuenta a la hora de tomar un buen café: la cafetera. Es evidente, pero cuanto mayor sea la calidad de ésta, mejor resultado obtendremos. El agua de la misma debe estar muy caliente (justo a la temperatura que esta cuando rompe a hervir el agua) para poder extraer todas las cualidades del café. Pero, ojo… ¡tampoco demasiado! Pues podemos llegar a quemar el café.

Ya solo nos quedará servirlo. En una buena taza, eso sí. Debemos evitar el plástico si queremos que el café conserve todas las propiedades y sepa a café real. Y, por supuesto, disfrutar. De su sabor, de su aroma… y de la sensación que te deja un buen café caliente cuando más frío hace.

Quedan apenas 3 semanas para que lleguen las fiestas navideñas. Luces por todos sitios, comidas de amigos, de empresa, regalos, mucho amor y… ¡suegras! Sí, lo sabes tan bien como nosotros. Inevitablemente vas a tener que ver a tu suegra alguna que otra vez durante el mes navideño. Pero, ¿cómo afrontarlo?

cena-navidad-nectar

Llega el 24 de diciembre. Toca cena con la familia política. Corre, haz las maletas, coge a tu familia, móntales en un avión y vuela hacia una playa de Hawai, la Quinta Avenida o la Ópera de Sídney. Si el presupuesto no te da para tanto, otra de las opciones tiene nombre propio: alcohol… ¡mucho alcohol! Si no quieres ni enterarte de que tu suegra está allí lo mejor es que cojas cuanto antes la botella de vino y de champagne y te pongas a beber.

Bueno, lo cierto es que ninguna de las anteriores son opciones muy válidas o, al menos, realistas. Mucho nos tememos que vas a tener que “apechugar” y sentarte junto a tu suegra en la mesa de la cena. Y no, tampoco te va a valer decir que tienes que correr una maratón justo la noche de Nochebuena o que tienes citar para ir a donar sangre.

Así que, viendo que lo inevitable tiene que ocurrir, lo mejor será armarse de paciencia y anotar algunas claves:

  1. Empatía

Estás en casa de tu pareja. Él/ella está feliz y son fechas muy especiales. Trata de empatizar con ese sentimiento y, como se suele decir, relájate y disfruta. No olvides sobre todo que, antes que tu suegra, esa mujer es la madre de tu pareja. Piensa en lo que sientes por tu madre y podrás sentirte más cerca de ella.

  1. Ayuda en lo que puedas

Muéstrate servicial. Todos sabemos que no te apetece nada estar en ese lugar y en ese momento, pero hay que pasarlo, así que… ¡manos a la obra! Además, mientras estés poniendo la mesa, yendo y viniendo a la cocina, o ayudando a abrir regalos… ¡no te dará tiempo a pensar en nada más!

  1. Contrólate

Sabemos que hay conflictos inevitables y relaciones difíciles, pero piénsatelo dos veces antes de saltar. Por tu felicidad en pareja y por la familia.

Y, sobre todo, disfruta. La navidad es un momento ideal para compartir momentos, sonreír, disfrutar… y, quien sabe, reconciliarse con la suegra ¡Ve preparando el champagne!

Pongámonos en situación: tarde de fin de semana, en la calle diluvia y no parece que vaya a despejarse. ¿Qué hacer con los niños? Problema a la vista. Por eso, hoy te presentamos diferentes planes que puedes hacer con los más pequeños de la casa si el día está feo, feo… ¡vamos allá!

museo-del-prado

  • Ir al teatro

Lo cierto es que no lo hacemos tan a menudo con los peques… ¡y a ellos les encanta! Es un plan diferente, divertido y especial. En las grandes ciudades como Madrid o Barcelona hay una gran oferta cultural y de teatro de calidad para los niños… y en las más pequeñas, será cuestión de investigar. Pero, ¿qué mejor plan para una tarde en familia?

  • Visitar un museo

Un día lluvioso puede ser perfecto para darnos un baño de cultura en un museo. Eso sí, necesitamos que el museo elegido pueda ser interesante para nuestros peques. Hay muchos de ellos que tienen talleres familiares o actividades para niños. Algunos ejemplos son el Museo del Ferrocarril en Madrid, el Cosmocaixa de Barcelona o el Parque de las Ciencias de Granada.

  • Actividades en casa

No nos engañemos: muchas veces nos dejamos llevar por el día a día y la rutina y no hacemos planes en casa con nuestros niños. Así que, un día malo, puede convertirse en la ocasión perfecta. Desde hacer manualidades con arcilla hasta cocinar juntos ¡Seguro que les encantará ayudaros a hacer una tarta especial! Y, por supuesto, enseñarles juegos de mesa a los que seguirán jugando durante toda su vida: el parchís, las damas, algún juego de cartas o, incluso, una partida de ajedrez. ¿Quién dijo aburrimiento?

  • Ir al cine en familia

Afuera diluvia. Pero tú estás dentro de la sala con tus peques y las palomitas dispuestos a ver la última película de animación… ¿es o no un planazo? Cada semana tenemos un estreno diferente que a nuestros hijos les encantará y que, a nosotros, nos dará un buen momento de diversión.

  • Picnic… ¡en casa!

Podéis preparar todo como si fuerais a pasar el día en un parque, pero… os quedáis en casa. Con esta actividad os lo pasaréis bien preparándolo todo, decorando el salón (no olvidéis el mantel de cuadros) y metiendo a los niños “de lleno” en la actividad. Gusanitos, una tortilla de patatas y unos refrescos ¡y a disfrutar del picnic en casa!

Estos son unos cuantos planes que podréis hacer con los más peques. No obstante, si vuestros niños son de esos a los que les encanta la lluvia y os resulta difícil mantenerlos tranquilos en casa… ¡enfundaos el chubasquero, abrigaos bien y a saltar charcos! Disfrutad de la lluvia, que también tiene su lado bueno.